PA­LOS DE CIE­GO

Me des­mo­ra­li­za que el lí­der de un par­ti­do de iz­quier­da co­mo Pa­blo Igle­sias fo­men­te pro­ble­mas fic­ti­cios en vez de in­ten­tar re­sol­ver pro­ble­mas reales.

El País Semanal - - SUMARIO - Por Ja­vier Cer­cas

NO SOY MO­NÁR­QUI­CO. De he­cho, no co­noz­co a na­die con dos de­dos de fren­te que lo sea, so­bre to­do si por mo­nar­quía se en­tien­de lo que se en­ten­dió du­ran­te si­glos. Pe­ro no creo que la re­pú­bli­ca sea la so­lu­ción a nin­guno de nues­tros pro­ble­mas, y sos­pe­cho que Pa­blo Igle­sias tam­po­co lo cree, aun­que es­cri­ba ar­tícu­los co­mo ¿Pa­ra qué sir­ve hoy la mo­nar­quía? (EL PAÍS, 22-11-2018), don­de sos­tie­ne que nues­tra de­mo­cra­cia se­ría me­jor si fue­se una re­pú­bli­ca, con el úni­co ar­gu­men­to de que en­ton­ces se ac­ce­de­ría a la je­fa­tu­ra del Es­ta­do “por elec­cio­nes y no por fe­cun­da­ción”. ¿En qué se fun­dan mis sos­pe­chas? En los años trein­ta, la úl­ti­ma vez que se plan­teó se­ria­men­te en Es­pa­ña el di­le­ma en­tre mo­nar­quía y re­pú­bli­ca, mo­nar­quía sig­ni­fi­ca­ba dic­ta­du­ra y re­pú­bli­ca sig­ni­fi­ca­ba de­mo­cra­cia. Hoy eso no ocu­rre, por­que nues­tra mo­nar­quía es democrática, es de­cir, una mo­nar­quía ba­sa­da en los prin­ci­pios re­pu­bli­ca­nos y por tan­to he­re­de­ra en la prác­ti­ca de la úl­ti­ma de­mo­cra­cia de nues­tro país, la II Re­pú­bli­ca: por eso el Rey de­be­ría vin­di­car más a me­nu­do la he­ren­cia re­pu­bli­ca­na (co­mo hi­zo cuan­do ho­me­na­jeó a los com­ba­tien­tes re­pu­bli­ca­nos de La Nue­ve, au­tén­ti­cos hé­roes de gue­rra que, in­te­gra­dos en la co­lum­na Le­clerc, li­be­ra­ron en 1944 el Pa­rís ocu­pa­do por los na­zis). ¿Se­ría me­jor nues­tra de­mo­cra­cia si, en vez de una mo­nar­quía, fue­ra una re­pú­bli­ca? ¿Lo se­rían la de­mo­cra­cia no­rue­ga, da­ne­sa, sue­ca o bri­tá­ni­ca, que tam­bién son mo­nar­quías y, a la vez, al­gu­nas de las me­jo­res de­mo­cra­cias del mun­do? Na­die lo cree, y por eso en di­chos paí­ses el di­le­ma en­tre mo­nar­quía y re­pú­bli­ca es irre­le­van­te. En reali­dad, se tra­ta de un fal­so di­le­ma, y plan­tear­lo equi­va­le a ocul­tar los pro­ble­mas reales del país tras un pro­ble­ma irreal: pu­ro postureo de iz­quier­dis­mo guay, a la lar­ga le­tal pa­ra la iz­quier­da. Por­que lo que Igle­sias de­be­ría ex­pli­car no es pa­ra qué sir­ve la mo­nar­quía, sino pa­ra qué ser­vi­ría cam­biar­la por una re­pú­bli­ca (apar­te de pa­ra desatar una cri­sis po­lí­ti­ca de pri­mer or­den: cam­biar la mo­nar­quía sig­ni­fi­ca cam­biar de Cons­ti­tu­ción, ya que la mo­nar­quía es la cla­ve de bó­ve­da de la de 1978, y em­pe­zar de nue­vo, re­ca­yen­do en la es­pi­ral de rup­tu­ras que ha si­do el peor error de la po­lí­ti­ca es­pa­ño­la en los dos úl­ti­mos si­glos): ¿tro­car sin más la mo­nar­quía por una re­pú­bli­ca ser­vi­ría pa­ra con­ver­tir Es­pa­ña en un país más li­bre, más jus­to, más igua­li­ta­rio y más prós­pe­ro? A me­nos que con­vir­ta­mos la re­pú­bli­ca en una so­lu­ción má­gi­ca, sen­ti­men­tal y em­bus­te­ra, co­mo el Bre­xit, la res­pues­ta no pue­de ser sí. El ver­da­de­ro di­le­ma en Es­pa­ña no es re­pú­bli­ca o mo­nar­quía, sino me­jor o peor de­mo­cra­cia, y la ca­li­dad de una de­mo­cra­cia, hoy, no de­pen­de de si es una mo­nar­quía o una re­pú­bli­ca. Y es­to lo sa­be Igle­sias, cu­yo ar­tícu­lo es­tá por lo de­más pla­ga­do de me­dias ver­da­des, que son las peo­res men­ti­ras por­que tie­nen el sa­bor de la ver­dad. Igle­sias di­ce que, en la Tran­si­ción, los hé­roes del an­ti­fran­quis­mo se sin­tie­ron trai­cio­na­dos por sus lí­de­res, que acep­ta­ron la mo­nar­quía; pe­ro no di­ce que al­gu­nos de esos lí­de­res eran hé­roes del an­ti­fran­quis­mo. Igle­sias di­ce que la ac­tua­ción del Rey el 23 de fe­bre­ro de 1981 tu­vo lu­ces y som­bras, y es ver­dad —so­bre to­do an­tes del 23—, pe­ro no di­ce que la ac­tua­ción de la cla­se po­lí­ti­ca ca­si só­lo tu­vo som­bras, ni que aquel día el buen pue­blo es­pa­ñol se en­ce­rró en su ca­sa a es­pe­rar que al­guien le sa­ca­ra las cas­ta­ñas del fue­go (y ese al­guien fue el Rey). Igle­sias di­ce que Juan Car­los I ga­nó pres­ti­gio el 23 de fe­bre­ro de 1981 y Fe­li­pe VI lo per­dió el 3 de oc­tu­bre de 2017, y es ver­dad, pe­ro no di­ce que ca­si só­lo lo per­dió en­tre quie­nes apo­ya­ban a un Go­bierno ca­ta­lán que de­ro­gó de fac­to el Es­ta­tut, vio­ló la Cons­ti­tu­ción y co­lo­có Ca­ta­lu­ña al bor­de del en­fren­ta­mien­to ci­vil (to­do ello, por cier­to, con la com­pli­ci­dad del pro­pio Igle­sias); no lo per­dió, en cam­bio, en­tre quie­nes apo­yá­ba­mos la le­ga­li­dad democrática, co­mo la apo­ya­ban los re­pu­bli­ca­nos de 1936. To­do es­to lo sa­be muy bien Igle­sias. ¿Por qué en­ton­ces es­cri­be lo que es­cri­be? No lo sé. Lo que sí sé es que, co­mo vo­tan­te de iz­quier­da, me des­mo­ra­li­za que el lí­der de un par­ti­do de iz­quier­da fo­men­te pro­ble­mas fic­ti­cios en vez de in­ten­tar re­sol­ver pro­ble­mas reales.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.