ASO­CIA­CIÓN DE IDEAS

El País Semanal - - DOCUMENTOS - Juan José Mi­llás

ES­TA FO­TO­GRA­FÍA di­ce tan­to de sí mis­ma que re­sul­ta­ría ocio­so co­men­tar­la. El pa­pa Fran­cis­co, de otro la­do, se re­tra­ta en ella con tal na­tu­ra­li­dad que nos deja mu­dos. En cuan­to al gru­po de mu­je­res, se las ve tan fe­li­ces que pa­ra qué amar­gar­les la fies­ta. El pro­ble­ma de te­ner en la pa­red un cor­cho en el que vas cla­van­do las imá­ge­nes que te llaman la aten­ción es que un día, tras leer lo de Pen­sil­va­nia, le­van­tas la vis­ta y se pro­du­ce un clic den­tro de tu ca­be­za. Clic. Ha­bla­ba el pe­rió­di­co de 1.000 víc­ti­mas, 300 sa­cer­do­tes abu­sa­do­res y 70 años de com­pli­ci­dad cri­mi­nal por par­te de las al­tas ins­tan­cias, in­clui­do el Va­ti­cano. Ca­si to­do pres­cri­to. Y nos re­fe­ri­mos so­lo a un tro­ci­to del mun­do, pues la pe­de­ras­tia ha pros­pe­ra­do en la Igle­sia co­mo los hon­gos en el es­tiér­col. La red co­rrup­ta es­ta­ba tan or­ga­ni­za­da que dis­po­nía de un ma­nual don­de al ma­no­seo no se le lla­ma­ba ma­no­seo, ni a las pe­ne­tra­cio­nes ana­les pe­ne­tra­cio­nes ana­les, ni al se­xo oral se­xo oral. La je­rar­quía, que sa­bía la­tín, ha­bía ela­bo­ra­do una lis­ta de eu­fe­mis­mos pa­ra que las co­sas no pa­re­cie­ran lo que eran. Al­gu­nos obis­pos ale­ga­ron en su de­fen­sa que los ni­ños pro­vo­ca­ban mu­cho. Que en una or­ga­ni­za­ción ce­rra­da ha­ya se­xo nos pa­re­ce nor­mal, in­clu­so si se tra­ta de una or­ga­ni­za­ción que lo prohí­be. Lo ra­ro es su ca­li­dad. ¿Có­mo es po­si­ble tal grado de per­ver­sión en­tre quie­nes abo­mi­nan de ella? Esa es la pre­gun­ta to­da­vía sin res­pon­der por quie­nes, fren­te a la evi­den­cia, con­de­nan ya sin sub­ter­fu­gios. Pe­ro ob­ser­ven aten­ta­men­te es­ta fo­to y qui­zá den­tro de su ca­be­za se pro­duz­ca un clic se­me­jan­te al que se pro­du­jo en la mía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.