In­vo­can­do al dios de la llu­via

¿Es po­si­ble pro­vo­car o evi­tar la llu­via? En teo­ría, sí. Sin em­bar­go, los re­sul­ta­dos de los ex­pe­ri­men­tos rea­li­za­dos has­ta aho­ra son ra­quí­ti­cos y po­co ren­ta­bles.

El País Semanal - - SUMARIO - POR J. M. MULET ILUS­TRA­CIÓN DE SE­ÑOR SALME

UNA DE LAS LE­YEN­DAS ur­ba­nas más asen­ta­das en nues­tro en­torno ru­ral es que cuan­do hay nu­bes vie­nen unas avio­ne­tas y las ro­ban pa­ra que no llue­va. De he­cho, he­mos lle­ga­do a ver ma­ni­fes­ta­cio­nes y Ayun­ta­mien­tos or­ga­ni­zan­do re­co­gi­das de fir­mas pa­ra que las de­ten­gan. ¿Quién quie­re ro­bar la llu­via? Aquí hay di­fe­ren­tes teo­rías, a cual más pe­cu­liar. Lo más tí­pi­co es cul­par al pue­blo de al la­do, que quie­re la llu­via pa­ra él, o a los agri­cul­to­res de otros cul­ti­vos, a quie­nes una llu­via en épo­ca de re­co­gi­da les po­dría es­tro­pear la co­se­cha. Hay teo­rías más ela­bo­ra­das que cul­pan a las com­pa­ñías de se­gu­ros, que tra­ta­rían de evi­tar que ca­ye­ra gra­ni­zo pa­ra no pa­gar in­dem­ni­za­cio­nes. ¿Tie­ne ba­se al­gu­na de es­tas afir­ma­cio­nes? Le de­be­mos al me­teo­ró­lo­go Lo­renz la afir­ma­ción de que el ale­teo de una ma­ri­po­sa en Cos­ta Ri­ca pue­de

oca­sio­nar un tor­na­do en Te­xas. Lo que que­ría ex­pre­sar en es­ta fra­se es que la at­mós­fe­ra es un sis­te­ma tan com­ple­jo que su com­por­ta­mien­to es caó­ti­co y por eso fa­llan tan­to las pre­vi­sio­nes. Si sa­ber qué tiem­po va a ha­cer es com­pli­ca­do, ma­ni­pu­lar­lo es muy di­fí­cil, pe­ro no im­po­si­ble. Tra­tar de con­tro­lar el tiem­po at­mos­fé­ri­co ha si­do una cons­tan­te de la ci­vi­li­za­ción, aun­que du­ran­te mi­le­nios to­do lo que se po­día ha­cer eran ofren­das o ro­ga­ti­vas a di­fe­ren­tes dio­ses o san­tos. A prin­ci­pios del si­glo XIX, el es­ta­dou­ni­den­se Ja­mes Espy fue el pri­me­ro en dar­se cuen­ta de que las nu­bes se for­man cuan­do el ai­re ca­lien­te sube a ca­pas al­tas de la at­mós­fe­ra y, al en­con­trar­se con ai­re frío, el va­por de agua que con­tie­ne se con­den­sa y for­ma las nu­bes. Años des­pués, el pre­mio No­bel Ir­ving Lang­muir des­cu­brió que es­par­cien­do hie­lo se­co en­tre las nu­bes se pro­du­cía llu­via. El 13 de no­viem­bre de 1946 con­si­guió que al es­pol­vo­rear hie­lo se­co en una nu­be, es­ta se con­den­sa­ra y llo­vie­ra, aun­que el agua no lle­gó al sue­lo. Se eva­po­ró por el ca­mino, pe­ro sin du­da fue la pri­me­ra llu­via ar­ti­fi­cial. El se­gun­do en­sa­yo, or­ga­ni­za­do el 20 de di­ciem­bre de ese año, tu­vo más éxi­to. Po­co des­pués de sem­brar las nu­bes, ca­yó una ne­va­da de 20 cen­tí­me­tros que cau­só in­nu­me­ra­bles pro­ble­mas en el Es­ta­do de Nue­va York. A pe­sar de que él se atri­bu­yó el éxi­to, Ge­ne­ral Elec­tric, com­pa­ñía pa­ra la que tra­ba­ja­ba, le obli­gó a fir­mar una de­cla­ra­ción en la que ne­ga­ba to­da la res­pon­sa­bi­li­dad, pa­ra evi­tar una ava­lan­cha de de­nun­cias. De to­das for­mas, es pro­ba­ble que el éxi­to de Lang­muir no fue­ra tal, pues­to que la tor­men­ta ha­bía si­do pre­vis­ta por los me­teo­ró­lo­gos. Lang­muir si­guió in­ves­ti­gan­do su mé­to­do y lle­gó a la con­clu­sión de que el yo­du­ro de pla­ta fun­cio­na­ba me­jor que el hie­lo se­co. Sin em­bar­go, su com­pa­ñía no qui­so sa­ber na­da de esos ex­pe­ri­men­tos. No así el Ejér­ci­to de Es­ta­dos Uni­dos, que le aco­gió con in­te­rés y don­de tra­ba­jó has­ta 1952. A pe­sar de que Lang­muir se atri­bu­yó no­ta­bles éxi­tos, co­mo pro­vo­car llu­vias to­rren­cia­les en Nue­vo Mé­xi­co, la ma­yo­ría de esos fe­nó­me­nos po­dían ser ex­pli­ca­dos por cau­sas na­tu­ra­les, por lo que el pro­yec­to se ol­vi­dó… has­ta la gue­rra de Viet­nam. Viet­nam es una sel­va llu­vio­sa y los ame­ri­ca­nos se die­ron cuen­ta de que el Viet­cong uti­li­za­ba una ru­ta de pis­tas fo­res­ta­les pa­ra su­mi­nis­trar a su ejér­ci­to. Si con­se­guían au­men­tar el ni­vel de llu­vias, esas pis­tas se con­ver­ti­rían en im­prac­ti­ca­bles y blo­quea­rían el trans­por­te. Con es­ta fi­na­li­dad se creó el pro­yec­to Po­pe­ye. Se rea­li­za­ron 2.602 vue­los y 47.409 des­car­gas de yo­du­ro de pla­ta con el fin de in­ten­si­fi­car la ac­ción de los mon­zo­nes

En 1946, el pre­mio No­bel Lang­muir es­pol­vo­reó hie­lo se­co en una nu­be y lo­gró que llo­vie­ra, pe­ro el agua no lle­gó al sue­lo

so­bre las ru­tas del Viet­cong y ha­cer­las im­prac­ti­ca­bles. La fil­tra­ción de los fa­mo­sos pa­pe­les del Pen­tá­gono dio al tras­te con el pro­yec­to. El cos­te fue de más de 20 mi­llo­nes de dó­la­res de la épo­ca, y el re­sul­ta­do, tan pí­rri­co que era du­do­so que el Viet­cong se hu­bie­ra per­ca­ta­do de que llo­vía un po­qui­to más. Pun­tual­men­te se han se­gui­do uti­li­zan­do es­tas téc­ni­cas, co­mo cuan­do la URSS tra­tó de im­pe­dir que las nu­bes car­ga­das de ra­diac­ti­vi­dad de Cher­nó­bil lle­ga­ran a Mos­cú, o cuan­do Chi­na sem­bró nu­bes pa­ra que la llu­via no des­lu­cie­ra la inau­gu­ra­ción de los Jue­gos Olím­pi­cos de 2008. Sin em­bar­go, el cos­te es al­tí­si­mo y los re­sul­ta­dos ri­dícu­los. Por tan­to, an­te la fal­ta de llu­via no cul­pen a las avio­ne­tas, sino al cli­ma o, sin son cre­yen­tes, al san­to pa­trón de la lo­ca­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.