Pa­la­bras pa­ra una ex­pe­rien­cia

El desafío de lo nue­vo acre­di­ta có­mo so­mos. Por eso re­sul­ta ilus­tra­ti­va la equi­pa­ra­ción que so­le­mos ha­cer en­tre lo que ya co­no­ce­mos y los ali­men­tos y pla­tos de los que no te­ne­mos re­fe­ren­cias.

El País Semanal - - SUMARIO - POR AN­DO­NI LUIS ADU­RIZ

ME­DIAR EN­TRE la im­pre­sión que nos pro­du­ce el mun­do que nos ro­dea y la per­cep­ción que de es­te tie­nen otras per­so­nas es una ta­rea com­pli­ca­da. Es ha­bi­tual dar por sen­ta­do que al­go que es co­mún pa­ra uno tam­bién lo sea pa­ra el res­to. Sim­pli­fi­can­do mu­cho, la lec­tu­ra que se ha­ce, pon­ga­mos por ca­so, de un pla­to, sue­le ve­nir con­di­cio­na­da por la fi­nu­ra de sen­ti­dos, las en­se­ñan­zas e in­for­ma­ción acu­mu­la­dos a lo lar­go del tiem­po y los re­fe­ren­tes cul­tu­ra­les que des­co­di­fi­ca­rán los da­tos ob­te­ni­dos. Por ejem­plo, sor­ber una so­pa o un té muy ca­lien­te de ma­ne­ra rui­do­sa mo­les­ta a mu­chos co­men­sa­les en Oc­ci­den­te, pe­ro en Ja­pón se con­si­de­ra un ges­to de bue­na edu­ca­ción. So­mos por­ta­do­res de unos co­no­ci­mien­tos que fi­jan már­ge­nes y con­sig­nan unas creen­cias que han con­for­ma­do vi­sio­nes y prác­ti­cas úti­les en el con­tex­to don­de han pros­pe­ra­do. Fue­ra de ese ám­bi­to, so­le­mos to­car de oí­do. ¿Qué su­ce­de cuan­do nos to­pa­mos con una ex­pe­rien­cia fren­te a la que no te­ne­mos re­fe­ren­cias? Sue­le ser muy ilus­tra­ti­va nues­tra for­ma de eva­luar un pro­duc­to des­co­no­ci­do. Si a al­guien que no co­noz­ca una chi­ri­mo­ya se le pi­de que la des­cri­ba cuan­do la prue­ba, se­gu­ra­men­te con­si­de­ra­rá que su ta­ma­ño se apro­xi­ma al de una man­za­na y que sus cua­li­da­des gus­ta­ti­vas com­bi­nan las de la fre­sa, la fram­bue­sa y la pe­ra, con una no­ta de ca­ne­la. Por el con­tra­rio, pa­ra un na­ti­vo de un país tro­pi­cal, su sa­bor es sim­ple­men­te a chi­ri­mo­ya. El há­bi­to de diag­nos­ti­car por equi­pa­ra­ción es la vía na­tu­ral que em­plea­mos al afron­tar lo no­ve­do­so, pe­ro es un au­to­ma­tis­mo cons­tric­ti­vo si no se equi­li­bra con in­for­ma­ción y, si nos re­fe­ri­mos a un ali­men­to, con reite­ra­ción. To­me­mos otro fru­to, la lú­cu­ma ori­gi­na­ria de la sie­rra pe­rua­na, a la que el In­ca Gar­ci­la­so de la Ve­ga ca­li­fi­có en 1609 de “man­jar bron­co y gro­se­ro”, dé­ca­das des­pués de que el sa­cer­do­te je­sui­ta y na­tu­ra­lis­ta Jo­sé de Acos­ta afir­ma­ra, en 1590: “Di­cen por re­frán que es ma­de­ra di­si­nues­tros

mu­la­da”. Hoy día hay quien de­fi­ne su sa­bor co­mo una com­bi­na­ción de ba­ta­ta y ja­ra­be de ar­ce, e in­clu­so de man­go mez­cla­do con al­ba­ri­co­que o de man­go cru­za­do con plá­tano y gua­ná­ba­na. Es fas­ci­nan­te ob­ser­var có­mo ese trán­si­to de lo in­de­ter­mi­na­do a lo fi­gu­ra­ti­vo pre­sen­ta una fran­ja de im­pre­ci­sión con el su­fi­cien­te es­pa­cio co­mo pa­ra in­cor­po­rar opi­nio­nes e im­pre­sio­nes que con­di­cio­na­rán la pers­pec­ti­va de lo vi­vi­do. Si men­ciono el tér­mino “tar­tar”, mu­chos lec­to­res, más allá de la ela­bo­ra­ción en sí, no po­drán des­li­gar es­ta pre­pa­ra­ción de los re­cuer­dos aso­cia­dos a ella. Así, de­pen­dien­do de la ca­li­dad de las vi­ven­cias, se in­vo­lu­cra­rán unas emo­cio­nes u otras. No de­ja la mis­ma hue­lla en la me­mo­ria li­gar una re­ceta a un via­je con ami­gos en un cé­le­bre res­tau­ran­te que aso­ciar­la a una si­tua­ción in­for­tu­na­da. Pe­ro vol­vien­do a la ma­ne­ra de abor­dar un ha­llaz­go, ¿qué su­ce­de­ría si el tar­tar no hu­bie­se exis­ti­do ja­más y es­tu­vie­ra en­tre los nue­vos pla­tos de es­ta tem­po­ra­da en Mu­ga­ritz? Pues se­ría muy pro­ba­ble que es­ta pre­pa­ra­ción de car­ne o pes­ca­do cru­do pi­ca­do muy fino y op­cio­nal­men­te con­di­men­ta­do les pa­re­cie­se a los co­men­sa­les más her­mé­ti­cos una ham­bur­gue­sa cru­da. Y lle­ga­dos a es­te pun­to es cuan­do po­dría­mos en­ten­der que el pro­ce­di­mien­to fren­te al desafío de lo nue­vo acre­di­ta có­mo so­mos, de qué for­ma con­ce­bi­mos el mun­do. En sín­te­sis, có­mo nues­tras in­te­li­gen­cias fa­ci­li­tan o en­tor­pe­cen el ac­ce­so a nue­vas po­si­bi­li­da­des. No es ca­sual que, ya a me­dia­dos del si­glo pa­sa­do, el an­tro­pó­lo­go y fi­ló­so­fo fran­cés Clau­de Lé­vi-Strauss apun­ta­ra que pa­ra al­can­zar lo real era ne­ce­sa­rio de an­te­mano po­der ha­cer abs­trac­ción de lo vi­vi­do, con­clu­yen­do que so­lo las nue­vas ex­pe­rien­cias po­si­bi­li­ta­rían des­ple­gar nue­vos pa­ra­dig­mas. Y la gas­tro­no­mía cons­ti­tu­ye un lu­gar es­tra­té­gi­co pa­ra de­li­near otras na­rra­ti­vas po­si­bles.

En Ja­pón, sor­ber la so­pa se con­si­de­ra un ges­to de bue­na edu­ca­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.