PAM­PLI­NAS

Los ac­ci­den­tes de co­che pro­vo­can más muer­tes que las gue­rras, el te­rro­ris­mo y los crí­me­nes jun­tos: dos por mi­nu­to.

El País Semanal - - SUMARIO - Por Mar­tín Ca­pa­rrós

AHO­RA ES FÁ­CIL ma­tar: va­mos ar­ma­dos to­do el tiem­po. Por mi­le­nios fue una ta­rea com­pli­ca­da: ha­bía que pe­gar mu­cho o he­rir mu­cho o apre­tar mu­cho pa­ra aca­bar con al­guien. Des­pués las ba­las fa­ci­li­ta­ron la fae­na, pe­ro lle­var una pis­to­la se­guía sien­do una elec­ción fuer­te. Aho­ra, en cam­bio, cual­quie­ra tie­ne un co­che y la op­ción de ace­le­rar­lo: la po­si­bi­li­dad con­ti­nua de ma­tar. La ci­vi­li­za­ción son las ra­yas blan­cas: ese signo que ha­ce que al­guien con ca­ba­llos de fuer­za ce­da an­te al­guien sin ellos so­lo por­que su so­cie­dad lo obli­ga o lo con­ven­ce. Pe­ro, más allá de re­glas y cui­da­dos, más allá de pro­pó­si­tos, los co­ches ma­tan co­mo na­da. Ca­da año mue­ren en ac­ci­den­tes via­les al­re­de­dor del mun­do cer­ca de 1.300.000 per­so­nas: unas 3.500 ca­da día, más de 2 ca­da mi­nu­to to­dos los mi­nu­tos. El te­rro­ris­mo, las gue­rras y los crí­me­nes su­ma­dos ma­tan me­nos. El au­to­mó­vil es co­sa de ri­cos pe­ro sus muer­tes no: 9 de ca­da 10 ocu­rren en los paí­ses de in­gre­so me­dio y ba­jo, que so­lo tie­nen la mi­tad de los au­tos del mun­do. Sus co­ches es­tán peor, sus ca­rre­te­ras es­tán peor —y las re­glas tie­nen me­nos fuer­za por­que sus Es­ta­dos no pue­den o quie­ren im­po­ner­las. Pe­ro tam­bién en los paí­ses po­de­ro­sos se mue­re de­ma­sia­do por cul­pa de los co­ches. Y la reac­ción so­cial no es­tá a la al­tu­ra. El tru­co es que la muer­te vial se pre­sen­ta co­mo la for­ma úl­ti­ma de la res­pon­sa­bi­li­dad in­di­vi­dual: si us­ted no be­be, si no se duer­me, si no mi­ra el mó­vil, si se ata, si cui­da su co­che, no le va a pa­sar na­da. No es cier­to —la mi­tad de las víctimas son pea­to­nes, ci­clis­tas, mo­te­ros—, pe­ro eso per­mi­te que los prin­ci­pa­les res­pon­sa­bles del mun­do au­to­mo­tor, sus fa­bri­can­tes, em­pie­cen a con­ven­cer­nos de que ellos mis­mos van a so­lu­cio­nar­lo. Apro­ve­chan el ai­re de los tiem­pos. Ca­va­fis lo es­cri­bió, co­mo siem­pre, me­jor: la ciu­dad en­te­ra se ha­bía reuni­do a es­pe­rar a los bár­ba­ros, y rei­na­ba el te­mor, el tem­blor, la es­pe­ran­za de que esa irrup­ción les cam­bia­ra las vi­das. Aho­ra ya no es­pe­ra­mos a los bár­ba­ros; es­pe­ra­mos a las má­qui­nas. Du­ran­te si­glos, las má­qui­nas fue­ron he­rra­mien­tas pa­ra ha­cer más lo que ya ha­cía­mos: en lu­gar de ro­tu­rar con un pa­lo, un ara­do abría sur­cos; en lu­gar de mo­ler con mor­te­ro, un mo­lino apro­ve­cha­ba el vien­to; en lu­gar de ha­cer cuen­tas, una cal­cu­la­do­ra con­ta­ba mi­llo­na­das. Des­pués se vol­vie­ron he­rra­mien­tas pa­ra ha­cer lo que no ha­cía­mos: an­tes del te­lé­fono era im­po­si­ble ha­blar a la dis­tan­cia, an­tes de los Rayos X na­die ha­bía vis­to el in­te­rior de un cuer­po vi­vo, an­tes de los avio­nes no vo­lá­ba­mos. Aho­ra es­pe­ra­mos que em­pie­cen a sal­var­nos de no­so­tros mis­mos: que ha­gan bien lo que ha­ce­mos muy mal. La téc­ni­ca es­tá avan­zan­do so­bre nues­tras de­ci­sio­nes —en to­dos los cam­pos. Es aque­llo de que los gi­gan­tes de la Red, sin ir más le­jos, em­pie­zan a sa­ber so­bre no­so­tros más que no­so­tros mis­mos y nos di­cen qué de­be­ría­mos ha­cer, leer, mi­rar, co­mer, com­prar. O el repu­tado VAR, que de­mues­tra ca­da do­min­go en mi­llo­nes de pan­ta­llas que los hom­bres —los ár­bi­tros, una es­pe­cie par­ti­cu­lar de hom­bres— se equi­vo­can mu­cho pe­ro la máquina sa­be co­rre­gir­los. A eso ven­drían los co­ches real­men­te au­to­mó­vi­les. Ro­dear­se de una to­ne­la­da de plás­ti­co y me­tal pa­ra ir a tra­ba­jar ca­da ma­ña­na es un fra­ca­so ci­vi­li­za­to­rio —y si esa to­ne­la­da ma­ta, el fra­ca­so es ul­tra­je. En lu­gar de so­lu­cio­nar­lo de otros mo­dos, las gran­des au­to­mo­tri­ces em­pie­zan a pro­me­ter co­ches que se ma­ne­ja­rán so­los, es de­cir: que no nos per­mi­ti­rán ha­cer­lo mal. Di­cen que sa­brán con­du­cir­se y así sal­va­rán mu­chas vi­das —en los paí­ses y sec­to­res que pue­dan pa­gar­los. Qui­zá sea cier­to. Qui­zá sea ver­dad que no hay na­da tan pe­li­gro­so co­mo los hom­bres —y se pue­da des­ac­ti­var­los po­co a po­co. Qui­zá, co­mo tam­bién se di­ce, nos va­ya­mos vol­vien­do in­ne­ce­sa­rios. Quién pu­die­ra ima­gi­nar có­mo con­ta­rán, en­ton­ces, las má­qui­nas su his­to­ria. O, me­jor: de qué se que­ja­rán.

La pe­lí­cu­la Bla­de Run­ner an­ti­ci­pó con­cep­tos en tornoa la mo­vi­li­dad del fu­tu­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.