PER­FIL

Umberto Pas­ti, la vi­da de un jar­dín

El País Semanal - - SU­MA­RIO - por Ame­lia Cas­ti­lla fo­to­gra­fía de Ana Nan­ce

SO­LO AL DES­PER­TAR tu­vo con­cien­cia de en­con­trar­se en el lu­gar so­ña­do. Umberto Pas­ti (Mi­lán, 1957) lle­gó has­ta Rohu­na, una lo­ca­li­dad de unos 500 ha­bi­tan­tes al nor­te de Ma­rrue­cos, a lo­mos de un bu­rro en 1998. An­tes de tum­bar­se ba­jo la som­bra de una hi­gue­ra a des­can­sar del via­je y del ca­lor pol­vo­rien­to, con­tem­pló el ho­ri­zon­te: la ra­ya azul del Atlán­ti­co con­tras­ta­ba a lo le­jos con la tí­pi­ca ve­ge­ta­ción mediterránea. Del sue­lo pe­dre­go­so emer­gían ama­po­las y chum­be­ras. En­ton­ces des­co­no­cía que los es­pí­ri­tus lo­ca­les po­seían a los hom­bres que duer­men ba­jo los ár­bo­les. Tras el sueño re­pa­ra­dor, com­pren­dió que ha­bía en­con­tra­do el tro­zo de tie­rra que bus­ca­ba pa­ra ins­ta­lar su jar­dín de es­pe­cies en pe­li­gro de ex­tin­ción. Pas­ti ha ne­ce­si­ta­do ca­si 20 años pa­ra trans­for­mar el pe­dre­gal en un ver­gel don­de flo­re­cen, en­tre otras hier­bas, 17 ti­pos de iris, 12 va­rie­da­des de nar­ci­sos y 5 ti­pos de gla­dio­los. No ha si­do un tra­ba­jo sen­ci­llo, pe­ro des­de el pri­mer mo­men­to con­tó pa­ra la pues­ta en mar­cha del pro­yec­to con la ayu­da de los cam­pe­si­nos de la zo­na, gen­te que co­me su pro­pio pan y vi­ve de lo que pro­du­ce la tie­rra que cul­ti­van. Com­prar el te­rreno, unas cin­co hec­tá­reas di­vi­di­das en­tre un mon­tón de pe­que­ños pro­pie­ta­rios, “fue una pesadilla”. Mien­tras se re­sol­vía la bu­ro­cra­cia, co­men­zó con la cons­truc­ción de una ca­ba­ña, a ba­se de pie­dras, barro y ma­te­ria­les de la zo­na, en la que po­der vi­vir cuan­do via­ja­ba has­ta Rohu­na. “Lo ac­ci­den­ta­do del lu­gar di­fi­cul­tó mu­cho la ta­rea, pe­ro creo que los cam­pe­si­nos me acep­ta­ron por cu­rio­si­dad. En­ton­ces no ha­bía ni agua ni elec­tri­ci­dad y de no­che la gen­te se reunía a con­tar his­to­rias”. Con ellos apren­dió sus pri­me­ras pa­la­bras en ára­be. Pa­ra es­te italiano, li­cen­cia­do en Fi­lo­so­fía y al­ma de jar­di­ne­ro, las plan­tas for­man par­te de la cul­tu­ra y, si mue­ren, des­apa­re­ce una for­ma de en­ten­der el mun­do. “El cam­bio en el país co­men­zó con la muer­te del vie­jo rey. Re­cuer­do que su hi­jo hi­zo un dis­cur­so por te­le­vi­sión en el que anun­cia­ba que sus súb­di­tos, por na­ci­mien­to

o elec­ción, es­tá­ba­mos de suer­te: se ha­bían des­ti­na­do gran­des in­ver­sio­nes en el nor­te de Ma­rrue­cos. La costa des­de Tán­ger has­ta La­ra­che se­ría co­mo la Costa del Sol. Qui­zás hu­bie­ra si­do el mo­men­to de lar­gar­se, pe­ro aca­ba­ba de des­cu­brir Rohu­na y que­ría sal­var to­das las plan­tas que pu­die­ra”, re­cuer­da. La ur­ba­ni­za­ción del li­to­ral avan­za­ba a mar­chas for­za­das, pe­ro sus ele­gan­tes infraestructuras tu­rís­ti­cas amenazaban gra­ve­men­te la flo­ra au­tóc­to­na de la zo­na. Cli­vias, re­ta­ma, dien­tes de león, or­quí­deas e iris, na­tu­ra­les del en­torno, mo­rían arra­sa­das por las ex­ca­va­do­ras sin que na­die fue­ra cons­cien­te de su ex­ter­mi­nio. Co­mo re­ma­te, al con­cluir las obras, “la ve­ge­ta­ción ori­gi­nal se sue­le sus­ti­tuir por es­pe­cies exó­ti­cas que mu­chas ve­ces mue­ren en el pro­ce­so”. Pas­ti sos­tie­ne que pa­ra ser jar­di­ne­ro hay que ser un po­co pul­gar­ci­to y per­der­se en los bos­ques. A él, los ha­bi­tan­tes del nor­te de Ma­rrue­cos lo han vis­to es­ca­lar ris­cos con la ayu­da de hal­co­ne­ros o aden­trar­se en bos­ques y ce­men­te­rios en bus­ca de un ti­po de nar­ci­so que so­lo cre­ce en el su­r­es­te de Tán­ger y en Gi­bral­tar. Cam­pe­si­nos y pas­to­res lo co­no­cen en la zo­na co­mo “el cris­tiano de las flo­res”. Por eso lo re­cla­man con ur­gen­cia cuan­do des­em­bar­can las pa­las y em­pie­zan a re­mo­ver la tie­rra de­jan­do las raí­ces y bul­bos al descubierto. Con su ayu­da ha cre­ci­do su pe­cu­liar ver­gel. Aho­ra, dos dé­ca­das des­pués de aque­lla re­pa­ra­do­ra sies­ta ba­jo la hi­gue­ra, pue­de pre­su­mir de po­seer un pa­raí­so úni­co de unas 1.200 es­pe­cies, de las cua­les 15 han des­apa­re­ci­do y cer­ca de un cen­te­nar es­tán ame­na­za­das. “Se tra­ta en to­dos los ca­sos de plan­tas sal­va­jes que crecen en los cam­pos y al bor­de de las ca­rre­te­ras. Ni una so­la es­pe­cie pro­ce­de de un vi­ve­ro”, aña­de Pas­ti, mien­tras ob­ser­va su obra, en una tar­de in­fer­nal de vien­to y llu­via que do­bla las plan­tas y ame­na­za con arra­sar­lo to­do. Cuan­do la tor­men­ta amai­ne, re­to­ma­rán la des­car­ga de abono y re­plan­ta­rán la or­quí­dea sal­va­je que han res­ca­ta­do al bor­de de la ca­rre­te­ra. Con Pas­ti co­la­bo­ran cin­co jó­ve­nes del pue­blo, a los que ha ins­trui­do en el cui­da­do de las plan­tas, y un ma­tri­mo­nio que vi­gi­la y man­tie­ne la vi­vien­da, en la que amon­to­na, co­mo si de un mu­seo se tra­ta­ra, an­ti­güe­da­des que com­pra en los mer­ca­di­llos u ob­je­tos que en­cuen­tra en la pla­ya, arro­ja­dos por el mar, co­mo el es­que­le­to de ba­lle­na que ador­na la pa­red o la den­ta­du­ra pos­ti­za que guar­da en la vi­tri­na. Es en es­te rin­cón don­de se re­fu­gia a es­cri­bir. La li­te­ra­tu­ra, di­ce, es su gran vo­ca­ción. Su úl­ti­mo li­bro, La fe­li­ci­dad del

PA­RA SER UN BUEN JAR­DI­NE­RO HAY QUE SER UN PO­CO PUL­GAR­CI­TO Y PER­DER­SE EN LOS BOS­QUES

sa­po, ilus­tra­do por Pie­rre Le-Tan y edi­ta­do por El­ba, re­co­ge nue­ve cuen­tos en los que re­crea sus aven­tu­ras per­so­na­les en Ma­rrue­cos o his­to­rias de in­fan­cia, co­mo la del ni­ño de 14 años que com­pra una cu­le­bra en una tien­da de ani­ma­les y de­ci­de vi­vir con ella co­mo dos aman­tes clan­des­ti­nos. Pas­ti se ha con­ver­ti­do en un personaje po­pu­lar en to­do el país, pe­ro es­pe­cial­men­te en la zo­na que bor­dea la costa atlán­ti­ca. Co­mo mu­chos eu­ro­peos, que­dó fas­ci­na­do con el Tán­ger de los años ochen­ta, una ciu­dad fron­te­ri­za don­de se mez­cla­ba el cos­mo­po­li­tis­mo con el exo­tis­mo. Lle­gó en un vie­jo uti­li­ta­rio, acom­pa­ña­do de su pa­re­ja, el di­se­ña­dor Step­han Jan­son, y de­ci­die­ron que­dar­se, vi­vien­do en­tre Mi­lán y el nor­te de Áfri­ca. En­ton­ces se ga­na­ba la vi­da co­mo tra­duc­tor, crí­ti­co de ar­te y ven­de­dor de an­ti­güe­da­des. Un par de bue­nas transac­cio­nes le per­mi­tie­ron aho­rrar un po­co de di­ne­ro y com­prar el te­rreno en el que a lo lar­go de los años ha edi­fi­ca­do, pie­dra a pie­dra, una ele­gan­te man­sión y, ¡có­mo no!, un jar­dín au­tóc­tono de gran be­lle­za. Su pre­sen­cia no ha pa­sa­do inad­ver­ti­da en un país de con­tras­tes. Ve­cino de Pie­rre Ber­gé e Yves Saint Lau­rent, co­no­ció a Paul Bow­les, Tru­man Ca­po­te y Goy­ti­so­lo y, co­mo ellos, de­jó la hue­lla de la ciu­dad en sus li­bros. Pa­ra el Go­bierno de turno, Pas­ti pa­sa por ser uno de esos per­so­na­jes mo­les­tos que siem­pre defienden cau­sas per­di­das, co­mo cuan­do hi­zo pú­bli­co en la pren­sa ex­tran­je­ra el es­quil­me de are­na de las pla­yas atlán­ti­cas pa­ra cons­truir edi­fi­cios nue­vos. Se le acu­só in­clu­so de pe­de­ras­tia, car­gos que lo­gró re­ba­tir en los juz­ga­dos. “Ma­rrue­cos es un país fa­ta­lis­ta, ma­ta los nue­vos pro­yec­tos por­que po­see una cul­tu­ra de re­sig­na­ción. Aquí no exis­te la idea del hom­bre que cons­tru­ye su des­tino”, di­ce. Des­de la An­ti­gua Gre­cia has­ta nuestros días, po­seer un jar­dín siem­pre ha si­do un signo de es­ta­tus. Pas­ti vi­ve de di­se­ñar­los pa­ra las ca­sas de gen­te adi­ne­ra­da y de de­co­rar es­ce­na­rios pa­ra fies­tas u óperas. Sus prin­ci­pa­les clien­tes pro­ce­den de Ma­rrue­cos, Es­pa­ña e Ita­lia. “Po­cos lu­ga­res pro­yec­ta­dos por el hom­bre trans­mi­ten se­me­jan­te idea de tran­qui­li­dad y es­plen­dor”, aña­de. “No po­seo al­ma de pai­sa­jis­ta ni me de­jo lle­var por la mo­das, ca­da es­pa­cio su­po­ne un uni­ver­so dis­tin­to. Creo que la be­lle­za del jar­dín de­be vin­cu­lar­se a su fun­cio­na­li­dad. Nor­mal­men­te, ape­nas reali­zo di­bu­jos, me gus­ta lle­gar y ocu­par el lu­gar de tra­ba­jo y de­ci­dir en­ton­ces có­mo or­ga­ni­zar­lo. En­ci­nas, ti­los o plá­ta­nos son ár­bo­les que ya no in­tere­san a na­die, la úl­ti­ma mo­da son las plan­tas orien­ta­les, pe­ro, cla­ro, no crecen igual en to­das las tie­rras y cli­mas. Re­plan­tar­las fue­ra de su ám­bi­to na­tu­ral no sue­le fun­cio­nar. Es una lo­cu­ra”, cuen­ta con un nue­vo ci­ga­rri­llo en­tre los de­dos. En otro de sus li­bros, Jar­di­nes, los ver­da­de­ros y los otros (El­ba), se des­pa­cha a gus­to con­tra las nue­vas hor­na­das de jar­di­ne­ros y sus obras: des­de el jar­dín del co­lec­cio­nis­ta más pro­pio de los neu­ró­ti­cos has­ta el de los mi­llo­na­rios de obli­ga­do cum­pli­mien­to o la en­fer­me­dad im­pa­ra­ble de las ro­ton­das. Pe­se a su plu­ri­em­pleo, se las ve y se las desea pa­ra man­te­ner eco­nó­mi­ca­men­te un jar­dín co­mo el de Rohu­na. A sus 61 años, pro­yec­ta una ju­bi­la­ción tran­qui­la que le per­mi­ta se­guir es­cri­bien­do. Aho­ra su principal in­quie­tud pa­sa por en­con­trar una fun­da­ción que man­ten­ga su le­ga­do y trans­for­me es­te es­pa­cio de plan­tas sal­va­jes en una zo­na pú­bli­ca y gra­tui­ta don­de los ma­rro­quíes des­cu­bran es­pe­cies ol­vi­da­das. En es­tos días ne­go­cia con una ins­ti­tu­ción in­gle­sa —“los que me­jor se han ocu­pa­do his­tó­ri­ca­men­te de los jar­di­nes”— su ce­sión.

EN EL JAR­DÍN CRECEN UNAS 1.200 ES­PE­CIES, DE LAS CUA­LES 15 HAN DES­APA­RE­CI­DO Y UN CEN­TE­NAR ES­TÁN AME­NA­ZA­DAS

Fi­ló­so­fo, crí­ti­co de ar­te, an­ti­cua­rio y pai­sa­jis­ta, Umberto Pas­ti vi­ve a ca­ba­llo en­tre Tán­ger y Mi­lán. En la ima­gen, fo­to­gra­fia­do en el jar­dín de Rohu­na (Ma­rrue­cos).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.