El año de las se­ries.

Reuni­mos a los pro­ta­go­nis­tas de gran­des éxi­tos de la co­se­cha au­dio­vi­sual de 2018. Gra­cias a las pla­ta­for­mas de strea­ming, las fic­cio­nes te­le­vi­si­vas es­pa­ño­las se ven por to­do el mun­do. Las tra­mas más arries­ga­das han en­con­tra­do su hueco en es­te nue­vo mer­cad

El País Semanal - - SUMARIO - Por Mó­ni­ca Luen­go. Fo­to de Xe­vi Mun­ta­né . Es­ti­lis­mo de A. Mur­tra y N. Sán­chez

01 Au­tén­ti­cas pio­ne­ras

Ana Fer­nán­dez re­cuer­da per­fec­ta­men­te el mo­men­to en que se en­te­ró de que se­ría una de las pro­ta­go­nis­tas de Las chi­cas del ca­ble. Fue en un avión re­cién ate­rri­za­da en Pa­rís cuan­do via­ja­ba con su ma­dre y sus her­ma­nos a Dis­ney­land. “Re­cuer­do que me pu­se a llo­rar de la ale­gría”, re­me­mo­ra la ac­triz ma­dri­le­ña, de 29 años. Las chi­cas del ca­ble cuen­ta la his­to­ria de cua­tro jó­ve­nes que, en los años vein­te, co­mien­zan a tra­ba­jar co­mo te­le­fo­nis­tas en una gran em­pre­sa de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes de Ma­drid. Fue la pri­me­ra se­rie ori­gi­nal que Net­flix pro­du­jo en Es­pa­ña. “No­so­tras fui­mos las pri­me­ras, eso no nos lo va a qui­tar na­die”, re­su­me Fer­nán­dez con or­gu­llo. La ac­triz su­po que aque­llo se­ría al­go gran­de cuan­do vie­ron el des­plie­gue pro­mo­cio­nal pre­vio al es­treno de la pri­me­ra tem­po­ra­da: “Fue alu­ci­nan­te.

Con aque­llos car­te­les gigantes en la Puer­ta del Sol… Me da­ba ver­güen­za pa­sar por de­lan­te”. Ana Pol­vo­ro­sa, que tam­bién par­ti­ci­pa en es­ta fic­ción, cuen­ta que cuan­do se em­pe­zó a emi­tir en abril del año pa­sa­do ya se de­cía que las pla­ta­for­mas de strea­ming eran el fu­tu­ro. “Pe­ro real­men­te eran el pre­sen­te. Se es­tá pro­du­cien­do mu­cho más, se es­tán dan­do más opor­tu­ni­da­des a mu­chos más ac­to­res y ac­tri­ces. Es muy ne­ce­sa­rio to­do es­te mo­vi­mien­to”, co­men­ta la in­tér­pre­te ma­dri­le­ña, de 30 años. Pol­vo­ro­sa aca­ba de cam­biar su me­dia me­le­na pe­li­rro­ja por un cor­te a lo pi­xie que su per­so­na­je lu­ci­rá en la cuar­ta tem­po­ra­da, que pron­to co­men­za­rá a gra­bar­se. Re­co­no­ce que el de las chi­cas del ca­ble es uno de sus pa­pe­les fa­vo­ri­tos has­ta la fe­cha: “Me es­tá en­se­ñan­do mu­cho”. Tam­bién Na­dia de San­tia­go, la pro­ta­go­nis­ta más jo­ven de es­ta se­rie de Net­flix, con 28 años, di­ce es­tar apren­dien­do va­lio­sas lec­cio­nes de su al­ter ego en la fic­ción. “Me ha he­cho to­mar con­cien­cia de có­mo ha cam­bia­do la figura de la mu­jer a lo lar­go del tiem­po y tam­bién em­po­de­rar­me”, re­su­me la ac­triz ma­dri­le­ña. De San­tia­go ex­pli­ca que en una se­rie el per­so­na­je se va des­cu­brien­do con ca­da ca­pí­tu­lo. En una pe­lí­cu­la, en cam­bio, sa­bes lo que va a pa­sar de prin­ci­pio a fin y hay más tiem­po pa­ra pen­sar. Eso no ha cam­bia­do, lo que sí ha me­jo­ra­do es la ca­li­dad de la fic­ción por en­tre­gas que po­co tie­ne ya que en­vi­diar a la gran pantalla. “Tie­ne mu­cho que ver con que los es­pec­ta­do­res exi­gen una ma­yor be­lle­za vi­sual”, opi­na.

02 Co­me­dia pa­ra gran­des mi­no­rías

El pi­lo­to de Ver­güen­za se ro­dó ha­ce ya 10 años. Pe­ro nin­gu­na ca­de­na se atre­vió a pro­du­cir una se­rie que bus­ca in­co­mo­dar al es­pec­ta­dor con las me­te­du­ras de pa­ta de su pa­re­ja pro­ta­go­nis­ta, Nu­ria y Je­sús (in­ter­pre­ta­dos por Ma­le­na Al­te­rio y Ja­vier Gu­tié­rrez). Has­ta que no lle­ga­ron las pla­ta­for­mas de strea­ming es­ta co­me­dia de Juan Ca­ves­tany y Ál­va­ro Fer­nán­dez Ar­me­ro no en­con­tró su hueco en Mo­vis­tar+. “Pen­sé que la iban a ver cua­tro ga­tos, que era un pro­duc­to pa­ra mi­no­rías. Nun­ca me ima­gi­né que fue­se a te­ner tan­ta re­per­cu­sión”, re­co­no­ce la ac­triz ar­gen­ti­na, de 44 años. En la se­gun­da tem­po­ra­da, que se aca­ba de es­tre­nar, la ecua­ción se com­pli­ca por­que Nu­ria y Je­sús de­ci­den am­pliar la fa­mi­lia. Al­te­rio cree que el éxi­to de Ver­güen­za es­tá en el mor­bo. “Quie­res com­pro­bar has­ta qué punto pue­den lle­gar esos dos im­pre­sen­ta­bles, quie­res saber có­mo ter­mi­na la si­tua­ción. Ade­más, la cá­ma­ra no pa­sa por en­ci­ma. Se que­da ahí quie­ta, mi­ran­do. Aguan­tan­do el si­len­cio in­có­mo­do”. Tam­bién Pa­co León en­con­tró la opor­tu­ni­dad de crear su se­rie gra­cias a las nue­vas pla­ta­for­mas. El ac­tor y di­rec­tor se­vi­llano, de 44 años, tie­ne cla­ro que Ar­de Ma­drid “no se hu­bie­se po­di­do ha­cer en una te­le­vi­sión en abier­to”. Los ocho ca­pí­tu­los de la pri­me­ra tem­po­ra­da se es­tre­na­ron a prin­ci­pios de no­viem­bre en Mo­vis­tar+ y ya se ha anun­cia­do una se­gun­da en­tre­ga. To­do sur­gió a raíz

de una anéc­do­ta que les con­ta­ron a él y a su mu­jer, An­na R. Cos­ta (jun­tos han di­ri­gi­do y es­cri­to la se­rie): en 1961, el ex­pre­si­den­te ar­gen­tino Juan Do­min­go Pe­rón vi­vía en Ma­drid y su ve­ci­na de arri­ba era la ac­triz es­ta­dou­ni­den­se Ava Gard­ner. Él no so­por­ta­ba sus fies­tas. Y mien­tras Pe­rón en­sa­ya­ba sus dis­cur­sos, Gard­ner le gri­ta­ba por el bal­cón: “¡Pe­rón, ca­brón! ¡Pe­rón, ma­ri­cón!”. Ar­de Ma­drid es una co­me­dia en blan­co y ne­gro que trans­cu­rre en la Es­pa­ña de los se­sen­ta. La ac­triz De­bi Ma­zar in­ter­pre­ta a Gard­ner, y An­na Cas­ti­llo, Inma Cues­ta y el pro­pio León son los em­plea­dos do­més­ti­cos de la di­va de Holly­wood. La tri­ple ta­rea del se­vi­llano co­mo ac­tor, di­rec­tor y guio­nis­ta ha su­pues­to un re­to en el ro­da­je. “Una vez, du­ran­te una es­ce­na, Pa­co me hi­zo un ges­to con la mano y yo au­to­má­ti­ca­men­te re­to­mé. Pen­sa­ba que me es­ta­ba di­cien­do que lo hi­cie­ra más des­pa­cio. Él se em­pe­zó a reír. No era un ges­to de Pa­co co­mo di­rec­tor sino de Ma­no­lo, su per­so­na­je”, re­cuer­da en­tre ri­sas Inma Cues­ta. La ac­triz va­len­cia­na, de 38 años, in­ter­pre­ta a Ana Ma­ri, una ins­ti­tu­triz de la sec­ción fe­me­ni­na que en­tra a tra­ba­jar en la ca­sa de Ava Gard­ner pa­ra es­piar­la. Du­ran­te el tiem­po que pa­sa al ser­vi­cio de la ac­triz es­ta­dou­ni­den­se, la con­ser­va­do­ra Ana Ma­ri vi­ve una trans­for­ma­ción per­so­nal. “Es­te ha si­do sin du­da uno de los ro­da­jes más di­ver­ti­dos de mi vi­da”, ase­gu­ra Cues­ta.

03 His­to­rias de ju­ven­tud

La vi­da de los pro­ta­go­nis­tas de Éli­te ha cam­bia­do en un abrir y ce­rrar de ojos. Un día eran ac­to­res des­co­no­ci­dos con ca­rre­ras in­ci­pien­tes, al otro su dra­ma ado­les­cen­te ha­bía al­can­za­do éxi­to in­ter­na­cio­nal. “La op­ción de que tu tra­ba­jo se co­noz­ca en to­do el mun­do tan rá­pi­do es ge­nial”, re­su­me Es­ter Expósito. La ac­triz ma­dri­le­ña, que aca­ba de cum­plir los 18, te­nía en sep­tiem­bre 30.000 se­gui­do­res en Ins­ta­gram. Aho­ra esa ci­fra es el nú­me­ro de fans que ga­na ca­da día (ya ha su­pe­ra­do los dos mi­llo­nes). Un ase­si­na­to, co­rrup­ción, dro­gas y se­xo for­man el cóc­tel ex­plo­si­vo de es­ta se­rie ado­les­cen­te. “Po­der ac­tuar en mi país y que la gen­te apre­cie mi tra­ba­jo es in­creí­ble”, co­men­ta Mi­guel Ber­nar­deau, otro de los pro­ta­go­nis­tas. Es­te va­len­ciano de 22 años re­co­no­ce que es muy ob­se­si­vo a la ho­ra de pre­pa­rar sus pa­pe­les. Se ima­gi­na qué ha­ría su al­ter ego en ca­da mo­men­to, qué co­me­ría, has­ta qué mú­si­ca es­cu­cha­ría. En su mó­vil lle­va una lis­ta de re­pro­duc­ción con las can­cio­nes pre­fe­ri­das de su per­so­na­je en Éli­te, Guz­mán. Por su par­te, Mi­na El Ham­ma­mi, de 24 años, se ins­pi­ró en sus pro­pias vi­ven­cias pa­ra cons­truir a Na­dia, una jo­ven mu­sul­ma­na que se en­fren­ta a los pre­jui­cios de sus com­pa­ñe­ros. “Yo na­cí en Ma­drid, pe­ro mis pa­dres son ma­rro­quíes. Vi­ví mi ado­les­cen­cia en­tre dos mun­dos, una cul­tu­ra en ca­sa y otra fue­ra. Sen­tía una fal­ta de iden­ti­dad. Por eso he co­nec­ta­do tan­to con mi per­so­na­je”. Un mes an­tes del es­treno de Éli­te, Mo­vis­tar+ ha­bía lan­za­do Skam. Di­ri­gi­da al mis­mo pú­bli­co pe­ro con un for­ma­to to­tal­men­te dis­tin­to. Una adap­ta­ción de una se­rie no­rue­ga que fue to­do un éxi­to en el país es­can­di­na­vo. La his­to­ria de Eva y sus com­pa­ñe­ros de cla­se se pue­de des­cu­brir vien­do los ca­pí­tu­los de ma­ne­ra tra­di­cio­nal en la pla­ta­for­ma o a tra­vés de los clips que se van col­gan­do du­ran­te to­da la se­ma­na en la web de la se­rie y las pu­bli­ca­cio­nes en las cuen­tas de Ins­ta­gram crea­das pa­ra los per­so­na­jes. Pa­ra que re­sul­te más rea­lis­ta se bus­ca­ron ac­to­res ca­si des­co­no­ci­dos y se ce­rra­ron sus per­fi­les en re­des. Ape­nas se hi­zo pro­mo­ción. La idea es que los es­pec­ta­do­res ten­gan la sen­sa­ción de es­tar vien­do la vi­da real de un gru­po de ado­les­cen­tes. Y por eso su pro­ta­go­nis­ta, Al­ba Pla­nas, ma­dri­le­ña de 18 años, no ha­bía da­do una en­tre­vis­ta has­ta aho­ra. “Yo me ha­bía vis­to la se­rie no­rue­ga cuan­do te­nía 15 años, la edad per­fec­ta. Y era muy fan, así que ha si­do una ex­pe­rien­cia muy guay ser la Eva es­pa­ño­la”, co­men­ta con ti­mi­dez. Pla­nas si­gue con su vi­da de siem­pre. Quie­re ter­mi­nar ba­chi­lle­ra­to, el año pa­sa­do le que­dó His­to­ria, y es­tu­diar una ca­rre­ra. Qui­zás Co­mu­ni­ca­ción Au­dio­vi­sual o Pe­rio­dis­mo.

04 Su­per­vi­vien­tes de fic­ción

Mag­gie Ci­van­tos es­tá mar­ca­da por las se­ries. Em­pe­zan­do por su nom­bre: se lla­ma así por uno de los per­so­na­jes del éxi­to es­ta­dou­ni­den­se de los años ochen­ta, Fal­con Crest. Du­ran­te años la ac­triz ma­la­gue­ña en­ca­de­nó pa­pe­les secundarios en una de­ce­na de pro­duc­cio­nes te­le­vi­si­vas. Jus­to an­tes de que le anun­cia­sen que se­ría la pro­ta­go­nis­ta de Vis a vis, Ci­van­tos es­ta­ba a punto de ti­rar la toa­lla. “Su­pon­go que es un pen­sa­mien­to co­mún en­tre la ma­yo­ría de ac­to­res. Es una pro­fe­sión muy com­pli­ca­da”, re­co­no­ce. Aho­ra, con 33 años, pro­ta­go­ni­za dos se­ries: Vis a vis (Fox) y Las chi­cas del ca­ble (Net­flix). “Con las nue­vas pla­ta­for­mas hay más mo­vi­mien­to en la in­dus­tria y se es­tá ge­ne­ran­do más tra­ba­jo pa­ra los ac­to­res”. Su com­pa­ñe­ra en la fic­ción de Fox, Ber­ta Váz­quez, coin­ci­de en que el mo­men­to es ex­cep­cio­nal: “La ola de las se­ries de so­bre­me­sa se ha aca­ba­do, to­ca ha­cer co­sas po­ten­tes”. La ac­triz, de 26 años, co­men­ta que en es­tas cua­tro tem­po­ra­das in­ter­pre­tan­do a Ri­zos, su pa­pel en es­te dra­ma que trans­cu­rre en una cár­cel fe­me­ni­na, a ve­ces se des­cu­bre adop­tan­do pos­tu­ras o for­mas de ha­blar de su per­so­na­je. “Se te pe­ga al­go de su ener­gía. Es mu­cho tiem­po sien­do otra per­so­na”.

05 El dra­ma más os­cu­ro

Tris­tán Ulloa tu­vo cla­ro des­de el prin­ci­pio có­mo que­ría que fue­se su per­so­na­je en Fa­ri­ña. Pro­pu­so un Da­río Cas­tro, el sar­gen­to que per­si­gue in­can­sa­ble a los nar­cos ga­lle­gos, más os­cu­ro, me­nos evi­den­te. Él lo de­fi­ne co­mo un ka­mi­ka­ze que no tie­ne na­da que per­der. Fa­ri­ña cuen­ta la his­to­ria del nar­co­trá­fi­co en las cos­tas de Galicia du­ran­te los años ochen­ta y có­mo se ges­tó la Ope­ra­ción Né­co­ra pa­ra tra­tar de aca­bar con él. Es­tá ba­sa­da en el li­bro ho­mó­ni­mo del pe­rio­dis­ta Na­cho Ca­rre­te­ro, que du­ran­te me­ses es­tu­vo se­cues­tra­do por la justicia. “Las prohi­bi­cio­nes y las de­nun­cias se han con­ver­ti­do en un tsu­na­mi que ha he­cho más gran­de a Fa­ri­ña. Nos han he­cho una cam­pa­ña fan­tás­ti­ca”, co­men­ta el ac­tor, de 48 años. Ulloa nun­ca pen­só que una ca­de­na en abier­to (la se­rie se es­tre­nó en Antena 3 y pos­te­rior­men­te la com­pró Net­flix) fue­se a emi­tir una pro­duc­ción así. “Es de los tra­ba­jos de los que más or­gu­llo­so me sien­to. Que coin­ci­da lo que es­ta­ba es­cri­to con lo que se emi­tió no siem­pre es fá­cil, y en es­te ca­so se ha da­do”. Tam­bién Isak Fé­rriz ha­bla de li­ber­tad crea­ti­va. La que tu­vo el di­rec­tor En­ri­que Ur­bi­zu a la ho­ra de crear Gigantes (Mo­vis­tar+). “Es un go­ce cuan­do te lle­gan es­tos guio­nes tan bru­ta­les en los que no hay nin­gún ti­po de con­ce­sión a na­da que no sea la his­to­ria”, re­su­me el ac­tor, de 39 años. Fé­rriz in­ter­pre­ta a un hom­bre que aca­ba de sa­lir de la cár­cel de­ci­di­do a ha­cer­se con el con­trol del tur­bio ne­go­cio fa­mi­liar que eri­gió su pa­dre y que aho­ra con­tro­la uno de sus her­ma­nos me­no­res. “He in­ten­ta­do que hu­bie­ra siem­pre fue­go en su mi­ra­da, que su­pie­ras que en cual­quier mo­men­to te pue­de sa­lir por cual­quier la­do. Y ju­gan­do con el hu­mor ne­gro, En­ri­que con­si­gue que te caiga bien. Le con­vier­te en un sá­di­co en­tra­ña­ble”. El in­tér­pre­te re­co­no­ce que tra­ba­jar en es­ta se­rie con el di­rec­tor vas­co ha su­pues­to el ma­yor pla­cer de su ca­rre­ra. “Es un ge­nio, un maes­tro”. So­fía Oria, la ben­ja­mi­na del re­par­to de Gigantes, tam­bién tie­ne ha­la­gos pa­ra Ur­bi­zu: “Es bru­tal tra­ba­jar con él”. Oria tie­ne 16 años y aún no ha de­ci­di­do si quie­re de­di­car­se a la ac­tua­ción en un fu­tu­ro. “Pri­me­ro de ba­chi­lle­ra­to me es­tá cos­tan­do sie­te vi­das”, se la­men­ta la jo­ven ma­dri­le­ña, que de­bu­tó en el ci­ne con ocho años en la pe­lí­cu­la Blan­ca­nie­ves de Pa­blo Ber­ger. Re­co­no­ce que se lo ha pa­sa­do es­tu­pen­da­men­te ha­cien­do de ma­la: “Siem­pre he te­ni­do que ha­cer pa­pe­les de ni­ña su­fri­da, y es­te que era de ha­cer su­frir a los de­más me ha en­can­ta­do”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.