PAMPLINAS

Con el fin de la cul­tu­ra re­li­gio­sa apren­di­mos a pen­sar que los fa­llos no son nues­tros, que son de los con­jun­tos, las so­cie­da­des o las es­truc­tu­ras. El in­fierno son los otros.

El País Semanal - - SUMARIO - Por Mar­tín Ca­pa­rrós

FUE UNO de los in­ven­tos más ex­tra­or­di­na­rios que los ma­nua­les no re­gis­tran: a los in­ven­tos más ex­tra­or­di­na­rios sue­le su­ce­der­les. An­tes de él, aque­llos hom­bres y mu­je­res vi­vían más o me­nos fe­li­ces. O preo­cu­pa­dos, irri­ta­dos, ate­rra­dos, pe­ro sin el pe­so de la cul­pa. En esos días las co­sas su­ce­dían y na­die sa­bía bien por qué: así era la vi­da o, a lo su­mo, así de ca­pri­cho­sos esos dio­se­ci­tos que pu­lu­la­ban en el ár­bol, el agua, la lu­na le­ja­na o el po­de­ro­so sol. Y en­ton­ces eso. No se sa­be bien cuán­do, quién, có­mo, pe­ro en al­gún mo­men­to ha­ce cua­tro o cin­co mil años, unos se­ño­res y se­ño­ras en Irak o Irán o Si­ria em­pe­za­ron a creer que la cul­pa era su­ya. Que si se les ha­bía jo­di­do la co­se­cha o muer­to el quin­to hi­jo o man­ca­do el bu­rro no era por esos aza­res de la vi­da, sino por­que al­go ha­bían he­cho pa­ra me­re­cer­lo. Y to­do, en­ton­ces, em­pe­zó a cam­biar: ha­bía apa­re­ci­do, es­cri­bió Bot­té­ro, la idea de pe­ca­do. (Jean Bot­té­ro na­ció po­bre y pro­ven­zal en 1914, es­tu­dió con los cu­ras, se or­de­nó do­mi­ni­co, se de­di­có a en­se­ñar, lo echa­ron por no que­rer de­cir que la Gé­ne­sis era un he­cho his­tó­ri­co. En­ton­ces se con­sa­gró a la Me­so­po­ta­mia, apren­dió sus idio­mas, se ca­só, tradujo el Có­di­go de Ham­mu­ra­bi, fue sa­bio y, sin em­bar­go, pu­bli­có va­rios li­bros). Cuan­do apa­re­ció, di­jo Bot­té­ro, el pe­ca­do no era una tras­gre­sión que el pe­ca­dor co­me­tía en su vi­da co­ti­dia­na; no era un con­cep­to mo­ral, era ad­mi­nis­tra­ti­vo. Un sa­cer- do­te erra­ba la in­vo­ca­ción a un dio­se­ci­llo y el dio­se­ci­llo se enoja­ba; una fa­mi­lia sa­cri­fi­ca­ba la ca­bra equi­vo­ca­da a una dio­si­ta y la dio­si­ta se ven­ga­ba. El sa­cer­do­te y la fa­mi­lia qui­zá no lo sa­bían; creían que ha­bían he­cho to­do bien y, de pron­to, esa se­quía o esa tor­men­ta o esa gue­rra les pro­ba­ban que no. Las des­gra­cias lle­ga­ban co­mo cas­ti­go a erro­res que su au­tor ig­no­ra­ba. Así, la vi­da se vol­vió la con­ti­nua zo­zo­bra de no sa­ber si lo ha­bías he­cho bien o mal. Y la prue­ba de que ha­bías he­cho al­go mal —no al­go ma­lo, al­go mal— era que al­go ma­lo te es­ta­ba su­ce­dien­do. La cul­pa era tu­ya, por su­pues­to. La in­ven­ción me­so­po­tá­mi­ca del pe­ca­do fue la for­ma de trans­fe­rir la cul­pa del po­der al im­po­ten­te: eran los hom­bres —ca­da hom­bre— los que se equi­vo­ca­ban, los que cau­sa­ban las des­gra­cias y de­bían su­po­ner có­mo y por qué. Los dio­ses eran co­mo aque­llos pa­dres que le pe­gan a su hi­jo mien­tras le di­cen que él ya sa­be. El cris­tia­nis­mo fue un avan­ce: cuan­do re­cu­rrió a la idea de pe­ca­do pa­ra im­po­ner un có­di­go de con­duc­ta, de­vol­vió a sus cre­yen­tes cier­ta au­to­no­mía. Al me­nos po­días ele­gir cuán­do y có­mo que­bra­bas las re­glas, al me­nos te cas­ti­ga­ban por al­go que sabías que no de­bías ha­cer, aun­que no su­pie­ras por qué no de­bías. O sí su­pie­ras: no de­bías por­que el cu­ra de­cía que el dios lo de­cía —y con eso al­can­za­ba. Y la cul­pa se­guía sien­do tu­ya. La cul­pa se in­ven­tó pa­ra que fue­ra tu­ya: de un mo­do u otro, tu­ya, y te gol­pees el pe­cho y gri­tes mea cul­pa mea gran­dis­si­ma cul­pa y to­das esas vai­nas. Fun­cio­na­ba: to­do lo ma­lo te su­ce­día por tus erro­res, por tus des­via­cio­nes, por­que el po­der —el dios o lo que fue­ra— era jus­to, in­fi­ni­ta­men­te jus­to. Has­ta que, con el fin de la cul­tu­ra real­men­te re­li­gio­sa, ese gran tru­co del po­der se des­ar­mó. Apren­di­mos a pen­sar lo con­tra­rio: que la cul­pa no es nues­tra, que son los con­jun­tos, las so­cie­da­des, las es­truc­tu­ras. Que el in­fierno son siem­pre los otros. Es cu­rio­so: pa­ra des­ha­cer­nos de la for­ma más bru­tal de la opre­sión, de esas re­glas es­cri­tas o no es­cri­tas que nos man­te­nían en el te­rror, tu­vi­mos que em­pe­zar a su­po­ner que no so­mos res­pon­sa­bles de lo que nos su­ce­de. Aho­ra lo ma­lo siem­pre es cul­pa de ellos: los po­lí­ti­cos, los eco­no­mis­tas, los ri­cos, los in­mi­gran­tes, los in­fie­les, los otros. Aho­ra so­mos tan po­bres que ni si­quie­ra te­ne­mos la cul­pa.

El cris­tia­nis­mo re­cu­rrió a la idea de pe­ca­do pa­ra im­po­nerun có­di­go de con­duc­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.