La le­yen­da de los Re­yes Ma­gos

Una bre­ve no­ti­cia del evan­ge­lis­ta Ma­teo es el ori­gen de una tra­di­ción que ha ins­pi­ra­do mag­ní­fi­cas obras de ar­te. Los lla­ma­dos Ma­gos de Orien­te no re­ci­bie­ron nom­bres ni fue­ron co­ro­na­dos re­yes has­ta el si­glo VI. Año tras año, sa­bios y doc­to­res de la Igle­sia

El País Semanal - - SUMARIO - POR CAR­LOS GAR­CÍA GUAL ILUS­TRA­CIÓN DE LALALIMOLA

ERAN MA­GOS y ve­nían de Orien­te, si­guien­do el rum­bo de una mis­te­rio­sa es­tre­lla. Lle­ga­ron a Be­lén y ofre­cie­ron al Ni­ño tres re­ga­los: oro, in­cien­so y mi­rra, y se vol­vie­ron muy con­ten­tos a su país le­jano. (Al lle­gar a Je­ru­sa­lén se ha­bían en­tre­vis­ta­do con el rey He­ro­des, pe­ro a la vuel­ta lo evi­ta­ron. Y He­ro­des, re­ce­lo­so y en­fu­re­ci­do, man­dó a sus sol­da­dos que ma­ta­ran en Be­lén a to­dos los ni­ños me­no­res de dos años. Pe­ro de allí ya se ha­bían ido Je­sús y sus pa­dres, ad­ver­ti­dos a tiem­po por un án­gel, ca­mino de Egip­to). Eso es to­do lo que cuen­ta de ellos el evan­ge­lis­ta Ma­teo. Lu­cas ni si­quie­ra los men­cio­na y re­la­ta so­lo la ado­ra­ción de los pas­to­res. A par­tir de esas pri­me­ras no­ti­cias se fue am­plian­do la le­yen­da y en la tra­di­ción po­pu­lar per­vi­vió au­men­ta­da con un ha­lo mí­ti­co aña­dien­do no­ve­do­sos de­ta­lles a la es­cue­ta es­ce­na de la ado­ra­ción de los Ma­gos. El evan­ge­lis­ta no di­ce ni cuán­tos eran, ni có­mo se lla­ma­ban, ni cuál era su ma­gia, ni de qué mis­te­rio­so Orien­te ve­nían. (¿Eran per­sas, cal­deos o ára­bes?). Más sa­bio y preciso, en el si­glo III, Orí­ge­nes es­cri­be que eran tres, y Ter­tu­liano afir­ma que los tres eran re­yes, y al­go des­pués ya se di­vul­gan sus nom­bres: Gas­par, Mel­chor y Bal­ta­sar. No tar­dó mu­cho en que­dar fi­ja­do el día de la Epi­fa­nía en Be­lén: un 6 de enero, sols­ti­cio de in­vierno en Egip­to. (A 12 días de la Na­ti­vi­dad, el 25 de di­ciem­bre. Pa­re­ce que ellos via­ja­ron de­pri­sa, aca­so so­bre pre­su­ro­sos ca­me­llos, del mis­te­rio­so Orien­te has­ta Ju­dea). Illi Ma­gi tres re­ges di­cun­tur. “Aque­llos tres ma­gos son lla­ma­dos re­yes”, es­cri­be Ce­sá­reo de Ar­lés en el si­glo VI. Por en­ton­ces los ve­mos en un bri­llan­te mosaico de San Apo­li­nar Nue­vo en Rá­ve­na: van los tres con atuen­dos de ma­gos ira­níes (lle­van go­rro fri­gio y tí­pi­cas cal­zas orien­ta­les), es­tán es­cri­tos los nom­bres ya so­bre sus fi­gu­ras y avan­zan uno tras otro lle­van­do ale­gres sus tres re­ga­los al Ni­ño Dios. No tar­dan lue­go en re­apa­re­cer de­fi­ni­ti­va­men­te co­mo re­yes, con sun­tuo­sos ves­ti­dos y sen­das co­ro­nas de oro. Por esa épo­ca, el nom­bre de “ma­go” sus­ci­ta­ba re­ce­los, y la ma­gia, blan­ca o ne­gra, era una

En el si­glo XIII, Ja­co­bo de la Vo­rá­gi­ne re­co­gió los co­men­ta­rios que ex­pli­can los as­pec­tos sim­bó­li­cos de los Ma­gos

prác­ti­ca sos­pe­cho­sa; así que, con el apo­yo de una bí­bli­ca pro­fe­cía de Isaías, los ma­gos fue­ron as­cen­di­dos a re­yes. La Epi­fa­nía acen­túa así su sim­bo­lis­mo: los ri­cos mo­nar­cas se hu­mi­llan an­te el Di­vino Ni­ño y sus pa­dres en el hu­mil­de pe­se­bre. La le­yen­da, am­pli­fi­ca­da por in­ter­pre­ta­cio­nes doc­tas de sa­bios clé­ri­gos, tie­ne su me­jor com­pen­dio en la Le­gen­da au­rea, de Ja­co­bo de la Vo­rá­gi­ne, en pleno si­glo XIII. Allí se re­co­ge y or­de­na un alu­vión de co­men­ta­rios que ex­pli­ca sus as­pec­tos sim­bó­li­cos. Los tres re­ga­los vie­nen a ex­pre­sar la tri­ple na­tu­ra­le­za del re­cién na­ci­do: el oro era pa­ra el rey, la mi­rra pa­ra el hom­bre, el in­cien­so pa­ra el dios. Y los tres re­yes re­pre­sen­tan las tres tri­bus bí­bli­cas de Sem, Cam y Ja­fet (es de­cir, Asia, Eu­ro­pa y Áfri­ca). Las glo­sas ale­gó­ri­cas se re­fle­jan en mi­les de pin­tu­ras e imá­ge­nes, pues la ico­no­gra­fía cris­tia­na ha­ce de la es­ce­na uno de sus mo­ti­vos pre­di­lec­tos. Hay nue­vos de­ta­lles sig­ni­fi­ca­ti­vos: los re­yes son de eda­des di­ver­sas. El pri­me­ro es un vie­jo de bar­ba blan­ca, el se­gun­do es de edad ma­du­ra y bar­ba ne­gra, y el ter­ce­ro, un jo­ven bar­bi­lam­pi­ño. Y otro nue­vo que se ha­ce per­du­ra­ble: de los tres, uno re­sul­ta ser ne­gro (tal vez por su es­tir­pe etío­pe). A los Ma­gos aún les que­da­ba un se­gun­do via­je pe­re­grino des­pués de muer­tos. Se cuen­ta que tras vol­ver de Be­lén a sus paí­ses, mu­rie­ron allí y fue­ron en­te­rra­dos en la le­ja­na y fa­bu­lo­sa ciu­dad de Sa­ba. Pa­sa­dos unos si­glos, vino a des­en­te­rrar sus hue­sos una pia­do­sa da­ma y acre­di­ta­da des­cu­bri­do­ra de re­li­quias, san­ta Ele­na, ma­dre del em­pe­ra­dor Cons­tan­tino, y con el apo­yo im­pe­rial se los lle­vó a Cons­tan­ti­no­pla. De allí lo­gró res­ca­tar­los Eus­tor­gio, obis­po de Mi­lán, que tras­la­dó a los tres en un sar­có­fa­go has­ta su dió­ce­sis. Al­gu­nos si­glos más tar­de, apro­ve­chán­do­se del sa­queo de la ciu­dad por el em­pe­ra­dor ale­mán Fe­de­ri­co Bar­ba­rro­ja ha­cia 1164, el ar­zo­bis­po de Co­lo­nia Rei­nal­do de Das­sel lo­gró há­bil­men­te apo­de­rar­se de los venerables res­tos re­gios y los tras­la­dó, en un via­je arries­ga­do, a su ciu­dad. A ori­llas del Rin des­can­sa­rían al fin, co­mo re­ful­gen­tes re­li­quias, ado­ra­das co­mo gran te­so­ro en un áu­reo ar­cón. Y a su ma­yor glo­ria co­men­zó a cons­truir­se la gran ca­te­dral de Co­lo­nia. Al al­ber­gar las en­ton­ces fa­mo­sas re­li­quias, la igle­sia co­bró enor­me pres­ti­gio y se con­vir­tió en cen­tro de múl­ti­ples pe­re­gri­na­cio­nes. Acu­dían a ado­rar allí a los an­ti­guos ado­ra­do­res mi­les de pe­re­gri­nos de Ita­lia, Fran­cia, Ger­ma­nia y Es­can­di­na­via, fas­ci­na­dos por la ma­gia de sus re­li­quias san­tas, al­ber­ga­das en el co­ra­zón de la cris­tia­na Eu­ro­pa. Los via­je­ros Ma­gos se vie­ron en­sal­za­dos co­mo pro­tec­to­res de vian­dan­tes y pe­re­gri­nos. Y aun­que no san­ti­fi­ca­dos de mo­do ofi­cial, con sus nom­bres se bau­ti­za­ron mu­chos. Sus imá­ge­nes y fies­tas se mul­ti­pli­ca­ron en in­con­ta­bles ciu­da­des, igle­sias y san­tua­rios has­ta los úl­ti­mos con­fi­nes de Eu­ro­pa. (In­clu­so en un con­ven­to del Mon­te At­hos se ve­ne­ra­ban gra­nos de la mi­rra que ofre­cie­ron al ni­ño en Be­lén). La ado­ra­ción de los Re­yes que fue­ra un mo­ti­vo pic­tó­ri­co pre­di­lec­to del me­die­vo al­can­zó mag­ní­fi­co es­plen­dor y di­fu­sión en ma­nos de los gran­des pin­to­res de épo­ca re­na­cen­tis­ta: Ma­sac­cio, Fra An­ge­li­co, Goz­zo­li, Bot­ti­ce­lli, en Ita­lia; Van der Wey­den, Mem­ling, El Bos­co y Ru­bens, en Flan­des, y El Gre­co, Ve­láz­quez y otros, en Es­pa­ña. Una gran es­tam­pa mi­to­ló­gi­ca cris­tia­na: tres re­yes de áu­reos tra­jes y exó­ti­cos sé­qui­tos vie­nen a arro­di­llar­se an­te el pin­to­res­co y hu­mil­de es­ta­blo de Be­lén. Co­mo se ve, los Ma­gos han te­ni­do una fa­bu­lo­sa per­vi­ven­cia. A par­tir de la bre­ve no­ti­cia evan­gé­li­ca, fue­ron co­bran­do fi­gu­ra y nom­bre y se hi­cie­ron re­yes ful­gu­ran­tes. Hoy per­du­ran sus imá­ge­nes más gra­cias al ar­te que al cul­to re­li­gio­so. Per­vi­ven co­mo ama­bles fan­tas­mas en las ilu­sio­nes y sue­ños in­fan­ti­les de la no­che de Re­yes. De mo­do pin­to­res­co, en ca­bal­ga­tas y dis­fra­ces de la fies­ta car­na­va­les­ca y po­pu­lar del 5 de enero.

Tríp­ti­co de La ado­ra­ción de los Ma­gos, de El Bos­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.