La se­gun­da muer­te de Fran­co

Del pres­ti­gio del te­rror al ama­ne­cer de la con­cor­dia

El País Semanal - - DOCUMENTOS | REPORTAJE - RE­POR­TA­JE / FRAN­CO HA MUER­TO por Miguel Án­gel Aguilar

El cro­nis­ta, uno de los tes­ti­gos di­rec­tos de los úl­ti­mos días del dic­ta­dor, re­me­mo­ra el am­bien­te que se vi­vió en Ma­drid du­ran­te la ago­nía y el pos­te­rior desen­la­ce que abrió la puer­ta a la Tran­si­ción.

HA­BÍA RE­PE­TI­DO QUE “quien re­ci­be el ho­nor y acep­ta el pe­so del cau­di­lla­je no pue­de dar­se al re­le­vo ni al des­can­so”. Era la lu­ce­ci­ta de El Par­do, pe­ro en­tra­ba en fa­se de ex­tin­ción. Al Ge­ne­ra­lí­si­mo la muer­te le fue sien­do ad­mi­nis­tra­da por los su­yos en do­sis cui­da­do­sas ba­jo el con­trol del yer­ní­si­mo, doc­tor Cris­tó­bal Mar­tí­nez-Bor­diú, mar­qués de Vi­lla­ver­de, que pro­lon­gó su ago­nía, sin aho­rrar­le los pa­de­ci­mien­tos más re­fi­na­dos, in­fli­gi­dos con un en­car­ni­za­mien­to que ni sus peo­res enemi­gos hu­bie­ran si­do ca­pa­ces de ima­gi­nar. Era 1975 y, ter­mi­na­do el re­creo de agos­to dis­fru­ta­do en el Pa­zo de Mei­rás, el ge­ne­ral Fran­co y to­do su sé­qui­to re­gre­sa­ban a Ma­drid, don­de se ba­rrun­ta­ban acon­te­ci­mien­tos que en mo­do al­guno que­rían per­der­se. La rec­ta fi­nal se abría con los cin­co fu­si­la­mien­tos del sá­ba­do 27 de sep­tiem­bre, a los que ha­bía da­do el en­te­ra­do el Con­se­jo de Mi­nis­tros ce­le­bra­do la vís­pe­ra, vier­nes, en el pa­la­cio de El Par­do. Era el pres­ti­gio del te­rror, al que se re­fe­ría Ar­tu­ro So­ria y Es­pi­no­sa co­mo cla­ve fun­da­men­tal pa­ra en­ten­der la per­du­ra­ción del ré­gi­men. El Cau­di­llo en el um­bral de su des­pe­di­da pa­ra siem­pre ofre­cía esa úl­ti­ma lec­ción pa­ra ga­ran­tía y se­gu­ri­dad de sus más fie­les. Ha­bía pro­me­ti­do aque­llo de “mi pulso no tem­bla­rá” cuan­do su exal­ta­ción a la Je­fa­tu­ra del Es­ta­do el 1 de oc­tu­bre de 1936 y se­guía fiel a su pro­me­sa 39 años des­pués, sin acu­sar tem­blor al­guno al con­fir­mar 5 de las 10 pe­nas de muer­te im­pues­tas por la ju­ris­dic­ción cas­tren­se. De la preo­cu­pa­ción por es­te asun­to de los pul­sos inal­te­ra­bles de­ja­ba cons­tan­cia el mi­nis­tro Lau­reano Ló­pez Ro­dó, quien en sus me­mo­rias se­ña­la co­mo re­qui­si­to in­dis­pen­sa­ble pa­ra ac­ce­der a la má­xi­ma ma­gis­tra­tu­ra es­tar en con­di­cio­nes car­dio­ló­gi­cas de man­dar al pa­re­dón a quien hi­cie­ra fal­ta. Cues­tión dis­tin­ta es que don Juan Carlos fue­ra a pres­tar­se a me­nes­te­res co­mo el de fir­mar in­con­mo­vi­ble pe­nas de muer­te. A par­tir de las eje­cu­cio­nes es­ta­lló la pro­tes­ta in­ter­na­cio­nal con­tra el ré­gi­men, que in­clu­yó que­ma de em­ba­ja­das y con­su­la­dos. La res­pues­ta del bún­ker ram­pan­te fue or­ques­tar una ma­ni­fes­ta­ción de ad­he­sión in­que­bran­ta­ble a Fran­co y de dig­ni­dad na­cio­nal ofen­di­da cua­tro días des­pués, el 1 de oc­tu­bre, con sa­li­da al bal­cón de pa­la­cio so­bre la pla­za de Orien­te del an­ciano au­tó­cra­ta pa­ra co­rres­pon­der a las acla­ma­cio­nes. Por sus aplau­sos los co­no­ce­réis y de nue­vo re­so­na­ba el ¡vi­van las cae­nas! que gri­ta­ban los ser­vi­les en 1814 a fa­vor del ab­so­lu­tis­mo. Por esos días en­tra­ba tam­bién en el ca­len­da­rio po­lí­ti­co la VIII Ron­da de Ne­go­cia­cio­nes His­pano-Nor­te­ame­ri­ca­nas pa­ra la re­no­va­ción de los acuer­dos de de­fen­sa y se pre­ci­pi­ta­ba ha­cia el con­flic­to abier­to el asun­to del te­rri­to­rio del Sáha­ra Oc­ci­den­tal. La ma­dru­ga­da del miér­co­les 15 de oc­tu­bre Fran­co ha­bía te­ni­do un “in­far­to si­len­te” cer­ti­fi­ca­do por el doc­tor Vicente Po­zue­lo Escudero, del que só­lo se da­ría no­ti­cia seis días des­pués, pe­ro en aras de la si­mu­la­ción ni si­quie­ra se ha­bía al­te­ra­do la ru­ti­na de las audiencias ci­vi­les ese día. El jue­ves 16 el rey Has­san II ha­cía el anun­cio de la Mar­cha Ver­de con­cer­ta­da con Was­hing­ton, que mo­vi­li­za­ba una in­gen­te mul­ti­tud de desarra­pa­dos con el pro­pó­si­to de for­zar la fron­te­ra que ha­bía si­do mi­na­da por las fuer­zas es­pa­ño­las. Co­mo es­cri­bió un pe­rio­dis-

ta ami­go en el se­ma­na­rio Po­si­ble, “na­die que­ría mo­rir por el Sáha­ra” y “cuan­do Kis­sin­ger di­jo: ‘El Sáha­ra pa­ra Ma­rrue­cos’, la luz se hi­zo”. La res­pues­ta de Ma­drid fue des­ta­car a Ra­bat al mi­nis­tro del Mo­vi­mien­to, José Solís, pa­ra tra­tar “de cor­do­bés a cor­do­bés” con Has­san. El vier­nes 17 se ce­le­bra­ba el Con­se­jo de Mi­nis­tros con Fran­co co­nec­ta­do a un mo­ni­tor pa­ra con­tro­lar el elec­tro­car­dio­gra­ma des­de la sa­la con­ti­gua. El domingo 19 el pa­cien­te su­fría una fuer­te cri­sis de ex­tra­sís­to­les, cum­plía el pre­cep­to do­mi­ni­cal y re­ci­bía la ex­tre­maun­ción ad­mi­nis­tra­da por su ca­pe­llán, el ca­ta­lán mon­se­ñor José María Bou­lart, co­mo me­di­da cau­te­lar aten­dien­do a las in­di­ca­cio­nes de su es­po­sa. El lu­nes 20 re­ci­bía al Prín­ci­pe pa­ra tra­tar de la Mar­cha Ver­de. Y en la ma­dru­ga­da del mar­tes 21 su­fría un nue­vo in­far­to y se di­fun­día el pri­mer par­te mé­di­co, de re­dac­ción de­li­be­ra­da­men­te os­cu­re­ci­da pa­ra eli­mi­nar to­da re­fe­ren­cia a la fe­cha de ini­cio del pro­ce­so y elu­dir el tér­mino in­far­to, que lo hu­bie­ra he­cho com­pren­si­ble pa­ra el pú­bli­co. Se­ña­la­ba tam­bién la vuelta a unas ac­ti­vi­da­des ha­bi­tua­les, de cu­yo aban­dono na­die ha­bía in­for­ma­do. Cuan­do la pri­me­ra muer­te —la trom­bo­fle­bi­tis de julio de 1974—, el Je­fe del Es­ta­do fue in­gre­sa­do en la clí­ni­ca pri­va­da de la Ciu­dad Sa­ni­ta­ria Pro­vin­cial que lle­va­ba su nom­bre, a la que te­nían ac­ce­so los pe­rio­dis­tas. En es­ta oca­sión se op­tó por pro­ce­der a la in­ver­sa, tras­la­dan­do al pa­la­cio de El Par­do los equi­pos y el ma­te­rial clí­ni­co ne­ce­sa­rios. De es­ta for­ma, el en­torno fa­mi­liar se ga­ran­ti­za­ba un cer­co que blo­quea­ba los ac­ce­sos a la in­for­ma­ción. El doc­tor Cris­tó­bal Mar­tí­nez-Bor­diú se ha­bía he­cho con el con­trol de la si­tua­ción pres­cin­dien­do

Agra­va­mien­tos y me­jo­rías del pa­cien­te se re­fle­ja­ban en los par­tes del equi­po mé­di­co ha­bi­tual, re­dac­ta­dos con jer­ga clí­ni­ca ocul­tis­ta

de ma­los mo­dos del doc­tor Vicente Gil, que ha­bía si­do el mé­di­co per­so­nal de Fran­co des­de la ba­ta­lla del Ebro. El Prín­ci­pe, es­cal­da­do por el nin­gu­neo del año an­te­rior cuan­do hu­bo de asu­mir las fun­cio­nes de Je­fe del Es­ta­do de las que fue pri­va­do por sor­pre­sa, se re­sis­tía a una nue­va pro­vi­sio­na­li­dad. Pe­ro hu­bo de acep­tar­la el 30 de oc­tu­bre an­te la gra­ve­dad de al­gu­nos asun­tos co­mo el de la Mar­cha Ver­de, que in­ten­ta­ba la ane­xión del te­rri­to­rio a Ma­rrue­cos. Ade­más, asus­ta­ba que en Por­tu­gal unas fuer­zas ar­ma­das edu­ca­das en el sa­la­za­ris­mo, vién­do­se in­mer­sas en una gue­rra co­lo­nial en Áfri­ca, hu­bie­ran mi­ra­do ha­cia Lis­boa y de­mo­li­do el ré­gi­men. De ahí la reac­ción ful­mi­nan­te al des­ta­par­se el ca­so de los ofi­cia­les di­si­den­tes de la Unión Mi­li­tar De­mo­crá­ti­ca. Cau­sas con­cu­rren­tes pa­ra la de­ter­mi­na­ción de don Juan Carlos de via­jar el 2 de no­viem­bre a El Aaiún, la ca­pi­tal del Sáha­ra, don­de com­pro­me­tió que se ha­ría cuan­to fue­ra ne­ce­sa­rio pa­ra que nues­tro Ejér­ci­to con­ser­va­ra in­tac­to su pres­ti­gio y ho­nor. Na­da más pe­li­gro­so en ese mo­men­to que un Ejér­ci­to hu­mi­lla­do que se ven­ga­ría de sus com­pa­trio­tas.

El lu­nes día 3 se su­po de un sú­bi­to agra­va­mien­to del pa­cien­te y el mar­tes día 4 los mé­di­cos, an­te un cua­dro he­mo­rrá­gi­co di­ges­ti­vo in­coer­ci­ble, anun­cia­ban que le in­ter­ven­drían en un qui­ró­fano im­pro­vi­sa­do en el Re­gi­mien­to de la Guar­dia. Des­de ese mo­men­to, en el en­torno de El Par­do se fue­ron con­cen­tran­do pe­rio­dis­tas y cu­rio­sos ca­da ano­che­ci­da jun­to a las ta­pias de pa­la­cio. Las te­rra­zas del bu­le­var pa­ra­le­lo a su tra­za­do, del Mesón del Ga­mo a La Mar­que­si­ta, se veían des­bor­da­das. La aglo­me­ra­ción atra­jo a fe­rian­tes con sus pues­tos de chu­rros, azú­car de al­go­dón, al­men­dras ga­rra­pi­ña­das, man­te­ca­das, ob­je­tos pia­do­sos, pos­ta­les, bio­gra­fías del Cau­di­llo, que se ofre­cían a los con­gre­ga­dos con la mis­ma neu­tra­li­dad que en 1931 lo ha­bían he­cho al pú­bli­co que con­tem­pla­ba la que­ma de los con­ven­tos aquel 10 de ma­yo, re­fle­ja­da por Jo­sep Pla en la cró­ni­cas de Ma­drid, el ad­ve­ni­mien­to de la Re­pú­bli­ca. Ese am­bien­te ver­be­ne­ro con­si­de­ra­do irres­pe­tuo­so fue clau­su­ra­do por la Guar­dia de Fran­co con la ex­pul­sión de los mer­ca­de­res del tem­plo. Agra­va­mien­tos y me­jo­rías del pa­cien­te se re­fle­ja­ban en los par­tes del equi­po mé­di­co ha­bi­tual, re­dac­ta­dos en una jer­ga clí­ni­ca ocul­tis­ta que los pe­rio­dis­tas in­ten­ta­ban des­co­di­fi­car y ha­cer in­te­li­gi­bles re­cu­rrien­do a los fa­cul­ta­ti­vos. Lue­go em­pe­za­ba la lu­cha por un te­lé­fono pa­ra trans­mi­tir. Lu­cha que só­lo se ali­vió cuan­do la Com­pa­ñía Te­le­fó­ni­ca em­pla­zó un re­mol­que com­par­ti­men­ta­do en ca­bi­nas des­de las que lla­má­ba­mos a las re­dac­cio­nes pa­ra dic­tar o gra­bar nues­tras cró­ni­cas. En­ton­ces, el es­pa­cio di­gi­tal es­ta­ba aún por in­ven­tar­se —ni ce­lu­la­res, ni or­de­na­do­res, ni tuits, ni ta­ble­tas, ni Fa­ce­book, ni Ins­ta­gram, ni What­sApp, ni apli­ca­ción al­gu­na—. TVE era la úni­ca te­le­vi­sión, las emi­so­ras de ra­dio ca­re­cían de pro­gra­mas in­for­ma­ti­vos y co­nec­ta­ban obli­ga­to­ria­men­te con Ra­dio Na­cio­nal pa­ra emi­tir los diarios ha­bla­dos, que los oyen­tes lla­ma­ban el par­te por el arras­tre de re­mi­nis­cen­cias bé­li­cas. La in­mi­nen­cia del “he­cho bio­ló­gi­co”, eu­fe­mis­mo pa­ra re­fe­rir­se a la muer­te de Fran­co, ha­bía en­cen­di­do la sus­cep­ti­bi­li­dad de las au­to­ri­da­des. Cun­dían los se­cues­tros de diarios y re­vis­tas y los pro­ce­sa­mien­tos co­mo el del di­rec­tor de Ya, el pe­rió­di­co de la Edi­to­rial Ca­tó­li­ca, por pu­bli­car una co­lum­na que fir­ma­ba

Tá­ci­to, seu­dó­ni­mo co­lec­ti­vo don­de con­fluían ele­men­tos tan sub­ver­si­vos co­mo Mar­ce­lino Ore­ja y si­mi­la­res. El vier­nes día 7 Fran­co ha­bía si­do tras­la­da­do de ur­gen­cia a la Ciu­dad Sa­ni­ta­ria de la Paz, don­de se le in­ter­ve­nía de nue­vo pa­ra aca­bar con las “he­ces en for­ma de me­le­na”. Que­da­ba in­gre­sa­do en la pri­me­ra plan­ta. Ha­bía un cam­bio de es­ce­na­rio y la in­fa­me tur­ba de pe­rio­dis­tas que­da­ba ins­ta­la­da en el ves­tí­bu­lo de la Clí­ni­ca de la Sa­ni­dad Pú­bli­ca. Era in­ce­san­te el des­fi­le de fi­gu­ran­tes del ré­gi­men de­seo­sos de que los pe­rio­dis­tas y las cá­ma­ras de­ja­ran cons­tan­cia de su vi­si­ta, cal­cu­lan­do que así su­ma­ban pun­tos. Fue­ra me­ro­dea­ban cu­rio­sos y ex­cén­tri­cos que apor­ta­ban re­li­quias va­ria­das y man­tos de vír­ge­nes mi­la­gro­sas o que per­ma­ne­cían de ro­di­llas, bra­zos en cruz, oran­tes, pa­ra lla­mar la aten­ción. El vier­nes 14 se fir­ma­ba en Ma­drid el Acuer­do Tri­par­ti­to, sus­cri­to por Es­pa­ña, Ma­rrue­cos y Mau­ri­ta­nia, que su­po­nía po­ner fin a nues­tras res­pon­sa­bi­li­da­des co­mo po­ten­cia ad­mi­nis­tra­do­ra y tras­pa­sar­las a una co­mi­sión in­te­gra­da por los tres paí­ses. Ese mis­mo día Fran­co, si­guien­do su par­ti­cu­lar via­cru­cis, en­tra­ba en el qui­ró­fano por ter­ce­ra vez. Su hi­ja, Carmen, in­ten­ta­ba que le de­ja­ran mo­rir en paz mien­tras Cris­tó­bal Mar­tí­nez Bor­diú lo ne­ce­si­ta­ba con vi­da al me­nos has­ta el día 26, fe­cha en que po­drían re­no­var el man­da­to de Ale­jan­dro Rodríguez de Val­cár­cel co­mo pre­si­den­te de las Cor­tes, del Con­se­jo del Reino y del Con­se­jo de Re­gen­cia. Con­fia­ban en que con él se ga­ran­ti­za­ban el bloqueo de cual­quier cam­bio po­lí­ti­co in­de­sea­do. To­da­vía el Pleno de las Cor­tes en­con­tra­ba un mo­men­to el mar­tes 18 pa­ra apro­bar la des­co­lo­ni­za­ción del Sáha­ra, que en su día fue de­cla­ra­do pro­vin­cia es­pa­ño­la.

Fran­co mo­ría a las 3.40 del jue­ves día 20. Ra­dio Na­cio­nal in­for­ma­ba a las 6.10. Los pe­rio­dis­tas de guar­dia en el ves­tí­bu­lo se ha­bían ac­ti­va­do des­de el prin­ci­pio y aler­ta­do a sus com­pa­ñe­ros. Re­cuer­do ha­ber lle­ga­do a ca­sa so­bre las tres de la ma­dru­ga­da y es­tar de re­gre­so an­tes de las cin­co. El pre­si­den­te del Go­bierno, Carlos Arias, em­pe­za­ba su men­sa­je: “Es­pa­ño­les, Fran­co ha muer­to”. Lue­go leía un tex­to pre­sen­ta­do co­mo su tes­ta­men­to que ter­mi­na­ba “Arri­ba Es­pa­ña” y “Vi­va Es­pa­ña”. La pri­me­ra gra­ba­ción ha­bía si­do de­fec­tuo­sa y Arias, co­mo un ac­tor con­su­ma­do, vol­vía a so­llo­zar sin pro­ble­ma en las tres ver­sio­nes su­ce­si­vas. Des­de el pri­mer mo­men­to se pu­so en mar­cha la Ope­ra­ción Lu­ce­ro. Ca­pi­lla ar­dien­te en el Sa­lón de Co­lum­nas de pa­la­cio. Re­le­vos en los tur­nos de ve­la. Lar­ga hi­le­ra de quie­nes quie­ren pre­sen­tar sus res­pe­tos o ha­cer sus com­pro­ba­cio­nes, que si­gue por Bai­lén y Ma­yor has­ta la Puer­ta del Sol. “Ma­drid, Fernando hi­jo mío, era una ciu­dad si­tia­da por la pe­na”, se atre­vió a es­cri­bir, to­man­do la par­te por el to­do, un jo­ven co­lum­nis­ta, muy en­co­mia­do en las pá­gi­nas del dia­rio Arri­ba, san­to y se­ña de la ca­de­na del Mo­vi­mien­to. Las de­le­ga­cio­nes in­ter­na­cio­na­les acre­di­ta­das en la pro­cla­ma­ción del Rey fue­ron de ín­fi­mo ni­vel. Por el lu­gar se­ña­la­do, el Pleno de las Cor­tes del ré­gi­men, y por la fe­cha ele­gi­da, el sá­ba­do 22 de no­viem­bre, fue difícil de di­so­ciar de las exe­quias y en­tie­rro de Fran­co pau­ta­do pa­ra el día si­guien­te. El si­nies­tro dic­ta­dor chi­leno ge­ne­ral Au­gus­to Pi­no­chet, de uni­for­me con ca­pa, era la fi­gu­ra de ma­yor ran­go en la tribuna de in­vi­ta­dos del Sa­lón de Se­sio­nes. Allí, don Juan Carlos, en su pri­mer dis­cur­so co­mo Rey, to­ma­ba la ban­de­ra de la con­cor­dia e in­ten­ta­ba que la es­pe­ran­za se ex­pre­sa­ra con ra­zón, sin sus­ci­tar re­ce­los blo­quean­tes. El Rey se es­tre­na­rá con un de­cre­to de in­dul­to pro­mul­ga­do el mar­tes 25 de no­viem­bre que afec­ta­ba a más de 12.000 en­cau­sa­dos.

El domingo 23 hu­bo mi­sa fu­ne­ral por to­do lo al­to en la pla­za de Orien­te, ofi­cia­da por el ar­zo­bis­po de Ma­drid y pre­si­den­te de la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal, car­de­nal Vicente Enrique Tarancón, a quien el bún­ker pe­día a gri­tos en­viar al pa­re­dón. Lue­go si­guie­ron las pom­pas fú­ne­bres con el cor­te­jo y el en­tie­rro en el Va­lle de los Caí­dos, en la tum­ba que ha­cía pen­dant con la de José Antonio y con los aba­des co­rres­pon­dien­tes de la ba­sí­li­ca. El lu­nes 24, ETA vuel­ve pa­ra ase­si­nar al al­cal­de de Oyar­zun, Antonio Eche­ve­rría Al­bi­su. Era ne­ce­sa­rio y ur­gen­te ima­gi­nar un mo­men­to se­pa­ra­do y un es­ce­na­rio dis­tin­to pa­ra brin­dar a los dig­na­ta­rios ex­tran­je­ros la opor­tu­ni­dad de res­pal­dar al nue­vo Rey. Ha­bía que bus­car un am­bien­te y una fe­cha dis­tin­ta, y por es­ta vez la Igle­sia, fun­di­da tan­tos años con el dic­ta­dor en el na­cio­nal­ca­to­li­cis­mo, se con­vir­tió en la Igle­sia de la con­cor­dia, y el car­de­nal Tarancón pres­tó un ser­vi­cio de pri­me­ra en la bue­na di­rec­ción con su ho­mi­lía en la “mi­sa del Es­pí­ri­tu San­to” ce­le­bra­da en la ma­dri­le­ña igle­sia de los Je­ró­ni­mos en la ma­ña­na del jue­ves 27. Don Juan Carlos rehu­só en­trar ba­jo pa­lio. Sa­bía que só­lo re­nun­cian­do ga­na­ría el fa­vor de los es­pa­ño­les. Ha­bía re­ci­bi­do unos po­de­res om­ní­mo­dos, pe­ro no que­ría en­car­nar una mo­nar­quía al mo­do alauí con súb­di­tos, sino só­lo ser el Rey de ciu­da­da­nos li­bres. Allí en mi­sa es­tu­vie­ron co­mo tes­ti­gos el pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca Fran­ce­sa, Va­léry Gis­card d’Es­taing; el vi­ce­pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos, Nel­son Roc­ke­fe­ller; el du­que de Edim­bur­go, con­sor­te de la rei­na Isa­bel II; el prín­ci­pe Al­ber­to de Lie­ja, he­re­de­ro de Bél­gi­ca; el pre­si­den­te de Ir­lan­da; el prín­ci­pe Moha­med, he­re­de­ro de Ma­rrue­cos; el pri­mer mi­nis­tro de Egip­to y re­pre­sen­tan­tes de to­das las ca­sas reales eu­ro­peas. A la sa­li­da del tem­plo des­fi­la­ron an­te los Reyes las tro­pas que les ha­bían ren­di­do ho­no­res a su lle­ga­da. Los dig­na­ta­rios que­da­ron con­ge­la­dos unos mi­nu­tos en la es­ca­li­na­ta don­de los fo­tó­gra­fos les in­mor­ta­li­za­ron. Lue­go, to­dos a pa­la­cio. En las ca­lles ape­nas se no­ta­ba la so­lem­ni­dad del día. Pe­ro em­pe­za­ba de­ci­di­da y con bue­nos au­gu­rios la que lla­ma­ría­mos Tran­si­ción.

DO­CU­MEN­TOS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.