La le­yen­da del tiem­po sub­ma­rino

El País Semanal - - SUMARIO - Por San­tia­go Ce­drún

Los avan­ces de me­dia­dos del si­glo XX en las téc­ni­cas de bu­ceo die­ron lu­gar a nue­vas so­lu­cio­nes de adap­ta­ción hu­ma­na a un me­dio du­rí­si­mo, don­de la fia­bi­li­dad ho­ra­ria po­día de­ter­mi­nar la vi­da o la muer­te du­ran­te una in­mer­sión. Me­dio si­glo des­pués, aque­llos re­lo­jes le­gen­da­rios reviven con sa­lud de ace­ro.

LA HIS­TO­RIA DE la re­lo­je­ría ha es­ta­do vin­cu­la­da al mar des­de el si­glo XVIII, cuan­do las po­ten­cias na­va­les or­ga­ni­za­ron con­cur­sos pa­ra re­sol­ver el lla­ma­do “pro­ble­ma de la lon­gi­tud”. Du­ran­te si­glos, la im­po­si­bi­li­dad pa­ra de­ter­mi­nar es­ta coordenada y, por tan­to, la po­si­ción de un bu­que ale­ja­do de la cos­ta se ha­bía co­bra­do las vi­das de tri­pu­la­cio­nes en­te­ras que em­bes­tían un es­co­llo o eran in­ca­pa­ces de en­con­trar un puer­to en el que avi­tua­llar­se. En 1759, John Ha­rri­son, un mo­des­to re­lo­je­ro in­glés, con­si­guió fa­bri­car el pri­mer re­loj lo bas­tan­te re­du­ci­do y pre­ci­so co­mo pa­ra con­ser­var a bor­do la ho­ra de un pun­to de re­fe­ren­cia te­rres­tre (Green­wich) que, com­pa­ra­da con la ho­ra lo­cal, per­mi­tía fi­jar la po­si­ción exac­ta del bar­co. El cro­nó­me­tro ma­rino de Ha­rri­son fue in­me­dia­ta­men­te adop­ta­do por Ja­mes Co­ok en sus ex­plo­ra­cio­nes de los ma­res del Sur y des­de ese mo­men­to, en sus múl­ti­ples

desa­rro­llos y va­rian­tes, se­ría una he­rra­mien­ta in­dis­pen­sa­ble pa­ra la na­ve­ga­ción, has­ta que, a co­mien­zos del si­glo XX, la apa­ri­ción de la ra­dio y la te­le­gra­fía sin hi­los hi­cie­ron po­si­ble la re­cep­ción de las se­ña­les ho­ra­rias in­ter­na­cio­na­les. Aun­que la prác­ti­ca del bu­ceo es tan an­ti­gua co­mo la de la na­ve­ga­ción, ha­cia 1907, año de la pu­bli­ca­ción de las ta­blas de des­com­pre­sión de Hal­da­ne, se­guía tro­pe­zan­do con las mis­mas li­mi­ta­cio­nes que a fi­nes del si­glo XVIII. Los tra­jes de bu­zo se fa­bri­ca­ban en alea­cio­nes muy pe­sa­das des­ti­na­das a so­por­tar la pre­sión, lo que re­du­cía la mo­vi­li­dad, y aún no se ha­bía en­con­tra­do otro sis­te­ma pa­ra res­pi­rar ba­jo el agua que el de bom­bear ai­re por me­dio de un tu­bo co­nec­ta­do con la su­per­fi­cie. No se­ría has­ta 1945 cuan­do Emi­le Gag­nan y Jac­ques-Yves Cous­teau co­mer­cia­li­za­rían la pri­me­ra es­ca­fan­dra au­tó­no­ma, com­pues­ta por una bo­te­lla de ai­re com­pri­mi­do y un re­gu­la­dor en­car­ga­do de pro­por­cio­nar ai­re a la mis­ma pre­sión que el agua en la que evo­lu­cio­na­ba el sub­ma­ri­nis­ta. Sur­gía en­ton­ces la ne­ce­si­dad de ad­mi­nis­trar el oxí­geno y, en con­se­cuen­cia, de me­dir el tiem­po de in­mer­sión, así co­mo las pa­ra­das de des­com­pre­sión du­ran­te el as­cen­so a la su­per­fi­cie. Pe­ro en 1945 to­da­vía no exis­tía un re­loj ca­paz de to­do eso. El re­loj de pul­se­ra se ha­bía po­pu­la­ri­za­do len­ta­men­te a par­tir de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, cuan­do pi­lo­tos y ar­ti­lle­ros adop­ta­ron la cos­tum­bre de fi­jar sus re­lo­jes de bol­si­llo a la mu­ñe­ca pa­ra con­sul­tar la ho­ra sin te­ner que ocu­par las ma­nos. Des­pués del con­flic­to, las com­pa­ñías re­lo­je­ras tu­vie­ron que agu­zar el in­ge­nio pa­ra me­jo­rar la re­sis­ten­cia a los gol­pes y al agua, y pa­ra con­ven­cer a sus clien­tes de que sus pro­duc­tos es­ta­rían tan se­gu­ros en sus mu­ñe­cas co­mo an­tes lo ha­bían es­ta­do en sus bol­si­llos. A lo lar­go de los años vein­te, pa­ten­ta­ron va­rios sis­te­mas pa­ra me­jo­rar el her­me­tis­mo, des­cu­brie­ron los cris­ta­les mi­ne­ra­les irrom­pi­bles y co­mer­cia­li­za­ron el pri­mer me­ca­nis­mo au­to­má­ti­co. Es­tas in­no­va­cio­nes hi­cie­ron po­si­ble el desa­rro­llo de los pri­me­ros re­lo­jes real­men­te re­sis­ten­tes al agua. El más fa­mo­so fue el Ro­lex Oys­ter, lla­ma­do así por­que se ba­sa­ba en una ca­ja redonda —lo que me­jo­ra­ba su es­tan­quei­dad— y con fon­do ros­ca­do que se ce­rra­ba tan her­mé­ti­ca­men­te co­mo una os­tra. Hans Wils­dorf, fun­da­dor de la jo­ven com­pa­ñía, vio en la ges­ta de Mer­ce­des Gleit­ze, que se pro­po­nía atra­ve­sar a na­do el ca­nal de la Man­cha, una oca­sión pa­ra dar­lo a co­no­cer al gran pú­bli­co. Efec­ti­va­men­te, el 21 de no­viem­bre de 1927, la na­da­do­ra se lan­zó al agua des­de las cos­tas fran­ce­sas con un Oys­ter al cue­llo. Aun­que el frío le im­pi­dió com­ple­tar la travesía, su ha­za­ña tu­vo una re­per­cu­sión in­me­dia­ta, ya que Wils­dorf ha­bía to­ma­do la pre­cau­ción de com­prar la pri­me­ra pla­na del Daily Mail. El Oys­ter aún es­ta­ba le­jos de ser el re­loj ca­si in­des­truc­ti­ble en que se con­ver­ti­ría más tar­de, pe­ro ha­bía lle­ga­do in­tac­to y Wils­dorf ha­bía tra­za­do las lí­neas maes­tras de su com­pa­ñía: pro­duc­tos de al­tas pres­ta­cio­nes téc­ni­cas y una pu­bli­ci­dad ba­sa­da en la aso­cia­ción de la mar­ca con gran­des lo­gros de­por­ti­vos o cien­tí­fi­cos. Sin em­bar­go, el pri­mer re­loj es­pe­cí­fi­ca­men­te di­se­ña­do pa­ra la in­mer­sión fue el Ome­ga Ma­ri­ne, que con­ta­ba con una ca­ja do­ble cu­ya efi­ca­cia que­da­ría pro­ba­da por dos dé­ca­das de rei­na­do ab­so­lu­to. Pro­ba­ble­men­te ins­pi­rán­do­se en las téc­ni­cas pu­bli­ci­ta­rias de Wils­dorf, en 1936 Ome­ga re­cu­rrió al ex­plo­ra­dor sub­acuá­ti­co Wi­lliam Bee­be, in­ven­tor de la ba­tis­fe­ra, pa­ra una se­rie de prue­bas en el la­go Le­mán du­ran­te las cua-

les el Ma­ri­ne so­por­tó una in­mer­sión de 30 mi­nu­tos a 73 me­tros de pro­fun­di­dad. Aun así, es­te re­loj re­pre­sen­ta­ba más la cul­mi­na­ción de una lar­ga bús­que­da que el co­mien­zo de una nue­va épo­ca.

BA­SI­LEA, 1953: EL RE­LOJ DE BU­CEO MO­DERNO

A co­mien­zos de los años cin­cuen­ta, Francia es­ta­ba re­or­ga­ni­zan­do su ejér­ci­to. En un con­tex­to de in­ci­pien­te Gue­rra Fría, la Ma­ri­na Na­cio­nal y el ser­vi­cio se­cre­to crea­ron una uni­dad de bu­zos de com­ba­te a car­go del ca­pi­tán Bob Ma­lou­bier, an­ti­guo co­man­do de las Fuer­zas de la Francia Li­bre con un am­plio his­to­rial ope­ra­ti­vo. Es­ta uni­dad de éli­te ne­ce­si­ta­ba un ma­te­rial acor­de a su mi­sión y a las nue­vas téc­ni­cas de bu­ceo, aho­ra li­be­ra­do de su de­pen­den­cia de la su­per­fi­cie por la es­ca­fan­dra au­tó­no­ma de Gag­nan y Cous­teau. No les fue di­fí­cil en­con­trar pro­fun­dí­me­tros y brú­ju­las, pe­ro no exis­tía un re­loj lo bas­tan­te fia­ble co­mo pa­ra con­fiar­le la se­gu­ri­dad de sus in­mer­sio­nes. El ca­pi­tán Ma­lou­bier de­fi­nió con sus hom­bres un plie­go de con­di­cio­nes y acu­dió a di­ver­sos fa­bri­can­tes. La he­rra­mien­ta que ne­ce­si­ta­ban de­bía fa­ci­li­tar la lec­tu­ra de la ho­ra ba­jo el agua me­dian­te la uti­li­za­ción de in­di­ca­do­res blan­cos so­bre fon­do negro y la ge­ne­ro­sa apli­ca­ción de ma­te­rial lu­mi­nis­cen­te en in­di­ca­do­res y agu­jas. Ade­más, de­bía con­tar con un bi­sel gi­ra­to­rio gra­dua­do y con un pun­to lu­mi­no­so a las 12, de mo­do que cuan­do el bu­zo gi­ra­se el bi­sel pa­ra ali­near el pun­to lu­mi­no­so con la agu­ja mi­nu­te­ra, la evo­lu­ción de es­ta úl­ti­ma in­di­ca­se el tiem­po trans­cu­rri­do y de cuán­to más dis­po­nía pa­ra com­ple­tar la in­mer­sión. Tras al­gu­nas ne­ga­ti­vas y al­gún co­men­ta­rio so­bre el es­ca­so fu­tu­ro del pro­yec­to, Jean-Jac­ques Fiech­ter, di­rec­tor de la ma­nu­fac­tu­ra Blanc­pain, acep­tó el re­to. De he­cho, es­te bu­zo afi­cio­na­do in­tro­du­jo al­gu­nas me­jo­ras en el di­se­ño de Ma­lou­bier, es­pe­cial­men­te una que más tar­de de­fi­ni­ría el es­tán­dar del gé­ne­ro: el bi­sel ha­bía de ser uni­di­rec­cio­nal pa­ra evi­tar mo­vi­mien­tos ac­ci­den­ta­les que fal­sea­ran la lec­tu­ra y pu­sie­sen en pe­li­gro la vi­da del sub­ma­ri­nis­ta. El re­sul­ta­do de es­ta co­la­bo­ra­ción fue el mí­ti­co Fifty Fat­homs, o “cin­cuen­ta bra­zas” —pro­fun­di­dad má­xi­ma (91 me­tros) a la que era po­si­ble des­cen­der con la mez­cla de oxí­geno y ni­tró­geno de la épo­ca—, pre­sen­ta­do ofi­cial­men­te en la Fe­ria de Ba­si­lea de 1953. En esa mis­ma edi­ción se pre­sen­tó tam­bién el Zo­diac Sea­wolf, que, aun­que con ca­rac­te­rís­ti­cas di­fe­ren­tes, fue

otro re­loj de bu­ceo ne­ta­men­te mo­derno. A fi­nes de 1953 apa­re­ció el Ro­lex Sub­ma­ri­ner, que se­ría pre­sen­ta­do ofi­cial­men­te en la Fe­ria de Ba­si­lea de 1954. Tan­to el Sea­wolf co­mo el Sub­ma­ri­ner con­ta­ban con bi­se­les gi­ra­to­rios bi­di­rec­cio­na­les, ya que Blanc­pain ha­bía pa­ten­ta­do el uni­di­rec­cio­nal. Es­te Sub­ma­ri­ner, que se ba­sa­ba en ca­si tres dé­ca­das de in­ves­ti­ga­cio­nes de la com­pa­ñía de Hans Wils­dorf, ha­bría de co­no­cer múl­ti­ples evo­lu­cio­nes des­de el año si­guien­te a su pre­sen­ta­ción (cuan­do pa­só de 100 a 200 me­tros de pro­fun­di­dad má­xi­ma) pa­ra con­ver­tir­se en el icono por ex­ce­len­cia de la re­lo­je­ría mo­der­na y en el re­loj más desea­do e imi­ta­do de to­dos los tiem­pos.

UN MUN­DO DE SI­LEN­CIO… PE­RO A TO­DO CO­LOR

Pe­ro ¿có­mo lle­gó el re­loj de bu­ceo, una he­rra­mien­ta con­ce­bi­da por y pa­ra mi­li­ta­res que en sus orí­ge­nes se ven­día úni­ca­men­te en tien­das de sub­ma­ri­nis­mo (Fifty Fat­homs), a con­ver­tir­se en la ti­po­lo­gía de re­loj más po­pu­lar de nues­tros días? Tras el pa­rén­te­sis de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, las va­ca­cio­nes pa­ga­das se im­plan­tan de­fi­ni­ti­va­men­te en Francia y lue­go en el res­to de Eu­ro­pa, con dos con­se­cuen­cias in­me­dia­tas: el tu­ris­mo de ma­sas y la po­pu­la­ri­za­ción de las ac­ti­vi­da­des co­mo el bu­ceo. A par­tir de los años cin­cuen­ta, los pro­gre­sos de la fo­to­gra­fía y la ci­ne­ma­to­gra­fía sub­ma­ri­na hi­cie­ron po­si­ble el des­cu­bri­mien­to por par­te del gran pú­bli­co de un mun­do prác­ti­ca­men­te inex­plo­ra­do. La ru­de­za del me­dio re­for­za­ba el ha­lo ro­mán­ti­co que en­vol­vía a los hé­roes de las pro­fun­di­da­des an­te una ge­ne­ra­ción de­seo­sa de ol­vi­dar las pe­nu­rias de la gue­rra y que se­guía con avi­dez los gran­des hi­tos de la ex­plo­ra­ción del fon­do ma­rino. El gran di­vul­ga­dor de esa aven­tu­ra fue, por su­pues­to, Jac­ques-Yves Cous­teau, que en­tre 1954 y 1955 fil­mó El mun­do del si­len­cio, ga­lar­do­na­do con la Pal­ma de Oro de Can­nes (1956) y un Oscar de Holly­wood (1957). En es­te do­cu­men­tal fil­ma­do en co­lor se pue­de ob­ser­var a va­rios miem­bros de la tri­pu­la­ción por­tan­do el Fifty Fat­homs y al pro­pio co­man­dan­te con un Sub­ma­ri­ner, lo cual con­tri­bu­yó al éxi­to de am­bos mo­de­los. En 1960, el Ro­lex Deep­sea, un Oys­ter ex­pe­ri­men­tal, equi­pó a Jac­ques Pic­card y Don Walsh, que a bor­do del Tries­te des­cen­die­ron a una pro­fun­di­dad de 10.916 me­tros en la fo­sa de las Ma­ria­nas, ges­ta so­lo su­pe­ra­da 52 años des­pués por el rea­li­za­dor ca­na­dien­se Ja­mes Ca­me­ron, es­ta vez en so­li­ta­rio. Es­ta lar­ga nó­mi­na de proezas y gran­des nom­bres, así co­mo las ri­gu­ro­sas prue­bas a las que eran so­me­ti­dos an­tes de su co­mer­cia­li­za­ción, con­tri­bu­ye­ron a asen­tar la repu­tación de es­tas má­qui­nas ex­tra­or­di­na­ria­men­te fia­bles y du­ra­de­ras. A par­tir de los años ochen­ta se­rían re­le­ga­das de la prác­ti­ca pro­fe­sio­nal por los or­de­na­do­res de bu­ceo, mu­cho más efi­cien­tes y eco­nó­mi­cos, pe­ro nun­ca per­de­rían el fa­vor de los aman­tes de la re­lo­je­ría.

2 1. Plano del do­cu­men­tal An­tar­cti­ca, de Jé­rô­me Bou­vier. 2. El pri­mer Ro­lex Oys­ter se dio a co­no­cer con la ges­ta de Mer­ce­des Gleit­ze de atra­ve­sar a na­do el ca­nal de la Man­cha. 3. Un mo­de­lo Ro­lex Sub­ma­ri­ner an­ti­guo.

3

2

1

3

5

44.5. Do­cu­men­tal El mun­do del si­len­cio (1956), di­ri­gi­do por Jac­ques Cous­teau y Louis Ma­lle. Cous­teau (a la de­re­cha) y Al­bert Fal­co, an­tes de una in­mer­sión.

1. Mo­de­lo an­ti­guo de Ome­ga Sea­mas­ter Plo­prof. 2. In­mer­sión du­ran­te uno de los pro­yec­tos de na­tu­ra­le­za sub­ma­ri­na im­pul­sa­do por Ro­lex.2

1

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.