Ma­tar el ta­bú de la muer­te

Ba­res, aso­cia­cio­nes, apli­ca­cio­nes y cur­sos de for­ma­ción pro­li­fe­ran por to­do el mun­do en bus­ca de una nor­ma­li­za­ción del úl­ti­mo adiós.

El País Semanal - - DOCUMENTOS | EL PULSO - ANA VIDAL EGEA

HA­BLAR DE LA MUER­TE es­tá de mo­da. En Bang­kok se inau­gu­ró es­te ve­rano el Kid Mai Ca­fe (que vie­ne a sig­ni­fi­car “pien­sa de for­ma dis­tin­ta”), que in­vi­ta a ex­pe­ri­men­tar de ma­ne­ra dis­tin­ta la idea de la muer­te. Es­te nue­vo mo­de­lo de ne­go­cio —y en con­cre­to el Kid Mai— es­tá cau­san­do fu­ror. No so­lo por­que to­das las be­bi­das de su menú ten­gan nom­bres tan originales co­mo in­có­mo­da­men­te atre­vi­dos (“en­fer­me­dad”, “úl­ti­mo día”, “en­ve­je­cien­do”…), sino tam­bién por­que en el cen­tro de es­te es­ta­ble­ci­mien­to hay un ataúd al que los clien­tes del ca­fé pue­den en­trar y en­ce­rrar­se en com­ple­ta os­cu­ri­dad (aque­llos ca­pa­ces de per­ma­ne­cer cin­co mi­nu­tos den­tro tie­nen un 10% des­cuen­to). La idea, crea­da por el bu­dis­ta Vee­ra­nut Ro­ja­na­pra­pa, le­jos de ser te­ne­bro­sa, quie­re ayu­dar a aca­bar con la de­pen­den­cia de men­te y cuer­po ya que, se­gún sus en­se­ñan­zas, cuan­do mo­ri­mos nos va­mos sin na­da. Ade­más, se­gún las en­se­ñan­zas bu­dis­tas, cuan­do un hu­mano es cons­cien­te de su muer­te, tra­ta de ha­cer el bien. Es­ta es la pri­me­ra ca­fe­te­ría co­mo es­pa­cio fí­si­co en la que se in­vi­ta a te­ner con­cien­cia so­bre la muer­te; el con­cep­to de be­ber ca­fé y ha­blar de nues­tra vi­da fi­ni­ta se re­mon­ta a 2004, cuan­do un an­tro­pó­lo­go y so­ció­lo­go sui­zo lla­ma­do Ber­nard Cret­taz fun­dó la ter­tu­lia Ca­fé Mor­tel. La ex­pan­sión glo­bal lle­ga­ría mu­cho des­pués, con el mo­vi­mien­to Death Ca­fe, im­pul­sa­do en 2011 en Lon­dres por otro bu­dis­ta, Jon Un­der­wood (quién fa­lle­ció de leu­ce­mia el año pa­sa­do a los 44 años). Él fue quien creó el có­di­go de con­duc­ta pa­ra los en­cuen­tros pe­rió­di­cos, que han de es­tar siem­pre guia­dos por un me­dia­dor vo­lun­ta­rio y en los que, mien­tras se be­be ca­fé y té y se to­man dul­ces, se in­vi­ta a la gen­te a in­ter­ac­tuar con des­co­no­ci­dos pa­ra in­ter­cam­biar ideas y sen­sa­cio­nes so­bre la muer­te. Des­de en­ton­ces se han pues­to en pie más de 7.000 Death Ca­fes en 58 paí­ses de to­do el mun­do, con más de 70.000 par­ti­ci­pan­tes. En Es­pa­ña ya se han or­ga­ni­za­do 110 se­sio­nes, por ejem­plo, en Wan­da Ca­fé Op­ti­mis­ta de Ma­drid, en la Ca­fe­te­ría 8 23 de Bar­ce­lo­na, en el Le­mon Rock de Gra­na­da, en la ca­fe­te­ría Way­co de Va­len­cia, en la Uni­ver­si­dad de Ali­can­te, en El Ha­ce­dor de Char­las de A Co­ru­ña o en la pas­te­le­ría Ma­mia de Vi­to­ria. Ca­da vez son más ins­ti­tu­cio­nes y más per­so­nas las que to­man par­te en es­ta ten­den­cia de des­car­tar la muer­te co­mo ta­bú. En Nue­va York se ha crea­do el Art of Dying Ins­ti­tu­te (Ins­ti­tu­to del Ar­te de Mo­rir), que or­ga­ni­za, en­tre otras ac­ti­vi­da­des, con­fe­ren­cias y cur­sos de for­ma­ción so­bre el te­ma. Por otra par­te, el MOMA de­di­có en ene­ro de 2017 su 19º sa­lón a abor­dar el te­ma de la muer­te en la mo­der­ni­dad. Y la Uni­ver­si­dad de Co­lum­bia ha crea­do re­cien­te­men­te el Deat­hLab, una in­ves­ti­ga­ción trans­dis­ci­pli­na­ria cen­tra­da en el di­se­ño de in­fraes­truc­tu­ra mor­tuo­ria, di­ri­gi­da por la ar­qui­tec­ta y edu­ca­do­ra Karla Roths­tein, con el ob­je­ti­vo de re­fle­xio­nar acer­ca de có­mo con­vi­vi­mos con la muer­te en las gran­des ciu­da­des. In­clu­so hay una apli­ca­ción, We­croak, que cin­co ve­ces al día en­vía ci­tas en torno a la muer­te pa­ra ge­ne­rar con­cien­cia. Lo úl­ti­mo en to­do es­te ar­se­nal con­tra el ta­bú mor­tuo­rio ha si­do The Con­ver­sa­tion Project, que tam­bién ofre­ce kits en es­pa­ñol in­vi­tan­do a que la gen­te se cues­tio­ne có­mo quie­re abor­dar su pro­pia muer­te. ¿Quién di­jo mie­do? #ha­ble­mos­de­la­muer­te.

Una jo­ven sa­le del ataúd ins­ta­la­do co­mo par­te de la de­co­ra­ción en el Kid Mai Ca­fe de Bang­kok.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.