Uni­ver­si­ta­rios es­tre­sa­dos

El pri­mer año de en­se­ñan­za su­pe­rior pue­de ge­ne­rar una do­ble pre­sión: pa­ra mu­chos es la pri­me­ra vez en aban­do­nar el ho­gar fa­mi­liar y afron­tar ver­da­de­ras exi­gen­cias aca­dé­mi­cas. Apren­der a ges­tio­nar el cam­bio pue­de ayu­dar a evi­tar ma­les ma­yo­res.

El País Semanal - - SUMARIO - POR DA­VID DOREMBAUM ILUS­TRA­CIÓN DE SE­ÑOR GAR­CÍA

APREN­DER A CON­TRO­LAR el es­trés se ha con­ver­ti­do en ma­te­ria obli­ga­to­ria pa­ra los es­tu­dian­tes uni­ver­si­ta­rios. La vi­da que se abre con la en­se­ñan­za su­pe­rior re­sul­ta es­ti­mu­lan­te, pe­ro tam­bién pue­de lle­gar a ser des­alen­ta­do­ra. Se tra­ta de una eta­pa crí­ti­ca en la tran­si­ción de la ado­les­cen­cia a la ma­du­rez. Mu­chos alum­nos aban­do­nan por pri­me­ra vez el ho­gar fa­mi­liar, y al­gu­nos ma­ne­jan me­jor que otros el es­trés que ello pue­de pro­du­cir. Los pe­que­ños re­ve­ses pue­den pro­vo­car sen­ti­mien­tos ne­ga­ti­vos in­ten­sos que las más de las ve­ces re­sul­tan pa­sa­je­ros. Gra­dual­men­te, la ma­yo­ría de los alum­nos se van adap­tan­do y asu­men la res­pon­sa­bi­li­dad de sus cui­da­dos per­so­na­les y de las de­man­das aca­dé­mi­cas. Pe­ro la pre­sión en el au­la y en el cam­pus se in­ten­si­fi­ca. El ba­jo ren­di­mien­to aca­dé­mi­co pue­de da­ñar la au­to­es­ti­ma y pro­vo­car efec­tos sig­ni­fi­ca­ti­vos. Oca­sio­nal-

Un es­tu­dio rea­li­za­do en Reino Uni­do se­ña­la que el 6% de los es­tu­dian­tes di­cen ha­ber con­si­de­ra­do el sui­ci­dio

men­te, lle­ga a ge­ne­rar ur­gen­cia por aban­do­nar los es­tu­dios. Ade­más, la trans­for­ma­ción de las uni­ver­si­da­des ha agre­ga­do nue­vos fac­to­res es­tre­san­tes. El psi­có­lo­go Tay­yab Ras­hid, de la Uni­ver­si­dad de To­ron­to, afir­ma que la di­ver­si­dad cul­tu­ral pue­de lle­gar a ser un mo­ti­vo de es­trés. Ras­hid ci­ta el ejem­plo de un es­tu­dian­te que em­pe­zó a sa­lir con una com­pa­ñe­ra de una cul­tu­ra dis­tin­ta a la su­ya y sien­te que no le es po­si­ble ha­blar con sus pa­dres acer­ca de la re­la­ción. A pe­sar de que la an­sie­dad en cier­tos ca­sos has­ta pue­de ser útil —es­pe­cial­men­te cuan­do los exá­me­nes lla­man a la puer­ta—, si la irri­ta­bi­li­dad, la agi­ta­ción y el ais­la­mien­to per­sis­ten por pe­rio­dos pro­lon­ga­dos, es po­si­ble que es­te­mos an­te un tras­torno que re­quie­ra aten­ción pro­fe­sio­nal. El Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de la Sa­lud Men­tal (NIMH) de Bet­hes­da (Mary­land, EE UU) iden­ti­fi­ca es­tas con­di­cio­nes co­mo las ma­ni­fes­ta­cio­nes más co­mu­nes de pa­de­ci­mien­tos emo­cio­na­les en los es­tu­dian­tes. Una pu­bli­ca­ción re­cien­te del Ins­ti­tu­to pa­ra la In­ves­ti­ga­ción de Po­lí­ti­cas Pú­bli­cas (IPPR) de Reino Uni­do re­gis­tra ci­fras alar­man­tes de uni­ver­si­ta­rios afec­ta­dos por pro­ble­mas de sa­lud men­tal. Apro­xi­ma­da­men­te el 6% de los es­tu­dian­tes con­fir­ma­ron ha­ber con­si­de­ra­do se­ria­men­te el sui­ci­dio. En las más se­ve­ras cir­cuns­tan­cias, las con­di­cio­nes de es­ta nue­va vi­da pue­den lle­gar a pre­ci­pi­tar­lo; de he­cho, es la se­gun­da cau­sa de muer­te en di­cho sec­tor de la po­bla­ción. Afor­tu­na­da­men­te, el es­tig­ma de las en­fer­me­da­des men­ta­les ha ido dis­mi­nu­yen­do y, co­mo con­se­cuen­cia, se ha pro­du­ci­do un in­cre­men­to no­ta­ble en el nú­me­ro de es­tu­dian­tes que re­cu­rren a los ser­vi­cios de apo­yo. Los cen­tros edu­ca­ti­vos ca­si no dan abas­to. En es­ta úl­ti­ma dé­ca­da se ha mul­ti­pli­ca­do por cin­co el nú­me­ro de uni­ver­si­ta­rios que de­ci­den com­par­tir pro­ble­mas de es­te ti­po. ¿Có­mo ayu­dar­los a en­fren­tar las ba­ta­llas com­pe­ti­ti­vas, las pre­sio­nes so­cia­les de la ge­ne­ra­ción mi­llen­nial y la ru­ti­na do­més­ti­ca fue­ra de ca­sa? Ade­más de las pre­sio­nes fi­nan­cie­ras, o de la preo­cu­pa­ción por­que al con­cluir los es­tu­dios qui­zá no ha­ya tra­ba­jo. Lo im­por­tan­te es que desa­rro­llen con­cien­cia de sus ni­ve­les de es­trés. El pro­fe­sor de in­for­má­ti­ca An­drew Camp­bell y su gru­po de la Uni­ver­si­dad de Dart­mouth (EE UU) han idea­do la apli­ca­ción Stu­den­tLi­fe pa­ra ayu­dar a los es­tu­dian­tes a mo­ni­to­ri­zar su es­ta­do de sa­lud men­tal y ren­di­mien­to aca­dé­mi­co ba­sán­do­se en da­tos ob­je­ti­vos de sen­so­res de te­lé­fo­nos in­te­li­gen­tes. El es­tu­dio —aún en fa­se ex­pe­ri­men­tal— es uno de los pri­me­ros de su ti­po en uti­li­zar es­ta for­ma de de­tec­ción au­to­má­ti­ca. ¿Qué po­de­mos ha­cer por los es­tu­dian­tes es­tre­sa­dos? Son ellos quie­nes nos di­cen lo cer­ca o lo le­jos que quie­ren te­ner­nos. Lo di­fí­cil es en­con­trar el equi­li­brio en­tre ofre­cer­les ayu­da y ani­mar­los a desa­rro­llar sus ha­bi­li­da­des pa­ra en­fren­tar los desafíos. De­be­mos man­te­ner­nos en con­tac­to con ellos: so­bre to­do los de pri­mer año, ne­ce­si­tan sa­ber que el apo­yo fa­mi­liar con el que con­ta­ban en ca­sa aún es­tá dis­po­ni­ble. Cha­tear por te­lé­fono, co­mu­ni­car­nos por Sky­pe, vi­si­tar­los oca­sio­nal­men­te. Pro­cu­rar ser la voz tran­qui­li­za­do­ra cuan­do las co­sas se po­nen di­fí­ci­les. Ayu­dar­los a no es­pe­rar que la si­tua­ción se re­suel­va es­pon­tá­nea­men­te y a abor­dar los pro­ble­mas con pa­cien­cia. In­sis­tir en que su bie­nes­tar no so­lo se tra­du­ce en un me­jor ren­di­mien­to aca­dé­mi­co, sino que tam­bién ayu­da a te­ner éxi­to des­pués de com­ple­tar los es­tu­dios. No de­jar­les me­nos­pre­ciar el va­lor del ejer­ci­cio, la die­ta equi­li­bra­da, el sue­ño y otras ac­ti­vi­da­des que con­tro­lan el es­trés. In­sis­tir en la im­por­tan­cia de que no se aís­len. Alen­tar­los a uti­li­zar los ser­vi­cios es­pe­cí­fi­cos dis­po­ni­bles en el cam­pus. A po­ner­se en con­tac­to con el mé­di­co y, si fue­se ne­ce­sa­rio, a ajus­tar su pro­gra­ma de es­tu­dios o ha­cer una pau­sa pa­ra con­cen­trar­se en su sa­lud. Los cen­tros, a pe­sar de sus li­mi­ta­cio­nes, cuen­tan con una va­rie­dad de re­cur­sos de apo­yo y las po­lí­ti­cas que per­mi­ten a los alum­nos au­sen­tar­se tem­po­ral­men­te son aho­ra más fle­xi­bles. Aun­que las uni­ver­si­da­des son ollas a pre­sión, se han ve­ni­do adap­tan­do a las ne­ce­si­da­des de bie­nes­tar del es­tu­dian­te.

Da­vid Do­ren­baum es psi­coa­na­lis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.