PSI­CO­LO­GÍA

La téc­ni­ca ja­po­ne­sa del shin­rin-yo­ku reivin­di­ca los in­nu­me­ra­bles be­ne­fi­cios de in­ter­nar­se en la na­tu­ra­le­za.

El País Semanal - - SUMARIO - Piér­de­te en un bos­que

UNA NUE­VA TEN­DEN­CIA pro­ce­den­te de Ja­pón su­po­ne un re­torno al pa­raí­so del que ha­bla el re­la­to bí­bli­co. Así co­mo Adán y Eva fue­ron ex­pul­sa­dos del jar­dín del Edén, des­de las re­vo­lu­cio­nes agra­ria e in­dus­trial el ser hu­mano ha si­do ex­pul­sa­do de su ho­gar na­tu­ral y es­tá pa­gan­do un al­to pre­cio por ello. Pe­se a que lle­va­mos unos cuan­tos si­glos ha­ci­na­dos en ciu­da­des, se tra­ta de un tiem­po muy cor­to en com­pa­ra­ción con las de­ce­nas de mi­les de años que nues­tra es­pe­cie ha vi­vi­do en los bos­ques. Se­gún el doc­tor Maz­da Ad­li, psi­quia­tra y pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad Hum­boldt de Ber­lín, “si la den­si­dad y el ais­la­mien­to so­cial van de la mano, el es­trés ur­bano pue­de aca­bar desatan­do en­fer­me­da­des men­ta­les en la po­bla­ción de ries­go”. Es­to ex­pli­ca­ría por qué, se­gún las es­ta­dís­ti­cas, en la ciu­dad la po­si­bi­li­dad de pa­de­cer de­pre­sión es un 40% ma­yor que en el cam­po, y las pro­ba­bi­li­da­des de su­frir esquizofrenia son el do­ble. Una hi­pó­te­sis de por qué su­ce­de es­to es que la so­bres­ti­mu­la­ción de la ciu­dad al­te­ra la se­gre-

Des­de las re­vo­lu­cio­nes agra­ria e in­dus­trial, el ser hu­mano ha si­do ex­pul­sa­do de su ho­gar na­tu­ral y es­tá pa­gan­do un al­to pre­cio por ello

ga­ción de do­pa­mi­na en nues­tro or­ga­nis­mo. Un re­me­dio con­tra eso se lla­ma shin­rin-yo­ku. En 1982 se uti­li­zó por pri­me­ra vez es­ta ex­pre­sión —un neo­lo­gis­mo tam­bién en ja­po­nés—, que se tra­du­ce co­mo “baños de bos­que”, en alu­sión al ur­ba­ni­ta que se in­ter­na en la na­tu­ra­le­za pa­ra go­zar de sus be­ne­fi­cios. Fue em­plea­da por la Agen­cia Ja­po­ne­sa de Bos­ques tras ob­te­ner re­sul­ta­dos muy po­si­ti­vos de va­rios es­tu­dios so­bre los efec­tos cu­ra­ti­vos de acu­dir al bos­que, aun­que so­lo sea una vez por se­ma­na. Des­de en­ton­ces, nu­me­ro­sas uni­ver­si­da­des ja­po­ne­sas han se­gui­do in­ves­ti­gan­do los be­ne­fi­cios del shi­rin-yo­ku con mi­les de vo­lun­ta­rios, has­ta que es­te año se ha con­ver­ti­do en ten­den­cia mun­dial. Hay va­rios li­bros so­bre el te­ma en el mer­ca­do. Se­gún los ex­per­tos, bas­ta con una sa­li­da por se­ma­na pa­ra go­zar el res­to de días de los si­guien­tes be­ne­fi­cios: —Re­duc­ción del es­trés y la an­sie­dad. —Ami­no­ra­ción del rit­mo car­dia­co y la pre­sión ar­te­rial. —Re­la­ja­ción mus­cu­lar. —Dis­mi­nu­ción de los pen­sa­mien­tos re­cu­rren­tes. —Re­fuer­zo del sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio. ¿Có­mo es po­si­ble que un sim­ple pa­seo por la na­tu­ra­le­za lo­gre au­men­tar nues­tras de­fen­sas? La res­pues­ta la en­con­tró ya en 1928 el bió­lo­go ru­so Boris P. To­kin cuan­do lo­gró ais­lar en el la­bo­ra­to­rio las sus­tan­cias que li­be­ran las plan­tas pa­ra de­fen­der­se de hon­gos y bac­te­rias y que re­pe­len a po­si­bles de­pre­da­do­res. Téc­ni­ca­men­te se tra­ta de ve­ne­nos, pe­ro el reino ve­ge­tal los ex­pe­le a unas do­sis tan ba­jas pa­ra el ser hu­mano que con­si­gue el lla­ma­do efec­to hor­mé­ti­co: co­mo las va­cu­nas, nos pro­te­gen con­tra la en­fer­me­dad. Un es­tu­dio con­du­ci­do por el de­par­ta­men­to de sa­lud e hi­gie­ne pú­bli­ca de la Nip­pon Me­di­cal School de­mos­tró que los ni­ve­les de cé­lu­las NK (na­tu­ral ki­llers), que com­ba­ten el cán­cer, son más ele­va­dos en las per­so­nas que prac­ti­can los “baños de bos­que” que en las que no sa­len de la ciu­dad. Los in­ves­ti­ga­do­res lle­ga­ron a es­ta con­clu­sión tras me­dir los ni­ve­les de cé­lu­las NK en un gru­po de es­tu­dio an­tes y des­pués de ha­ber pa­sa­do tres días en las mon­ta­ñas de Na­gano. A su re­gre­so, el nú­me­ro de es­tas cé­lu­las ha­bía au­men­ta­do de for­ma no­ta­ble. Co­no­ci­dos los be­ne­fi­cios de per­der­nos en un bos­que al me­nos una vez por se­ma­na, vea­mos al­gu­nas in­di­ca­cio­nes pa­ra lo­grar una ver­da­de­ra ex­pe­rien­cia de shin­rin-yo­ku: —Eli­ge pre­fe­ri­ble­men­te un bos­que cen­te­na­rio. Los ex­per­tos con­si­de­ran que tie­nen más ri­que­za en fi­ton ci­das y otras sus­tan­cias be­ne­fi­cio­sas que las ar­bo­le­das más jó­ve­nes. —Apaga el mó­vil. No tie­ne mu­cho sen­ti­do dar­se un ba­ño de bos­que si es­tás pen­dien­te del te­lé­fono y de las re­des so­cia­les. Y aun­que no ha­ya co­ber­tu­ra, tam­po­co re­sul­ta re­la­jan­te de­te­ner­se ca­da dos por tres a ha­cer fo­to­gra­fías con tu smartp­ho­ne. —Va­cía la men­te pa­ra lle­nar­la de bos­que. Ade­más de col­mar los pul­mo­nes de ai­re puro e in­mu­ni­zar­te con las fi­ton­ci­das, se tra­ta de de­jar atrás to­dos los pro­ble­mas y preo­cu­pa­cio­nes. —Ca­mi­na sin rum­bo fi­jo. Que­rer cu­brir un tra­yec­to pre­fi­ja­do en un tiem­po de­ter­mi­na­do con­vier­te la ex­pe­rien­cia en una obli­ga­ción es­tre­san­te. Per­mi­te que sean tus pies los que dic­ten la ru­ta, ha­cien­do to­das las pau­sas que te pi­da el cuer­po. —El shin­rin-yo­ku nos brin­da la opor­tu­ni­dad de re­cu­pe­rar el pa­raí­so per­di­do, lo cual in­clu­ye nues­tra sa­lud, ya que, co­mo afir­ma­ba John Muir, pio­ne­ro de los par­ques na­cio­na­les en Es­ta­dos Uni­dos, “ir a la na­tu­ra­le­za es vol­ver a ca­sa”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.