La ca­rre­ra es­pa­cial cum­ple 60 años

El País Semanal - - SUMARIO - por Vin­cent Four­nier

DEN­TRO DE 50 años, cuan­do ha­ya­mos co­lo­ni­za­do Mar­te, o den­tro de 500, cuan­do pon­ga­mos nues­tra bo­ta en Alp­ha Cen­tau­ri, la NASA se­rá re­cor­da­da por los his­to­ria­do­res co­mo las ca­ra­be­las de Co­lón, o tal vez in­clu­so co­mo el pri­mer Ho­mo erec­tus que sa­lió de Áfri­ca pa­ra aven­tu­rar­se en las tie­rras in­cóg­ni­tas de me­dio pla­ne­ta. Por el mo­men­to, la agen­cia es­pa­cial es­ta­dou­ni­den­se ha cum­pli­do 60 años en bue­na for­ma, y ha es­cri­to una ges­ta de in­ge­nios, des­ca­la­bros y pa­ra­do­jas que ha­bría se­du­ci­do a los dra­ma­tur­gos grie­gos. Vin­cent Four­nier, el fo­tó­gra­fo que vis­te de ar­te es­tas pá­gi­nas, ha de­di­ca­do lo me­jor de su tiem­po y su ta­len­to a na­rrar­lo grá­fi­ca­men­te. Lo que si­gue es una for­ma pri­mi­ti­va de con­tar lo mis­mo. La pri­me­ra pa­ra­do­ja so­bre la NASA es que los so­vié­ti­cos lle­ga­ron an­tes. No so­lo fue­ron los pri­me­ros en lan­zar un sa­té­li­te ar­ti­fi­cial (el Sput­nik 1, en 1957), sino tam­bién en po­ner al pri­mer ser hu­mano en ór­bi­ta, Yu­ri Ga­ga­rin, tres años des­pués. En cuan­to el Sput­nik 1 em­pe­zó a dar vuel­tas a la Tie­rra, el lí­der so­vié­ti­co en la épo­ca, Ni­ki­ta Jrus­chov, co­men­zó a ven­der aque­llo co­mo una prue­ba de la su­pe­rio­ri­dad del co­mu­nis­mo y de la in­dis­cu­ti­ble pre­pon­de­ran­cia cien­tí­fi­co-téc­ni­ca de la Unión So­vié­ti­ca. Aque­llo tu­vo se­gu­ra­men­te un efec­to anabo­li­zan­te en la otra po­ten­cia de la Gue­rra Fría, por­que so­lo un año des­pués el pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos, Dwight Ei­sen­ho­wer, fun­dó la Ad­mi­nis­tra­ción Na­cio­nal pa­ra la Ae­ro­náu­ti­ca y el Es­pa­cio (NASA, en sus si­glas in­gle­sas). Lo que, bien mi­ra­do, nos con­du­ce a una se­gun­da pa­ra­do­ja, por­que Ei­sen­ho­wer, pe­se a su pa­sa­do mi­li­tar, nun­ca cre­yó en esas bra­va­tas del Krem­lin y re­cha­zó ex­plí­ci­ta­men­te en­trar en una ca­rre­ra es­pa­cial con los ru­sos. Fue su su­ce­sor en la Ca­sa Blan­ca, John Ken­nedy, quien se to­mó en se­rio esa com­pe­ti­ción por el do­mi­nio del es­pa­cio ex­te­rior. Y eso ocu­rrió en 1961, jus­to des­pués de que Ga­ga­rin com­ple­ta­ra con éxi­to su vue­lo de ida y vuel­ta a la ór­bi­ta te­rres­tre, y de que Jrus­chov vol­vie­ra a las an­da­das del alar­deo y el au­to­bom­bo. Ken­nedy pi­dió a sus ase­so­res: “En­con­trad un pro­gra­ma es­pa­cial que pro­me­ta unos re­sul­ta­dos es­pec­ta­cu­la­res y en el que po­da­mos ga­nar”. Pa­ra va­riar, le fal­tó aña­dir. Los ase­so­res iden­ti­fi­ca­ron en­se­gui­da el pro­yec­to per­fec­to pa­ra sa­tis­fa­cer a su je­fe: po­ner per­so­nas en la Lu­na. Ken­nedy no pu­do lle­gar a ver­lo, pe­ro las mi­sio­nes Apo­llo lo­gra­ron su sue­ño en 1969, cuan­do el as­tro­nau­ta Neil Arms­trong plan­tó la bo­ta en nues­tro sa­té­li­te y, en cé­le­bre ex­pre­sión, dio aquel “pe­que­ño pa­so pa­ra un hom­bre, pe­ro un gran pa­so pa­ra la hu­ma­ni­dad”. Es­te fue sin du­da el clí­max de la ex­plo­ra­ción es­pa­cial, por más que, des­de el án­gu­lo de la cien­cia y la in­ge­nie­ría, lo me­jor es­tu­vie­ra aún por lle­gar. Y uno de los ejem­plos es el te­les­co­pio es­pa­cial Hub­ble, tam­bién de la NASA, lan­za­do en 1990 y aún hoy en ser­vi­cio tras un par de re­pa­ra­cio­nes en ór­bi­ta. En una de ellas se ins­pi­ra la so­ber­bia pe­lí­cu­la Gra­vity, de Al­fon­so Cua­rón, con San­dra Bu­llock y Geor­ge Cloo­ney. La ra­zón pa­ra man­dar un te­les­co­pio al es­pa­cio es que los ins­tru­men­tos te­rres­tres tra­ba­jan las­tra­dos por la dis­tor­sión que im­pri­me la at­mós­fe­ra a la luz que nos lle­ga de los cuer­pos ce­les­tes. Allí arri­ba, a 600 ki­ló­me­tros de al­ti­tud, ese pro­ble­ma que­da eli­mi­na­do, y gra­cias a ello la re­so­lu­ción del Hub­ble es 10 ve­ces ma­yor que la del ma­yor te­les­co­pio te­rres­tre y de­tec­ta ob­je­tos con un bri­llo 50 ve­ces me­nor. De ahí las asom­bro­sas imá­ge­nes, que ya son un icono de nues­tro tiem­po, de las ne­bu­lo­sas pla­ne­ta­rias y las más le­ja­nas ga­la­xias que ha­ya­mos vis­to nun­ca, tan le­ja­nas que son una ven­ta­na al pa­sa­do re­mo­to del cos­mos. Los des­cu­bri­mien­tos de es­ta obra maes­tra de la in­ge­nie­ría ci­vil han re­vo­lu­cio­na­do por com­ple­to la astronomía. Es­to es aún más hip­no­ti­zan­te que la lle­ga­da de Arms­trong a la Lu­na, aun­que tam­bién al­go más di­fí­cil de trans­mi­tir al pú­bli­co. Pe­se a la in­cer­ti­dum­bre per­sis­ten­te de mu­chos in­te­lec­tua­les y ca­si to­dos los po­lí­ti­cos —¿no de­be­ría­mos re­sol­ver los pro­ble­mas de la Tie­rra an­tes de gas­tar re­cur­sos en man­dar cohe­tes por ahí?—, hoy ca­ben po­cas du­das so­bre la ca­pa­ci­dad de apli­ca­ción prác­ti­ca de la ca­rre­ra es­pa­cial. Los sa­té­li­tes, y en par­ti­cu­lar los si­tua­dos en la ór­bi­ta geo­es­ta­cio­na­ria (a 36.000 ki­ló­me­tros de al­ti­tud, don­de el sa­té­li­te per­ma­ne­ce siem­pre so­bre el mis­mo pun­to de la Tie­rra), son un fun­da­men­to cla­ve de las co­mu­ni­ca­cio­nes en que se ba­sa nues­tro mun­do. Otro en­jam­bre de 24 sa­té­li­tes es la ba­se del sis­te­ma de po­si­cio­na­mien­to glo­bal (GPS, en sus si­glas in­gle­sas) desa­rro­lla­do por el De­par­ta­men­to de De­fen­sa es­ta­dou­ni­den­se, pe­ro pues­to al ser­vi­cio del pla­ne­ta por la Ad­mi­nis­tra­ción de Bill Clin­ton. Es­tas co­sas ya no so­lo de­pen­den de los Go­bier­nos, sino tam­bién de em­pre­sas pri­va­das. Johan­nes Ke­pler, Ju­lio Ver­ne, Isaac Asi­mov, Ray Brad­bury, Art­hur Clar­ke y Stan­ley Ku­brick de­di­ca­ron bue­na par­te de su ta­len­to a en­se­ñar­nos a via­jar por el es­pa­cio. La reali­dad les vie­ne dan­do la ra­zón. Aca­ba­re­mos allí.

Ima­gen de por­ta­da: Erik Tan­ner

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.