En bus­ca de la luz per­fec­ta

El País Semanal - - SUMARIO - por Luis Vi­la­ri­ño

La bús­que­da del mo­men­to pre­ci­so en el que la luz des­ve­la la per­so­na­li­dad de un pai­sa­je pue­de du­rar me­ses o años. El au­tor ha re­co­rri­do pai­sa­jes re­cón­di­tos de to­do el mun­do pa­ra ob­ser­var­los, co­no­cer­los y, con suer­te, cap­tar ese ins­tan­te crí­ti­co en el que la fo­to­gra­fía ima­gi­na­da ocu­rre. Des­de blo­ques de hie­lo has­ta ní­veas du­nas, tiem­po y pa­cien­cia son claves pa­ra atra­par su esen­cia.

LA MO­CHI­LA se me cla­va en los hom­bros y me ha­ce sen­tir ca­da uno de los 22 ki­los del equi­po fo­to­grá­fi­co que lle­vo en­ci­ma. He per­di­do la cuen­ta del nú­me­ro de ve­ces que he vi­si­ta­do es­ta re­mo­ta zo­na de­sér­ti­ca de Nue­vo Mé­xi­co. A pe­sar de ser una de las más fan­tás­ti­cas lo­ca­li­za­cio­nes que co­noz­co, has­ta aho­ra no he con­se­gui­do fo­to­gra­fiar­la con una luz que es­té a la al­tu­ra de su ca­rác­ter úni­co. Se anun­cian fuer­tes tor­men­tas y las nu­bes se em­pie­zan a vol­ver más den­sas y os­cu­ras. Ten­go que apu­rar la mar­cha. Es­ta vez no se me pue­de es­ca­par. Des­pués de ca­si tres dé­ca­das via­jan­do con mi cá­ma­ra y mi trí­po­de por el mun­do, me he da­do cuen­ta de que la ha­bi­li­dad que me ha re­sul­ta­do más di­fí­cil de cul­ti­var co­mo fo­tó­gra­fo es la pa­cien­cia. Lo cual aña­de el in­gre­dien­te me­nos va­lo­ra­do, pe­ro el más im­por­tan­te en la fo­to­gra­fía de pai­sa­je: el tiem­po. Tiem­po pa­ra com­pren­der las cua­li­da­des de la luz, la in­fluen­cia de las es­ta­cio­nes y de la me­teo­ro­lo­gía, y so­bre to­do tiem­po pa­ra en­ten­der la esen­cia del pai­sa­je. En una épo­ca en la que ne­ce­si­ta­mos col­mar con in­me­dia­tez nues­tros an­he­los, eso sig­ni­fi­ca es­tar dis­pues­to a re­gre­sar a ca­sa con las ma­nos va­cías a pe­sar de las ca­mi­na­tas, los ma­dru­go­nes, de su­frir tó­rri­das tem­pe­ra­tu­ras en el de­sier­to o el gé­li­do alien­to del

in­vierno po­lar. Y to­do es­to ca­si siem­pre en so­le­dad. Gra­cias a es­ta per­se­ve­ran­cia, hay oca­sio­nes en las que el azar se po­ne de mi par­te. Es ese ins­tan­te en el que to­do en­ca­ja y un pai­sa­je úni­co es ilu­mi­na­do por una luz ex­tra­or­di­na­ria. Yo soy un tes­ti­go cu­yo pa­pel es con­ge­lar­lo en una ima­gen irre­pe­ti­ble, le­van­tan­do ac­ta co­mo un no­ta­rio de la luz. En ese mo­men­to re­ve­la­dor co­bra sen­ti­do to­do el es­fuer­zo, los días, me­ses e in­clu­so años de in­ten­tos sin fru­to. Ya es ca­si de ma­dru­ga­da cuan­do lle­go a mi tien­da de cam­pa­ña, tan mo­ja­do y lleno de ba­rro co­mo fe­liz, co­no­ce­dor de que lle­vo la ima­gen so­ña­da en mi cá­ma­ra.

1. Desafian­do la ló­gi­ca, el ár­bol cre­ce en una olla es­cul­pi­da por la per­ti­naz ero­sión en me­dio de la are­nis­ca ro­ja en el su­roes­te de Es­ta­dos Uni­dos. Es­tá a un par de ho­ras del pue­blo más cer­cano, don­de las tem­pe­ra­tu­ras so­bre­pa­san los 45 gra­dos.

2. La fuer­za de la gra­ve­dad no pa­re­ce afec­tar a es­tas ro­cas que se man­tie­nen en un de­li­ca­do equi­li­brio.

3. Lle­gar a es­te rin­cón de Ari­zo­na su­po­ne tres ho­ras en co­che por una pis­ta de are­na pa­ra ver có­mo es­tos es­tra­tos de co­lo­res se re­tuer­cen crean­do el efec­to de mo­vi­mien­to, co­mo si la ro­ca flu­ye­se.

FOTOENSAYO / EN BUS­CA DE LA LUZ PER­FEC­TA

3

1

2

FOTOENSAYO / EN BUS­CA DE LA LUZ PER­FEC­TA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.