CAR­TA BLAN­CA

A tra­vés de la fi­gu­ra de Me­nén­dez Pidal y de su fa­mi­lia, la au­to­ra re­fle­xio­na so­bre el co­no­ci­mien­to y la in­ves­ti­ga­ción, una la­bor siem­pre en equi­po.

El País Semanal - - SUMARIO - Por Inés Fer­nán­dez-Or­dó­ñez

CUAN­DO APE­NAS te­nía yo 20 años apa­re­ció, en las au­las de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Ma­drid, pro­ce­den­te de EE UU, un pro­fe­sor sin­gu­lar. Al­to, con por­te y bar­ba que me re­cor­da­ban a Po­sei­dón, da­ba cla­ses al­go des­or­de­na­das, pe­ro siem­pre muy su­ge­ren­tes. Pron­to apren­di­mos que no obe­de­cían a una re­pe­ti­ción mi­mé­ti­ca de con­te­ni­dos. Nos ha­bla­ba en su “len­gua ma­triz” (bri­llan­te ex­pre­sión acu­ña­da por Emi­lio Lle­dó) de sus pro­pias in­ves­ti­ga­cio­nes. Los ve­ri­cue­tos de la vi­da me con­du­je­ron a pre­pa­rar con él mi te­sis doc­to­ral y fue en­ton­ces cuan­do tu­ve la opor­tu­ni­dad de vi­si­tar, en el oli­var de Cha­mar­tín, su ca­sa fa­mi­liar, la que ha­bía si­do ho­gar y lu­gar de in­ves­ti­ga­ción de su abue­lo, Ra­món Me­nén­dez Pidal. En ese ho­te­li­to al­gu­nos alum­nos re­ci­bía­mos se­mi­na­rios de ini­cio en la in­ves­ti­ga­ción que, con ge­ne­ro­si­dad hoy po­co fre­cuen­te, Die­go Ca­ta­lán Me­nén­dez-Pidal im­par­tía en sus ho­ras li­bres y fue­ra del pau­ta­do aca­dé­mi­co. Allí, ro­dea­da de la bi­blio­te­ca y de los ar­chi­vos pi­da­li­nos, su­pe de la his­to­ria in­ves­ti­ga­do­ra de una fa­mi­lia que con­tri­bu­yó a la mo­der­ni­za­ción de Es­pa­ña y a ha­cer de ella un lu­gar me­jor. Los lo­gros re­no­va­do­res de los Pidal fue­ron mu­chos. Ra­món le­van­tó los ci­mien­tos de la fi­lo­lo­gía es­pa­ño­la y fun­dó una am­plia y de­vo­ta es­cue­la que, tras su muer­te, con­ti­nuó ro­tu­ran­do los sur­cos por él abier­tos. Su es­po­sa, Ma­ría Goy­ri, fue la pri­me­ra mu­jer en doc­to­rar­se en Es­pa­ña y, ade­más de in­ves­ti­gar co­do con co­do jun­to a su ma­ri­do, pu­so en prác­ti­ca, con su hi­ja Ji­me­na, nue­vas ideas pe­da­gó­gi­cas que re­vo­lu­cio­na­ron la for­ma de en­se­ñar en­ton­ces. Los pro­yec­tos, las ideas y los mé­to­dos de los Me­nén­dez Pidal-Goy­ri res­pon­den al tiem­po y la cir­cuns­tan­cia que les to­có vi­vir y, co­mo no po­dría ser de otro mo­do, hoy ha cam­bia­do nues­tra for­ma de ver mu­chas co­sas. Sin em­bar­go, si su re­cuer­do ha per­du­ra­do en nues­tra me­mo­ria no es tan­to por los ca­mi­nos abier­tos y los hi­tos al­can­za­dos (que tam­bién), sino so­bre to­do por los va­lo­res que trans­mi­te su ejem­plo. Son esos va­lo­res los que man­tie­nen una ab­so­lu­ta ac­tua­li­dad: el com­pro­mi­so con la in­ves­ti­ga­ción ri­gu­ro­sa y bien he­cha, ba­sa­da en el plan­tea­mien­to de pro­ble­mas nue­vos y com­ple­jos, con am­bi­ción de mi­ras, ale­ja­da del afán rá­pi­do de no­to­rie­dad y de las pri­sas por pu­bli­car es­cri­bien­do de aca­rreo. La con­cien­cia de que el buen in­ves­ti­ga­dor y el buen maes­tro, por muy sin­gu­lar que sea en sus vir­tu­des per­so­na­les, es el es­la­bón de una ca­de­na y que lo ver­da­de­ra­men­te im­por­tan­te es el tra­ba­jo en equi­po y la con­ti­nui­dad de los pro­yec­tos. La ge­ne­ro­si­dad con los de­más. La ho­nes­ti­dad in­te­lec­tual y per­so­nal, pro­ba­da con el ejem­plo del com­por­ta­mien­to pro­pio, siem­pre rehu­yen­do la crí­ti­ca fá­cil y des­me­su­ra­da del ajeno. La leal­tad ins­ti­tu­cio­nal y el com­pro­mi­so con el bien pú­bli­co. Son pre­ci­sa­men­te esos va­lo­res los que ex­pli­can que la fi­gu­ra de Ra­món Me­nén­dez Pidal (y de su fa­mi­lia) ha­ya trans­cen­di­do a su pre­sen­te. He­re­de­ra del es­pí­ri­tu y del le­ga­do pi­da­lino, la mo­des­ta fun­da­ción que lle­va su nom­bre si­gue for­man­do in­ves­ti­ga­do­res y apor­tan­do con­ti­nui­dad a las gran­des ta­reas pen­dien­tes. A ella se de­be que en es­te bie­nio 2018-2019, en que se cum­plen los 50 de la muer­te de Pidal y los 150 de su na­ci­mien­to, le rin­da­mos ho­me­na­je.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.