Be­bé bas­tar­do, pa­dre erran­te, ma­dre cul­pa­ble

Un li­bro ex­pli­ca có­mo ha abor­da­do Reino Uni­do la si­tua­ción le­gal y so­cial de los hi­jos ile­gí­ti­mos a lo lar­go de su his­to­ria.

El País Semanal - - EL PULSO - SIL­VIA CRUZ LAPEÑA

SI LEEN A Ja­ne Aus­ten, Ant­hony Tro­llo­pe o Eli­za­beth Gas­kell, no de­be sor­pren­der­les que en sus no­ve­las siem­pre ha­ya si­tio pa­ra un bas­tar­do: el 20% de los par­tos re­gis­tra­dos en Lon­dres en­tre los si­glos XVII y XIX tu­vo lu­gar fue­ra del ma­tri­mo­nio. El da­to lo da Sa­mant­ha Wi­lliams, his­to­ria­do­ra de la Uni­ver­si­dad de Cam­brid­ge, en Un­ma­rried Mot­her­hood in the Me­tro­po­lis, 1700– 1850, li­bro que re­co­ge la in­ves­ti­ga­ción de 10 años que ha rea­li­za­do so­bre los cen­sos pa­rro­quia­les de la ca­pi­tal bri­tá­ni­ca. En él, la ex­per­ta ana­li­za la fi­gu­ra de los pa­dres erran­tes, dis­pues­tos a huir du­ran­te to­da su vi­da pa­ra no ha­cer fren­te a sus obli­ga­cio­nes. Y no era fá­cil es­ca­par de pa­rro­quias y ca­sas de co­rrec­ción, en­ti­da­des más efi­cien­tes dán­do­les ca­za que con­si­guien­do que pa­ga­ran las ma­nu­ten­cio­nes: so­lo el 20% de los pro­ge­ni­to­res de Lon­dres, en­ton­ces la ciu­dad más gran­de de Eu­ro­pa, cum­plía con su de­ber. La ci­fra con­tras­ta con la de po­bla­cio­nes más pe­que­ñas, por ejem­plo la de West Ri­ding en Yorks­hi­re, don­de el por­cen­ta­je de pa­dres cum­pli­do­res al­can­za­ba el 80%. En mu­chos dra­mas in­gle­ses, la ma­yo­ría de los be­bés ile­gí­ti­mos que apa­re­cían eran fru­to de la re­la­ción en­tre un no­ble y una mu­jer hu­mil­de. Us­ted pen­sa­rá en las obras con nom­bre de mo­nar­ca que fir­mó Sha­kes­pea­re, pe­ro tam­bién era una si­tua­ción ha­bi­tual en la vi­da real. Se­gún la ex­per­ta, en lo­ca­li­da­des co­mo Lam­beth uno de ca­da cin­co bas­tar­dos se re­gis­tra­ba con un ape­lli­do de al­ta al­cur­nia, y eso a pe­sar de que los hom­bres con tí­tu­lo no­bi­lia­rio o nom­bra­dos “ca­ba­lle­ros” so­lo eran el 7%. El da­to re­tra­ta una si­tua­ción ha­bi­tual: el abu­so de po­der de al­gu­nos se­ño­res so­bre las se­ño­ras que tra- ba­ja­ban a su ser­vi­cio. Por eso, otro de los as­pec­tos que se do­cu­men­ta a fon­do en es­te li­bro es la de­sigual­dad en­tre gé­ne­ros, muy evi­den­te en los cas­ti­gos: tres me­ses de cár­cel pa­ra ellos, do­ce me­ses pa­ra ellas. Si el hom­bre era pu­dien­te, se li­bra­ba del en­cie­rro, pe­ro a la ma­yo­ría de ma­dres las re­cluían en Bri­de­well, pri­sión don­de rea­li­za­ban tra­ba­jos for­zo­sos y era ha­bi­tual que las azo­ta­ran pú­bli­ca­men­te por­que ade­más de co­rre­gir­se de­bían ser­vir de ejem­plo. “Hay quien di­ce que los hi­jos de la gen­te muy po­bre no se crían, sa­len ade­lan­te”, des­li­za Char­les Dic­kens en Ca­sa de­sola­da, don­de tam­bién cue­la un per­so­na­je bas­tar­do, y su afir­ma­ción se con­fir­ma le­yen­do el aná­li­sis de Wi­lliams so­bre los ho­ga­res de aco­gi­da. En los años ana­li­za­dos no ha­bía en Reino Uni­do un pue­blo sin su Child Sup­port Agency, a la que los be­bés en­tra­ban acom­pa­ña­dos de sus ma­dres pa­ra que los cui­da­ran. De ese mo­do, la pa­rro­quia aho­rra­ba di­ne­ro en per­so­nal y usa­ba a las aco­gi­das co­mo mano de obra gra­tui­ta. Por eso no es ca­sual, afir­ma la au­to­ra, que las nor­ma­ti­vas bri­tá­ni­cas so­bre bas­tar­día ten­gan co­mo ba­se la Ley de Po­bres de 1576. Tam­bién hay si­tio en las pá­gi­nas de Un­ma­rried Mot­her­hood… pa­ra la ver­güen­za: el mo­do en que la so­cie­dad per­ci­bía a las ma­dres sol­te­ras fue va­rian­do, no siem­pre de ma­ne­ra pro­gre­si­va ya que “una re­vo­lu­ción se­xual acae­ci­da a fi­na­les del XVII” sua­vi­zó el re­cha­zo so­cial, que vol­vió a en­du­re­cer­se a prin­ci­pios del XIX. Esa cruel­dad du­ró has­ta el XX, pues, co­mo re­cuer­da Wi­lliams, has­ta 1960 no era ex­tra­ño que al­gu­nas fa­mi­lias echa­ran de ca­sa a la hi­ja, nie­ta o so­bri­na que se que­da­ba em­ba­ra­za­da sin te­ner ma­ri­do.

Un aris­tó­cra­ta in­glés, ja­lea­do por un obis­po, pa­tea a una mu­jer em­ba­ra­za­da de pa­dre des­co­no­ci­do. El gra­ba­do es­tá da­ta­do en 1834.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.