DÚOS

El País Semanal - - SUMARIO - Eva Pre­go & Cu­tu Ma­zue­los

DE SER los di­se­ña­do­res ma­dri­le­ños más alo­ca­dos a di­se­ñar por to­do el mun­do. Cu­tu Ma­zue­los (Ma­drid, 1973) y Eva Pre­go (La Rio­ja, 1974) for­ma­ron el es­tu­dio Sto­ne De­signs en 1995. Hoy no pro­du­cen nin­gu­na de aque­llas des­ca­be­lla­das pie­zas, pe­ro han fir­ma­do interiores pa­ra Le­xus, Star­bucks, Adi­das, Te­le­piz­za, Mo­vis­tar, BBVA o Co­ca-Co­la. Más de la mi­tad de su tra­ba­jo es­tá en Ru­sia y en Ja­pón. La su­ya ha si­do una tra­yec­to­ria ver­ti­gi­no­sa de subidas y ba­ja­das. To­da una lec­ción que ex­pli­can en el Is­ti­tu­to Eu­ro­peo di De­sign. Cu­tu se lla­ma igual que su pa­dre y su abue­lo, José Luis, y com­par­te su mis­mo ofi­cio. Su so­cia, Eva, tam­bién es hi­ja de ar­qui­tec­to. Se co­no­cie­ron en cla­se, se aso­cia­ron y tar­da­ron tan po­co en triun­far co­mo en es­tre­llar­se. “Di­se­ñar stands pa­ra fe­rias nos en­se­ñó a tra­ba­jar rá­pi­do y a ex­pe­ri­men­tar: es el ofi­cio per­fec­to pa­ra al­guien de 23 años. Ga­ná­ba­mos di­ne­ro y lo gas­tá­ba­mos en ha­cer di­se­ños pro­pios. En­lo­que­ci­mos”, ase­gu­ra Ma­zue­los. “Lle­gó la cri­sis y el pre­cio pe­só más que el di­se­ño. Las no­ve­da­des ya no se mos­tra­ban en fe­rias”. Cuan­do vie­ron que esa fuen­te de in­gre­sos se ex­tin­guía su­pie­ron que ha­bía lle­ga­do el mo­men­to de rein­ven­tar­se. Y en ple­na era mi­ni­ma­lis­ta apos­ta­ron por los re­fe­ren­tes or­gá­ni­cos. No so­lo en la for­ma, tam­bién en los co­lo­res. “Y en los te­ji­dos: fui­mos el pri­mer clien­te de Kva­drat —la em­pre­sa tex­til

da­ne­sa de van­guar­dia— en Es­pa­ña. Aquí a la gen­te le cos­ta­ba en­ten­der que una te­la te do­bla­ra el pre­cio de un so­fá. No­so­tros veía­mos que mul­ti­pli­ca­ba su vi­da”. “Nues­tros pri­me­ros mue­bles eran muy feos”, di­ce Eva. “En Bo­li­to, un asien­to que era una pu­ñe­te­ra bo­la de un me­tro de diá­me­tro que no en­tra­ba ni por las puer­tas de las ca­sas, nos gas­ta­mos un mi­llón de pe­se­tas (6.000 eu­ros). Lo peor es que cuan­do yo vi esa por­que­ría llo­ré de la emo­ción”, iro­ni­za Cu­tu. “De es­ta me­si­ta tan fea re­lle­na de ca­ra­me­los ven­di­mos un mon­tón al Bi­go­tes, el de la Gür­tel”, aña­den en­se­ñan­do el ca­tá­lo­go. La cri­sis con­vir­tió una dé­ca­da de tra­ba­jo en un ejer­ci­cio de prue­ba-error. “Yo no sue­lo mi­rar atrás”, di­ce Cu­tu. “En mi fa­mi­lia per­día­mos las ca­sas, nos echa­ban, vol­vía­mos a em­pe­zar. He vi­vi­do sin luz, sin agua… Esa vi­da me en­se­ñó a rein­ven­tar­me. Eso sí, mi pa­dre era un desas­tre, pe­ro no un cho­ri­zo”, ma­ti­za. Y sa­be de qué ha­bla. Era su pa­dre quien ha­cía los stands del PP. “Has­ta que se me­tió por me­dio Paco Co­rrea, que era clien­te. Cuan­do ibas a ver­le a su cha­lé te­nías que lla­mar­le des­de una ca­bi­na pa­ra que te abrie­ra por­que es­ta­ba em­bar­ga­do. A los tres me­ses de co­no­cer­nos le di­jo a mi pa­dre: ‘José Luis, ¿en el PP tú a quién un­tas pa­ra que te ha­gan to­dos es­tos en­car­gos?’. Muy po­co des­pués era mi pa­dre el que tra­ba­ja­ba pa­ra él”. Cu­tu y Eva lle­van la au­to­crí­ti­ca en el ADN. “Ga­ná­ba­mos mu­cho con el in­terio­ris­mo, pe­ro nos arrui­ná­ba­mos con el mo­bi­lia­rio”. Esa esquizofrenia ter­mi­nó por lle­var a Cu­tu al psi­quia­tra. “Te­nía­mos tal vo­ca­ción que pen­sá­ba­mos que nos com­pra­rían el ca­tá­lo­go en­te­ro. Pe­ro lle­ga­mos a Mi­lán y nos di­mos cuen­ta de lo ma­los que éra­mos”. Tam­bién vie­ron que lo que creían in­no­va­dor, en Ita­lia lle­va­ban ha­cién­do­lo to­da la vi­da. Y bien. Fue en­ton­ces cuan­do hi­cie­ron el Hou­se Li­ne, un es­pa­cio ha­bi­ta­ble cons­trui­do con un tu­bo con­ti­nuo de ace­ro na­ran­ja de 60 me­tros de lar­go, una reac­ción an­te su pro­pio ex­ce­so. Is­sey Mi­ya­ke su­po de él 10 años des­pués, en 2014, y le fas­ci­nó. Hoy las tien­das del mo­dis­ta en To­kio, Tai­wán y Pa­rís es­tán amue­bla­das con esa lí­nea. Los co­lo­res les abrie­ron las puer­tas de Ja­pón. “Co­gi­mos un agen­te y fui­mos a puer­ta fría”. Pre­sen­ta­ron su ca­tá­lo­go en Mu­ji y esa noche los lla­ma­ron. Hoy han fir­ma­do za­pa­te­rías, es­ta­cio­nes de es­quí y más de 50 pro­yec­tos en ese país. Son los di­se­ña­do­res es­pa­ño­les que más tra­ba­jan pa­ra Mu­ji. Al­go pa­re­ci­do su­ce­dió en Ru­sia, don­de han he­cho una ca­de­na de pa­na­de­rías. El Ins­ti­tu­to de Co­mer­cio Ex­te­rior les ayu­dó. “Te abren la puer­ta pe­que­ña y lue­go tú tienes que bus­car la gran­de”. Les or­ga­ni­za­ron una con­fe­ren­cia y lue­go tu­vie­ron que bus­car­se la vi­da. No es fá­cil. “En Ru­sia no cons­tru­yen el 90% de lo que en­car­gan”. Hoy, ins­ta­la­dos en la sie­rra ma­dri­le­ña y pa­san­do un ter­cio de su vi­da en Ja­pón, les di­cen a sus alum­nos que tie­nen que in­ten­tar­lo to­do. “Pe­ro no se pue­de co­rrer”, apun­ta Eva. “Di­se­ñar re­quie­re es­fuer­zo, prue­ba y error. Y di­se­ñar bien, ma­du­rez”.

Cu­tu Ma­zue­los y Eva Pre­go, en su es­tu­dio de la sie­rra de Ma­drid. Arri­ba, un pro­to­ti­po de lu­gar de reunión di­se­ña­do pa­ra las ofi­ci­nas de Yme­dia. So­bre es­tas lí­neas, un plano so­bre el que con­ver­san.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.