DÚOS

Da­ni Ro­vi­ra & Emi­lio Mar­tí­nez Lá­za­ro

El País Semanal - - SUMARIO - POR HE­LE­NA PONCINI FO­TO­GRA­FÍA DE JA­VIER SA­LAS

TURULATO. ASÍ se que­dó Emi­lio Mar­tí­nez-Lá­za­ro (Ma­drid, 1945) cuan­do vio por pri­me­ra vez a Da­ni Ro­vi­ra (Má­la­ga, 1980) so­bre un es­ce­na­rio. “Era una fun­ción de dos ho­ras con es­te se­ñor de­lan­te del te­lón man­te­nien­do al pú­bli­co ha­cien­do lo que él que­ría”, re­cuer­da el di­rec­tor. Aquel fle­cha­zo fue el co­mien­zo de una re­la­ción que va ya por su ter­ce­ra pe­lí­cu­la, des­pués de arra­sar en ta­qui­lla con Ocho ape­lli­dos vas­cos y Ocho ape­lli­dos ca­ta­la­nes. “So­mos una pa­re­ja de he­cho del ci­ne. Ade­más, en mi ca­so los tres lar­go­me­tra­jes han si­do se­gui­dos. Eso quie­re de­cir que soy más fiel que él”, bro­mea Mar­tí­nez-Lá­za­ro, mien­tras se­ña­la a Ro­vi­ra. “Yo, co­mo soy más jo­ven­ci­to, soy un po­qui­to más cas­qui­vano. Ne­ce­si­to en­tre uno y otro mi pi­co­teo”, apos­ti­lla el ac­tor. Bro­mas apar­te, lo cier­to es que aun cuan­do sus vi­das dis­cu­rren por ca­mi­nos dis­tin­tos, ar­tis­ta y di­rec­tor siem­pre vuel­ven a en­con­trar­se. Lo ha­cen de nue­vo en Mia­mor per­di­do, una co­me­dia ro­mán­ti­ca que se es­tre­na el 14 de di­ciem­bre. La tra­ma cuen­ta con dos per­so­na­jes na­da ro­mán­ti­cos y con­cen­tra la te­sis de Mar­tí­nez-Lá­za­ro so­bre el amor: “Cuen­ta lo que yo creo de la re­la­ción sen­ti­men­tal, que es que es muy fuer­te cuan­do es bue­na, pe­ro no tie­ne una du­ra­ción in­fi­ni­ta”. Un es­cep­ti­cis­mo que en­cuen­tra en Ro­vi­ra apo­yo in­me­dia­to. “Mu­chas pe­lí­cu­las nos han he­cho creer cier­tas co­sas que no son reales. His­to­rias de amor que cor­tan en el mo­men­to ál­gi­do, pe­ro ¿qué pa­sa 20 años más tar­de?”, cues­tio­na. Cua­tro años des­pués de su es­treno en la gran pantalla, el ex­mo­no­lo­guis­ta de El club de la co­me­dia ya no es el mis­mo ac­tor que dio vi­da a Ra­fa, el an­da­luz es­te­reo­ti­pa­do de Ocho ape­lli­dos vas­cos. Ha per­di­do en in­cons­cien­cia y cuen­ta con más he­rra­mien­tas an­te la cá­ma­ra, ase­gu­ra. Aun­que en opinión del di­rec­tor ma­dri­le­ño, los re­cur­sos ya los traía de an­tes: “En es­ta nue­va pe­lí­cu­la no hay ni go­ta de far­sa, es co­me­dia de la di­fí­cil. O sa­le en con­di­cio­nes o no hay na­da de­trás, por­que no se ha­ce el gi­li­po­llas. Es ne­ce­sa­rio que el per­so­na­je es­té bien y que ten­ga pe­so, y lo ha he­cho tan bien co­mo ha­cía la far­sa”. Ro­vi­ra tam­po­co es­ca­ti­ma en elo­gios al ci­neas­ta. A su ma­ne­ra: “Tra­ba­jar con él es lo más pa­re­ci­do a tra­ba­jar en ca­sa, por­que co­mo mi pri­me­ra ex­pe­rien­cia en el ci­ne fue a su la­do, es co­mo vol­ver a la cu­na. Hay una si­ner­gia bo­ni­ta, de re­pen­te nos en­con­tra­mos y se en­chu­fa el wi­fi sin que le me­ta­mos el pass­word, por­que ya te­ne­mos esa co­nec­ti­vi­dad”. Que el hu­mor y las ex­pre­sio­nes po­lí­ti­ca­men­te in­co­rrec­tas no son so­lo una he­rra­mien­ta de tra­ba­jo, sino que for­man par­te de su có­di­go a la ho­ra de co­mu­ni­car­se, es al­go que se des­pren­de rá­pi­da­men­te de una con­ver­sa­ción con am­bos. Aun­que con al­gu­nas di­fe­ren­cias. Ro­vi­ra, ca­si 40 años más jo­ven que Mar­tí­nez-Lá­za­ro, se mues­tra más cau­to en sus co­men­ta­rios e, in­clu­so, ad­mi­te cier­ta au­to­cen­su­ra. “Igual ya no me me­re­ce la pe­na, no so­lo sol­tar un chiste, sino que ca­da vez que ha­go una en­tre­vis­ta es­toy con el cu­lo apre­ta­do pa­ra al día si­guien­te no ser trending topic por un ti­tu­lar fue­ra de con­tex­to o in­clu­so ter­gi­ver­sa­do, que me ha pa­sa­do”, re­fle­xio­na el ac­tor. Pa­ra él, la so­cie­dad ac­tual ado­le­ce de un ex­ce­so de sus­cep­ti­bi­li­dad, que es ne­ce­sa­rio re­vi­sar cuan­do se ha­bla de los lí­mi­tes del hu­mor. Un de­ba­te en el que el di­rec­tor ma­dri­le­ño tie­ne muy cla­ra su pos­tu­ra. “Si es so­bre una ins­ti­tu­ción o so­bre al­go co­lec­ti­vo o abs­trac­to no hay nin­gún lí­mi­te. Ni la re­li­gión ob­via­men­te, que es lo más ri­si­ble que yo pue­do en­con­trar en es­ta vi­da. No hay na­da tan gra­cio­so co­mo que se caiga una es­ta­tua en una pro­ce­sión de Se­ma­na San­ta co­mo yo he ro­da­do en Ocho ape­lli­dos ca­ta­la­nes, a pe­sar de que se em­pe­ñó el al­cal­de de Se­vi­lla, que por cier­to lue­go fue mi­nis­tro del In­te­rior, en que no lo ro­dá­ra­mos”, sos­tie­ne Mar­tí­nez-Lá­za­ro, en re­fe­ren­cia a Juan Ig­na­cio Zoi­do. Y re­ma­ta: “Lo que pa­sa es que po­de­mos dis­cu­tir qué es hu­mor y qué no. Hay ve­ces que pien­so: el lí­mi­te te lo has pues­to tú por­que no tie­nes ni pu­ta gra­cia”.

El ac­tor Da­ni Ro­vi­ra y el di­rec­tor Emi­lio Mar­tí­nez-Lá­za­ro tra­ba­jan jun­tos por ter­ce­ra vez en Mia­mor per­di­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.