NA­VE­GAR AL DES­VÍO

El día en que Eva comió el fru­to del ár­bol prohi­bi­do na­ció la li­ber­tad. Lo me­jor de la hu­ma­ni­dad fue ese ac­to de desobe­dien­cia en el Edén.

El País Semanal - - SUMARIO - Por Ma­nuel Ri­vas

EN EL MUN­DO hay un pro­ce­so de des­ci­vi­li­za­ción, una pan­de­mia que afec­ta al pen­sa­mien­to, y es el ne­ga­cio­nis­mo. Pa­re­cían dar­se por se­pa­ra­do, los ne­ga­cio­nis­mos: el ne­ga­cio­nis­mo de la evo­lu­ción, el ne­ga­cio­nis­mo del Ho­lo­caus­to, el ne­ga­cio­nis­mo del cam­bio cli­má­ti­co y otros del es­ti­lo, co­mo el cas­ti­zo ne­ga­cio­nis­mo fran­quis­ta. Pe­ro úl­ti­ma­men­te, con más ce­le­bri­da­des y jac­tan­cia, se pro­pa­gan ya, en un pack úni­co, to­das las gran­des men­ti­ras que con­for­man el Ne­ga­cio­nis­mo co­mo una ideo­lo­gía de una glo­ba­li­za­ción reac­cio­na­ria. Es­tá ahí, go­ber­nan­do am­plias zo­nas del mun­do, el par­ti­do de la in­hu­ma­ni­dad, con su neo­au­to­ri­ta­ris­mo, su neo­len­gua­je y su neo­ver­dad. Se sue­le pre­sen­tar a los ne­ga­cio­nis­tas co­mo ex­tra­va­gan­tes o chi­fla­dos. Una es­pe­cie de cas­ca­rra­bias que lo pa­san bom­ba lle­van­do la con­tra­ria a he­chos pro­ba­dos. Es un error óp­ti­co de mu­chas diop­trías. El cas­ca­rra­bias es un per­so­na­je folk, que en­ri­que­ce el eco­sis­te­ma y el pa­tri­mo­nio in­ma­te­rial. Y de ser cas­ca­rra­bias a in­ten­tar ser su­bli­me. Co­mo el fi­ló­so­fo Emil Cio­ran. Es­te pen­sa­dor hi­zo del abis­mo un lu­gar de su­per­vi­ven­cia. Pa­ra re­mon­tar, hay que te­ner una bue­na caí­da. Y Cio­ran caía siem­pre en pi­ca­do: “No creo ha­ber per­di­do una so­la oca­sión de es­tar tris­te”. Era su ma­ne­ra de vo­lar al­to: “El he­cho de que la vi­da no ten­ga nin­gún sen­ti­do es una ra­zón pa­ra vi­vir, la úni­ca en reali­dad”. Eso sí que es un cas­ca­rra­bias com­pe­ten­te. Na­da de ton­te­rías. Mi pa­dre ha­bla­ba de un ami­go mú­si­co, vo­ca­lis­ta en una or­ques­ta de ver­be­nas, pe­ro ca­brea­do con el mun­do, que ini­cia­ba la ac­tua­ción con es­te gri­to pre­punky, aun­que su fuer­te eran los bo­le­ros: “¡Qué re­vien­ten las sie­te ma­ra­vi­llas del mun­do!”. De ni­ño, me pa­re­cía una bar­ba­ri­dad. Me­ter­se con las ma­ra­vi­llas del mun­do. ¡Las pi­rá­mi­des de Egip­to, los Jar­di­nes Col­gan­tes de Ba­bi­lo­nia…! Jus­to uno de los asun­tos que más me gus­ta­ban en la en­ci­clo­pe­dia es­co­lar. Qué co­sas de­cían al­gu­nos ma­yo­res. Co­mo los que en­tra­ban en la ta­ber­na de Leo­nor, cuan­do te­le­vi­sa­ban el es­pe­ra­do par­ti­do de la se­lec­ción es­pa­ño­la, al gri­to de: “¡Vi­va Ru­sia!”. Aho­ra los re­cuer­do co­mo en­tra­ña­bles cas­ca­rra­bias, pro­duc­to­res de iro­nía, al mú­si­co re­ven­ta­dor de ma­ra­vi­llas y a los ru­sos ta­ber­ní­co­las. El cas­ca­rra­bias no pre­ten­de im­po­ner su ma­les­tar co­mo doc­tri­na. El ca­breo exis­ten­cial pue­de de­ri­var en un buen gé­ne­ro hu­mo­rís­ti­co. Al con­tra­rio, el ne­ga­cio­nis­ta es alér­gi­co al hu­mor y se sui­ci­da­ría an­tes que reír­se de sí mis­mo. No es ra­ro que se pre­sen­te con el ban­de­rín de lo “po­lí­ti­ca­men­te in­co­rrec­to”. Ya sa­be­mos lo que ese eu­fe­mis­mo tan co­rrec­to sue­le en­cu­brir: ma­chis­mo, cla­sis­mo, xe­no­fo­bia y bur­la de las mi­no­rías más vul­ne­ra­bles. El ne­ga­cio­nis­mo no es tam­po­co un sim­ple re­duc­to de car­ca­ma­les, es un mo­vi­mien­to mo­derno: el mo­der­nis­mo reac­cio­na­rio. De ahí su ha­bi­li­dad pa­ra ex­plo­tar la fas­ci­na­ción acrí­ti­ca ha­cia nue­vas tec­no­lo­gías. Tie­ne una es­tra­te­gia de po­der y do­mi­nio, de con­trol de las men­tes. Tie­ne unos in­tere­ses que de­fen­der. En el ca­so del ne­ga­cio­nis­mo del cam­bio cli­má­ti­co, gran par­te de las “in­ves­ti­ga­cio­nes” es­tán fi­nan­cia­das por in­dus­trias pe­tro­le­ras. Y tie­ne una ideo­lo­gía, esa su­ma de con­for­mis­mo ren­co­ro­so, esa alea­ción de mie­do y odio. El he­cho de que Trump, Bol­so­na­ro y otros je­fes de Es­ta­do sean ne­ga­cio­nis­tas del cam­bio cli­má­ti­co es jus­ta­men­te la prue­ba de la gra­ve­dad del ca­len­ta­mien­to glo­bal y sus efec­tos. Son per­so­na­jes que echan hu­mo por la ca­be­za. Trump es uno de los prin­ci­pa­les emi­so­res de dió­xi­do de car­bono. Has­ta cier­to pun­to es ló­gi­co que se opon­ga a las li­mi­ta­cio­nes en el uso de los com­bus­ti­bles fó­si­les co­mo fuen­te ener­gé­ti­ca e in­clu­so abo­gue por su in­cre­men­to. La ver­da­de­ra ra­zón de su ne­ga­cio­nis­mo es que Trump es en sí mis­mo un com­bus­ti­ble fó­sil. Des­de su en­tra­da, se ha de­tec­ta­do en la Ca­sa Blan­ca una con­cen­tra­ción inusual de ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro, lo que ex­pli­ca­ría las con­ti­nuas fu­gas en su equi­po y las de­cla­ra­cio­nes enig­má­ti­cas de al­guno de sus exa­se­so­res: “El am­bien­te era irres­pi­ra­ble”. El pio­ne­ro fue el ne­ga­cio­nis­mo de la evo­lu­ción. Hay mu­chos mi­llo­nes de per­so­nas en el mun­do, in­clu­so con cá­te­dra, que con­si­de­ran que la úni­ca his­to­ria ver­da­de­ra de la crea­ción es la que se cuen­ta en el An­ti­guo Tes­ta­men­to. En su li­te­ra­li­dad. Y yo ahí es­toy de acuer­do, con ma­ti­ces, con un epi­so­dio ge­ne­sia­co. El día en que Eva comió el fru­to del ár­bol prohi­bi­do na­ció la li­ber­tad. Lo me­jor de la hu­ma­ni­dad fue ese ac­to de desobe­dien­cia en el Edén. ¡Vi­va el pe­ca­do ori­gi­nal!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.