PA­LOS DE CIE­GO

Quien no quie­ra ver que la de­mo­cra­cia es­tá en pe­li­gro en Oc­ci­den­te es que no quie­re ver la reali­dad. La pre­gun­ta es si es­ta­mos de­ter­mi­na­dos a de­fen­der­la.

El País Semanal - - SUMARIO - Por Ja­vier Cer­cas

LA CRI­SIS DE LA DE­MO­CRA­CIA: ese es el te­ma de nues­tro tiem­po. Por una vez, la pa­la­bra “cri­sis” no de­sig­na un cli­ché va­cío sino una reali­dad tan­gi­ble. La reali­dad es la si­guien­te. Des­de el fi­nal de la II Gue­rra Mun­dial, so­bre to­do des­de la caí­da de la URSS, so­lía acep­tar­se que la de­mo­cra­cia li­be­ral se vol­vía un sis­te­ma po­lí­ti­co irre­ver­si­ble en paí­ses prós­pe­ros que cam­bia­ban de Go­bierno va­rias ve­ces con­se­cu­ti­vas en elec­cio­nes li­bres; a tal vic­to­ria po­lí­ti­ca sin vuel­ta atrás es a lo que Fran­cis Fu­ku­ya­ma lla­mó a fi­na­les de los ochen­ta, en un en­sa­yo más ci­ta­do que leí­do, “el fin de la his­to­ria”. Aho­ra es ob­vio que Fu­ku­ya­ma se equi­vo­có, y que ni si­quie­ra en Eu­ro­pa y Es­ta­dos Uni­dos es­tá la de­mo­cra­cia ase­gu­ra­da. La ma­ni­fes­ta­ción más lla­ma­ti­va de es­te he­cho fue la elec­ción a la Ca­sa Blan­ca de Do­nald Trump, lo que de­mos­tró que los ciu­da­da­nos de la de­mo­cra­cia más an­ti­gua y po­de­ro­sa del mun­do acep­tan ser go­ber­na­dos por un hom­bre que po­ne en du­da de ma­ne­ra con­ti­nua­da y fla­gran­te las más ele­men­ta­les nor­mas de­mo­crá­ti­cas; pe­ro Trump no es­tá so­lo: las de­mo­cra­cias oc­ci­den­ta­les vie­nen sien­do asal­ta­das por una olea­da de po­pu­lis­tas que, ca­si siem­pre en nom­bre de la de­mo­cra­cia, vio­lan por sis­te­ma la de­mo­cra­cia (co­mo en­tre no­so­tros ocu­rrió en Ca­ta­lu­ña el oto­ño pa­sa­do). De he­cho, po­dría ar­gu­men­tar­se que el po­pu­lis­mo glo­bal de hoy es la más­ca­ra pos­mo­der­na del to­ta­li­ta­ris­mo glo­bal de los años trein­ta, y que la de­mo­cra­cia tie­ne que ba­tir­se hoy con­tra él co­mo se ba­tió en­ton­ces con­tra el to­ta­li­ta­ris­mo. La pre­gun­ta es si la de­mo­cra­cia pre­va­le­ce­rá, co­mo lo hi­zo en­ton­ces, y a qué pre­cio. Y la res­pues­ta no es­tá cla­ra. Esa es la cues­tión a la que, des­de ha­ce unos años, dan vuel­tas pen­sa­do­res de to­do el mun­do; el pe­núl­ti­mo es Yas­cha Mounk, pro­fe­sor de Har­vard y au­tor de un li­bro bri­llan­te que aca­ba de pu­bli­car en cas­te­llano la edi­to­rial Pai­dós: El pue­blo con­tra la de­mo­cra­cia. La te­sis bá­si­ca de Mounk es que hoy la de­mo­cra­cia li­be­ral se res­que­bra­ja por­que es­ta­mos se­pa­ran­do sus dos com­po­nen­tes esen­cia­les —la de­mo­cra­cia, que ase­gu­ra el res­pe­to a la voluntad po­pu­lar, y el li­be­ra­lis­mo, que ase­gu­ra el res­pe­to a las le­yes y por tan­to la igual­dad de de­re­chos—, lo que da lu­gar a dos per­ver­sio­nes de la de­mo­cra­cia: por un la­do, un li­be­ra­lis­mo no de­mo­crá­ti­co, que más o me­nos res­pe­ta las le­yes y los pro­ce­di­mien­tos, así co­mo los de­re­chos in­di­vi­dua­les, pe­ro que ape­nas tie­ne en cuen­ta la voluntad po­pu­lar, o pro­cu­ra ig­no­rar­la; por otro la­do, una de­mo­cra­cia ili­be­ral, que di­ce res­pe­tar la voluntad po­pu­lar pe­ro des­pre­cia la ley, los pro­ce­di­mien­tos y las ins­ti­tu­cio­nes in­de­pen­dien­tes que con­tro­lan el po­der. La pri­me­ra per­ver­sión con­du­ce a la tec­no­cra­cia, y su me­jor ejem­plo lo tu­vi­mos en ve­rano de 2015, cuan­do, des­pués de que los grie­gos re­cha­za­ran en re­fe­rén­dum el tra­ta­do pa­ra sa­lir de la cri­sis que les ofre­cía la UE, Ale­xis Tsi­pras acep­tó en Bru­se­las, obli­ga­do por la Troi­ka, un tra­ta­do to­da­vía más du­ro que el que sus con­ciu­da­da­nos se ha­bían ne­ga­do a acep­tar. La se­gun­da per­ver­sión con­du­ce al fin de la de­mo­cra­cia: ejem­plos de ella los te­ne­mos a dia­rio en Po­lo­nia, en Hun­gría, en Tur­quía —no di­ga­mos en Ve­ne­zue­la o Ru­sia—, don­de unos go­ber­nan­tes que alar­dean de de­mó­cra­tas y se con­si­de­ran la en­car­na­ción del pue­blo per­si­guen a sus ri­va­les po­lí­ti­cos, ig­no­ran a las mi­no­rías y con­tro­lan la jus­ti­cia, los pro­ce­sos elec­to­ra­les y los me­dios de co­mu­ni­ca­ción. A es­ta do­ble ame­na­za cre­cien­te nos en­fren­ta­mos, di­ce Mounk: un li­be­ra­lis­mo no de­mo­crá­ti­co (o de­re­chos sin de­mo­cra­cia) y una de­mo­cra­cia ili­be­ral (o de­mo­cra­cia sin de­re­chos). Tec­no­cra­cia o po­pu­lis­mo. Y lo peor es que la pri­me­ra no ha­ce más que ali­men­tar el se­gun­do, aho­ra mis­mo la prin­ci­pal ame­na­za pa­ra nues­tras li­ber­ta­des. El diag­nós­ti­co de Mounk no pa­re­ce pe­si­mis­ta: quien no quie­ra ver que la de­mo­cra­cia es­tá en pe­li­gro en Oc­ci­den­te es que no quie­re ver la reali­dad. La pre­gun­ta es si los de­fen­so­res de ese sis­te­ma po­lí­ti­co, que ha he­cho más que cual­quier otro por ex­ten­der la paz, la li­ber­tad y la pros­pe­ri­dad en el mun­do, es­ta­mos tan de­ter­mi­na­dos a de­fen­der­lo de sus enemi­gos co­mo lo es­tu­vie­ron nues­tros an­te­pa­sa­dos en los años trein­ta. Y aquí la res­pues­ta tam­po­co es­tá cla­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.