El tic­tac que nos mue­ve

Un via­je des­de el ori­gen del uni­ver­so has­ta nues­tros días pa­ra re­fle­xio­nar so­bre el tiem­po. Es lo que el au­tor de es­te tex­to es­bo­za en su nue­vo li­bro, Por qué el tiem­po vue­la, del que pre­sen­ta­mos es­te ex­trac­to.

El País Semanal - - SUMARIO - POR ALAN BUR­DICK ILUS­TRA­CIÓN DE SONIA PU­LI­DO

AL­GU­NAS NO­CHES, úl­ti­ma­men­te más de las que qui­sie­ra, me des­pier­to con el so­ni­do del re­loj que ten­go jun­to a la ca­ma. La ha­bi­ta­ción es­tá os­cu­ra, sin de­ta­lles, y en la os­cu­ri­dad el cuar­to se ex­pan­de de tal ma­ne­ra que ten­go la sen­sa­ción de es­tar al ai­re li­bre, ba­jo un va­cío cie­lo in­fi­ni­to, aun­que al mis­mo tiem­po ba­jo tie­rra, en una enor­me ca­ver­na. Po­dría es­tar ca­yen­do por el es­pa­cio. Po­dría es­tar so­ñan­do. Po­dría es­tar muer­to. So­lo se mue­ve el re­loj, con su tic­tac cons­tan­te, pau­sa­do, im­pla­ca­ble. En esos mo­men­tos com­pren­do con la cla­ri­dad más es­pe­luz­nan­te que el tiem­po se mue­ve en una so­la di­rec­ción. Al prin­ci­pio, o jus­to an­tes del prin­ci­pio, no exis­tía el tiem­po. Se­gún los cos­mó­lo­gos, el uni­ver­so co­men­zó ha­ce ca­si 14.000 mi­llo­nes de años con una gran ex­plo­sión o Big Bang y, en un ins­tan­te, se ex­pan­dió has­ta al­go más pró­xi­mo a su ta­ma­ño ac­tual, y con­ti­núa ex­pan­dién­do­se a una ve­lo­ci­dad su­pe­rior a la de la luz. An­tes de to­do eso, sin em­bar­go, no ha­bía na­da: ni ma­sa, ni ma­te­ria, ni ener­gía, ni gra­ve­dad, ni mo­vi­mien­to, ni cam­bio. No ha­bía tiem­po. Tal vez tú pue­das ima­gi­nar có­mo era aque­llo. Yo soy in­ca­paz de com­pren­der­lo. Mi men­te se nie­ga a acep­tar la idea y, en lu­gar de ello, in­sis­te en pre­gun­tar: ¿De dón­de vino el uni­ver­so? ¿Có­mo apa­re­ce al­go a par­tir de la na­da? Acep­te­mos co­mo hi­pó­te­sis que qui­zás el uni­ver­so no exis­tie­ra an­tes del Big Bang, pe­ro ex­plo­tó en al­go, ¿no? ¿De qué se tra­ta­ba? ¿Qué ha­bía an­tes del prin­ci­pio? For­mu­lar es­tas pre­gun­tas, di­ce el as­tro­fí­si­co Step­hen Haw­king, es co­mo es­tar en el Po­lo Sur y pre­gun­tar por dón­de se va al sur: “Los tiem­pos pa­sa­dos sim­ple­men­te no po­drían de­fi­nir­se”. Tal vez Haw­king es­té in­ten­tan­do tran­qui­li­zar­nos. Lo que pa­re­ce que­rer de­cir es que el len­gua­je hu­mano po­see un lí­mi­te. No­so­tros (o al me­nos el res­to de no­so­tros) lle­ga­mos a es­te lí­mi­te ca­da vez que re­fle­xio­na­mos so­bre lo cós­mi­co. Ima­gi­na­mos me­dian­te ana­lo­gías y me­tá­fo­ras: esa co­sa ex­tra­ña y vas­ta es co­mo es­ta otra más pe­que­ña y más fa­mi­liar. El uni­ver­so es una ca­te­dral, un me­ca­nis­mo de re­lo­je­ría, un hue­vo. Pe­ro los pa­ra­le­lis­mos aca­ban di­ver­gien­do; so­lo un hue­vo es un hue­vo. Es­tas ana­lo­gías atraen pre­ci­sa­men­te por­que cons­ti­tu­yen ele­men­tos tan­gi­bles del uni­ver­so. Co­mo tér­mi­nos son au­to­su­fi­cien­tes, pe­ro no pue­den con­te­ner al con­te­ne­dor que los en­glo­ba. Lo mis­mo su­ce­de con el tiem­po. Ca­da vez que ha­bla­mos de él, lo ha­ce­mos en tér­mi­nos de al­go me­nor. En­con­tra­mos o per­de­mos tiem­po co­mo un jue­go de lla­ves, lo aho­rra­mos y lo gas­ta­mos co­mo el di­ne­ro. El tiem­po pa­sa, se des­li­za, vue­la, se es­ca­pa, flu­ye y se de­tie­ne; es abun­dan­te o es­ca­so; pe­sa so­bre no­so­tros de ma­ne­ra pal­pa­ble. Las cam­pa­nas sue­nan du­ran­te un tiem­po “lar­go” o “cor­to”, co­mo si su so­ni­do pu­die­ra me­dir­se con una re­gla. La in­fan­cia se ale­ja, los pla­zos se acer­can. Los fi­ló­so­fos con­tem­po­rá­neos Geor­ge La­koff y Mark Johnson han pro­pues­to un ex­pe­ri­men­to men­tal: por un mo­men­to, in­ten­ta abor­dar el tiem­po es­tric­ta­men­te en sus pro­pios tér­mi­nos, des­po­ja­do de to­da me­tá­fo­ra. Que­da­rás con las ma­nos va­cías.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.