PAMPLINAS

Los Sac­kler es­tán en el ori­gen de mi­les de adic­cio­nes, pe­ro se las han apa­ña­do pa­ra la­var su nom­bre a gol­pe de di­ne­ro.

El País Semanal - - SUMARIO - Por Mar­tín Ca­pa­rrós

GA­NA­RON. SU ape­lli­do re­ful­ge en las fa­cha­das más pres­ti­gio­sas de es­te mun­do: los Sac­kler lo han es­cul­pi­do, a fuer­za de do­na­ti­vos de mi­llo­nes, en sa­las e ins­ti­tu­tos del Lou­vre, el Gug­gen­heim, el Me­tro­po­li­tan, Har­vard, Co­lum­bia, Stan­ford, Ox­ford y do­ce­nas más; si na­da lo re­me­dia, allí es­ta­rán por si­glos. O no. Los pri­me­ros Sac­kler fue­ron tres hi­jos de in­mi­gran­tes po­la­cos que na­cie­ron en Brooklyn en­tre 1914 y 1920, es­tu­dia­ron me­di­ci­na y fun­da­ron, en los 50, una pe­que­ña com­pa­ñía far­ma­céu­ti­ca, Pur­due Phar­ma. El ma­yor, Art­hur, era un gran ven­de­dor: sus téc­ni­cas de mar­ke­ting cam­bia­ron la for­ma de co­mer­cia­li­zar me­di­ci­nas y lle­na­ron las ar­cas de los tres her­ma­nos. Pe­ro su éxi­to ma­yor em­pe­zó en 1995, sie­te años des­pués de su muer­te: fue en­ton­ces cuan­do los dos me­no­res, Mor­ti­mer y Ray­mond, lan­za­ron el Oxy-Con­tin —que, des­de en­ton­ces, ha pro­du­ci­do más de 30.000 mi­llo­nes de eu­ros. Oxy-Con­tin —que en Es­pa­ña se lla­ma Oxy­co­do­ne— es un in­ven­to as­tu­to: una pas­ti­lla que li­be­ra de a po­co un opiá­ceo co­no­ci­do, la oxi­co­do­na, muy efi­caz co­mo anal­gé­si­co. El me­ca­nis­mo per­mi­te que la dro­ga ac­túe du­ran­te ocho, diez, do­ce ho­ras; su di­fu­sión fue ve­loz y sus efec­tos dis­cu­ti­dos: mu­cha li­te­ra­tu­ra mé­di­ca lo acu­sa por la epi­de­mia de adic­cio­nes que vol­vió a sa­cu­dir a los Es­ta­dos Uni­dos en las úl­ti­mas dé­ca­das. Por­que el Oxy-Con­tin se usa pa­ra tra­ta­mien­tos pro­lon­ga­dos y, co­mo to­das las dro­gas, ne­ce­si­ta do­sis cre­cien­tes pa­ra pro­du­cir los mis­mos efec­tos. Y por­que hu­bo quie­nes des­cu­brie­ron que, si abrían la cáp­su­la y la mo­lían, la po­dían in­ha­lar o in­yec­tar —y que la do­sis ma­si­va, li­be­ra­da de su me­ca­nis­mo de re­gu­la­ción, les pro­cu­ra­ba tre­me­bun­do via­je. Aho­ra, un es­tu­dio del Na­tio­nal Ins­ti­tu­te on Drug Abu­se ame­ri­cano di­ce que el 10 por cien­to de los usua­rios de esos anal­gé­si­cos se ha­ce adic­to, y que la mi­tad se pa­sa a la he­roí­na. Apren­di­mos a pen­sar que el tiem­po es una fle­cha lan­za­da ha­cia de­lan­te, que lo que que­da atrás se que­dó atrás —y en ver­dad vuel­ve tan­tas ve­ces. Ha­ce 30 años la he­roí­na era epi­de­mia; ha­ce 15 pa­re­cía su­pe­ra­da; en Es­ta­dos Uni­dos, aho­ra, ca­da día ma­ta a 115 per­so­nas y 50 be­bés na­cen adic­tos. Pur­due Phar­ma y los Sac­kler se po­nen de per­fil. La em­pre­sa pa­ga ins­ti­tu­tos, mé­di­cos y es­tu­dios que di­cen que la cul­pa no es su­ya sino de los con­su­mi­do­res. Y, pe­se a la catarata de de­nun­cias, nun­ca fue con­de­na­da por­que sus abo­ga­dos siem­pre arre­glan por mu­cha pla­ta an­tes del jui­cio. Mien­tras, sus due­ños si­guen lim­pian­do sus nom­bres a gol­pes de mi­llo­nes. Co­mo de­cía ha­ce más de cien años un di­rec­ti­vo del Me­tro­po­li­tan Mu­seum de Nue­va York —ci­ta­do por The New Yor­ker en un ar­tícu­lo ex­ce­len­te— pa­ra pe­dir do­na­cio­nes a los mi­llo­na­rios de en­ton­ces: “Pien­sen us­te­des que la glo­ria pue­de ser su­ya si si­guen nues­tros con­se­jos y con­vier­ten puer­cos en por­ce­la­na, gra­nos en ce­rá­mi­cas an­ti­guas, el ru­do plo­mo del co­mer­cio en mármol es­cul­pi­do”. En­ton­ces se lla­ma­ba be­ne­fi­cen­cia o, me­jor, fi­lan­tro­pía; aho­ra se lla­ma res­pon­sa­bi­li­dad so­cial. De “ha­cer el bien” o “amar a los hom­bres” pa­sa­mos a “ha­cer­se res­pon­sa­ble”. Los nom­bres cam­bian y de­sig­nan lo mis­mo: al­guien que con­si­gue apro­piar­se de mu­chas ri­que­zas en­tre­ga unas po­cas pa­ra do­rar su ima­gen. Pe­tro­le­ros que ca­lien­tan la at­mós­fe­ra, fi­nan­cis­tas que em­po­bre­cie­ron a mi­llo­nes, fa­bri­can­tes de dro­gas que ma­tan den­tro de la ley im­po­nen sus nom­bres a la cul­tu­ra, la so­li­da­ri­dad, la ayu­da hu­ma­ni­ta­ria. Es un sis­te­ma de es­tos tiem­pos: los ri­quí­si­mos no so­lo con­tro­lan los mer­ca­dos; tam­bién con­tro­lan los tra­ba­jos que pre­ten­den re­pa­rar los da­ños que esos mer­ca­dos cau­san. Que al­guien po­sea mi­les de mi­llo­nes es mons­truo­so: que los use pa­ra de­ci­dir a quién se ayu­da es la guin­da del pas­tel. Son di­ne­ros que de­be­rían en­tre­gar en im­pues­tos pa­ra que los Es­ta­dos de­fi­nan, se­gún los me­ca­nis­mos de­mo­crá­ti­cos, qué vi­das me­jo­rar con ellos, có­mo. Y, en cam­bio, gra­cias al des­pres­ti­gio de esos es­ta­dos y a sus ba­ta­llo­nes de abo­ga­dos fis­ca­lis­tas, los que de­ci­den son Ga­tes, So­ros o Sac­kler. Y es­pe­ran, fal­ta­ba más, que se lo agra­dez­ca­mos.

Art­hur Sac­kler, fun­da­dor del im­pe­rio far­ma­céu­ti­co Sac­kler y me­ce­nas ar­tís­ti­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.