LA ZO­NA FAN­TAS­MA

Es­te ve­rano, una es­pa­ño­la de ori­gen ru­so qui­tó la­zos ama­ri­llos en Bar­ce­lo­na y un hom­bre le pro­pi­nó un pu­ñe­ta­zo. Pe­ro el fe­mi­nis­mo no se ha pro­nun­cia­do.

El País Semanal - - SUMARIO - Por Ja­vier Ma­rías

ES­TE VE­RANO han su­ce­di­do dos co­sas que me han lle­va­do a des­con­fiar de la sin­ce­ri­dad de otros tan­tos “co­lec­ti­vos”. Y uno de ellos, lo la­men­to, es el fe­mi­nis­mo ac­tual, o, co­mo gus­tan de lla­mar­lo al­gu­nas de sus mi­li­tan­tes, “la cuar­ta ola” de ese mo­vi­mien­to, que en las tres an­te­rio­res an­du­vo so­bra­do de ra­zón, fue digno, es­ti­mu­lan­te, ar­gu­men­ta­ti­vo, a me­nu­do in­te­li­gen­te y ra­ra vez con­tra­dic­to­rio. Por ello me­re­ció el apo­yo de gran par­te de la so­cie­dad, que ce­le­bró sus éxi­tos co­mo con­quis­tas de to­dos. Los he­chos no es­tán muy cla­ros, pe­ro sí al­guno. Co­mo re­cor­da­rán, cer­ca de la Ciu­ta­de­lla de Bar­ce­lo­na, una mu­jer es­pa­ño­la de ori­gen ru­so, ca­sa­da con un mi­li­tan­te de Ciu­da­da­nos (que la acom­pa­ña­ba en aquel mo­men­to jun­to a los hi­jos pe­que­ños de am­bos), qui­tó la­zos ama­ri­llos anu­da­dos a la ver­ja del par­que, ya sa­ben que Ca­ta­lu­ña es­tá inun­da­da, los ac­ti­vis­tas muy ac­ti­vos. Un hom­bre la in­cre­pó, se pro­du­jo la dis­cu­sión con­si­guien­te y a con­ti­nua­ción el in­di­vi­duo le pro­pi­nó un pu­ñe­ta­zo en la ca­ra que la tum­bó al sue­lo. No le bas­tó con eso, sino que, al tra­tar de in­cor­po­rar­se la mu­jer, se aba­lan­zó so­bre ella y le dio más pu­ñe­ta­zos en la ca­ra y en otras par­tes del cuer­po. El ma­ri­do in­ten­tó qui­tar­le al agre­sor de en­ci­ma, con es­ca­so éxi­to, y el ata­can­te se dio a la fu­ga tras el for­ce­jeo. Es­ta es la ver­sión de la mu­jer, que aña­dió un da­to: al di­ri­gir­se a sus críos en ru­so, el in­de­pen­den­tis­ta le es­pe­tó: “Ex­tran­je­ra de mier­da, ve­te a tu país y no ven­gas aquí a jo­der la ma­rra­na”. La ver­sión del va­rón, iden­ti­fi­ca­do y de­te­ni­do al ca­bo de unos días, na­tu­ral­men­te di­fie­re. Se­gún él, la re­cri­mi­nó “só­lo por su in­ci­vis­mo”. “No que qui­ta­ra los la­zos sino que en­su­cia­se la ciu­dad por­que los ti­ra­ba de ma­los mo­dos al sue­lo”. En­ton­ces ella le dio una pa­ta­da en los tes­tícu­los “y des­pués am­bos ca­ye­ron al sue­lo pe­leán­do­se, has­ta que fue­ron se­pa­ra­dos”. Co­mo en to­do ca­so de pa­la­bra con­tra pa­la­bra, las dos na­rra­cio­nes pue­den ser cier­tas, o, me­jor di­cho, lo se­rá una tan só­lo, pe­ro no po­dre­mos sa­ber cuál has­ta que los tes­ti­gos co­rro­bo­ren una (y siem­pre que sean ve­ra­ces). En prin­ci­pio, sin em­bar­go, la se­gun­da sue­na bas­tan­te in­ve­ro­sí­mil. Si ca­da vez que al­guien en­gua­rra las ca­lles ti­ran­do co­sas al sue­lo en vez de a una pa­pe­le­ra (bol­sas de pa­ta­tas, bo­tes de re­fres­cos) reac­cio­ná­ra­mos co­mo ese su­je­to, ten­dría­mos un per­ma­nen­te pai­sa­je de pe­leas y ri­ñas a pu­ñe­ta­zos y pa­ta­das, o aun con ar­mas. Cues­ta creer que el mo­ti­vo de la in­cre­pa­ción fue­ra el in­ci­vis­mo, ya que en to­das las ciu­da­des es­pa­ño­las —en Ma­drid en la que más—, esa cla­se de in­ci­vis­mo es in­ce­san­te. Me jue­go la pa­ga de es­te ar­tícu­lo a que si la se­ño­ra de ori­gen ru­so hu­bie­ra arro­ja­do una do­ce­na de klee­nex usa­dos al sue­lo, ese guar­dián de la lim­pie­za no se ha­bría irri­ta­do has­ta se­me­jan­te pun­to. El agre­sor, por cier­to, al sa­lir más bien li­bre del juz­ga­do, se ta­pó la ca­ra con una toa­lla —oh ca­sua­li­dad— ama­ri­lla. Lo que sí es se­gu­ro es que la mu­jer re­ci­bió aten­ción sa­ni­ta­ria por una “des­via­ción del ta­bi­que na­sal, con do­lor in­ten­so a la pal­pa­ción” y “pre­sen­cia de con­tu­sión ma­xi­lar”, co­mo cons­ta en el par­te mé­di­co. De los tes­tícu­los del va­rón no hay no­ti­cia, pe­ro pue­do ates­ti­guar des­de ni­ño que si uno en­ca­ja un gol­pe en ellos, que­da in­mo­vi­li­za­do de do­lor du­ran­te un par de mi­nu­tos por lo me­nos, e in­ca­pa­ci­ta­do pa­ra aba­lan­zar­se so­bre na­die mien­tras ese do­lor no re­mi­ta. Así pues, de lo que no ca­be du­da es de que un hom­bre pe­gó a una mu­jer en ple­na ca­lle y en pre­sen­cia de sus hi­jos. Pa­ra las fe­mi­nis­tas de la “cuar­ta ola”, tan da­das a la sus­cep­ti­bi­li­dad y a la con­de­na sin prue­bas, eso de­be­ría ha­ber bas­ta­do pa­ra po­ner el gri­to en el cie­lo, in­de­pen­dien­te­men­te de que la mu­jer hu­bie­ra res­pon­di­do o no a los gol­pes. Y sin em­bar­go no he vis­to ma­ni­fes­ta­cio­nes de apo­yo a la his­pano-ru­sa, ni he leí­do ar­tícu­los in­dig­na­dos de es­cri­to­ras, ni sé de cam­pa­ñas de lin­cha­mien­to en las re­des co­mo las que han su­fri­do mu­chos otros sin ha­ber lle­ga­do nun­ca a las ma­nos. A par­tir de aho­ra no po­dré creer­me una pa­la­bra de lo que di­gan, re­cla­men, pro­tes­ten o acu­sen mu­chas hi­pó­cri­tas fe­mi­nis­tas ac­tua­les, so­bre to­do ca­ta­la­nas. Me pre­gun­to qué se ha he­cho de la pla­ta­for­ma anó­ni­ma Do­nes i Cul­tu­ra, que ha lo­gra­do la di­mi­sión del di­rec­tor Lluís Pas­qual “por ma­los tra­tos ver­ba­les” a una ac­triz ha­ce años. Ver­ba­les, in­sis­to: no pu­ñe­ta­zos. Me pre­gun­to por el si­len­cio o la “pru­den­cia” de las po­lí­ti­cas Co­lau, Ar­ta­di, Ro­vi­ra, Ga­briel, Bo­ya, Borràs y otras, de las pe­rio­dis­tas Te­rri­bas y Cha­pa­rro y otras, de la neó­fi­ta y gu­rú Do­le­ra, to­das ellas ca­ta­la­nas y muy o su­per­fe­mi­nis­tas. Al­gu­nas sal­tan por na­da, y en cam­bio no han da­do un brin­qui­to por es­te ca­so. Si es­te fe­mi­nis­mo tan ja­lea­do re­sul­ta ser se­lec­ti­vo, su sin­ce­ri­dad es­tá en te­la de jui­cio. Si una mu­jer es an­ti­in­de­pen­den­tis­ta y de ori­gen ru­so, ya no es tan mu­jer, por lo vis­to. Si el va­rón que le pe­ga es se­ce­sio­nis­ta y xe­nó­fo­bo (una pe­lea así es ca­si siem­pre de­sigual por se­xo, to­da­vía), en­ton­ces es me­nos agre­sor y qui­zá no con­de­na­ble. No hay que “pre­ci­pi­tar­se” a juz­gar­lo, po­bre­ci­llo: no me­re­ce la mis­ma vía rá­pi­da e irre­fle­xi­va que Woody Allen, Dus­tin Hoff­man y tan­tos otros con los que no ha ha­bi­do con­tem­pla­cio­nes. Es­tá blin­da­do, si es de los nues­tros. Del otro “co­lec­ti­vo” de­cep­cio­nan­te, de­be­ré ocu­par­me un do­min­go fu­tu­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.