LA ZO­NA FAN­TAS­MA

No es acep­ta­ble que un re­cien­te editorial de EL PAÍS so­bre la prohi­bi­ción del trá­fi­co pri­va­do en el cen­tro de Ma­drid ter­mi­na­ra con ese tic dic­ta­to­rial.

El País Semanal - - SUMARIO - Por Ja­vier Ma­rías

EN UN PAÍS tan tra­di­cio­nal­men­te pro­pen­so al au­to­ri­ta­ris­mo, cuan­do no a lo dic­ta­to­rial, hay que es­tar con cua­tro ojos y cua­tro oí­dos an­te cual­quier ve­lei­dad de es­te ti­po, aun­que sea só­lo ver­bal. Al con­tra­rio de lo que sos­tie­ne Car­men Cal­vo, las pa­la­bras en­cie­rran a me­nu­do pe­li­gro, y dan avi­sos, so­bre to­do cuan­do “se le es­ca­pan” al que ha­bla, cuan­do no se da cuen­ta de lo que de­la­tan. Si To­rra ani­ma a ata­car al Es­ta­do, no se pue­de to­mar a la li­ge­ra, por­que de he­cho es lo que él y sus co­rre­li­gio­na­rios lle­van años ha­cien­do, y con­ti­núan, y con­ti­nua­rán, con más ahín­co cuan­to más ex­plí­ci­to se ha­ga el ob­je­ti­vo. Tan­to los in­de­pen­den­tis­tas co­mo el PP co­mo Po­de­mos tie­nen el tic au­to­ri­ta­rio en la pun­ta de la len­gua, sin cesar. Es­ta úl­ti­ma for­ma­ción lo tie­ne ade­más tan arrai­ga­do que ca­si no hay ma­ni­fes­ta­ción de sus di­ri­gen­tes en la que no apa­rez­ca, qui­zá in­vo­lun­ta­ria­men­te. Un ejem­plo re­cien­te es la frase de su fun­da­dor Mo­ne­de­ro du­ran­te una char­la pú­bli­ca ti­tu­la­da La Co­ro­na, ¿pa’ cuán­do? Lla­ves pa­ra abrir el can­da­do de­mo­crá­ti­co (sic). “Com­pa­ñe­ros, hay al­go muy cla­ro”, di­jo con arro­gan­cia. “A la Monarquía en Es­pa­ña no le que­da mu­cho si no­so­tros es­ta­mos aquí”. No re­sul­ta cla­ro dón­de es “aquí” (¿en La Mon­cloa, aho­ra que ya han me­ti­do el pie?), pe­ro sí me­ri­dia­na la idea de Mo­ne­de­ro de la de­mo­cra­cia, al creer que al­go tan fun­da­men­tal co­mo la for­ma de Es­ta­do de­pen­de­rá de la de­ci­sión de un par­ti­do, o de un hi­po­té­ti­co Go­bierno, que ni si­quie­ra se dig­na­ría con­sul­tar a los ciu­da­da­nos. Con to­da nues­tra lar­ga his­to­ria de au­to­ri­ta­ris­mos di­ver­sos, lo úl­ti­mo que me es­pe­ra­ba es que esa ten­ta­ción se ex­pre­sa­ra de ma­ne­ra diá­fa­na en el pe­rió­di­co en el que es­cri­bo des­de ha­ce cua­ren­ta años, y que leo des­de ha­ce al­go más. Si di­go “en el pe­rió­di­co” es por es­to: los edi­to­ria­les de EL PAÍS, co­mo los de to­dos los dia­rios, no van fir­ma­dos, lo cual sig­ni­fi­ca que la pu­bli­ca­ción los sus­cri­be y los ha­ce su­yos sin re­ser­vas ni ma­ti­ces. De ha­ber lle­va­do fir­ma el editorial “Un cor­te ne­ce­sa­rio”, del 17-10-18, qui­zá no me ve­ría im­pe­li­do a es­cri­bir es­ta co­lum­na. El tex­to pa­re­cía ins­pi­ra­do por un con­ce­jal del Ayun­ta­mien­to de Ma­drid o por un en­tu­sias­ta de Ma­nue­la Car­me­na y su (pa­ra mí) ne­fas­to y cí­ni­co equi­po, el peor de la de­mo­cra­cia, y cui­da­do que hay can­di­da­tu­ras a ese tí­tu­lo en nues­tra ciu­dad. El editorial era una de­fen­sa y un aplau­so in­con­di­cio­na­les a la disparatada me­di­da (en­tra­rá en vi­gor el 23 de no­viem­bre) de prohi­bir el trá­fi­co pri­va­do, sal­vo es­ca­sas ex­cep­cio­nes, por un “cen­tro” de Ma­drid de am­pli­tud co­lo­sal. Nun­ca he te­ni­do co­che ni sé con­du­cir, así que po­co me afec­ta en lo per­so­nal, pe­ro es­pe­ro que, tras se­me­jan­te res­tric­ción, y en cohe­ren­cia, el Ayun­ta­mien­to de­je de co­brar a los au­to­mo­vi­lis­tas el im­pues­to de cir­cu­la­ción, ya que ape­nas po­drán cir­cu­lar. El es­cri­to ala­ba­ba las bon­da­des del plan, so­bre to­do pa­ra la sa­lud y en la lu­cha con­tra el cam­bio cli­má­ti­co. Pe­ro ca­lla­ba la­di­na­men­te que: a) el trá­fi­co que no pue­da ac­ce­der a esa enor­me “al­men­dra” (más bien un “me­lón”) aba­rro­ta­rá el res­to de ca­lles, que es­ta­rán en per­ma­nen­te co­lap­so; b) eso ha­rá que los des­pla­za­mien­tos len­tí­si­mos, con los mo­to­res en­cen­di­dos, con­ta­mi­nen el ai­re to­da­vía más; c) si a eso se aña­de la re­cien­te prohi­bi­ción de so­bre­pa­sar los 30 km por ho­ra en el 85% de la ciu­dad (aun­que las ave­ni­das es­tén des­pe­ja­das), el atas­co per­pe­tuo, y la con­si­guien­te emi­sión de ga­ses, es­tán ase­gu­ra­dos; d) mien­tras se apli­ca es­te de­li­rio, los vo­lu­mi­no­sos y pau­sa­dos bu­ses tu­rís­ti­cos (ah, que le dan di­ne­ro a la al­cal­día) blo­quean ca­lles es­tre­chas, a ve­ces de cin­co en cin­co; e) la si­tua­ción in­fer­nal se ve­rá agra­va­da por la in­ha­bi­li­ta­ción de la Gran Vía, ya eje­cu­ta­da, y por la que se pla­nea de la Cas­te­lla­na, al pa­re­cer; f) los ca­pri­cho­sos ca­rri­les-bi­ci, ape­nas usa­dos, ya han he­ri­do mor­tal­men­te a la ca­pi­tal. El editorial re­co­no­cía que “una par­te de los em­pre­sa­rios y co­mer­cian­tes” es­tán de­ses­pe­ra­dos. Por lo que sé, lo es­tán la gran ma­yo­ría, y tam­bién los ho­te­les, res­tau­ran­tes, ba­res, los ta­xis­tas y una al­tí­si­ma por­ción de la po­bla­ción. No co­noz­co a na­die que no sea un po­de­mi­ta o un car­me­ni­ta fu­ri­bun­do que no se ti­re de los pe­los an­te el des­pro­pó­si­to que con­ver­ti­rá Ma­drid en un in­sa­lu­bre caos (aún más). Pe­ro bien, ca­da uno tie­ne su opi­nión. Lo que no es acep­ta­ble es que EL PAÍS ter­mi­na­ra así: “El ca­mino de Ma­drid es el úni­co po­si­ble si se quie­re […] pro­te­ger la sa­lud de los ciu­da­da­nos, quie­ran o no”. He ahí el tic dic­ta­to­rial es­pa­ñol. ¿Có­mo que “quie­ran o no”? Esa frase su­po­ne una vio­len­ta­ción de las li­ber­ta­des in­di­vi­dua­les, y tra­tar a los ma­dri­le­ños, a se­me­jan­za de lo que ha­cía el fran­quis­mo, co­mo a me­no­res de edad. Se em­pie­za por pro­te­ger la sa­lud y a con­ti­nua­ción tam­bién ca­be pro­te­ger su “sa­lud mo­ral”, “quie­ran o no”. Se dic­ta­mi­na qué pue­den ver, leer, es­cu­char y de­cir. “Por su bien” se les pue­de im­po­ner o prohi­bir cual­quier co­sa, por­que los go­ber­nan­tes o los pe­rió­di­cos sa­ben me­jor que ellos cuál es “su bien”. Que a EL PAÍS, de­fen­sor de las li­ber­ta­des y la de­mo­cra­cia, se le des­li­ce se­me­jan­te ex­pre­sión, la sus­cri­ba y ha­ga su­ya, me pa­re­ce un gra­ve sín­to­ma, y la prue­ba, una vez más, de que los vientos del au­to­ri­ta­ris­mo son de­ma­sia­do con­ta­gio­sos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.