La ni­ña que plan­ta ca­ra al ma­chis­mo

En 1989 se ins­ta­ló fren­te a Wall Street la es­cul­tu­ra de un to­ro, per­ci­bi­do co­mo sím­bo­lo del di­ne­ro. Le ha sa­li­do una ri­val.

El País Semanal - - DOCUMENTOS - EDUAR­DO LA­GO

EL PRI­MER GOL­PE de mano tu­vo lu­gar en 1989. El 15 de di­ciem­bre, a la una de la ma­dru­ga­da, un ca­mión se de­te­nía fren­te al edi­fi­cio de la Bol­sa de Nue­va York y, en una ope­ra­ción que du­ró cin­co mi­nu­tos, de­po­si­ta­ba la es­cul­tu­ra de un to­ro de bronce de tres to­ne­la­das. Al día si­guien­te por la ma­ña­na, la ra­dio, la te­le­vi­sión y un ejér­ci­to de pe­rio­dis­tas y re­por­te­ros grá­fi­cos se mez­cla­ban con los tu­ris­tas y la gen­te que tra­ba­ja­ba en Wall Street, con­tem­plan­do el es­pec­tácu­lo. Sal­vo al­gún al­to eje­cu­ti­vo, to­do el mun­do, in­clui­do el al­cal­de, Ed Koch, es­ta­ba en­can­ta­do. La po­li­cía re­ti­ró la es­cul­tu­ra a re­ga­ña­dien­tes, exi­gien­do a las au­to­ri­da­des de la Bol­sa que cu­brie­ran los gas­tos de tras­la­do a un pa­tio de Queens. El con­fi­na­mien­to du­ró po­co. Ha­cién­do­se eco del cla­mor po­pu­lar, el pre­si­den­te de la Co­mi­sión de Par­ques de la Ciu­dad de Nue­va York au­to­ri­zó la ins­ta­la­ción de la pie­za en una is­le­ta de trá­fi­co si­tua­da en el ex­tre­mo me­ri­dio­nal de Broad­way, fren­te al mi­núscu­lo par­que de Bow­ling Green. Se­gún su au­tor, el es­cul­tor de ori­gen si­ci­liano Ar­tu­ro Di Mo­di­ca, la obra era una ce­le­bra­ción del es­pí­ri­tu del pue­blo ame­ri­cano, aun­que re­sul­ta di­fí­cil no ver en el To­ro de Wall Street un sím­bo­lo del ca­pi­ta­lis­mo. Adop­ta­da por los neo­yor­qui­nos, a lo lar­go de tres dé­ca­das, in­nu­me­ra­bles per­so­nas de to­do el mun­do se han fo­to­gra­fia­do jun­to a la es­cul­tu­ra. El se­gun­do gol­pe de mano tu­vo lu­gar en 2017 la vís­pe­ra del Día de la Mu­jer Tra­ba­ja­do­ra y co­mo ma­nio­bra pu­bli­ci­ta­ria fue aún más efi­caz. Uno de los fon­dos de in­ver­sión más po­ten­tes del mun­do, Sta­te Street Glo- bal Ad­vi­sors, en­car­gó a la es­cul­to­ra Kris­ten Vis­bal una es­ta­tua cu­yo fin, afir­ma­ron, era lla­mar la aten­ción so­bre la es­ca­sez de mu­je­res en los al­tos pues­tos del mun­do de las fi­nan­zas. La ma­ña­na del 7 de mar­zo, cuan­do la ciu­dad se des­per­tó des­cu­brió una se­gun­da fi­gu­ra de bronce en Bow­ling Green: una ni­ña de cuer­po frá­gil y ros­tro agra­cia­do, con la co­le­ta on­dean­do al vien­to, que desafia­ba al To­ro de Wall Street con los bra­zos en ja­rra. Bau­ti­za­da co­mo La ni­ña sin mie­do, la es­cul­tu­ra se ga­nó ins­tan­tá­nea­men­te la sim­pa­tía de los neo­yor­qui­nos, con la ex­cep­ción de Di Mo­di­ca, que in­ter­pu­so un re­cur­so exi­gien­do la in­me­dia­ta re­ti­ra­da de la in­tru­sa por dis­tor­sio­nar el sen­ti­do pri­mi­ge­nio de su pie­za, con­ver­ti­da por la apa­ri­ción de la nue­va fi­gu­ra en un sím­bo­lo ma­chis­ta. Fue un ges­to inú­til: la ni­ña se ha­bía ga­na­do el co­ra­zón de los neo­yor­qui­nos, y el al­cal­de, Bill de Bla­sio, se re­sis­tía a dar la or­den de re­ti­ra­da. Tras una com­ple­ja ne­go­cia­ción, se lle­gó a una so­lu­ción: la ni­ña po­día per­ma­ne­cer en Bow­ling Green du­ran­te un año. Cuan­do se cum­plió el pla­zo, la po­lé­mi­ca se reavi­vó y el per­mi­so se ex­ten­dió seis me­ses más. Por fin, a fi­na­les de no­viem­bre se eje­cu­tó la or­den de des­tie­rro. Iró­ni­ca­men­te, La ni­ña sin mie­do fue tras­la­da­da al lu­gar don­de apa­re­ció ori­gi­na­ria­men­te su es­cul­tu­ra ri­val, fren­te al edi­fi­cio de la Bol­sa. La de­ci­sión no ha sa­tis­fe­cho a ca­si na­die. La sen­sa­ción ge­ne­ral es que, se­pa­ra­das, las dos pie­zas ca­re­cen de sen­ti­do. De to­dos mo­dos, aun­que to­da­vía es al­go in­cier­to, pa­re­ce que hay un atis­bo de so­lu­ción: las ho­ras del to­ro de Bow­ling Green en su ubi­ca­ción ac­tual es­tán con­ta­das por ra­zo­nes de se­gu­ri­dad via­ria. To­do apun­ta a que el To­ro de Wall Street aca­ba­rá por re­unir­se con la ni­ña que na­ció pa­ra plan­tar­le ca­ra.

La ni­ña sin mie­do, de Kris­ten Vis­bal, fren­te a la fa­cha­da de la Bol­sa de Nue­va York.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.