PERSONAJE

Ja­mes Cos­tos, me­mo­rias de un em­ba­ja­dor

El País Semanal - - SU­MA­RIO - por Ja­mes Cos­tos y San­tia­go Ron­ca­glio­lo

LA GEN­TE DEL pre­si­den­te se­lec­cio­nó a los in­vi­ta­dos en­tre in­ver­so­res, se­gún su ni­vel de in­tere­ses en Es­ta­dos Uni­dos y su sec­tor: Ana Bo­tín, del gru­po San­tan­der; Jo­sé Ma­ría Ál­va­rez-Pa­lle­te, de Te­le­fó­ni­ca; el fi­nan­cie­ro Ós­car Fanjul, fun­da­dor del gru­po Vips; Plá­ci­do Aran­go y su pa­re­ja, la es­cul­to­ra Cris­ti­na Igle­sias, en re­pre­sen­ta­ción de las ar­tes, y el ar­qui­tec­to es­pa­ñol Al­ber­to Cam­po, por­que en su ju­ven­tud Oba­ma ha­bía desea­do (y, afor­tu­na­da­men­te, des­car­ta­do) ser ar­qui­tec­to, y por úl­ti­mo, el doc­tor Jo­sé Ba­sel­ga, co­mo re­pre­sen­tan­te de la ra­ma mé­di­ca. To­dos ellos re­ci­bie­ron una lla­ma­da la ma­ña­na mis­ma del sá­ba­do: —Si us­ted se en­cuen­tra en Ma­drid, lo in­vi­ta­mos a al­mor­zar en la em­ba­ja­da. (…) (…) A con­ti­nua­ción, Ma­riano Ra­joy sos­tu­vo la reunión ofi­cial con su ho­mó­lo­go en el pa­la­cio de la Mon­cloa. Se tra­ta­ba de un en­cuen­tro muy ex­tra­ño por­que, en sen­ti­do es­tric­to, no ha­bía una Ad­mi­nis­tra­ción. El pre­si­den­te es­ta­ba “en fun­cio­nes”. Es­pa­ña lle­va­ba dos elecciones sin po­der for­mar Go­bierno y, aun­que Ra­joy ocu­pa­ba el pa­la­cio, no po­día pa­sar le­yes al Par­la­men­to, nom­brar nue­vos mi­nis­tros ni afron­tar re­for­mas im­por­tan­tes. Ra­joy le re­ga­ló a Oba­ma un ja­món, pe­ro no po­día ha­cer mu­cho más. In­clu­so en sus de­cla­ra­cio­nes pú­bli­cas, se le no­ta­ba abo­chor­na­do por la si­tua­ción. Co­mo en sen­ti­do es­tric­to no ha­bía un Go­bierno elec­to, la vi­si­ta no po­día li­mi­tar­se al pre­si­den­te es­pa­ñol. Oba­ma de­bía te­ner un ges­to ha­cia to­dos los po­si­bles pró­xi­mos go­ber­nan­tes. Nues­tra em­ba­ja­da ha­bía

“Ra­joy re­ga­ló a Oba­ma un ja­món, pe­ro no po­día ha­cer mu­cho más. En sus de­cla­ra­cio­nes pú­bli­cas, se le no­ta­ba abo­chor­na­do por la si­tua­ción…”

pro­gra­ma­do reunio­nes con los lí­de­res de las tres prin­ci­pa­les fuer­zas par­la­men­ta­rias es­pa­ño­las des­pués del Par­ti­do Po­pu­lar: PSOE, Ciu­da­da­nos y Po­de­mos. Yo ya los co­no­cía a to­dos per­so­nal­men­te. En su mo­men­to, los ha­bía ci­ta­do a to­dos en la em­ba­ja­da pa­ra co­no­cer su po­si­ción so­bre las re­la­cio­nes Es­ta­dos Uni­dos-Es­pa­ña y te­nía una idea for­ma­da so­bre to­dos ellos: Ri­ve­ra me pa­re­cía ho­nes­to y fiel a sus ideas; Pe­dro Sán­chez, un hom­bre co­rrec­to y pro­fe­sio­nal; y en cuan­to a Pa­blo Igle­sias…, en­cen­día to­das mis alar­mas su ca­pa­ci­dad de se­duc­ción. Du­ran­te mi en­tre­vis­ta pre­via con Igle­sias, re­sul­tó ser un ti­po en­can­ta­dor. Su in­glés era per­fec­to. Su ha­blar, muy sua­ve. Sus ma­ne­ras, ama­bles. Sa­bía de mu­chí­si­mos te­mas: po­lí­ti­ca, en­tre­te­ni­mien­to, Holly­wood, de­por­tes. Y, por su­pues­to, sa­bía de Oba­ma. Me di­jo que Po­de­mos ha­bía es­tu­dia­do la cam­pa­ña de nues­tro pre­si­den­te y la ha­bía usa­do co­mo re­fe­ren­cia pa­ra las su­yas. En su­ma, te de­cía exac­ta­men­te lo que querías es­cu­char… Y lue­go lo apro­ve­cha­ba pa­ra hun­dir­te. En es­te ti­po de reunio­nes, to­dos los de­ta­lles que­dan fi­ja­dos de an­te­mano pa­ra evi­tar sor­pre­sas des­agra­da­bles. Uno de los de­ta­lles acor­da­dos en­tre la em­ba­ja­da y Po­de­mos era que no ha­bría fo­tos. Se tra­ta­ba de evi­tar una ima­gen mía con el lí­der de la ex­tre­ma iz­quier­da y de mos­trar unos Es­ta­dos Uni­dos más cer­ca­nos a Sán­chez y a Ri­ve­ra, que sí ha­bían te­ni­do se­sión de fo­tos. Ob­via­men­te, los di­plo­má­ti­cos no es­ta­mos au­to­ri­za­dos a pe­dir el vo­to pa­ra na­die, pe­ro sí po­de­mos te­ner una opinión, y ex­pre­sar­la con pe­que­ñas su­ti­le­zas co­mo esa. Su­ti­le­zas que a Igle­sias le im­por­ta­ban bien po­co, cla­ro. Al des­pe­dir­nos, no ha­bía pe­rio­dis­tas, pe­ro Po­de­mos ha­bía lle­va­do su pro­pia cá­ma­ra. Igle­sias me pi­dió to­mar­nos una fo­to. Y yo pen­sé: “Ven­ga, va­mos a ver qué pa­sa si lo ha­ce­mos”. Al día si­guien­te, la fo­to que la em­ba­ja­da no que­ría es­ta­ba en to­da la pren­sa con ti­tu­la­res con­tro­la­dos por Po­de­mos. Y yo vol­ví a re­ci­bir crí­ti­cas en las re­des so­cia­les: “¿Có­mo es po­si­ble?”, “¡No te reúnas con co­mu­nis­tas!”. A pe­sar de to­do, de ca­ra a la vi­si­ta de Oba­ma, ese en­cuen­tro me pre­vino con­tra lo que pu­die­se ocu­rrir. Al en­co­ger­se la agen­da del via­je de­bi­do a las ma­ni­fes­ta­cio­nes de Te­xas, so­lo que­dó un es­pa­cio pa­ra el en­cuen­tro en­tre el pre­si­den­te y los lí­de­res de la opo­si­ción: la ba­se aé­rea de To­rre­jón de Ar­doz. Po­drían sa­lu­dar­se quin­ce mi­nu­tos en to­tal mien­tras el avión pre­si­den­cial se pre­pa­ra­ba pa­ra vo­lar a Ro­ta. Has­ta ahí lle­ga­ron Pe­dro Sán­chez, Al­bert Ri­ve­ra y Pa­blo Igle­sias. En la ba­se, na­da es­ta­ba pre­pa­ra­do pa­ra la oca­sión. Tu­vi­mos que po­ner a Sán­chez, Ri­ve­ra e Igle­sias jun­tos en una ha­bi­ta­ción. Oba­ma es­pe­ra­ba en la de al la­do y yo iba y ve­nía lle­ván­do­le a ca­da uno de los po­lí­ti­cos. El tiem­po ape­nas da­ba pa­ra in­ter­cam­biar un par de pa­la­bras y ha­cer­se la fo­to en­tre las ban­de­ras, tal y co­mo or­de­na el pro­to­co­lo, con una cor­ti­na de fon­do pa­ra di­si­mu­lar la pa­red pe­la­da. El úl­ti­mo en la fi­la fue Pa­blo Igle­sias, que ha­bía lle­ga­do sin cha­que­ta ni cor­ba­ta, en va­que­ros y ca­mi­sa re­man­ga­da, y lle­va­ba un li­bro pa­ra el pre­si­den­te: La Bri­ga­da Lin­coln, so­bre los vo­lun­ta­rios es­ta­dou­ni­den­ses que pe­lea­ron por la Re­pú­bli­ca du­ran­te la Gue­rra Ci­vil. El pro­to­co­lo prohí­be ter­mi­nan­te­men­te en­tre­gar­les a los je­fes de Es­ta­do re­ga­los en es­tos en­cuen­tros. Pe­ro

yo ya te­nía ex­pe­rien­cia con Igle­sias. Y no so­lo yo. Más o me­nos un año an­tes, en Bru­se­las, Igle­sias se ha­bía sal­ta­do la co­la pa­ra en­tre­gar­le al rey Fe­li­pe Jue­go de tro­nos en DVD, lo cual ha­bía si­do un error de quien es­tu­vie­se al car­go. Es­ta vez, yo es­ta­ba al car­go: —El li­bro no, por fa­vor —lo de­tu­ve an­tes de pa­sar. —¿Por qué? Es so­lo un li­bro. ¿No pue­do dar­le un li­bro al pre­si­den­te? Ahí es­ta­ba de nue­vo. De ver­dad, un en­can­to. Da­ban ga­nas de de­cir­le a to­do que sí. Pe­ro… —No. En­car­gué a al­guien del equi­po que se lle­va­se el li­bro y se lo hi­cie­se lle­gar al equi­po del pre­si­den­te. Oba­ma nun­ca lo vio, a me­nos que, de vuel­ta en Was­hing­ton, lo bus­ca­se en la sec­ción de re­ga­los del archivo pre­si­den­cial. De to­dos mo­dos, cuan­do Igle­sias sa­lió del lu­gar, con­tó a la pren­sa que le ha­bía re­ga­la­do el li­bro al pre­si­den­te. Ya lo he di­cho: él siem­pre sa­bía per­fec­ta­men­te lo que los de­más que­rían es­cu­char. (Por cier­to: com­pa­rar los re­ga­los a Oba­ma de Ra­joy e Igle­sias —el ja­món y el li­bro— es una ex­ce­len­te ma­ne­ra de en­ten­der sus di­fe­ren­cias). (…)

La gran fies­ta

A ME­DIA­DOS DE 2011, con mi­ras a la cam­pa­ña pa­ra la re­elec­ción de Oba­ma, Mi­che­lle vino a Ca­li­for­nia a dar al­gu­nos dis­cur­sos pú­bli­cos y a re­cau­dar fon­dos. Co­mo te­nía­mos una re­la­ción cer­ca­na con ella, el equi­po de cam­pa­ña nos pre­gun­tó a Mi­chael y a mí: —¿Po­dríais aco­ger un even­to de cam­pa­ña pa­ra Mi­che­lle en vues­tra casa? Sig­ni­fi­ca­ría mu­cho pa­ra no­so­tros. (…)

(…) La casa lu­cía ra­dian­te. Mi­chael la ha­bía lle­na­do de flo­res y de co­mi­da de­li­cio­sa. Yo que­ría dar­le un to­que fes­ti­vo y lla­ma­ti­vo a la no­che, de mo­do que aña­dí una pin­ce­la­da a la de­co­ra­ción: glo­bos. Enor­mes. Ro­jos, blan­cos y azu­les. Era lo úni­co que se veía es­ta­dou­ni­den­se esa no­che, y ade­más que­da­ba di­ver­ti­do. Mi­che­lle ofre­ció un gran dis­cur­so, po­de­ro­so y es­ti­mu­lan­te. Lue­go, mi ami­ga Vir­gi­nia, una can­tan­te que tra­ba­ja­ba con­mi­go en HBO, le de­di­có una canción. To­do es­tu­vo per­fec­to. Lle­ga­ron 380 in­vi­ta­dos, en­tre ellos Ste­ven Spiel­berg, Jef­frey Kat­zen­berg, Drew Barry­mo­re, Ellen DeGe­ne­res y los pro­duc­to­res de los gran­des es­tu­dios de Holly­wood. Sí, ha­bía en­tra­das de 35.000 dó­la­res, pe­ro tam­bién de 10.000, e in­clu­so de 500, por­que que­ría­mos in­vi­tar y en­tu­sias­mar a gen­te jo­ven, so­bre to­do a los ar­tis­tas. Des­pués de la canción, los in­vi­ta­dos se re­par­tie­ron por dis­tin­tos sa­lo­nes se­gún su en­tra­da. Los que pa­ga­ron las caras tu­vie­ron un po­co más de tiem­po pa­ra con­ver­sar y ha­cer­se fo­tos con nues­tra in­vi­ta­da, pe­ro to­dos pu­die­ron pa­sar un ra­to con ella. (…)

El rey can­sa­do

(…) —TÚ CO­NO­CES a Juan Car­los. De­be­ría­mos ha­blar con él. De he­cho, Juan Car­los ha­bía co­no­ci­do a to­dos los pre­si­den­tes de Es­ta­dos Uni­dos des­de Ken­nedy, con­vir­tién­do­se en un ac­ti­vo muy im­por­tan­te de las re­la­cio­nes bi­la­te­ra­les. En fe­bre­ro de 2010, du­ran­te el Go­bierno de Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro, ha­bía co­mi­do con Oba­ma en la Casa Blan­ca. En esa oca­sión, am­bos ha­bían ha­bla­do mu­cho so­bre Amé­ri­ca La­ti­na, y Juan Car­los ha­bía si­do de­ter­mi­nan­te pa­ra los pla­nes de Oba­ma de des­con­ge­lar las re­la­cio­nes con Cu­ba. (…) En­tre la pa­ra­fer­na­lia pre­si­den­cial hay siem­pre un equi­po de co­mu­ni­ca­cio­nes por­que to­das las con­ver­sa­cio­nes pre­si­den­cia­les de­ben es­tar pro­te­gi­das y, a la vez, vi­gi­la­das. Ese fin de se­ma­na, el equi­po de Oba­ma mon­tó su sis­te­ma en nues­tro sa­lón y ahí mis­mo, aún en pan­ta­lón corto de golf, el pre­si­den­te ha­bló con el Rey: —Su Ma­jes­tad, es­toy con Ja­mes Cos­tos, nues­tro em­ba­ja­dor en su país. Y que­re­mos sa­lu­dar­lo en es­te mo­men­to de cam­bio por su his­tó­ri­co rei­na­do. De­bo agra­de­cer su fir­me pro­mo­ción de la de­mo­cra­cia en Es­pa­ña y su com­pro­mi­so con las re­la­cio­nes trans­atlán­ti­cas. La amis­tad en­tre nuestros paí­ses es muy es­tre­cha y se­gui­re­mos ahon­dán­do­la ba­jo el rei­na­do de su hi­jo Fe­li­pe. Es­tá­ba­mos for­man­do par­te de un pun­to de gi­ro de

“Oba­ma ha­bló con el Rey: ‘Su Ma­jes­tad, la amis­tad en­tre nuestros paí­ses es muy es­tre­cha y se ahon­da­rá ba­jo el rei­na­do de su hi­jo Fe­li­pe”

la his­to­ria es­pa­ño­la y, por lo tan­to, occidental. Eso era uno de los as­pec­tos más fas­ci­nan­tes de mi épo­ca co­mo em­ba­ja­dor: en­con­trar­me en casa, con mis pe­rros, descansado, y que los cam­bios del mun­do se pre­sen­ta­sen en el sa­lón. Aún guar­do una fo­to de ese ins­tan­te: es­tá en blan­co y ne­gro, lo que real­za su se­rie­dad, aun­que nues­tro as­pec­to en sí pa­re­ce bas­tan­te in­for­mal. Apa­rez­co yo, des­cal­zo y me­dio des­pa­rra­ma­do en un so­fá. Fren­te a mí, el pre­si­den­te Oba­ma, en pan­ta­lón corto, ha­bla por te­lé­fono con Juan Car­los. Más ade­lan­te, le pe­dí al pre­si­den­te que me fir­ma­se esa ima­gen. Él es­cri­bió: “Que­ri­do Ja­mes, me en­can­ta ha­cer his­to­ria des­de Palm Springs”. Has­ta aho­ra, ten­go la fo­to en mi es­cri­to­rio. Es una de mis fa­vo­ri­tas.

El día del ar­coí­ris

(…) EL 2 DE JU­LIO, la em­ba­ja­da en Ma­drid con­vo­có una gran fies­ta del or­gu­llo gay. Es­ta vez, la lis­ta de in­vi­ta­dos fue ob­je­to de es­pe­cial es­cru­ti­nio. Yo que­ría miem­bros del co­lec­ti­vo que des­ta­ca­sen en to­dos los sec­to­res. No so­lo ac­ti­vis­tas, sino em­pre­sa­rios, ar­tis­tas, tra­ba­ja­do­res. Así, con­vo­ca­mos a la pri­me­ra pa­re­ja gay ca­sa­da, Ma­nuel Ró­de­nas y Ja­vier Gó­mez; al juez Fer­nan­do Gran­de-Mar­las­ka (ac­tual mi­nis­tro de In­te­rior); al di­se­ña­dor Juan­jo Oli­va; al po­lí­ti­co Ja­vier Ma­ro­to… Na­tu­ral­men­te, yo que­ría in­vi­tar al hom­bre que ha­bía li­de­ra­do la le­ga­li­za­ción del ma­tri­mo­nio gay en Es­pa­ña, una le­gi­ti­ma­ción que cum­plía pre­ci­sa­men­te en­ton­ces su pri­me­ra dé­ca­da. Se tra­ta­ba del ex­pre­si­den­te Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro. Pe­ro a mi al­re­de­dor, en la em­ba­ja­da, se al­zó más de una ce­ja al oír ese nom­bre. Za­pa­te­ro no era bien­ve­ni­do en te­rri­to­rio es­ta­dou­ni­den­se. Él ha­bía lle­ga­do a la pre­si­den­cia au­pa­do por la opo­si­ción ge­ne­ral con­tra la gue­rra de Irak, en la que el pre­si­den­te Jo­sé Ma­ría Az­nar ha­bía in­vo­lu­cra­do a Es­pa­ña jun­to con Geor­ge W. Bush. Du­ran­te su cam­pa­ña elec­to­ral, Za­pa­te­ro se ha­bía ne­ga­do a po­ner­se en pie an­te la ban­de­ra es­ta­dou­ni­den­se du­ran­te el des­fi­le mi­li­tar del 12 de oc­tu­bre. Su fo­to ahí sen­ta­do, mien­tras los fun­cio­na­rios del Go­bierno con­ser­va­dor se le­van­ta­ban, ha­bía apa­re­ci­do en nu­me­ro­sas por­ta­das, con­vir­tién­do­se en un sím­bo­lo de su po­si­ción. Al lle­gar al po­der, en efec­to, re­ti­ró a sus tro­pas del te­rreno, lo que en­fu­re­ció a la Ad­mi­nis­tra­ción de Bush. Y co­mo re­cor­da­ban al­gu­nos di­plo­má­ti­cos, su pri­mer in­vi­ta­do in­ter­na­cio­nal fue Hu­go Chá­vez, que a su lle­ga­da a Es­pa­ña, na­da más ba­jar del avión, sa­lu­dó el ca­rác­ter “re­vo­lu­cio­na­rio y an­ti­im­pe­ria­lis­ta” del Go­bierno que lo re­ci­bía. Aún hoy, Za­pa­te­ro es más ama­ble con el ho­rren­do ré­gi­men de Ma­du­ro de lo que me gus­ta­ría. Pe­ro en el te­ma de de­re­chos ci­vi­les, en ese mo­men­to, ha­bía mar­ca­do la pau­ta. Y con el pre­si­den­te Oba­ma, los de­re­chos ci­vi­les te­nían prio­ri­dad so­bre las gue­rras en la agen­da glo­bal. No siem­pre los de­más nos pa­re­cen per­fec­tos en to­dos los as­pec­tos. Con fre­cuen­cia, es­ta­mos de acuer­do en al­gu­nas co­sas y en otras no. Pe­ro la po­lí­ti­ca de Oba­ma, co­mo de­mos­tró en sus es­fuer­zos de paz ha­cia Cu­ba o Irán, con­sis­tía en re­sal­tar lo que nos une pa­ra po­der ha­blar de lo que nos se­pa­ra. Así que, a pe­sar de las ad­ver­ten­cias de mi equi­po, asu­mí la res­pon­sa­bi­li­dad de in­vi­tar a Za­pa­te­ro. El día de la fies­ta, ba­jo la ban­de­ra del ar­coí­ris, la de Es­ta­dos Uni­dos y el ra­dian­te sol de Ma­drid, di la bien­ve­ni­da a los 348 in­vi­ta­dos con es­tas pa­la­bras: —Es un pla­cer re­ci­bi­ros en mi ho­gar pa­ra ce­le­brar los va­lo­res de la di­ver­si­dad y la to­le­ran­cia, va­lo­res que en­ri­que­cen a nues­tras so­cie­da­des… Hoy nos fe­li­ci­ta­mos de que nues­tro Tri­bu­nal Su­pre­mo ha­ya con­sa­gra­do el de­re­cho al ma­tri­mo­nio de to­dos nuestros ciu­da­da­nos… Y agra­de­ce­mos ese éxi­to al com­pro­mi­so de mi­les de in­di­vi­duos, LGBTQ y alia­dos, que du­ran­te dé­ca­das han de­rrum­ba­do las ba­rre­ras del mie­do en­tre sus co­le­gas del tra­ba­jo, sus ami­gos, sus pa­rien­tes y la so­cie­dad en pleno… Es un ho­nor ha­cer­lo jun­to a quie­nes for­ma­ron la van­guar­dia cuan­do los es­pa­ño­les lo­gra­ron ex­ten­der esos de­re­chos a su pro­pia po­bla­ción y ce­le­brar el dé­ci­mo aniver­sa­rio de vues­tra ley de ma­tri­mo­nio ho­mo­se­xual. Es­ta es una ce­le­bra­ción del amor. Y el amor siem­pre ga­na. A con­ti­nua­ción, el ex­pre­si­den­te to­mó la pa­la­bra y pro­nun­ció pa­la­bras que emo­cio­na­ron a to­dos los pre­sen­tes, es­ta­dou­ni­den­ses y es­pa­ño­les, ho­mo­se­xua­les y he­te­ro­se­xua­les, di­plo­má­ti­cos y di­se­ña­do­res: —Apre­cio al pre­si­den­te Oba­ma. Ja­más me ha­bía sen­ti­do en una em­ba­ja­da co­mo en mi pro­pia casa, y así me sien­to hoy. Me le­van­ta­ría de mi asien­to fe­liz, y vein­te ve­ces si fue­ra ne­ce­sa­rio, an­te el pa­so de la nue­va ban­de­ra de Es­ta­dos Uni­dos. Se­ñor em­ba­ja­dor, su país y el mío se en­cuen­tran más uni­dos que nun­ca ba­jo es­ta ban­de­ra de dig­ni­dad e igual­dad. Des­pués de los dis­cur­sos, be­sé a Mi­chael en los la­bios y co­men­zó la fies­ta.

1

2

1. Ja­mes Cos­tos y Lily, jun­to a la ban­de­ra de EE UU en el jar­dín de su casa en Palm Springs. 2. Oba­ma ha­bla des­de la casa de Cos­tos en Palm Springs con el rey Juan Car­los tras ab­di­car (2014). 3. Con su ma­ri­do, Mi­chael Smith, po­san­do con los ala­bar­de­ros del Pa­la­cio Real de Ma­drid.

1. Ja­mes Cos­tos iza la ban­de­ra mul­ti­co­lor en el as­ta de la em­ba­ja­da de EE UU en Ma­drid pa­ra inaugurar el mes del Or­gu­llo LGBTQ, pro­cla­ma­do por Oba­ma. 2. El rey Fe­li­pe VI, el pre­si­den­te de EE UU Ba­rack Oba­ma y el em­ba­ja­dor Cos­tos, en Nue­va York (2014).2

1

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.