La me­mo­ria, tan le­jos de la muer­te

El Par­que de la Me­mo­ria de Bue­nos Ai­res no cuen­ta la his­to­ria de las víc­ti­mas, sino la de to­dos los ar­gen­ti­nos. Es un im­pe­ca­ble mo­nu­men­to de re­con­ci­lia­ción.

El País Semanal - - ESCALERA INTERIOR -

UN MU­CHA­CHO ES­TÁ de pie so­bre el río de la Pla­ta, mi­ran­do al ho­ri­zon­te. La es­cul­tu­ra es pla­tea­da, co­mo el agua, y cuan­do la veo, un cor­mo­rán ne­gro es­tá po­sa­do so­bre la ca­be­za. Las ma­nos uni­das a la es­pal­da, la ca­be­za al­ta, trans­mi­te una pro­fun­da sen­sa­ción de paz. En la reali­dad se lla­mó Pa­blo Mí­guez. Des­apa­re­ció a los 14 años y nun­ca ha apa­re­ci­do su ca­dá­ver. La es­cul­to­ra Clau­dia Fon­tes lo es­co­gió por­que, si hu­bie­ra so­bre­vi­vi­do, Pa­blo y ella ten­drían hoy la mis­ma edad. Vein­ti­cin­co co­lum­nas de me­tal blanco se le­van­tan so­bre una pradera, el río al fon­do. Pa­re­cen man­cha­das de ne­gro, pe­ro los tra­zos os­cu­ros ad­quie­ren sen­ti­do se­gún el pun­to de vis­ta del es­pec­ta­dor. Has­ta que en un lu­gar con­cre­to di­bu­jan el ros­tro de un hom­bre. Es el pa­dre del es­cul­tor Ni­co­lás Guag­ni­ni, que des­apa­re­ció cuan­do el ar­tis­ta te­nía 11 años. Hoy su efi­gie apa­re­ce y des­apa­re­ce con­ti­nua­men­te, en­tre el cie­lo, el agua y la su­per­fi­cie in­ter­mi­ten­te de las co­lum­nas blan­cas. So­bre una de ellas, un pá­ja­ro ha he­cho su ni­do. Tres gran­des si­lue­tas hue­cas de me­tal, co­mo fi­gu­ras geo­mé­tri­cas re­ma­ta­das por un vás­ta­go y un círcu­lo, el cue­llo y la ca­be­za de ca­da una, se le­van­tan fren­te al río. El cie­lo y el agua re­lle­nan los cuer­pos va­cíos, un trián­gu­lo, un rec­tán­gu­lo y un tra­pe­cio que su­gie­re un em­ba­ra­zo. Ro­ber­to Ai­zen­berg re­cuer­da así a Martín, José y Va­le­ria, los tres hi­jos de su pa­re­ja, Ma­til­de He­rre­ra, que fue­ron se­cues­tra­dos y des­apa­re­ci­dos en­tre 1976 y 1977. Es­toy en el Par­que de la Me­mo­ria de Bue­nos Ai­res, un in­men­so jar­dín pú­bli­co si­tua­do en la fran­ja cos­te­ra del río de la Pla­ta. Hoy es domingo y es­tá lleno de vi­da, pa­re­jas que pa­sean de la mano, fa­mi­lias con ni­ños pe­que­ños, gen­te que co­rre o mon­ta en bi­ci­cle­ta y mu­chos pe­rros con sus due­ños. Es­te no es un par­que co­mo los de­más. En­tre los pa­seos y los ár­bo­les, el agua siem­pre al fon­do, se le­van­tan cua­tro gran­des muros de co­lor bron­ce. Por un la­do, pa­re­cen sos­te­ner­se en una es­truc­tu­ra de gran­des pie­dras re­cu­bier­tas por una alam­bra­da. Por el otro, mues­tran una abru­ma­do­ra lis­ta de nom­bres de per­so­nas, ins­cri­tas en ca­si 9.000 de las 30.000 pla­cas de pór­fi­do pre­vis­tas pa­ra que to­dos los nom­bres de las víc­ti­mas de la dic­ta­du­ra mi­li­tar pue­dan leer­se aquí al­gún día. Hoy re­co­gen la me­mo­ria de las que han si­do iden­ti­fi­ca­das con cer­te­za, cla­si­fi­ca­das por el año de su des­apa­ri­ción en or­den al­fa­bé­ti­co. Al­gu­nas ins­crip­cio­nes son más lar­gas que otras, por­que re­cuer­dan a des­apa­re­ci­das que es­ta­ban em­ba­ra­za­das. Nue­ve es­cul­tu­ras, en­tre ellas las tres que más me im­pre­sio­na­ron, ro­dean las es­te­las. El con­jun­to es con­mo­ve­dor, un lu­gar emo­cio­nan­te pe­ro en ab­so­lu­to tru­cu­len­to, don­de el ar­te se con­vier­te en un ele­men­to de cu­ra­ción, un puente en­tre la muer­te y la vi­da. Pa­seo por el par­que jun­to a una im­pac­tan­te ins­ta­la­ción que re­su­me la his­to­ria del gol­pe de Es­ta­do de 1976, sus an­te­ce­den­tes y sus con­se­cuen­cias, en una hi­le­ra de pa­ne­les con las for­mas y co­lo­res de las se­ña­les de trá­fi­co, y ad­mi­ro pro­fun­da­men­te es­te pro­yec­to, la in­te­li­gen­cia y la sen­si­bi­li­dad de quie­nes lo pla­nea­ron, su ca­rác­ter de es­pa­cio vi­vo, ha­bi­ta­ble, se­reno, des­ti­na­do a ser in­va­di­do por la gen­te sin per­der su ca­rác­ter de me­mo­rial. Por­que la his­to­ria que cuen­ta no es la de las víc­ti­mas, sino la de to­dos los ar­gen­ti­nos, y to­dos ellos en­cuen­tran aquí un lu­gar, pa­ra mi­rar al río, pa­ra co­mer con sus hi­jos al ai­re libre o pa­ra llo­rar a sus muer­tos. Es un re­cin­to ad­mi­ra­ble, un im­pe­ca­ble mo­nu­men­to a las víc­ti­mas, un im­pe­ca­ble com­pro­mi­so de vi­da y re­con­ci­lia­ción. Aho­ra que to­do el mun­do opi­na so­bre el des­tino de Cuel­ga­mu­ros, es­te par­que re­afir­ma mis con­vic­cio­nes. Cual­quier mu­seo de la me­mo­ria de­be ser una obra de nue­va plan­ta, con­ce­bi­da con la mis­ma in­te­li­gen­cia, con el mis­mo cui­da­do, pa­ra con­quis­tar los mis­mos pro­pó­si­tos que aquí se cum­plen. La ESMA, don­de se tor­tu­ró a tan­tas de las per­so­nas cu­yo nom­bre se lee aquí, es­tá muy cer­ca. Se pue­de vi­si­tar, con­tem­plar en to­do su ho­rror, pe­ro a na­die se le ocu­rrió sus­ti­tuir es­te par­que por aquel edi­fi­cio si­nies­tra­men­te cé­le­bre. El Va­lle de los Caí­dos de­be ser, co­mo la ESMA, un lu­gar vi­si­ta­ble. Y na­da más. Por­que la me­mo­ria es un asun­to del pre­sen­te que se pro­yec­ta ha­cia el fu­tu­ro, y só­lo así de­be­mos tra­tar­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.