NO TE PA­SES CON LA SAL

Ma­ca­re­na Gó­mez

El País Semanal - - SUMARIO - POR SA­CHA HORMAECHEA FO­TO­GRA­FÍA DE LU­PE DE LA VA­LLI­NA

A la ac­triz le pa­sa con el ce­vi­che lo que a Bub­ba, el ami­go de Fo­rrest Gump, con las gam­bas. Le gus­ta de to­das las ma­ne­ras. Es­ta vez la an­da­lu­za sus­ti­tu­ye el pes­ca­do ma­ri­na­do por man­go. Ideal pa­ra co­ger fuer­zas es­te nue­vo cur­so.

EL DE MA­CA­RE­NA Gó­mez es uno de los ros­tros más po­pu­la­res de la te­le­vi­sión. Así que no es de ex­tra­ñar que unos cuan­tos cu­rio­sos la ro­deen cuan­do nos reuni­mos en ple­na pla­za de Orien­te ma­dri­le­ña, jun­to al Tea­tro Real y el pa­la­cio, pa­ra pre­pa­rar un man­go con ce­vi­che. Des­de la co­que­ta te­rra­za del Ca­fé de Orien­te oí­mos pa­sar gru­pos de tu­ris­tas en pa­ti­ne­te eléc­tri­co, po­li­cías mon­ta­dos a ca­ba­llo y has­ta ins­tru­men­tos de cuer­da que al­guien es­tá afi­nan­do en un apar­ta­men­to cer­cano. Son los so­ni­dos de un bri­llan­te día de va­ca­cio­nes en el que Gó­mez no pa­ra de tra­ba­jar des­de la ma­ña­na has­ta la no­che. Es­tá pro­mo­cio­nan­do su úl­ti­ma pe­lí­cu­la, En las es­tre­llas, una his­to­ria lle­na de ma­gia y fan­ta­sía don­de in­ter­pre­ta un pe­que­ño pe­ro in­ten­so pa­pel. “Yo soy muy ami­ga del di­rec­tor, Zoe Be­rria­túa, des­de ha­ce 15 años”, ex­pli­ca. “Él es­cri­bió un cor­to pa­ra mí y otro com­pa­ñe­ro so­bre una pa­re­ja en el que ella mue­re y se le apa­re­ce a él pa­ra echar­le en ca­ra su re­la­ción pa­sa­da. Ese mis­mo per­so­na­je lo ha ex­tra­po­la­do y lo ha in­cor­po­ra­do al guion de es­ta pe­lí­cu­la”. A pe­sar de no to­mar­se un buen des­can­so es­ti­val, la ac­triz cor­do­be­sa (Bu­ja­lan­ce, 1978) no se ve en ab­so­lu­to can­sa­da. Al con­tra­rio, se mues­tra tan vi­vaz y di­cha­ra­che­ra co­mo apa­ren­ta ser des­de el otro la­do de la pan­ta­lla. “Yo no me ago­to”, ase­gu­ra. “Lle­vo 11 años ha­cien­do una se­rie de te­le­vi­sión (La que se ave­ci­na, de Me­dia­set), y ten­go la gran­dí­si­ma suer­te de que no ten­go ex­clu­si­vi­dad, así que cuan­do quie­ro ha­cer otra co­sa, lo ha­blo pre­via­men­te con los pro­duc­to­res y ellos me sa­can de al­gún ca­pí­tu­lo”. Así es co­mo ha po­di­do en­con­trar tiem­po pa­ra gra­bar

es­ta y otras pe­lí­cu­las, co­mo Pie­les, de Eduar­do Ca­sa­no­va, o Mu­sa­ra­ñas, un th­ri­ller de Juan Fer­nan­do An­drés y Es­te­ban Roel. “Cuan­do la gen­te me pre­gun­ta si no ten­go mie­do a en­ca­si­llar­me, o si no me abu­rro des­pués de 11 años, les di­go que pa­ra na­da, por­que pue­do ha­cer otros tra­ba­jos. Yo soy muy fe­liz”. Esa ale­gría que ma­ni­fies­ta no se que­da so­lo en las pa­la­bras. Con unos ojos tan ex­pre­si­vos co­mo los su­yos pa­re­ce im­po­si­ble ocul­tar las emo­cio­nes. Aun­que pa­ra eso tam­bién es ac­triz. En cual­quier ca­so, lo cier­to es que cuan­do pre­pa­ra­mos nues­tro ce­vi­che se no­ta que es una de sus co­mi­das fa­vo­ri­tas so­lo por có­mo mi­ra los in­gre­dien­tes. “Pe­ro ten­go que con­fe­sar que una ma­ra­vi­llo­sa co­ci­ne­ra no soy”, se ríe. Eso sí, la par­te de co­mer la tie­ne más es­tu­dia­da. “No ten­go ma­nías ni in­to­le­ran­cias, pue­do to­mar de to­do, y me en­can­ta ir a res­tau­ran­tes de es­tre­lla Mi­che­lin”, re­co­no­ce. Uno de sus fa­vo­ri­tos es Mas­sa­na, en Gi­ro­na, que le pi­lla cer­ca de Bar­ce­lo­na, ciu­dad don­de tie­ne fi­ja­da su re­si­den­cia. “Aun­que en reali­dad vi­vo en el AVE”, con­fie­sa. “Los de Ren­fe me ten­drían que ha­cer clien­ta ho­no­rí­fi­ca”. Ade­más de Ma­drid y Bar­ce­lo­na, otro de sus lu­ga­res ha­bi­tua­les es Cór­do­ba, don­de di­ce que tie­ne “mu­chas ga­nas” de ro­dar. “Soy una aman­te de Cór­do­ba y su mez­cla de cul­tu­ras”, ase­gu­ra. De ahí que, en el ex­tran­je­ro, uno de los en­cla­ves que más le ha im­pre­sio­na­do ha­ya si­do Si­ria, don­de des­afor­tu­na­da­men­te bue­na par­te de su pa­tri­mo­nio se ha per­di­do en la gue­rra. Nues­tro pla­to, muy sen­ci­llo de pre­pa­rar, tam­bién tie­ne esa com­bi­na­ción de gus­tos. La fru­ta con los lan­gos­ti­nos, el to­que áci­do de la li­ma y el exo­tis­mo del ci­lan­tro, una hier­ba que, pre­ci­sa­men­te, da nom­bre a la pro­duc­to­ra que Gó­mez aca­ba de mon­tar pa­ra sa­car ade­lan­te sus pro­pios pro­yec­tos au­dio­vi­sua­les. “He com­pra­do los de­re­chos de una tri­lo­gía cor­do­be­sa que quie­ro le­van­tar co­mo se­rie de te­le­vi­sión. Es muy in­tere­san­te: es una lu­cha in­te­lec­tual en­tre una psi­quia­tra y un psi­có­pa­ta. A mí me gus­tan mu­chos los th­ri­llers”, ade­lan­ta. Si no es­ta­ba su­fi­cien­te­men­te ocu­pa­da, ex­pli­ca que en esos guio­nes no so­lo que­rría es­tar in­vo­lu­cra­da co­mo pro­duc­to­ra, sino tam­bién co­mo ac­triz. “Ten­dría que po­ner­me, a lo me­jor des­pués de la pri­me­ra ex­pe­rien­cia di­go ‘¡Dios mío, no pue­do con es­to!”. Pe­ro co­mo con la co­mi­da, has­ta que no lle­gue ese mo­men­to, no se po­drá de­ci­dir. “Has­ta que no prue­bas al­go, nun­ca sa­bes”.

La ac­triz Ma­ca­re­na Gó­mez, en el Ca­fé de Orien­te de Ma­drid.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.