Azul.

El País Semanal - - DOCUMENTOS -

To­do el es­pa­cio en el que nos ha­lla­mos es azul. El cie­lo es azul, el mar es azul, el pla­ne­ta es azul. Pe­ro es azul, pre­ci­sa­men­te, du­ran­te el bie­nes­tar o la paz por acu­mu­la­ción del va­cío. Mien­tras el ro­jo es “en­car­na­do” y pug­na en­car­ne­ci­da­men­te, el azul tien­de a la gra­dual di­so­lu­ción del co­lor. Nun­ca lle­ga a per­der­se del to­do, pe­ro pue­de ro­zar la lí­nea de lo muy dis­tan­te, la mag­ní­fi­ca pu­re­za de la lon­ta­nan­za. A di­fe­ren­cia del ne­gro, el azul es­ca­pa de nues­tras ma­nos con ve­lo­ci­dad pa­ra lle­gar en­se­gui­da al ho­ri­zon­te. Con­ti­nuo y ba­jo de so­no­ri­dad, el azul es muy ap­to pa­ra de­gus­tar se­re­na­men­te, ca­si sin sa­bor. Aun­que tam­bién en esa de­gus­ta­ción (co­mo su­ce­de con las dia­ze­pa­nes y píl­do­ras que in­du­cen azu­la­da­men­te al sue­ño) se in­clu­ya en efec­to la in­cons­cien­cia. Los fran­ce­ses di­cen que lo ven to­do azul —je n’y vois que du bleu— cuan­do quie­ren de­cir que no ven na­da, y en ale­mán ich bin blau es igual a ha­ber per­di­do la con­cien­cia por efec­to del al­cohol.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.