Por Juan Jo­sé Mi­llás

El País Semanal - - SUMARIO - Juan Jo­sé Mi­llás

NOS ASOM­BRÓ ES­TA fo­to por la con­fu­sión de las ma­nos, que a pri­me­ra vis­ta no se sa­bía muy bien a quién per­te­ne­cían. Lue­go ya sí, cla­ro, al en­fo­car la mi­ra­da po­días de­cir es­ta per­te­ne­ce a Ri­ve­ra y es­ta otra a Ma­rín, los dos de Ciu­da­da­nos y pe­se a ello, co­mo ve­mos, un po­co en­re­da­dos, ca­si a pun­to de for­mar un nu­do con las ex­tre­mi­da­des su­pe­rio­res mien­tras su aten­ción se di­ri­ge a una zo­na que se en­cuen­tra fue­ra de la ima­gen. Yo creo que du­dan dón­de to­mar asien­to en lo que pa­re­ce uno de esos desa­yu­nos in­for­ma­ti­vos tan de mo­da. En es­te ti­po de en­cuen­tros, el pro­to­co­lo sue­le co­lo­car­te en tu si­tio, que siem­pre es de­cep­cio­nan­te. Ob­ser­ven la ca­be­za de la mu­jer del fon­do, a la de­re­cha de la fo­to­gra­fía: mi­ra a los pro­ta­go­nis­tas de la ima­gen co­mo cal­cu­lan­do los me­tros que la se­pa­ran del lu­gar don­de se to­man las de­ci­sio­nes. Es de­cir, que la han pues­to, po­bre, en la pe­ri­fe­ria del ac­to, que es tan­to co­mo po­ner­te en el bor­de de la reali­dad. De he­cho, es­tá jun­to a la puer­ta: ven­ta­jo­so pa­ra ir al ba­ño sin lla­mar la aten­ción, aun­que un desas­tre des­de el pun­to de vis­ta de la au­to­es­ti­ma. Pe­ro aquí lo que nos in­tere­sa­ba era el asun­to de las ma­nos que, ob­ser­va­das des­de la vi­sión pe­ri­fé­ri­ca, pa­re­cen to­das del pre­si­den­te de Ciu­da­da­nos. Pien­sen en los jue­gos de pres­ti­di­gi­ta­ción que se pue­den ha­cer con dos e ima­gi­nen los que se po­drían lle­var a ca­bo con cua­tro. Na­da por aquí, na­da por allá y aquí te­ne­mos un acuer­do con Vox que no es un acuer­do con Vox, pon­ga­mos por ca­so. Con cua­tro ma­nos y dos bo­cas se pue­den ha­cer nú­me­ros de ma­gia po­lí­ti­ca que ya irán vien­do us­te­des por sus pro­pios ojos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.