NA­VE­GAR AL DES­VÍO

El ca­so Vi­lla­re­jo es la po­si­bi­li­dad del ca­so Vi­lla­re­jo. ¿Có­mo es po­si­ble que, du­ran­te dé­ca­das, no re­ven­ta­sen de ver­güen­za las alar­mas?

El País Semanal - - SUMARIO - Por Ma­nuel Ri­vas

EL CA­SO VI­LLA­RE­JO no es el ca­so Vi­lla­re­jo. Es el ca­so del Po­der Os­cu­ro, en una Es­pa­ña de éli­tes que pre­fie­ren mi­rar pa­ra otro la­do. El ca­so Vi­lla­re­jo po­dría arran­car en el año 1983 cuan­do el ex­co­mi­sa­rio to­ma su pri­me­ra ex­ce­den­cia pa­ra con­ver­tir­se en un au­tén­ti­co em­pren­de­dor, dis­cul­pen el eu­fe­mis­mo, y se pro­lon­ga du­ran­te más de tres dé­ca­das has­ta que con­si­gue la ex­ce­len­cia con el gra­do de pre­si­dia­rio, en no­viem­bre de 2017. Vi­lla­re­jo ha­bía vuel­to a la ac­ti­vi­dad po­li­cial en 1993 y, en pa­ra­le­lo al por­ten­to­so em­pren­di­mien­to, fue con­vir­tién­do­se en un os­ten­si­ble Hom­bre In­vi­si­ble em­po­tra­do en el Es­ta­do. Se ha­ce mul­ti­mi­llo­na­rio, ma­ne­ja un em­po­rio de 46 em­pre­sas, igual apa­re­ce en una den­ta­du­ra de Vi­tal­dent que de te­ma en el par­que te­má­ti­co de Al­man­sur. Y más que in­mo­bi­lia­ria, lo su­yo pa­re­ce una so­cie­dad geo­grá­fi­ca. Co­mo agen­te se­cre­to no tie­ne pér­di­da. No si­gue ras­tros, es el ras­tro. Es­tá en el pe­re­jil del Pe­que­ño Ni­co­lás, en la sal­sa de la Ope­ra­ción Ca­ta­lun­ya, en la po­ma­da del ca­so Pin­to, en el ajo de la Ope­ra­ción Tán­dem. ¿Cuál es el po­der se­cre­to de es­te per­so­na­je? Des­de lue­go, ser due­ño de se­cre­tos. Pe­ro, so­bre to­do, con­se­guir re­pre­sen­tar el pa­pel de se­cre­to. Es de­cir, ser un se­cre­to a vo­ces. Vi­lla­re­jo no gra­ba. Él es la gra­ba­do­ra. Sa­ben que sa­be lo que sa­be e in­clu­so lo que no sa­be. Por eso en In­te­rior, sien­do mi­nis­tro el so­cia­lis­ta Cor­cue­ra, par­ti­ci­pó en la ela­bo­ra­ción del In­for­me Ve­ri­tas. Es de­cir, lo in­ve­ro­sí­mil. Y por eso, mu­cho tiem­po des­pués, sien­do mi­nis­tro el de­re­chis­ta Fer­nán­dez Díaz, apa­re­ce su som­bra en la Ope­ra­ción Ca­ta­lun­ya co­mo miem­bro de la lla­ma­da “bri­ga­da po­lí­ti­ca”. Otra fa­bri­ca­ción de ver­da­de­ras men­ti­ras que pue­den du­rar to­da la vi­da. Pe­ro el ca­so Vi­lla­re­jo no es el ca­so Vi­lla­re­jo. Hay al­go más. Mu­cho más. La fór­mu­la JFK de­cía: “No te pre­gun­tes lo que tu país pue­de ha­cer por ti, sino lo que tú pue­des ha­cer por tu país”. En la re­cien­te his­to­ria de Es­pa­ña, mu­cha gen­te con po­der e in­fluen­cia adap­tó la de­cla­ra­ción pa­trió­ti­ca al estilo per­du­la­rio del Po­llo de los Bri­llan­tes: “No te pre­gun­tes lo que tú pue­des ha­cer por tu país, sino lo que tu país pue­de ha­cer por ti”. Vi­lla­re­jo es un pa­ra­dig­ma, un buen po­llo, si se quie­re, pe­ro no es el ca­so. El ca­so Vi­lla­re­jo es la po­si­bi­li­dad del ca­so Vi­lla­re­jo. ¿Có­mo es po­si­ble que, du­ran­te dé­ca­das, no re­ven­ta­sen de ver­güen­za las alar­mas? ¿Cuán­tos po­llos bri­llan­tes uti­li­za­ron los ser­vi­cios del in­vi­si­ble vi­si­ble Vi­lla­re­jo? El Po­llo de los Bri­llan­tes es un per­so­na­je de La Cor­te de los Mi­la­gros al que Va­lle-In­clán in­clu­ye en un círcu­lo que des­cri­be así: “Era una trin­ca api­ca­ra­da y do­no­sa, con aja­das plu­mas cal­de­ro­nia­nas, un eco de arro­gan­cias y es­to­ca­das, re­co­gi­do en ai­re de já­ca­ra ma­to­na”. ¡Eso sí que es un In­for­me Ve­ri­tas! De qué ma­ne­ra per­se­ve­ra en el es­ce­na­rio esa “trin­ca api­ca­ra­da”. No hay que for­zar la ima­gi­na­ción pa­ra es­cu­char en tiem­po pre­sen­te la “já­ca­ra ma­to­na” de aque­llos per­so­na­jes. Ahí es­tán, ¿no los oyen? Ade­más del Po­llo de los Bri­llan­tes, To­ñe­te Brin­gas, el ba­rón de Bonifaz, el co­ro­nel Zá­ra­te, el cu­ra Re­ga­la­do, don Jo­se­li­to… La mis­ma fal­ta de es­crú­pu­los. Las arro­gan­cias. Las es­to­ca­das. La úni­ca no­ve­dad es la gra­ba­do­ra. No es Es­pa­ña, pe­ro ese círcu­lo de “trin­ca api­ca­ra­da” y “já­ca­ra ma­to­na” siem­pre ha que­ri­do apro­piár­se­la. Y lo ha con­se­gui­do por de­ma­sia­do tiem­po. Si se les de­ja­se, los co­rrup­tos se que­da­rían has­ta con la lí­nea del ho­ri­zon­te. Pe­ro, sí, hay una Es­pa­ña pro­gre­sis­ta. Ya sé que la pa­la­bra y la idea es­tán des­gas­ta­das. Pe­ro Pro­gre­so exis­te. Lo he po­di­do co­no­cer, a Pro­gre­so, gra­cias a un li­bro que no suel­tas por­que tie­ne el acento de la ver­dad y don­de ca­da lí­nea tie­ne ho­ri­zon­te: Pa­la­bras ma­yo­res. Un via­je por la me­mo­ria ru­ral, de Emilio Gan­ce­do. En Lan­te­ira, en la ca­ra nor­te de Sie­rra Ne­va­da, Emilio Gan­ce­do con­ver­sa con un pastor, Fran­cis­co Che­ca, co­no­ci­do co­mo Pro­gre­so. El pa­dre, mi­ne­ro, qui­so lla­mar­le así. El cu­ra se ne­gó, pe­ro la gen­te man­tu­vo el nom­bre: “Y Pro­gre­so soy”. “—¿Có­mo era aque­lla ca­sa, Pro­gre­so? —Era una ca­sa mu gran, mu gran­de, mu gran­de; mi­ra si era gran­de que mi her­mano, mi pa­dre y yo dor­mía­mos jun­tos en la mis­ma ca­ma, y mi her­ma­na en la otra. —¿Te­níais luz en aque­lla ca­sa, Pro­gre­so? —Sí, ha­bía luz… cuan­do era de día se veía es­tu­pen­da­men­te. —¿Y ha­bía es­cue­la, Pro­gre­so? —Es­cue­la sí ha­bía, pa los ni­ños… pa los ni­ños que iban a ella. —¿Ma­ta­bais al­gún ma­rrano en ca­sa, Pro­gre­so? —… No­so­tros es que no te­nía­mos esa cos­tum­bre”. Y eso es el pro­gre­so. El acento de la ver­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.