¡Atra­pen al la­drón! (de li­bros)

El ex­di­rec­tor de la Bi­blio­te­ca Na­cio­nal de Pe­rú com­ba­tió du­ran­te seis años el ex­po­lio de vo­lú­me­nes. Tu­vo que ren­dir­se a la bu­ro­cra­cia y la de­si­dia.

El País Semanal - - DO­CU­MEN­TOS - SER­GIO GA­LAR­ZA

EL PUE­BLO que no co­no­ce su his­to­ria es­tá con­de­na­do a re­pe­tir­la, re­pi­ten a su vez al­gu­nos pro­fe­so­res de His­to­ria a sus alum­nos. Y si la me­mo­ria de un país es­tá en sus li­bros, y esos li­bros que sir­ven pa­ra re­cons­truir el pa­sa­do es­tán cus­to­dia­dos en una bi­blio­te­ca que es ex­po­lia­da de for­ma sis­te­má­ti­ca, en­ton­ces ¿có­mo po­drá es­ca­par ese pue­blo del bu­cle de sus erro­res cuan­do ya no que­den li­bros pa­ra con­sul­tar? Es una idea apo­ca­líp­ti­ca que en­cuen­tra sus­ten­to en la reali­dad pe­rua­na. Pér­di­das de in­cu­na­bles, mu­ti­la­cio­nes de do­cu­men­tos his­tó­ri­cos, trá­fi­co de li­bros en ge­ne­ral y la vi­sua­li­za­ción en ví­deo de có­mo un vi­gi­lan­te de la bó­ve­da prin­ci­pal se lle­va­ba un to­mo que aca­ba­ban de in­ven­ta­riar, en­tre otros, son los he­chos bru­ta­les que el an­tro­pó­lo­go Ramón Mu­ji­ca, ex­di­rec­tor de la Bi­blio­te­ca Na­cio­nal de Pe­rú (BNP), tu­vo que pa­de­cer. La cam­pa­ña Se bus­can li­bros per­di­dos, que ini­ció en 2011, ofre­cía co­mo re­com­pen­sa 30 mi­llo­nes de pe­rua­nos agra­de­ci­dos. Se lo­gró re­cu­pe­rar 150 li­bros, más o me­nos un 5% de los no ubi­ca­dos ha­cia el fi­nal de la ges­tión de Mu­ji­ca. En La bi­blio­te­ca fantasma, re­por­ta­je de Da­vid Hi­dal­go so­bre la cru­za­da de Mu­ji­ca, hay una ta­xo­no­mía de los pre­sun­tos cri­mi­na­les. Los más pe­li­gro­sos son los bi­blio­fré­ni­cos, “por­que es­ta­ban mo­vi­dos por un fue­go in­te­rior in­con­tro­la­ble: el fe­roz re­sen­ti­mien­to por años de ma­los suel­dos y ex­pec­ta­ti­vas frus­tra­das”. Con el enemi­go en ca­sa, era po­co lo que se po­día ha­cer. La de­si­dia de los tra­ba­ja­do­res y la ma­ra­ña bu­ro­crá­ti­ca pa­ra que una de­nun­cia pros­pe­re re­sul­ta­ron obs­tácu­los in­sal­va­bles. En el col­mo de la fal­ta de se­gu­ri­dad y de la inep­ti­tud, el agen­te en­car­ga­do de las cá­ma­ras que cus­to­dia­ban la bó­ve­da prin­ci­pal no te­nía los có­di­gos del sis­te­ma de vi­gi­lan­cia pa­ra ver lo que gra­ba­ban esas cá­ma­ras. Ade­más, los tra­ba­ja­do­res es­ta­ban ad­ver­ti­dos des­de la ges­tión an­te­rior me­dian­te unos me­mo­ran­dos que exi­gían a to­dos guar­dar el se­cre­to pro­fe­sio­nal so­bre los li­bros per­di­dos. El que rom­pie­ra esa dis­ci­pli­na se po­día en­fren­tar a una mul­ta y a dos años de pri­sión. Pe­ro el ca­so pe­ruano no es el úni­co. Pa­re­ce co­mún que los bi­blio­te­ca­rios ce­dan a la ten­ta­ción. Mi­guel Al­be­ro, au­tor de Ro­ba es­te li­bro (Aba­da Edi­to­res), men­cio­na el ca­so del je­fe del De­par­ta­men­to Orien­tal de la Bi­blio­te­ca Real de Di­na­mar­ca, que ro­bó más de 3.000 vo­lú­me­nes va­lo­ra­dos en to­tal en unos 50 mi­llo­nes de eu­ros. Se­gún Tom Cre­mers, fun­da­dor del Mu­seum Se­cu­rity Network, en Eu­ro­pa los cul­pa­bles del 70% de los ro­bos co­me­ti­dos en las bi­blio­te­cas son tra­ba­ja­do­res. Mien­tras, Mu­ji­ca ha vuel­to a sus ta­reas co­mo in­ves­ti­ga­dor de sím­bo­los re­li­gio­sos. Los tra­ba­ja­do­res que nun­ca apo­ya­ron su cru­za­da y ade­más pu­sie­ron tra­bas si­guen en la BNP. Y la nue­va di­rec­ción ha re­ti­ra­do a sus abo­ga­dos de la Pro­cu­ra­du­ría del Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra, lo que sig­ni­fi­ca la in­de­fen­sión en unos 300 ca­sos de di­ver­sa ín­do­le.

Una tra­ba­ja­do­ra de la Bi­blio­te­ca Na­cio­nal de Pe­rú(BNP) bus­ca un vo­lu­men en­tre los anaque­les de li­bros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.