MA­NE­RAS DE VI­VIR

En Las mil y una no­ches, la jo­ven con­si­gue apa­ci­guar el ins­tin­to de Sah­ri­yar, un mo­nar­ca lleno de ren­cor con­tra las mu­je­res que to­dos los días de­güe­lla a una.

El País Semanal - - SUMARIO - Por Ro­sa Mon­te­ro

TURANDOT, LA PRO­TA­GO­NIS­TA de la ópe­ra de Puc­ci­ni del mis­mo nom­bre, es una prin­ce­sa chi­na que vi­ve en un Pe­kín ima­gi­na­rio y que obli­ga a to­dos los as­pi­ran­tes a su mano a con­tes­tar tres adi­vi­nan­zas; si fa­llan, los pre­ten­dien­tes son eje­cu­ta­dos. Los enig­mas son im­po­si­bles de re­sol­ver, pe­ro la prin­ce­sa es be­llí­si­ma y los jó­ve­nes pre­sun­tuo­sos, de ma­ne­ra que la flor y na­ta de los prín­ci­pes del mun­do va ca­yen­do ba­jo el ha­cha del ver­du­go. ¿Y por qué es así de cruel la her­mo­sa da­ma? Pues por­que una an­te­pa­sa­da su­ya fue vio­la­da y ase­si­na­da por un prín­ci­pe tár­ta­ro, y Turandot ha de­ci­di­do cas­ti­gar a los va­ro­nes. El li­bre­to es de 1920 y es­tá es­cri­to por dos hom­bres: re­sul­ta in­tere­san­te que hi­cie­ran es­ta fá­bu­la so­bre una prin­ce­sa de­ci­di­da a ven­gar las eter­nas atro­ci­da­des co­me­ti­das con­tra las mu­je­res. En reali­dad la ópe­ra Turandot es la ca­ra opues­ta del cuen­to-mar­co de Las mil y una no­ches. Sah­ri­yar es un mo­nar­ca sa­sá­ni­da que, tras des­cu­brir que su es­po­sa le en­ga­ña con un es­cla­vo, or­de­na eje­cu­tar a am­bos. Lleno de ren­cor con­tra las mu­je­res, de­ci­de des­flo­rar ca­da no­che a una don­ce­lla y de­go­llar­la al ama­ne­cer. En tan es­pan­to­so queha­cer pa­sa tres años; los pa­dres, de­ses­pe­ra­dos, aban­do­nan el reino con sus hi­jas. Lle­ga un día en el que el vi­sir es in­ca­paz de en­con­trar una vir­gen, y te­me por su pro­pio cue­llo. En­ton­ces la be­lla y muy in­te­li­gen­te hi­ja del vi­sir, She­re­za­de, se ofre­ce a pa­sar la no­che con el fe­roz car­ni­ce­ro: “Si vi­vo, to­do irá bien, y si mue­ro, ser­vi­ré de res­ca­te a las hi­jas de los mu­sul­ma­nes y se­ré la cau­sa de su li­be­ra­ción”. Ya sa­ben lo que ocu­rre: She­re­za­de le va con­tan­do cuen­tos al mo­nar­ca, de­jan­do la na­rra­ción ca­da ama­ne­cer en un pun­to tan in­tere­san­te que el rey pos­po­ne el ase­si­na­to una y otra vez. A ve­ces, cuan­do me abru­ma el pe­so de la inacabable e in­com­pren­si­ble bru­ta­li­dad con­tra las mu­je­res, re­cuer­do a She­re­za­de. A ve­ces me ha­go agu­da­men­te cons­cien­te de la bár­ba­ra irre­gu­la­ri­dad en la que vi­vi­mos, del fe­mi­ni­ci­dio en mar­cha. De los tres mi­llo­nes de ni­ñas a las que re­ba­nan el clí­to­ris ca­da año; de las mu­cha­chas que­ma­das vi­vas por no que­rer ca­sar­se con un vie­jo. De las ni­ñas y mu­je­res vio­la­das, apa­lea­das, mu­ti­la­das, ro­cia­das con áci­do, ven­di­das co­mo ga­na­do, usa­das co­mo es­cla­vas se­xua­les, tor­tu­ra­das, em­pa­la­das, con los dien­tes arran­ca­dos y los hue­sos ro­tos. De to­das esas hem­bras cu­bier­tas por es­pe­sos ve­los, en­ce­rra­das en sus ca­sas, pri­va­das de edu­ca­ción y de los más bá­si­cos de­re­chos. A ve­ces to­do ese in­con­ce­bi­ble ho­rror y ese do­lor caen so­bre mí des­de el prin­ci­pio de los tiem­pos, mi­llo­nes y mi­llo­nes de víc­ti­mas au­llan­do por las que na­die ha he­cho na­da. La co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal ha pre­sio­na­do e im­pues­to san­cio­nes eco­nó­mi­cas a re­gí­me­nes ne­fas­tos, co­mo, por ejem­plo, cuan­do el apart­heid de Su­dá­fri­ca. Pe­ro an­te el cons­tan­te ge­no­ci­dio de me­dia hu­ma­ni­dad nun­ca ha ac­tua­do. An­tes al con­tra­rio, la mu­jer siem­pre ha si­do un co­mo­dín de in­ter­cam­bio di­plo­má­ti­co: si hay que fir­mar un acuer­do con los ta­li­ba­nes, por ejem­plo, ya no se vuel­ve a men­cio­nar la cues­tión fe­me­ni­na. ¿Có­mo es po­si­ble que es­te­mos con­sin­tien­do es­ta si­tua­ción? ¿Có­mo no pro­tes­ta­mos? Un ase­si­na­to tan atroz e in­sen­sa­to co­mo el de Lau­ra Luel­mo vuel­ve a de­jar­nos ti­ri­tan­do y pre­gun­tán­do­nos, una vez más, qué rin­cón de ti­nie­blas tie­ne el co­ra­zón de al­gu­nos hom­bres pa­ra ac­tuar así. La de­men­cial cruel­dad del rey Sah­ri­yar des­cri­be un im­pul­so fe­mi­ni­ci­da tan vie­jo co­mo el mun­do. “Los mi­tos y los cuen­tos nos ha­blan en el len­gua­je de los sím­bo­los y re­pre­sen­tan el con­te­ni­do in­cons­cien­te”, di­ce el psi­quia­tra Bruno Bet­tel­heim. Lo que pre­ten­de She­re­za­de es sal­var­nos a to­das, y no só­lo de la de­go­lli­na or­de­na­da por el rey, sino de la in­com­pren­sión de los hom­bres, de la bru­ta­li­dad y la vio­len­cia. Al ca­bo de las mil y una no­ches de con­ver­sa­ción, Sah­ri­yar ha te­ni­do tres hi­jos con la jo­ven, se ha enamo­ra­do de ella y ha su­pe­ra­do su ho­rri­ble ins­tin­to ase­sino (ha “cu­ra­do su de­pre­sión”, di­ce Bet­tel­heim). Por for­tu­na, se di­ría que es­ta­mos em­pe­zan­do a abrir los ojos an­te el ho­rror, y no só­lo las mu­je­res, sino tam­bién los mu­chí­si­mos hom­bres de co­ra­zón blan­co que en los úl­ti­mos años se han in­cor­po­ra­do al mo­vi­mien­to an­ti­se­xis­ta (tam­bién a Turandot la sal­va el amor). Pue­de que es­té lle­gan­do el mo­men­to de She­re­za­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.