Aquel Ro­bin Hood es­pa­ñol

Las cé­le­bres “ope­ra­cio­nes de re­cu­pe­ra­ción de di­ne­ro” del anar­quis­ta Lu­cio Ur­tu­bia per­se­guían un úni­co fin: re­par­tir me­jor la ri­que­za del mun­do.

El País Semanal - - DO­CU­MEN­TOS - ANA VIDAL EGEA

ES­TE VE­RANO ha sa­li­do a la ven­ta una re­fres­can­te no­ve­la grá­fi­ca so­bre la apa­bu­llan­te vi­da del re­vo­lu­cio­na­rio Lu­cio Ur­tu­bia. El te­so­ro de Lu­cio es­tá ilus­tra­do por Mi­kel San­tos Be­latz y ha si­do pu­bli­ca­do por la edi­to­rial in­de­pen­dien­te Txa­la­par­ta. No es la pri­me­ra obra ar­tís­ti­ca ins­pi­ra­da en su vi­da; en la edi­ción del Fes­ti­val In­ter­na­cio­nal de Ci­ne de San Se­bas­tián de 2007 se es­tre­nó un do­cu­men­tal ti­tu­la­do Lu­cio, di­ri­gi­do por Jo­sé Ma­ría Goenaga y Ai­tor Arre­gi, y en 2001 se pu­bli­có la bio­gra­fía Lu­cio, el anar­quis­ta irre­duc­ti­ble (Edi­cio­nes B), es­cri­ta por el pe­rio­dis­ta fran­cés Ber­nard Tho­mas. Al­gu­nos re­cuer­dan al na­va­rro Lu­cio Ur­tu­bia (Cas­can­te, 1931) co­mo el cri­mi­nal más per­se­gui­do en los años ochen­ta; otros, sin em­bar­go, lo apo­da­ron el Ro­bin Hood es­pa­ñol o el ban­di­do bueno, y lo si­guen con­si­de­ran­do un hé­roe. Jui­cios y sen­si­bi­li­da­des apar­te, no se pue­de ne­gar su tras­cen­den­cia. Su his­to­ria es fas­ci­nan­te. Ur­tu­bia na­ció en una fa­mi­lia muy po­bre de cin­co her­ma­nos. Él ha ma­ti­za­do siem­pre que no es­tá en con­tra de la ri­que­za, sino de la ma­la uti­li­za­ción de la mis­ma. Du­ran­te el ser­vi­cio mi­li­tar des­va­li­jó un al­ma­cén de la com­pa­ñía pa­ra la que tra­ba­ja­ba. Te­nía 23 años cuan­do lo des­cu­brie­ron y se vio for­za­do a de­ser­tar y huir a Fran­cia pa­ra evi­tar ser con­de­na­do. Fue en Pa­rís don­de em­pe­zó a tra­ba­jar co­mo al­ba­ñil al tiem­po que mi­li­ta­ba de for­ma clan­des­ti­na en las ju­ven­tu­des anar­quis­tas. Co­no­ció a in­te­lec­tua­les co­mo An­dré Breton, Al­bert Ca­mus y el Che Gue­va­ra, en­tre otros, y pe­se a ser ca­si anal­fa­be­to, Lu­cio se con­vir­tió en uno de los ma­yo­res re­vo­lu­cio­na­rios con­tra el ca­pi­ta­lis­mo. Al­gu­nas ac­cio­nes no­to­rias en las que par­ti­ci­pó fue­ron la co­la­bo­ra­ción en la fu­ga del lí­der de los Pan­te­ras Ne­gras y en el in­ten­to de se­cues­tro del na­zi Klaus Bar­bie en Bo­li­via. “Lu­cio Ur­tu­bia es un qui­jo­te que no lu­chó con­tra los mo­li­nos de vien­to, sino con­tra gi­gan­tes de ver­dad”, di­jo de él Al­bert Boadella, pa­ra quien Lu­cio fal­si­fi­có los do­cu­men­tos de iden­ti­dad. Su nom­bre se con­vir­tió en le­yen­da cuan­do se des­cu­brie­ron las “ope­ra­cio­nes de re­cu­pe­ra­ción de di­ne­ro”, en las que li­de­ra­ba 30 equi­pos. La más so­na­da fue la es­ta­fa de 20 mi­llo­nes de dó­la­res al First Na­tio­nal City Bank (hoy Ci­tiBank). Lo hi­zo fal­si­fi­can­do tra­ve­lers checks (che­ques de via­je­ro) que fue­ron dis­tri­bui­dos por Eu­ro­pa y La­ti­noa­mé­ri­ca en­tre 1980 y 1982; él mis­mo creó las plan­chas de im­pre­sión con las que hi­zo 8.000 ho­jas de 25 che­ques de 100 dó­la­res ca­da uno. Lo no­to­rio es que, a di­fe­ren­cia de la ma­yo­ría de los es­ta­fa­do­res, Lu­cio Ur­tu­bia no se que­dó con el di­ne­ro pa­ra uso per­so­nal, sino que uti­li­zó lo re­cau­da­do pa­ra apo­yar dis­tin­tos mo­vi­mien­tos gue­rri­lle­ros. Y ade­más, la re­so­lu­ción fue de una in­te­li­gen­cia so­bre­sa­lien­te. Cuan­do fue de­te­ni­do, Lu­cio ad­vir­tió que, aun­que lo me­tie­ran en la cár­cel, la fal­si­fi­ca­ción con­ti­nua­ría, ya que las plan­chas de im­pre­sión no ha­bían si­do des­cu­bier­tas. Pa­só so­lo seis me­ses en pri­sión a cam­bio de en­tre­gar las plan­chas de im­pre­sión al ban­co, que ade­más pa­gó un gran di­ne­ro por ellas: unos 40 mi­llo­nes de fran­cos de la épo­ca. Pa­ra Lu­cio Ur­tu­bia, los cri­mi­na­les eran y son los ban­que­ros y po­lí­ti­cos: “Si el pa­ro y la mar­gi­na­ción crea­ran re­vo­lu­cio­na­rios, los Go­bier­nos aca­ba­rían con el pa­ro y la mar­gi­na­ción”.

Lu­cio Ur­tu­bia, anar­quis­ta y lu­cha­dor an­ti­fran­quis­ta, fo­to­gra­fia­do en su ca­sa dePa­rís en 2000.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.