LA IMA­GEN

El País Semanal - - SUMARIO - Por Juan José Mi­llás

HE AQUÍ A Do­lors Montserrat com­pi­tien­do con Mar­tes y Tre­ce en el nú­me­ro de las em­pa­na­di­llas. Se ha­bía le­van­ta­do del asien­to pa­ra acon­se­jar a la vi­ce­pre­si­den­ta que se coor­di­na­ra cuan­do ella mis­ma de­vino en pu­ra des­coor­di­na­ción sin­tác­ti­ca y te­má­ti­ca y to­nal. Ha­bla­ba sin de­cir na­da y cuan­to más se es­for­za­ba en la cap­tu­ra de los sig­ni­fi­ca­dos me­nos era lo que de­cía, de mo­do que al com­pren­der in­te­rior­men­te la va­cie­dad de su pro­pues­ta co­men­zó a ac­tuar con los bra­zos y con las ma­nos y con los ojos tam­bién, en fin, con to­do el cuer­po, que fla­mea­ba co­mo el de una ba­can­te en pleno éx­ta­sis. La su­ma de los enun­cia­dos ver­ba­les y de los no ver­ba­les arro­ja­ba re­sul­ta­dos tan es­tre­me­ce­do­res que sus se­ño­rías per­ma­ne­cían per­ple­jas, con los cin­tu­ro­nes de se­gu­ri­dad abro­cha­dos, co­mo cuan­do el fi­ni­qui­to en di­fe­ri­do de Cos­pe­dal y Bár­ce­nas, otro mo­men­to cum­bre de la sin­dé­re­sis na­cio­nal, de la elo­cuen­cia pa­tria. Al dis­cur­so de la dipu­tada, leí­do aten­ta­men­te, se le adi­vi­na sin em­bar­go una in­ten­ción iró­ni­ca de tal al­tu­ra que des­pués de pre­pa­rar­lo de­bió de pen­sar que iba a dar el gol­pe. De ahí su des- con­cier­to an­te las pri­me­ras ri­si­tas. Se bur­la­ban de una obra maes­tra de la re­tó­ri­ca, de una pie­za ora­to­ria cu­ya sin­gu­la­ri­dad, en­se­gui­da lo ad­vir­tió, no ten­dría la re­cep­ción que se me­re­cía. Ahí es don­de co­men­zó a ato­rar­se, a du­dar de si ha­bía me­ti­do a los ni­ños en el horno y ha­bía lle­va­do a las em­pa­na­di­llas al co­le­gio o al re­vés. Un aplau­so ce­rra­do y una car­ca­ja­da uná­ni­me pre­mia­ron su des­va­río. “Ca­da crí­ti­ca, una me­da­lla”, di­ría des­pués Teodoro García, se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la por­ta­voz. Qué vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.