El me­jor ri­val del mun­do es uno mis­mo

Pa­ra pro­gre­sar en la vi­da no hay que com­pa­rar­se con na­die: es más pro­duc­ti­vo y gra­ti­fi­can­te vol­ver la vis­ta ha­cia nues­tro in­te­rior y po­ner­nos me­tas a cor­to pla­zo.

El País Semanal - - SUMARIO - POR FRAN­CESC MI­RA­LLES ILUS­TRA­CIÓN DE GOR­KA OL­MO

DES­DE LA ES­CUE­LA nos en­se­ñan a com­pe­tir con­tra otras per­so­nas, y no so­lo en los de­por­tes. Los alum­nos más bri­llan­tes des­pier­tan la ad­mi­ra­ción y al mis­mo tiem­po la ra­bia de los que no ob­tie­nen tan bue­nas calificaciones. Cuan­do en­tra­mos en la ado­les­cen­cia, los éxi­tos aje­nos en el amor y el se­xo pue­den con­ver­tir­se en el es­pe­jo de nues­tro pro­pio fra­ca­so. Un chi­co o chi­ca de la cua­dri­lla ha­ce una con­quis­ta tras otra, mien­tras que quien no “se co­me un ros­co” se pre­gun­ta: ¿por qué él/ella sí y yo no? Lo mis­mo su­ce­de, una vez ter­mi­na­dos los es­tu­dios, en la ca­rre­ra pro­fe­sio­nal y el es­ta­tus eco­nó­mi­co que nos pro­cu­ra. Ten­de­mos a mi­rar al que ha lle­ga­do más le­jos que no­so­tros, y eso nos ha­ce sen­tir dis­mi­nui­dos, co­mo si to­do lo que he­mos lo­gra­do per­die­ra su va­lor.

Quien se com­pa­ra ya es­tá per­dien­do por­que si­túa el fo­co de aten­ción en cam­po ajeno en lu­gar de tra­ba­jar en su pro­pio pro­gre­so. En ese sen­ti­do, los gran­des ge­nios de la hu­ma­ni­dad se su­mer­gie­ron en una ca­rre­ra de un so­lo co­rre­dor, pues su fi­ja­ción era su­pe­rar su pro­pia mar­ca en un pro­ce­so de au­to­me­jo­ra cons­tan­te. Co­mo di­jo LaoT­se ha­ce dos mi­le­nios y me­dio, “aquél que ob­tie­ne una vic­to­ria so­bre otro hom­bre es fuer­te, pe­ro quien ob­tie­ne una vic­to­ria so­bre sí mis­mo es po­de­ro­so”. En­con­tra­mos es­ta mis­ma idea en un li­bro que es­tá arra­san­do en las lis­tas de ven­tas de Es­ta­dos Uni­dos: 12 re­glas pa­ra vi­vir: Un an­tí­do­to al caos. Su au­tor, Jor­dan B. Pe­ter­son, pro­fe­sor de Psi­co­lo­gía de la Uni­ver­si­dad de To­ron­to, pro­po­ne en su cuar­ta re­gla: com­pá­ra­te con quien eras tú ayer, no con quien es hoy otra per­so­na. Equi­pa­rar­nos a cual­quier otra per­so­na es un se­gu­ro de frustración, ya que ra­ra­men­te nos com­pa­ra­mos con los de aba­jo. Fi­ja­mos la mi­ra­da en quien ha con­se­gui­do más, y eso, en lu­gar de es­ti­mu­lar­nos, a me­nu­do nos pro­du­ce en­vi­dia o in­clu­so pa­rá­li­sis vi­tal. ¿Pa­ra qué es­for­zar­se si ha­brá siem­pre otros que re­ci­ban más pre­mio? Con­tra esa tram­pa, Pe­ter­son pro­po­ne cen­trar la com­pe­ti­ción en uno mis­mo: “Ya no tie­nes en­vi­dia de na­die por­que no pien­sas que los otros es­tén ver­da­de­ra­men­te me­jor que tú. De­jas de sen­tir­te frus­tra­do por­que has apren­di­do a apun­tar ba­jo y a ser pa­cien­te. Es­tás des­cu­brien­do quién eres, lo que quie­res y lo que es­tás dis­pues­to a ser”. La pri­me­ra par­te de esa re­fle­xión apun­ta a la ilu­sión co­mún de que co­no­ce­mos el ni­vel de fe­li­ci­dad de los de­más. Acos­tum­bra­dos a las re­des so­cia­les, don­de so­lo se mues­tran los lo­gros, po­de­mos lle­gar a pen­sar que la vi­da del otro es me­jor y más di­cho­sa que la nues­tra, pe­ro ¿qué sa­be­mos en reali­dad de la fe­li­ci­dad de na­die? Tal vez el ve­cino que tie­ne un Pors­che en su ga­ra­je es­tá pen­dien­te de un em­bar­go por­que no ha pa­ga­do sus im­pues­tos, y quien se pa­sea con una pa­re­ja des­lum­bran­te vi­ve un in­fierno de puer­tas aden­tro por­que se ma­tan a dis­cu­tir. Con lo de “apun­tar ba­jo”, Pe­ter­son no se re­fie­re a ser po­co am­bi­cio­sos, sino a po­ner­nos me­tas a cor­to pla­zo, una tras otra, pa­ra mo­ti­var­nos y me­dir avan­ces. En es­ta com­pe­ti­ción de un so­lo co­rre­dor, si hoy eres un po­co me­jor que ayer, ya has ga­na­do la ca­rre­ra. En es­ta cuar­ta re­gla pa­ra vi­vir, el au­tor con­clu­ye: “Es­tás des­cu­brien­do que las so­lu­cio­nes a tus pro­ble­mas par­ti­cu­la­res han de es­tar he­chas a tu me­di­da, per­so­nal­men­te y de for­ma pre­ci­sa. Ya no te preo­cu­pan tan­to las ac­cio­nes de la otra gen­te por­que bas­tan­te tie­nes pa­ra ha­cer tú mis­mo”. Re­to­man­do el hi­lo del prin­ci­pio, fi­jar­nos en lo que ha­cen los de­más pro­cu­ra be­ne­fi­cios in­cons­cien­tes pa­ra quien le da mie­do o pe­re­za arries­gar. Mien­tras es­tás pen­dien­te de lo que ha­ce el otro, no te exi­ges a ti mis­mo. Co­mo en el poe­ma Es­pe­ran­do a los bár­ba­ros, de Ka­va­fis, si­tuar fue­ra nues­tro pun­to de aten­ción es la ex­cu­sa per­fec­ta pa­ra cru­zar­nos de bra­zos. Y eso no so­lo su­ce­de cuan­do nos sen­ti­mos me­nos que al­guien. Tam­bién al cri­ti­car al otro es­ta­mos elu­dien­do nues­tras res­pon­sa­bi­li­da­des. Jus­ta­men­te la re­gla seis del mis­mo li­bro de Pe­ter­son es: ten tu ca­sa en per­fec­to or­den an­tes de cri­ti­car el mun­do. Si en lu­gar de com­pa­rar­nos o de tra­tar de arre­glar otras vi­das nos cen­tra­mos en lo que so­mos y po­de­mos de­ve­nir, se­rá di­fí­cil no con­se­guir éxi­tos. To­man­do con­cien­cia del lu­gar en el que es­ta­mos, de los erro­res que co­me­ti­mos ayer y de la di­rec­ción que que­re­mos dar a nues­tra vi­da, cual­quier pa­so ade­lan­te se­rá un pro­gre­so. Y eso no so­lo me­jo­ra­rá nues­tra exis­ten­cia. Al es­tar más sa­tis­fe­chos, se­re­mos tam­bién una com­pa­ñía más agra­da­ble pa­ra los de­más.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.