AU­DA­CES

Es­ta abo­ga­da fran­ce­sa, una de las ma­yo­res ex­per­tas en crí­me­nes de gue­rra, lle­va 20 años lu­chan­do pa­ra que la vio­len­cia se­xual per­pe­tra­da en zo­nas de con­flic­to no que­de im­pu­ne.

El País Semanal - - SUMARIO - Cé­li­ne Bar­det, con­tra los crí­me­nes de gue­rra

TRAS VIOLARLAS, los sol­da­dos ser­bios les de­cían: ‘Aho­ra es­tás pu­ri­fi­ca­da. Tu hi­jo no se­rá mu­sul­mán”. Es­te tes­ti­mo­nio se que­dó gra­ba­do a fue­go en la me­mo­ria de Cé­li­ne Bar­det (Mou­lins-sur-Allier, 1972), ju­ris­ta ex­per­ta en crí­me­nes de gue­rra. Cuan­do lle­gó a Bos­nia en 2008, 13 años des­pués del fin de un con­flic­to ar­ma­do que ha­bía te­ni­do lu­gar en­tre 1992 y 1995, es­ta fran­ce­sa que de pe­que­ña so­ña­ba con ser Ka­ren Bli­xen ya ha­bía tra­ba­ja­do pa­ra el Tri­bu­nal Pe­nal In­ter­na­cio­nal pa­ra la ex-Yu­gos­la­via, re­co­rri­do me­dio mun­do con la Ofi­ci­na de las Na­cio­nes Uni­das con­tra la Dro­ga y el De­li­to y es­ca­pa­do a una ten­ta­ti­va de ase­si­na­to en Ko­so­vo. Sin em­bar­go, Bos­nia su­pu­so pa­ra Bar­det un an­tes y un des­pués: más de 50.000 mu­je­res fue­ron vio­la­das du­ran­te la

gue­rra. “Los ser­bios en­ce­rra­ban y vio­la­ban a las mu­je­res bos­nias pa­ra rea­li­zar una lim­pie­za ét­ni­ca. Es el úni­co lu­gar don­de se cons­tru­ye­ron cam­pos de vio­la­ción”, sos­tie­ne la abo­ga­da, que a par­tir de ese mo­men­to de­ci­dió de­di­car su vi­da a que ta­les crí­me­nes no que­da­ran im­pu­nes. A Bar­det le si­gue con­mo­vien­do el ca­so de Cvet­ja, una pri­sio­ne­ra ser­bia vio­la­da de for­ma re­pe­ti­da en 1992, de­lan­te de su ma­ri­do y otros de­te­ni­dos, por dos ofi­cia­les bos­nios. “Era muy atí­pi­co: ella era ser­bia en un país don­de la ma­yo­ría de las víc­ti­mas eran mu­sul­ma­nas”. To­da­vía re­cuer­da el as­pec­to de­te­rio­ra­do de aque­lla mu­jer de 50 años que apa­ren­ta­ba 70. “No me can­so de re­pe­tir que la vio­la­ción co­mo ar­ma de gue­rra es el cri­men per­fec­to: ma­ta a la per­so­na por den­tro”. Pe­ro pa­ra Bar­det, la sen­ten­cia que con­de­nó a los cul­pa­bles a cin­co años de cár­cel y re­co­no­ció por pri­me­ra vez la vio­la­ción co­mo un cri­men de gue­rra fue tan so­lo el prin­ci­pio: las mu­je­res no te­nían de­re­cho a re­ci­bir la com­pen­sa­ción eco­nó­mi­ca per­ci­bi­da por las de­más víc­ti­mas de crí­me­nes de gue­rra, pe­ro ella con­si­guió que el Par­la­men­to bos­nio in­tro­du­je­se ese de­re­cho —que des­pués adop­ta­rían los Go­bier­nos de Croa­cia y de Ko­so­vo—. Bar­det fun­dó en 2014 la ONG We Are Not Wea­pons Of War pa­ra pres­tar apo­yo ju­rí­di­co a las víc­ti­mas. “He­mos desa­rro­lla­do una pla­ta­for­ma en­crip­ta­da con la que pue­den avi­sar en tiem­po real de las vio­la­cio­nes y ser aten­di­das en el te­rreno por nues­tra red de mé­di­cos, psi­có­lo­gos y ac­ti­vis­tas. Lo úni­co que nos fal­ta es di­ne­ro pa­ra lle­var­la a los paí­ses que la ne­ce­si­tan”, de­ta­lla. La fran­ce­sa cree que so­lo con es­te ti­po de he­rra­mien­ta se po­drán su­pe­rar las li­mi­ta­cio­nes in­trín­se­cas de la Cor­te Pe­nal In­ter­na­cio­nal pa­ra ac­tuar en paí­ses co­mo Si­ria, don­de la ONG cal­cu­la que en­tre 5.000 y 10.000 mu­je­res son vio­la­das dia­ria­men­te en las pri­sio­nes del ré­gi­men de El Asad. La in­di­fe­ren­cia con la que se tra­ta a la vio­la­ción de gue­rra, la­men­ta, di­ce mu­cho de nues­tra so­cie­dad y del si­tio que en ella ocu­pan las mu­je­res. “No po­de­mos acos­tum­brar­nos a la vio­len­cia se­xual, sea in­di­vi­dual o ma­si­va”, ase­gu­ra Bar­det. Fal­ta con­cien­cia­ción. Pe­ro hay mo­ti­vos pa­ra el op­ti­mis­mo, co­mo la re­cien­te con­ce­sión del Pre­mio No­bel de la Paz a dos per­so­nas que co­no­ce bien y com­par­ten su ba­ta­lla: Na­dia Mu­rad, ac­ti­vis­ta ira­quí de ori­gen ya­zi­dí, exes­cla­va del gru­po yiha­dis­ta Es­ta­do Is­lá­mi­co, y De­nis Muk­we­ge, gi­ne­có­lo­go con­go­le­ño que lu­cha por re­pa­rar a las mu­je­res.

A la iz­quier­da, Cé­li­ne Bar­det, re­tra­ta­da en su apar­ta­men­to pa­ri­sien­se, que ha­ce las ve­ces de vi­vien­da y ofi­ci­na. En es­ta pá­gi­na, vis­tas de su es­cri­to­rio y car­tel an­ti­guo con fo­to­gra­fías de los cri­mi­na­les de gue­rra más bus­ca­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.