Za­ra­go­za, ca­pi­tal ur­ba­na

El País Semanal - - SUMARIO - POR GUI­LLER­MO ARE­NAS FO­TO­GRA­FÍA DE ALFREDO ARIAS

El Fes­ti­val Asal­to, un veterano en­cuen­tro de ar­te ca­lle­je­ro, pro­mue­ve re­ta­zos de mo­der­ni­dad en la ciudad ara­go­ne­sa. Ára­be y ro­ma­na, obs­ti­na­da y abier­ta, la ur­be res­pi­ra el fu­tu­ro en sus ca­lles gra­cias a ar­tis­tas y co­lec­ti­vos dis­pues­tos a trans­for­mar ca­da nue­vo año el pai­sa­je de as­fal­to.

MIEN­TRAS LOS tu­ris­tas re­sis­ten el ca­lor en la co­la de en­tra­da de la ba­sí­li­ca del Pi­lar, a po­cos me­tros de allí se al­za otra obra de ins­pi­ra­ción re­li­gio­sa. La co­ro­na de la Vir­gen en­mar­ca un ojo que to­do lo ve des­com­pues­to en pí­xe­les. El em­ble­ma “Tech­no­lo­gia Om­ni­po­tens Reg­nat” aca­ba por po­ner la obra en con­tex­to. Es­te mu­ral de ocho me­tros de al­to, crea­do por el co­lec­ti­vo ma­dri­le­ño Boa Mis­tu­ra, ha­ce re­fe­ren­cia a ese otro cre­do mo­derno, la tec­no­lo­gía. Tam­bién a los con­tras­tes de una ciudad, Za­ra­go­za, ára­be y ro­ma­na, obs­ti­na­da y abier­ta, tra­di­cio­nal y mo­der­na. La de Boa Mis­tu­ra es una de las

“Em­pe­za­mos uti­li­zan­do zo­nas aban­do­na­das por­que na­die se iba a que­jar. La gen­te agra­de­cía la me­jo­ra de los es­pa­cios”

mu­chas in­ter­ven­cio­nes en es­pa­cios ur­ba­nos que se ex­tien­den por la ciudad sur­gi­das del Fes­ti­val Asal­to, el más veterano de los en­cuen­tros de ar­te ur­bano del país. A po­cos mi­nu­tos de la ba­sí­li­ca del Pi­lar, fue­ra del lí­mi­te que mar­ca­ba la mu­ra­lla ro­ma­na, se ex­tien­de el ba­rrio de San Pablo, co­no­ci­do co­mo El Gan­cho por la hoz con la que se des­bro­za­ba el ca­mino has­ta su an­ti­gua er­mi­ta. En sus ca­lles es­tre­chas y zig­za­guean­tes, pen­sa­das pa­ra rom­per el bier­zo cuan­do azo­ta sin cle­men­cia, dio sus pri­me­ros pa­sos es­te fes­ti­val en 2005. “Es­te era un ba­rrio de­pri­mi­do, con mu­chos pro­ble­mas. Ha su­fri­do una trans­for­ma­ción”, ex­pli­ca Víc­tor Do­me­que, téc­ni­co de Cul­tu­ra del Ayun­ta­mien­to. Allí las pa­re­des co­men­za­ron a ser­vir de lien­zos, mien­tras se desa­rro­lla­ba un pro­yec­to de re­cu­pe­ra­ción de es­pa­cios en el que se im­pli­ra­sen caba a los ve­ci­nos. “Es­to es­ta­ba lleno de je­rin­gui­llas”, ex­pli­ca Do­me­que se­ña­lan­do uno de los re­cin­tos del pro­gra­ma Es­to no es un so­lar. Aho­ra es una pis­ta de­por­ti­va en la que se con­ser­van al­gu­nas de las obras de ar­tis­tas ur­ba­nos, en­tre ellas una bai­la­ri­na fla­men­ca crea­da por el es­ta­dou­ni­den­se Abo­ve. Otras han ido des­apa­re­cien­do, co­mo mar­ca la na­tu­ra­le­za efí­me­ra de es­te me­dio de ex­pre­sión. Jun­to a otro enor­me mu­ral, obra del cán­ta­bro Oku­da, y a po­cos me­tros del Cen­tro Cul­tu­ral Las Ar­mas, se agru­pan una serie de ta­lle­res de ar­tis­tas, co­mo el del bri­tá­ni­co Ste­ve Gib­son, cu­yos di­bu­jos al car­bon­ci­llo y es­cul­tu­ras to­man co­mo mo­de­lo a los ha­bi­tan­tes del ba­rrio. Allí tam­bién tie­nen su es­tu­dio los in­te­gran­tes del Fes­ti­val Asal­to, di­se­ña­do­res grá­fi­cos in­tere­sa­dos en el ar­te ur­bano en su ex­pre­sión más am­plia. Pron­to se per­ca­ta­ron de que, a tra­vés de sus in­ter­ven­cio­nes, el en­torno cam­bia­ba más allá de la es­té­ti­ca. “Em­pe­za­mos uti­li­zan­do zo­nas aban­do­na­das por­que na­die se iba a que­jar”, ex­pli­ca Luis García, uno de los or­ga­ni­za­do­res. “Mu­chas ve­ces te­nía­mos que lim­piar los so­la­res en los que se iba a tra­ba­jar y vi­mos que ha­bía una reac­ción, que la gen­te agra­de­cía que se me­jo- los es­pa­cios. Nos di­mos cuen­ta de que el ar­te ur­bano po­día ser­vir de pa­lan­ca de cam­bio”. Des­de en­ton­ces, ca­da año reúnen a gran­des nom­bres in­ter­na­cio­na­les, del ita­liano Blu al ale­mán Bo­ris Hop­pek o los es­pa­ño­les Ze­ta y Se­bas Ve­las­co, pa­ra que in­ter­ven­gan dis­tin­tas zo­nas de la ciudad. A seis ki­ló­me­tros al su­r­oes­te del cen­tro se en­cuen­tra el ba­rrio de Val­de­fie­rro, uno de los más des­fa­vo­re­ci­dos de Za­ra­go­za. En­tre ca­sas ba­jas, he­ren­cia de una zo­na que re­ci­bió a tra­ba­ja­do­res ex­tre­me­ños y an­da­lu­ces en las dé­ca­das de 1950 y 1960, en­con­tra­mos seis gi­gan­tes­cas ma­ri­po­sas pin­ta­das por el fran­cés Man­tra. Es el po­so de la pa­sa­da edi­ción, que eli­gió es­ta zo­na de la ciudad pa­ra tras­la­dar el epi­cen­tro del fes­ti­val a la pe­ri­fe­ria. A po­cos me­tros, unas pa­lo­mas se po­san so­bre las fa­cha­das for­man­do cons­te­la­cio­nes, en re­fe­ren­cia a nom­bres de ca­lles co­mo Osa Ma­yor, crea­das por Jo­fre Oli­ve­ras. Y si­guien­do un po­co más, unas es­ca­le­ras que co­nec­tan dos ca­lles han pa­sa­do de ser una mo­le de ce­men­to a una ex­plo­sión de co­lor gra­cias al fran­cés Zest. Son ejemplos de có­mo han cam­bia­do lu­ga­res se­miol­vi­da­dos tras el pa­so del ar­te ur­bano. “Se crea una interacción en­tre los ar­tis­tas y los ve­ci­nos, que al fi­nal son los que nos pi­den que va­ya­mos a sus ba­rrios”, ex­pli­ca Ser­gio Bel­trán, otro de los coor­di­na­do­res de Asal­to. Ellos tra­ba­jan con aso­cia­cio­nes ve­ci­na­les y otras or­ga­ni­za­cio­nes lo­ca­les pa­ra en­con­trar es­pa­cios, com­pren­der las ne­ce­si­da­des de la zo­na y es­co­ger a los ar­tis­tas que la trans­for­ma­rán. Co­mo la úl­ti­ma pa­ra­da del via­je, el co­le­gio Fer­nan­do el Ca­tó­li­co del cer­cano ba­rrio de Oli­ver, el lu­gar ele­gi­do pa­ra la edi­ción de es­te año, que ha con­cen­tra­do sus ac­ti­vi­da­des en­tre el 8 y el 16 de sep­tiem­bre.

1

1. El co­le­gio pú­bli­co Fer­nan­do el Ca­tó­li­co, in­ter­ve­ni­do por la ar­tis­ta ar­gen­ti­na Ani­ma­li­to. 2. Mu­ral del co­lec­ti­vo Boa Mis­tu­ra que ha­ce re­fe­ren­cia a la Vir­gen del Pi­lar.3. Los or­ga­ni­za­do­res de Asal­to: Ser­gio Bel­trán, Luis García, Isa­bel Tris y Alfredo Mar­tí­nez.2

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.