AU­DA­CES

Car­los Ver­mut

El País Semanal - - SUMARIO - POR BOR­JA BAS FO­TO­GRA­FÍA DE FE­LI­PE HER­NÁN­DEZ

Tras la acla­ma­da Ma­gi­cal Girl, el rea­li­za­dor ma­dri­le­ño vuel­ve a la gran pan­ta­lla con Quién te can­ta­rá, una cin­ta en la que de­mues­tra que las pe­lí­cu­las co­mer­cia­les tam­bién pue­den tran­si­tar por los már­ge­nes.

“Que­ría plan­tear la ex­pe­rien­cia del ago­bio de la fa­ma de las gran­des es­tre­llas. Y qué me­jor que con una di­va con am­ne­sia”

CUAN­DO GA­NÓ la Con­cha de Oro a la me­jor pe­lí­cu­la y la de Pla­ta al me­jor di­rec­tor en el Fes­ti­val de San Se­bas­tián por Ma­gi­cal Girl, Car­los Ver­mut (Ma­drid, 1980) aban­do­nó las re­des so­cia­les. In­clu­so aho­ra si­gue pi­dien­do a sus ami­gos que no suban imá­ge­nes con él en sus cuen­tas ni sus sto­ries. La ale­gría de los pre­mios le tra­jo el vér­ti­go de la fa­ma. Pa­só a ser re­cla­ma­do co­mo el ma­gi­cal boy. O, en pa­la­bras del que hoy es su buen ami­go y con­se­je­ro Pe­dro Al­mo­dó­var, “la gran re­ve­la­ción del ci­ne es­pa­ñol en lo que va de si­glo”. Fue una ce­le­bri­dad a pe­que­ña es­ca­la, to­do hay que de­cir­lo. Pe­ro su­fi­cien­te pa­ra con­du­cir­lo has­ta la cin­ta que le de­vuel­ve al fes­ti­val do­nos­tia­rra es­ta se­ma­na que vie­ne, ti­tu­la­da Quién te can­ta­rá en ho­nor a la can­ción de Mo­ce­da­des y que se es­tre­na­rá en ci­nes el 26 de oc­tu­bre. Aho­ra lo pue­de re­la­ti­vi­zar. “Ya ves tú, no es­ta­mos ha­blan­do del Ru­bius”, se ríe. “Sal­go a la ca­lle y na­die me pa­ra, ha­go lo que quie­ro y ten­go lo me­jor de mi pro­fe­sión. Pe­ro no me gus­tó la ex­po­si­ción. Te lees en en­tre­vis­tas, te ves en fo­tos… Y de re­pen­te no te re­co­no­ces. Ima­gí­na­te que a un ni­vel tan mí­ni­mo co­mo lo que yo vi­ví una per­so­na se ago­bie… Da que pen­sar. Por eso me pa­re­cía in­tere­san­te lle­var esa ex­pe­rien­cia a las gran­des es­tre­llas, a una di­va del pop que de pron­to tam­po­co se re­co­no­ce. Y qué me­jor ma­ne­ra de plan­tear­lo que con una am­ne­sia”, des­ve­la. He­mos que­da­do en el ka­rao­ke del par­king de Mos­ten­ses, en Ma­drid, uno de los prin­ci­pa­les es­ce­na­rios de su ter­ce­ra pe­lí­cu­la. Ahí si­gue col­ga­da la cor­ti­na ne­gra bri­llan­te que uti­li­zó co­mo fon­do pa­ra que Eva Llo­rach, la pro­ta­go­nis­ta, imi­ta­ra a Naj­wa Nim­ri, que in­ter­pre­ta a una can­tan­te en bus­ca de su iden­ti­dad per­di­da an­tes de su gran re­gre­so a los es­ce­na­rios. Me­jor no spoi­lear más de es­te me­lo­dra­ma con ho­me­na­jes mu­si­ca­les, per­so­na­li­da­des con­fu­sas y mie­dos su­mer­gi­dos. Cuen­tan sus ami­gos que el pro­pio di­rec­tor, a pe­sar de su ti­mi­dez, se suel­ta bas­tan­te al mi­cro (prue­ben a po­ner­le una de Alas­ka o Rap­hael). Y aun­que el po­sa­do no es su es­pe­cia­li­dad, aguan­ta bien el ti­rón ba­jo los fo­cos.

“La sa­la de ci­ne es el úni­co lu­gar don­de no te­ne­mos el con­trol pa­ra cam­biar y ver otra co­sa. Es un es­pa­cio don­de re­la­jar­nos”

Cor­ta­mos plano y va­mos a un res­tau­ran­te ja­po­nés. Ver­mut uti­li­za el país del sol na­cien­te co­mo re­ti­ro pa­ra con­cep­tua­li­zar sus pro­yec­tos fíl­mi­cos. Aca­ba de pa­sar dos me­ses allí y pla­nea re­gre­sar en no­viem­bre pa­ra pla­ni­fi­car su cuar­to lar­go­me­tra­je, que anun­cia por lo ba­ji­ni co­mo “una apro­xi­ma­ción al gé­ne­ro de te­rror”. Su devoción por la cul­tu­ra orien­tal, re­la­ta, “em­pie­za por el man­ga. Ha­bía al­go en la vio­len­cia, la tra­ge­dia y la ho­mo­se­xua­li­dad de Los ca­ba­lle­ros del Zo­dia­co que no en­con­tra­ba de pe­que­ño en Mor­ta­de­lo y Fi­le­món. Los ca­ba­lle­ros del Zo­dia­co me vie­nen bien pa­ra ex­pli­car al­gu­nas co­sas re­la­ti­vas a la psi­co­lo­gía hu­ma­na. Ellos lu­cha­ban con­tra los Ca­ba­lle­ros de Oro, pe­ro nin­guno de los dos ban­dos pen­sa­ba de sí mis­mo que era el ma­lo. Es un di­le­ma in­tere­san­te. Pa­sa co­mo en po­lí­ti­ca: na­die pien­sa que es el ma­lo. La vi­da siem­pre es más com­ple­ja”. El Ver­mut le vino de la eti­que­ta de una bo­te­lla que co­gió a su abue­lo pa­ra fir­mar un fan­zi­ne. Ha­ce 22 años. Atrás que­dó Car­los Ló­pez del Rey, el hi­jo de una ad­mi­nis­tra­ti­va en un cen­tro de sa­lud y un je­fe de cré­di­tos en una em­pre­sa de cos­mé­ti­ca, que apren­dió a amar el di­bu­jo gra­cias al hobby de su pa­dre, y el ci­ne, gra­cias a los des­pre­jui­cia­dos gus­tos de su ma­dre, don­de ca­bían Bergman, La ma­tan­za de Te­xas, Marisol y el lu­cha­dor me­xi­cano El San­to. An­tes de tras­tear con la cá­ma­ra, en­tre­gó su pri­me­ra dé­ca­da pro­fe­sio­nal a ilus­trar ar­tícu­los de pren­sa, story­boards pa­ra pu­bli­ci­dad, ela­bo­rar vi­deo­jue­gos con pi­xel art, fir­mar có­mics —co­mo el de Plu­tón BRB Nero, pa­ra Álex de la Igle­sia— o desa­rro­llar per­so­na­jes en Zin­kia, la em­pre­sa que pa­rió Po­co­yó. “De he­cho, ten­go una idea pa­ra una pe­lí­cu­la so­bre el mun­do de la ani­ma­ción, so­bre có­mo se plan­tean esas se­ries con la úni­ca idea de ex­plo­tar su mer­chan­di­sing y ven­der mu­ñe­cos”, di­ce con in­di­si­mu­la­do re­van­chis­mo. De aquí a 10 años le gus­ta­ría ha­cer un lar­go­me­tra­je de ro­bots gi­gan­tes pe­leán­do­se. Un ho­me­na­je al kai­ju (el gé­ne­ro de mons­truos en­ca­be­za­do por Godzilla) y al me­cha (el de Ma-

zin­ger Z) que ya aso­ma­ba con ingenio e irre­ve­ren­cia en el cor­to que le ayu­dó a echar a ro­dar (li­te­ral­men­te) su ca­rre­ra, Ma­que­tas. Con esa pie­za de ape­nas tres mi­nu­tos ga­nó el pre­mio No­to­do­film­fest. En el ju­ra­do es­ta­ba el ci­neas­ta Na­cho Vi­ga­lon­do, uno de sus gran­des cóm­pli­ces des­de en­ton­ces, con el que via­ja­ría a pre­sen­tar­lo al Fan­tas­tic Fest de Aus­tin, Te­xas. “Allí vi la luz en una rue­da de pren­sa del di­rec­tor ja­po­nés de go­re Yos­hihi­ro Nis­hi­mu­ra, que ha­bía he­cho Vam­pi­re Girl vs. Fran­kens­tein Girl con un pre­su­pues­to de 20.000 dó­la­res. Pen­sé: ‘¿Se pue­de ro­dar un lar­go con esa can­ti­dad?”. Y qui­so po­ner­se a prue­ba. Po­cos lo sa­ben, pe­ro pa­ra que vie­ra la luz su ópe­ra pri­ma, Dia­mond Flash, Ver­mut tu­vo que gra­bar de nue­vo dos ter­cios de la pe­lí­cu­la. Él so­lo. “Me gas­té to­do lo que ha­bía ga­na­do con una se­rie de ani­ma­ción in­fan­til, Jelly Jamm, que hi­ce jun­to al hu­mo­ris­ta Mi­guel Noguera. Pe­ro no me que­dé con­ten­to con al­gu­nas ac­tua­cio­nes y bus­qué a otros in­tér­pre­tes pa­ra re­pe­tir mu­chas to­mas [en ese nue­vo cas­ting fue don­de apa­re­ció, pre­ci­sa­men­te, Eva Llo­rach, ya con­ver­ti­da en su ac­triz fe­ti­che]. Te­nía a un tío sos­te­nién­do­me el mi­cró­fono de pér­ti­ga, pe­ro no ha­bía pas­ta pa­ra más. Así que lo hi­ce yo to­do; era un do­cu­men­tal, prác­ti­ca­men­te. Apren­dí por las ma­las ma­lí­si­mas. Pe­ro, mi­ra, me cues­ta más ro­dar aho­ra, por­que en aquel mo­men­to na­die es­pe­ra­ba na­da de mí. Aho­ra es muy fá­cil ca­gar­la. Ya me es­toy men­ta­li­zan­do pa­ra que mi cuar­ta o quin­ta pe­lí­cu­la no le gus­te a na­die [ri­sas]”. Dia­mond Flash se es­tre­nó di­rec­ta­men­te on­li­ne, en la pla­ta­for­ma Fil­min, y se con­vir­tió en el tí­tu­lo más vis­to esa se­ma­na en la web. A pe­sar de eso, Ver­mut ase­gu­ra que él fil­ma pa­ra que su ci­ne se vea en la gran pan­ta­lla. Y de­ja es­ta re­fle­xión: “La sa­la de ci­ne ya es el úni­co lu­gar don­de no te­ne­mos el con­trol, no po­de­mos pa­rar la pe­lí­cu­la ni cam­biar a otra co­sa. Las se­ries, por ejem­plo, es­tán obli­ga­das a que to­do el tiem­po es­tén pa­san­do co­sas por­que com­pi­ten con otras se­ries y no pue­den per­mi­tir­se abu­rrir­nos. El ci­ne es­pec­tácu­lo, co­mo el de su­per­hé­roes, ha en­con­tra­do su sen­ti­do en las sa­las. Pe­ro tam­bién hay un es­pa­cio pa­ra el gé­ne­ro más con­tem­pla­ti­vo, más at­mos­fé­ri­co, más de au­tor o co­mo lo quie­ras lla­mar que te da pre­ci­sa­men­te la op­ción de en­trar en el jue­go de re­la­jar­te, per­der el con­trol y ol­vi­dar­te de tu vi­da. Pien­so que la sal­va­ción pa­ra el ci­ne es­tá en el re­gre­so al ci­ne clá­si­co, al ci­ne con ma­yús­cu­las, por muy tó­pi­co que sue­ne. Es al­go muy di­fí­cil de des­cri­bir, pe­ro que to­dos sa­be­mos re­co­no­cer cuan­do lo pro­yec­tan an­te nues­tros ojos”.

So­bre es­tas lí­neas, Car­los Ver­mut en el ka­rao­ke don­de ro­dó Quién te can­ta­rá. A la de­re­cha, con Eva Llo­rach, la imi­ta­do­ra de la di­va a quien in­ter­pre­ta Naj­wa Nim­ri en el fil­me y, de­ba­jo, Car­me Elias, en el pa­pel de su re­pre­sen­tan­te, du­ran­te la fil­ma­ción.

Arri­ba, Naj­wa Nim­ri en el pa­pel de Li­la Cas­sen, una can­tan­te pop am­né­si­ca que pre­pa­ra su gran re­gre­so en Quién te can­ta­rá. En el cen­tro, Ver­mut con la Con­cha de Oro por Ma­gi­cal Girl. Aba­jo, Bár­ba­ra Len­nie en Ma­gic Girl.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.