PA­LOS DE CIE­GO

La ig­no­ran­cia o la in­di­fe­ren­cia res­pec­to a la li­te­ra­tu­ra ca­ta­la­na ha pro­vo­ca­do en al­gu­nos es­cri­to­res en ca­ta­lán un in­jus­ti­fi­ca­do com­ple­jo de in­fe­rio­ri­dad.

El País Semanal - - SUMARIO - Por Ja­vier Cer­cas

EN UN DIÁ­LO­GO en­tre el crí­ti­co Ig­na­cio Eche­va­rría y el edi­tor Clau­dio Ló­pez pu­bli­ca­do en el dia­rio El Mun­do, Eche­va­rría des­cri­be una evi­den­cia dra­má­ti­ca. Ha­blan­do del ne­go­cio edi­to­rial bar­ce­lo­nés, ob­ser­va: “Se di­ría que en él con­vi­ven dos cir­cui­tos pa­ra­le­los sin ape­nas con­tac­to: el de la edi­ción en cas­te­llano y el de la edi­ción en ca­ta­lán. En más de 30 años de ofi­cio, ca­si ni me he ro­za­do con au­to­res o con pro­fe­sio­na­les de la edi­ción en ca­ta­lán”. Más tar­de am­plía el al­can­ce de esa in­co­mu­ni­ca­ción: “Dos cul­tu­ras que con­vi­ven jun­tas sin ape­nas mi­rar­se, ya no di­go mez­clar­se”. La evi­den­cia de Eche­va­rría ad­mi­te al­gu­na ex­cep­ción. Pon­go mi ejem­plo por­que, co­mo di­ría Una­muno, es el que más cer­ca me pi­lla. Igual que mu­chos ca­ta­la­nes —aun­que no ha­yan na­ci­do en Ca­ta­lu­ña, co­mo yo—, soy bi­lin­güe, y en mi ca­sa se ha­bla cas­te­llano y ca­ta­lán: yo ha­blo en ca­ta­lán con mi mu­jer, pe­ro en cas­te­llano con mi hi­jo, que a su vez ha­bla con mi mu­jer en ca­ta­lán. Es­to, que pue­de pa­re­cer un lío, es una ben­di­ción ha­bi­tual en Ca­ta­lu­ña. Lo que si­gue, en cam­bio, ya no es tan ha­bi­tual. Aun­que no apren­dí el ca­ta­lán en la es­cue­la, en la uni­ver­si­dad es­tu­dié li­te­ra­tu­ra ca­ta­la­na (ade­más de cas­te­lla­na), el pri­mer pe­rió­di­co en el que es­cri­bí era un pe­rió­di­co en ca­ta­lán (el Dia­ri de Bar­ce­lo­na), mi pri­mer edi­tor fue un edi­tor en ca­ta­lán (Jau­me Vall­cor­ba), mi pri­me­ra edi­to­rial era una edi­to­rial en cas­te­llano sur­gi­da de una edi­to­rial en ca­ta­lán (Qua­derns Cre­ma) y has­ta ca­si los 40 años ape­nas co­no­cí a un so­lo es­cri­tor en es­pa­ñol, por­que mi ín­fi­mo mun­di­llo li­te­ra­rio era un mun­di­llo en ca­ta­lán; por lo de­más, me enor­gu­llez­co de ha­ber tra­du­ci­do al cas­te­llano a al­gu­nos au­to­res ca­ta­la­nes: Tra­bal, Mon­zó, Pà­mies, Mon­só. Ca­sos más o me­nos pa­re­ci­dos al mío hay al­guno —Gon­za­lo Tor­né, por ejem­plo—, pe­ro no creo que re­sul­te fá­cil en­con­trar es­cri­to­res en cas­te­llano con un in­te­rés por la li­te­ra­tu­ra en ca­ta­lán que so­bre­pa­se el lí­mi­te de lo su­per­fi­cial y con­sa­bi­do. Es ver­dad que, co­mo di­ce Clau­dio Ló­pez, la li­te­ra­tu­ra es­cri­ta en ca­ta­lán y la es­cri­ta en cas­te­llano son dis­tin­tas, aun­que am­bas for­men par­te de la mis­ma cul­tu­ra, y por tan­to sus cir­cui­tos son dis­tin­tos; pe­ro no es me­nos ver­dad que exis­te una ig­no­ran­cia o in­di­fe­ren­cia ge­ne­ra­li­za­da de la li­te­ra­tu­ra cas­te­lla­na por la ca­ta­la­na (lo con­tra­rio no es cier­to: el co­no­ci­mien­to que los es­cri­to­res en ca­ta­lán tie­nen de la li­te­ra­tu­ra cas­te­lla­na es muy su­pe­rior al que los es­cri­to­res en cas­te­llano tie­nen de la ca­ta­la­na). Es­ta es la par­te li­te­ra­ria del dra­ma. Por­que la li­te­ra­tu­ra ca­ta­la­na es una pe­que­ña gran li­te­ra­tu­ra. Pe­que­ña en can­ti­dad, gran­de en ca­li­dad. No es só­lo que su pa­sa­do in­clu­ya al­gu­nos nom­bres que pue­den com­pe­tir con cual­quie­ra de sus con­tem­po­rá­neos en cual­quier len­gua (de March a Car­ner, de Mar­to­rell a Foix o Fe­rra­ter); es que al­gu­nos de los me­jo­res es­cri­to­res que tra­ba­jan aho­ra mis­mo en Es­pa­ña es­cri­ben en ca­ta­lán. Nin­gún lec­tor es­pa­ñol de­be­ría re­nun­ciar a ese te­so­ro. La par­te po­lí­ti­ca del dra­ma es que la ig­no­ran­cia o la in­di­fe­ren­cia res­pec­to a la li­te­ra­tu­ra ca­ta­la­na (y por ex­ten­sión, res­pec­to a la cul­tu­ra en ca­ta­lán) ha pro­vo­ca­do en al­gu­nos es­cri­to­res en ca­ta­lán un in­jus­ti­fi­ca­do com­ple­jo de in­fe­rio­ri­dad en re­la­ción con la li­te­ra­tu­ra en cas­te­llano, lo cual ha ali­men­ta­do un ren­cor sor­do y se­cre­to que a me­nu­do ha aca­ba­do trans­for­mán­do­se en el nar­ci­sis­mo su­pre­ma­cis­ta ca­rac­te­rís­ti­co del se­pa­ra­tis­mo de los úl­ti­mos años: no ol­vi­den que el nar­ci­sis­ta no es el que se ado­ra a sí mis­mo, sino el que se des­pre­cia tan­to que cons­tru­ye una más­ca­ra ado­ra­ble pa­ra in­ten­tar pro­te­ger­se tras ella del des­pre­cio de los de­más; no ol­vi­den que Nar­ci­so se sui­ci­da aho­gán­do­se al re­co­no­cer, ho­rro­ri­za­do, su pro­pio ros­tro en el agua. El su­pre­ma­cis­mo se­pa­ra­tis­ta pue­de en­ten­der­se, vis­to así, co­mo una so­la­pa­da con­fe­sión de in­fe­rio­ri­dad y una de­ses­pe­ra­da re­cla­ma­ción de afec­to. Y tam­bién co­mo otra co­sa: co­mo un in­gre­dien­te tó­xi­co, au­to­des­truc­ti­vo y na­da des­de­ña­ble del cóc­tel sal­va­je con que, en sep­tiem­bre y oc­tu­bre de 2017, una ban­da de po­lí­ti­cos en­so­ber­be­ci­dos, irres­pon­sa­bles, fa­na­ti­za­dos y sin es­crú­pu­los in­ten­ta­ron en Ca­ta­lu­ña ases­tar un gol­pe a la de­mo­cra­cia en nom­bre de la de­mo­cra­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.