Ma­rian­ne Pit­zen, la re­vo­lu­ción de las ar­tis­tas

La re­vo­lu­ción de las ar­tis­tas

El País Semanal - - SUMARIO - POR JO­SÉ OVE­JE­RO FO­TO­GRA­FÍA DE ANA MA­RIA ARÉ­VA­LO GOSEN

Ale­ma­na au­to­di­dac­ta, fun­dó en los ochen­ta el pri­mer cen­tro de arte del mun­do que so­lo al­ber­ga obras con fir­mas fe­me­ni­nas.

TIE­NEN QUE ES­TAR des­nu­das las mu­je­res pa­ra en­trar en el Me­tro­po­li­tan Mu­seum?”. Qui­zá Ma­rian­ne Pit­zen (Stutt­gart, 1948) no se ha­bía he­cho es­ta pre­gun­ta que plan­tea­ron mu­chos años des­pués las Gue­rri­lla Girls co­mo par­te de una ac­ción reivin­di­ca­ti­va, pe­ro des­de muy jo­ven le lla­mó la aten­ción que ape­nas hu­bie­se cua­dros pin­ta­dos por mu­je­res en los gran­des mu­seos. Su pa­dre tra­ba­ja­ba en el Mi­nis­te­rio de Trans­por­te, por lo que ella po­día dis­po­ner de bi­lle­tes gra­tis en va­ca­cio­nes y se de­di­ca­ba a re­co­rrer Eu­ro­pa vi­si­tan­do cen­tros de arte. Y una y otra vez veía que las mu­je­res so­lo po­dían ser mo­de­los o te­ner un pa­pel pa­si­vo. Pe­ro ella que­ría ser ar­tis­ta, pin­ta­ba des­de ni­ña y le da­ba ra­bia pen­sar que tam­po­co en­tra­ría en el mu­seo con su tra­ba­jo. “De un pen­sa­mien­to na­ce una ava­lan­cha”, di­ce. Su obra era muy clá­si­ca, deu­do­ra de pin­to­ras del si­glo XIX. “No en­ten­día a los ar­tis­tas mo­der­nos: Beuys me da­ba mie­do”. Pe­ro esa eta­pa se pa­sa pron­to y co­mien­za a in­tere­sar­se por cons­truc­ti­vis­tas y ra­cio­na­lis­tas, fun­da una re­vis­ta de arte, abre una ga­le­ría y dis­fru­ta de la po­si­bi­li­dad de mos­trar lo que ha­cen otros, y so­bre to­do otras, no le in­tere­sa tan­to di­fun­dir su pro­pia obra co­mo crear es­pa­cios de diá­lo­go. Por­que pa­ra ella, des­de ca­si el prin­ci­pio, lo per­so­nal es so­cial y lo so­cial es po­lí­ti­co. A me­dia­dos de los años se­ten­ta crea con otras ar­tis­tas el gru­po Las mu­je­res dan for­ma a su ciu­dad en Bonn. “Que­ría­mos con­quis­tar to­da la ciu­dad, na­da me­nos”, di­ce rien­do (una y otra vez suel­ta esa ri­sa tra­vie­sa que po­dría re­sul­tar en­ga­ño­sa: Ma­rian­ne Pit­zen tie­ne muy po­co de in­fan­til y mu­cho de de­ci­di­da y am­bi­cio­sa). Que­rían dar for­ma a una ciu­dad en la que las mu­je­res pu­die­sen to­mar de­ci­sio­nes, crear pues­tos de tra­ba­jo in­tere­san­tes pa­ra ellas —li­bre­rías de mu­je­res, gru­pos li­te­ra­rios y de­por­ti­vos…— y que pu­die­sen vi­vir de ello. “Nues­tras uto­pías es­ta­ban li­ga­das a

lo co­ti­diano: qué ha­cer con los ni­ños, con­ta­mos o no con los hom­bres pa­ra que nos ayu­den… Un arte que no se en­tien­de co­mo ac­to po­lí­ti­co ca­re­ce de vi­sio­nes, se que­da en un di­ver­ti­men­to pri­va­do”. Pre­ten­dían de pa­so “hu­ma­ni­zar la so­cie­dad, con­se­guir una vi­da fe­liz y au­tó­no­ma pa­ra to­dos”. Pe­ro por lo pron­to tu­vie­ron que con­for­mar­se con ocu­par unos gran­des al­ma­ce­nes aban­do­na­dos don­de or­ga­ni­za­ban fies­tas, ha­cían per­for­man­ces, se di­ver­tían, se apo­ya­ban, crea­ban. Pit­zen pen­sa­ba (y hoy vuel­ve a reír so­bre su in­ge­nui­dad) que al ha­ber ele­gi­do un edi­fi­cio aban­do­na­do que no se veía des­de la ca­lle qui­zá las au­to­ri­da­des se ol­vi­da­rían de ellas. Pe­ro no fue así: los in­ten­tos de des­alo­jar­las fue­ron mu­chos; ese es­pa­cio va­cío en un ba­rrio cén­tri­co de Bonn re­sul­ta­ba tam­bién ape­ti­to­so pa­ra gru­pos ins­ti­tu­cio­na­li­za­dos de ar­tis­tas (do­mi­na­dos por hom­bres) que des­pre­cia­ban la ca­li­dad y las po­si­bi­li­da­des de esas crea­do­ras re­bel­des. Sin em­bar­go, y a pe­sar de las di­fi­cul­ta­des, so­bre to­do eco­nó­mi­cas, con­si­guie­ron una sub­ven­ción mu­ni­ci­pal, me­ce­nas, apo­yo de mu­chas ar­tis­tas, y el Mu­seo de las Mu­je­res, el pri­me­ro del mun­do de es­te ti­po, ha con­se­gui­do so­bre­vi­vir des­de su fun­da­ción en 1981 a to­das las cri­sis y to­das las ten­sio­nes. In­clu­so es­tán a pun­to de fir­mar un con­tra­to de com­pra del edi­fi­cio, aun­que les si­gue fal­tan­do di­ne­ro pa­ra el man­te­ni­mien­to (se no­ta en las ins­ta­la­cio­nes) y, lo que más due­le a Pit­zen, pa­ra ad­qui­rir obra de mu­je­res ar­tis­tas, co­sa que aho­ra les re­sul­ta im­po­si­ble: la ma­yo­ría de los fon­dos del mu­seo pro­ce­de de do­na­cio­nes. Hoy, ca­si 40 años des­pués, si­guen fie­les al pro­gra­ma ini­cial: ha­cer si­tio al arte con­tem­po­rá­neo de las mu­je­res y re­cu­pe­rar la his­to­ria no so­lo de las ar­tis­tas, tam­bién de las que pe­lea­ron y su­frie­ron bru­tal­men­te ba­jo una so­cie­dad pa­triar­cal. En muy po­co tiem­po se dan la mano en el mu­seo una ex­po­si­ción so­bre el cen­te­na­rio del de­re­cho a vo­to de las mu­je­res en Alemania ha­cien­do hin­ca­pié en las lu­cha­do­ras que lo hi­cie­ron po­si­ble; otra so­bre las con­so­la­do­ras, mu­je­res con­ver­ti­das en es­cla­vas se­xua­les por el ejér­ci­to ja­po­nés, acom­pa­ña­da de en­cuen­tros y con­fe­ren­cias, tam­bién so­bre los abu­sos y vio­la­cio­nes por

ejér­ci­tos y gru­pos ar­ma­dos ac­ti­vos hoy día; y pró­xi­ma­men­te una ex­po­si­ción que ce­le­bra el cen­te­na­rio de la Bauhaus, mo­vi­mien­to ar­tís­ti­co tan re­vo­lu­cio­na­rio en al­gu­nos sen­ti­dos pe­ro en cu­ya es­cue­la, vis­to el in­te­rés que des­per­ta­ba en las ar­tis­tas, se de­ci­dió que las mu­je­res no pu­die­sen cons­ti­tuir más del 10% del alum­na­do y se les prohi­bió par­ti­ci­par en al­gu­nos cur­sos, co­mo los de ar­qui­tec­tu­ra. En la mues­tra ten­drán ca­bi­da mu­chas de aque­llas mu­je­res que se sin­tie­ron atraí­das por uno de los ras­gos bá­si­cos del mo­vi­mien­to: au­nar el arte y lo co­ti­diano. Ha­blar con Ma­rian­ne Pit­zen so­bre el cen­tro que di­ri­ge es fá­cil: se en­tu­sias­ma, se ex­tien­de en de­ta­lles

Pit­zen pin­ta­ba des­de ni­ña y le da­ba ra­bia pen­sar que nun­ca ex­pon­dría en un mu­seo por­que la mu­jer te­nía un pa­pel pa­si­vo

del pa­sa­do y de pro­yec­tos fu­tu­ros. Lo di­fí­cil es que ha­ble de su pro­pio arte; en­se­gui­da lle­va la con­ver­sa­ción ha­cia el tra­ba­jo con otros mu­seos, los con­tac­tos in­ter­na­cio­na­les, los pro­yec­tos con­jun­tos. Se ríe cuan­do se lo ha­go no­tar; “tí­pi­co”, di­ce, y du­ran­te un ra­to con­se­gui­ré que ha­ble de su tra­ba­jo ar­tís­ti­co, del que lo po­lí­ti­co y lo so­cial no es­tán ex­clui­dos. Cuan­do de­jó la pin­tu­ra más tra­di­cio­nal se pu­so a di­bu­jar pro­yec­tos de ciu­da­des utó­pi­cas que des­pués se fue­ron con­vir­tien­do en ma­que­tas en las que pla­ni­fi­ca­ba nue­vas for­mas de con­vi­ven­cia. En el mu­seo ha­bían ha­bi­li­ta­do es­pa­cios con ta­lle­res pa­ra las ar­tis­tas y te­ner más es­pa­cio per­mi­tía tam­bién ima­gi­nar pro­yec­tos más am­bi­cio­sos: “An­tes mu­chas te­nían que crear sus obras en la me­sa de la cocina”. Ma­rian­ne Pit­zen pron­to pa­só de las ma­que­tas a es­cul­pir con pa­pel y co­la. Lo más ca­rac­te­rís­ti­co de su obra es­cul­tó­ri­ca son sus ma­tro­nas, con­jun­tos de mu­je­res to­ca­das con un vo­lu­mi­no­so pei­na­do o co­fia; quien las vea pen­sa­rá que imi­tan el pei­na­do pe­cu­liar de la ar­tis­ta (en reali­dad lo lle­va des­de los 17 años, cuan­do se que­dó im­pre­sio­na­da por la Da­ma de El­che), pe­ro se ba­san en las ma­tro­nas de ori­gen cel­ta y ve­ne­ra­das por ger­ma­nos y ro­ma­nos que se han en­con­tra­do en la re­gión re­na­na. Otra vez la his­to­ria dán­do­se la mano con lo reivin­di­ca­ti­vo, to­das esas mu­je­res, nun­ca so­las, que pa­re­cen in­mer­sas en una con­ver­sa­ción en­tre ellas: “No

se me ocu­rri­ría crear una es­cul­tu­ra so­li­ta­ria, siem­pre me in­tere­sa la so­cie­dad, así que en­se­gui­da el pro­yec­to se me con­vir­tió en una es­pe­cie de par­la­men­to de ma­tro­nas”. En 2010, por el quin­to cen­te­na­rio de Fran­cis­co de Bor­ja, le en­car­ga­ron que mon­ta­se una obra en el Es­pai d’Art en Gan­día. “Te­nía a mi dis­po­si­ción 800 me­tros cua­dra­dos”, di­ce en­tu­sias­ma­da. ¿Y qué te­ma eli­gió? Uno que de nue­vo la re­tra­ta, la vi­da de Lu­cre­cia Bor­gia, de­nos­ta­da por tan­tos his­to­ria­do­res que vie­ron en ella a una ase­si­na san­grien­ta, pe­ro que hoy se pue­de ver ba­jo otra luz: la de una jo­ven cul­ta e in­te­li­gen­te en un mun­do de hom­bres que vio una y otra vez có­mo sus su­ce­si­vos ma­ri­dos y nu­me­ro­sos pa­rien­tes fue­ron ase­si­na­dos, pe­ro que tu­vo la for­ta­le­za su­fi­cien­te pa­ra so­bre­vi­vir y man­te­ner un ac­ti­vo in­te­rés por la ad­mi­nis­tra­ción y por la cul­tu­ra. Hoy Pit­zen es­tá tra­ba­jan­do en un con­jun­to de fi­gu­ras ten­di­das en el sue­lo, per­so­nas sin te­cho. “Blan­cas y el sue­lo se­rá blan­co tam­bién, así pue­do ju­gar con el con­tras­te de lu­ces y som­bras”. Pe­ro el co­lor no se ve aún: es­tá en la fa­se de dar for­ma a sus fi­gu­ras, co­mo ha­ce siem­pre, con pa­pel de pe­rió­di­co: “El prin­ci­pio es sim­ple, en el in­te­rior se en­cuen­tra el co­no­ci­mien­to que hay en los pe­rió­di­cos, ro­to, ras­ga­do, y lue­go van otras ca­pas, la his­to­ria, y por úl­ti­mo el co­lor. Yo no po­dría me­ter ahí una es­truc­tu­ra de alam­bre, lo que hay en el in­te­rior es im­por­tan­te”. Cuan­do le pre­gun­to si cree que un mu­seo co­mo el su­yo aún tie­ne uti­li­dad, ya que hoy las mu­je­res han con­quis­ta­do su es­pa­cio en el arte (po­cos días an­tes un cua­dro de la bri­tá­ni­ca Jenny Sa­vi­lle se ha con­ver­ti­do en el más ca­ro de una ar­tis­ta vi­va), res­pon­de que por su­pues­to. Pri­me­ro por­que las mu­je­res ex­po­nen más que an­tes, pe­ro su obra ra­ra vez per­ma­ne­ce: los mu­seos si­guen com­pran­do mu­cha más obra de hom­bres. Ade­más, las jó­ve­nes ar­tis­tas se han di­ri­gi­do de ma­ne­ra pre­do­mi­nan­te a los nue­vos me­dios y nue­vas for­mas de ex­pre­sión (del ví­deo a la per­for­man­ce), que no es­ta­ban tan ocu­pa­das por los hom­bres, y esas for­mas de arte son más efí­me­ras o se de­te­rio­ran con ra­pi­dez, así que hay que se­guir man­te­nien­do vi­va la me­mo­ria del tra­ba­jo de las mu­je­res. Y por úl­ti­mo, por­que mu­chas ar­tis­tas atra­vie­san una eta­pa, la de la ma­ter­ni­dad, en la que aun­que si­gan crean­do a me­nu­do se sa­len de los cir­cui­tos, se vuel­ven me­nos vi­si­bles, y pa­ra un di­rec­tor de un mu­seo, tam­bién pa­ra un ga­le­ris­ta, quien no es co­no­ci­do a los 40 es­tá muer­to. Por eso ha crea­do el Pre­mio Ga­brie­le Mün­ter des­ti­na­do a mu­je­res ar­tis­tas ma­yo­res de 40 años: pa­ra con­tri­buir a dar vi­si­bi­li­dad a esas crea­do­ras en una edad com­pli­ca­da pa­ra asen­tar­se en el mun­do del arte. Que­da mu­cho por ha­cer, pe­ro eso les to­ca a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes de mu­je­res, di­ce Ma­rian­ne Pit­zen, mu­cho me­jor pre­pa­ra­das. Pe­ro aun­que es­ta ale­ma­na au­to­di­dac­ta no pue­da pre­su­mir de una for­ma­ción ar­tís­ti­ca re­gla­men­ta­da no se pue­de de­cir que no ha­ya lle­ga­do le­jos. Y, lo más im­por­tan­te, no ha lle­ga­do so­la, sino que ha arras­tra­do a mu­chas otras ar­tis­tas que com­par­ten su en­tu­sias­mo y su de­seo de trans­for­mar la reali­dad me­dian­te el arte sin per­der la ale­gría y la ca­pa­ci­dad de trans­gre­sión.

El mu­seo ha­bi­li­tó ta­lle­res de tra­ba­jo pa­ra las ar­tis­tas. “An­tes mu­chas te­nían que crear sus obras en la me­sa de la cocina”

Arri­ba, Pit­zen, en uno de los ta­lle­res del mu­seo, y fa­cha­da del Mu­seo de las Mu­je­res de Bonn y es­cul­tu­ra de Ire­ne Kul­nig. En la si­guien­te pá­gi­na, ca­fe­te­ría del mu­seo, y dis­tin­tas obras ex­pues­tas en es­te cen­tro pio­ne­ro.

De­ba­jo, en pri­mer plano, obra de Ul­ri­ke Reutlin­ger, y al fon­do, sím­bo­lo fe­me­nino co­si­do por va­rias mu­je­res den­tro de las ac­ti­vi­da­des del mu­seo. Pit­zen lle­va ca­si 30 años al fren­te del Mu­seo de las Mu­je­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.