Lady Ga­ga asal­ta Holly­wood

La am­bi­ción ru­bia asal­ta Holly­wood Es una es­tre­lla con ma­yús­cu­las. Ha lo­gra­do to­do en el mun­do de la mú­si­ca. Aho­ra su re­to es el Os­car co­mo me­jor ac­triz.

El País Semanal - - SUMARIO - por Ro­cío Ayu­so

“No es so­lo una ac­triz in­creí­ble, tie­ne sus emo­cio­nes a flor de piel”, di­ce Brad­ley Coo­per

AUN­QUE LOS pa­dres de Lady Ga­ga le pu­sie­ron al na­cer el nom­bre de Ste­fa­ni Joan­ne Angelina Ger­ma­not­ta, bien po­dría lla­mar­se Ma­ría Mag­da­le­na. Ha­blar con ella es en­fren­tar­se a un gla­mu­ro­so pa­ño de lá­gri­mas. Icono de la mú­si­ca, la mo­da y la cul­tu­ra po­pu­lar de nues­tro tiem­po, va­ya ves­ti­da de Ar­ma­ni o Va­len­tino, ba­jo la co­ra­za so­fis­ti­ca­da de es­ta ga­na­do­ra de seis pre­mios Grammy hay una mi­ra­da de emo­ción. Su sal­to de la mú­si­ca al ci­ne no de­ja de brin­dar­le éxi­tos. Y en con­so­nan­cia, lle­va me­ses sin pa­rar de llo­rar. Has­ta Brad­ley Coo­per, re­na­ci­do co­mo rea­li­za­dor, pro­duc­tor, guio­nis­ta y com­pa­ñe­ro de re­par­to de Lady Ga­ga en Ha na­ci­do una es­tre­lla, son­ríe cuan­do re­cuer­da los pu­che­ros que se gas­ta su ami­ga. Me­nos mal, di­ce du­ran­te un en­cuen­tro en Los Án­ge­les (Ca­li­for­nia, EE UU), que las lá­gri­mas caen aho­ra y no lo hi­cie­ron du­ran­te el ro­da­je de una de las pe­lí­cu­las que han se­du­ci­do a la crí­ti­ca es­ta tem­po­ra­da. Y han pues­to a Lady Ga­ga en las qui­nie­las pa­ra los Os­car. “¿Te ima­gi­nas? Lo ro­da­mos en 42 días, y al­go así co­mo su llan­to me ha­bría pues­to en un aprie­to tre­men­do re­tra­sán­do­lo to­do”, ex­pli­ca Coo­per. “Ella no so­lo es una ac­triz in­creí­ble. Tie­ne sus emo­cio­nes a flor de piel, y eso es lo que uno bus­ca a la ho­ra de tra­ba­jar”. Brad­ley Coo­per no so­lo es su fan nú­me­ro uno. Se ha con­ver­ti­do en el pro­fe­sio­nal de la in­dus­tria que ha lle­va­do a Lady Ga­ga has­ta la gran pan­ta­lla. Y Holly­wood le ha abier­to las puer­tas. Su nom­bre co­rre en­tre los aca­dé­mi­cos con vis­tas a la ga­la de los Os­car del pró­xi­mo 24 de fe­bre­ro. “Los pre­mios no aca­ban con tus inseguridades, pe­ro son un mo­men­to de ale­gría y a la vez de hu­mil­dad”, di­jo es­ta neo­yor­qui­na de 32 años ha­ce unos me­ses, a su pa­so por el Fes­ti­val de Ci­ne de To­ron­to (Ca­na­dá). Su Os­car se pre­sien­te des­de que Ha na­ci­do una es­tre­lla —cuar­ta in­ter­pre­ta­ción de un clá­si­co por el que han pa­sa­do Ja­net Gay­nor, Judy Gar­land y Bar­bra Strei­sand— se es­tre­nó el año pa­sa­do en el Fes­ti­val de Ve­ne­cia en mi­tad de una tor­men­ta que no pu­do aca­llar el es­truen­do de aplau­sos. “Brad­ley di­rá lo que sea, pe­ro pa­ra mí fue una se­ñal di­vi- na”, ase­gu­ra Lady Ga­ga. “Ima­gí­na­te si hu­bie­ra llo­vi­do en la al­fom­bra ro­ja con el tra­je que lle­va­ba. ¡Ha­bría pa­re­ci­do la ga­lli­na Ca­po­na­ta! El cie­lo se por­tó bien con no­so­tros. Nos dio otra mues­tra de hu­mil­dad”. Esa pa­la­bra, “hu­mil­dad”, es la úl­ti­ma que al­guien aso­cia­ría a Lady Ga­ga. Ate­so­ra más de 77 mi­llo­nes de se­gui­do­res en Twit­ter y una for­tu­na de 280 mi­llo­nes de eu­ros. Su ami­go El­ton John es el que me­jor de­fi­ne a es­ta can­tan­te re­con­ver­ti­da en ac­triz. “Es co­mo mi hi­ja bas­tar­da”. El fal­so pa­ren­tes­co al que se re­fie­re el can­tan­te, que pi­dió a Lady Ga­ga con­ver­tir­se en ma­dri­na de sus dos hi­jos, es­tá cen­tra­do en el gus­to por la sed de triun­fo y el amor por la fa­rán­du­la. “Lo pri­me­ro que pen­sé cuan­do coin­ci­dí por pri­me­ra vez con ella fue: ‘¡Dios nos pi­lle con­fe­sa­dos!”, re­cuer­da Danny Tre­jo, el ac­tor es­ta­dou­ni­den­se de as­cen­den­cia me­xi­ca­na. Fue en el ro­da­je de Ma­che­te Kills, al que la es­tre­lla acu­dió pa­ra con­tem­plar­lo. “No pu­de ser más idio­ta”, rec­ti­fi­ca Tre­jo. “Ella me de­mos­tró que no hay que creer to­do lo que se lee. Es al­guien in­creí­ble, más pro­fe­sio­nal que na­die, una pe­que­ña gran ac­triz que en­ci­ma se co­ci­na su pro­pia co­mi­da”. La co­lec­ción de ca­zue­las de Lady Ga­ga es­tá hoy en ca­sa de Tre­jo. “Me gus­ta co­ci­nar”, di­ce ella. Se­gun­da ge­ne­ra­ción de si­ci­lia­nos y ve­ne­cia­nos, he­re­de­ra de las me­jo­res tra­di­cio­nes cu­li­na­rias ita­lia­nas, ase­gu­ra que la co­ne­xión con Brad­ley Coo­per fue in­me­dia­ta fren­te a un pla­to de pas­ta del día an­te­rior. Coo­per asien­te. “Fue así, co­mo ella lo cuen­ta. En cin­co mi­nu­tos su­pe que te­nía que ser la pro­ta­go­nis­ta de Ha na­ci­do una es­tre­lla. ¿Te pue­des creer que no la co­no­cía? Pe­ro es­cu­ché su ver­sión de La vie en ro­se y me que­dé pren­da­do. Lue­go vi sus ojos. Su­pe que los dos te­nía­mos he­ren­cia ita­lia­na. Fue má­gi­co. La co­sa se com­pli­có cuan­do ha­blé con War­ner Bros. Tu­vi­mos que ro­dar una es­ce­na de prue­ba y ha­cer va­rios test, pe­ro al fi­nal nos die­ron luz ver­de. Y fui­mos ade­lan­te”. El es­tu­dio te­nía po­co que per­der con el fil­me de de­but de Brad­ley Coo­per co­mo di­rec­tor. El pre­su­pues­to, 31 mi­llo­nes de eu­ros, es ba­jo pa­ra Holly­wood. Pe­ro la his­to­ria del ci­ne es­tá lle­na de opor­tu­ni­da­des mu­si­ca­les fa­lli­das. Des­de Bo­wie has­ta Tay­lor Swift, Brit­ney Spears, Rihan­na, Emi­nem o Ma­don­na. Eso sí, Lady Ga­ga se des­mar­ca de sus pre­de­ce­so­res es­bo­zan­do un dis­cur­so so­bre có­mo se pre­pa­ró pa­ra ser ac­triz an­tes que can­tan­te. “Lo que pa­só es que la mú­si­ca me acep­tó pri­me­ro”. Cuen­ta que es­tu­dió in­ter­pre­ta­ción en el Ins­ti­tu­to Lee Stras­berg, “una de-

ri­va­ción del mé­to­do Sta­nis­lavs­ki”. Y que ca­da uno de sus ví­deos, de sus con­cier­tos y sus in­ter­pre­ta­cio­nes en pú­bli­co tie­ne mu­cho de ac­tua­ción. “Yo la lla­mo Lady”, di­ce la ac­triz Ch­löe Se­vigny, que tra­ba­jó con ella en la se­rie Ame­ri­can Ho­rror Story. “Es una fi­gu­ra icó­ni­ca y pue­des ver en sus ví­deos mu­si­ca­les y so­bre el es­ce­na­rio que se tra­ta de al­guien que con­tro­la, que sa­be dón­de es­tán las lu­ces y la cá­ma­ra”. La alu­di­da tam­po­co nie­ga la di­co­to­mía en­tre am­bas dis­ci­pli­nas. “Cuan­do can­to li­be­ro una vi­bra­ción que sien­to por to­do el cuer­po. To­do en mí re­ver­be­ra an­tes de dar sa­li­da a lo que lle­vo den­tro. Cuan­do ac­túo, lo veo to­do tan gran­de en la pan­ta­lla y des­cien­do has­ta tal pun­to en mi in­te­rior… Es un lu­gar tan pro­fun­do que da mie­do. Na­da que ver con la adre­na­li­na de un con­cier­to. No pue­do es­tar más agra­de­ci­da por con­tar con un com­pa­ñe­ro de via­je co­mo Brad­ley Coo­per pa­ra guiar­me en ese pro­ce­so”. Y se vuel­ve a se­car las lá­gri­mas. Bar­bra Strei­sand in­ter­pre­tó el mis­mo pa­pel ha­ce más de cua­tro dé­ca­das. Y con­si­de­ra a Lady Ga­ga co­mo una es­tre­lla, pe­ro so­bre to­do en el cam­po de la mú­si­ca. “Tie­ne un ver­da­de­ro don, un gran ta­len­to. Es, en re­su­men, una gran can­tan­te”. El ve­te­rano John Tra­vol­ta, otro ac­tor y can­tan­te, ad­mi­ra­dor de las dos di­vas, ase­gu­ra que pro­pi­ció el en­cuen­tro en­tre am­bas en la ca­sa de Strei­sand. “Me en­can­tó ser el pe­ga­men­to que unió a esas dos gran­des in­tér­pre­tes pa­ra que se pro­fe­sa­ran su ad­mi­ra­ción. Has­ta pro­por­cio­né el chef y la ce­na”. An­te la pér­di­da de pe­so es­pe­cí­fi­co de mu­chas de las nue­vas es­tre­llas de Holly­wood, la me­ca del ci­ne pa­re­ce abrir sus bra­zos al po­der de fas­ci­na­ción que des­pier­ta al­guien co­mo Lady Ga­ga en el es­ce­na­rio. Ha ido enamo­ran­do a los ge­ri­fal­tes de la in­dus­tria. El rea­li­za­dor Ryan Murphy fue quien le dio la opor­tu­ni­dad de tra­ba­jar en la se­rie Ame­ri­can Ho­rror Story. “Per­te­ne­ce a la an­ti­gua es­cue­la. Me re­cuer­da en su es­ti­lo a una Bar­ba­ra Stanwyck. Y su piel re­fle­ja la luz co­mo la de Ma­rilyn Mon­roe. Eso ade­más de ser la per­so­na con más ta­len­to de to­do el pla­ne­ta”. El Sin­di­ca­to de Ac­to­res ya se ha apre­su­ra­do a se­lec­cio­nar su tra­ba­jo en Ha na­ci­do una es­tre­lla en­tre los me­jo­res del año. “Ha­ga lo que ha­ga, tie­ne un gran ta­len­to”, di­ce el ci­neas­ta Ro­bert Ro­dri­guez. “Es al­guien ca­paz de de­cir lo mis­mo una y otra vez y so­nar con tal con­vic­ción que pa­re­ce la pri­me­ra oca­sión: eso es ser bue­na”, re­cal­có el ac­tor Jo­nah Hill an­te el ata­que de quie­nes proclamaron la “afec­ta­ción” de la es­tre­lla a la ho­ra de pro­mo­cio­nar la pe­lí­cu­la. La pró­xi­ma ga­la de los Os­car se­rá la ter­ce­ra en la vi­da de Lady Ga­ga. En 2015 fue la pri­me­ra, cuan­do Scar­lett Johans­son la pre­sen­tó co­mo “úni­ca e inigua­la­ble” an­tes de que can­ta­ra una me­mo­ra­ble ver­sión del te­ma prin­ci­pal de Son­ri­sas y lá­gri­mas. Su se­gun­da apa­ri­ción es­te­lar en la al­fom­bra ro­ja fue co­mo can­di­da­ta a la me­jor can­ción por Til It Hap­pens To You, del do­cu­men­tal The Hun­ting Ground. Las dos ve­ces sa­lió del tea­tro sin pre­mio, y las dos ve­ces aca­bó vo­mi­ta­do de lo ner­vio­sa que se pu­so en el co­che ca­mino a la ce­re­mo­nia. Ella, siem­pre me­lo­dra­má­ti­ca, di­ce que es al­go que le pa­sa con fre­cuen­cia. Te­mas co­mo Sha­llow, Al­ways Re­mem­ber Us This Way y I’ll Ne­ver Lo­ve Again, que ha coes­cri­to e in­ter­pre­ta en Ha na­ci­do una es­tre­lla, sue­nan ya co­mo can­di­da­tos a los Grammy y a los Glo­bos de Oro. Las dos ver­sio­nes pre­vias de es­ta pe­lí­cu­la tam­bién de­fen­die­ron el Os­car por can­cio­nes co­mo The Man That Got Away (1954) y Ever­green (1976), que in­ter­pre­ta­ron Judy Gar­land y Bar­bra Strei­sand, res­pec­ti­va­men­te. El crí­ti­co de ci­ne bri­tá­ni­co Rob­bie Co­llins ha re­cor­da­do en The Daily Te­le­graph que pa­ra cual­quier can­tan­te se­guir los pa­sos de Judy Gar­land en su pri­me­ra pe­lí­cu­la se­ría una pe­sa­di­lla. “Pe­ro Ga­ga es­tá a la al­tu­ra”. Lady Ga­ga nun­ca ha es­con­di­do su am­bi­ción. “Es co­mo el oxí­geno que avi­va el fue­go. Sin am­bi­ción al prin­ci­pio de mi ca­rre­ra nun­ca ha­bría lle­ga­do don­de es­toy. El re­cha­zo es con­ti­nuo y tie­nes que es­tar mo­ti­va­da pa­ra se­guir ade­lan­te”. Con­tó con el apo­yo de su fa­mi­lia, que la re­cuer­da co­mo un pro­di­gio mu­si­cal que apren­dió a to­car el piano con cua­tro años. “Y si no que­ría prac­ti­car una ho­ra, la otra op­ción era que­dar­me sen­ta­da dos de­lan­te del ins­tru­men­to sin ha­cer na­da. En mi ca­sa eran al­go es­tric­tos. Mi pa­dre me po­nía con seis años Thun­der Road, de Bru­ce Springs­teen, mien­tras dá­ba­mos vuel­tas bai­lan­do con lá­gri­mas en los ojos es­cu­chan­do la can­ción. Cre­cí aman­do lo mis­mo la mú­si­ca que el ci­ne. Por eso es un ho­nor ha­ber par­ti­ci­pa­do en es­ta pe­lí­cu­la. Siem­pre he

“La am­bi­ción es co­mo el oxí­geno que avi­va el fue­go, la úni­ca ma­ne­ra de se­guir ade­lan­te”

creí­do que un ar­tis­ta pue­de cam­biar de me­dio. Y que eso pro­vo­ca una ex­plo­sión de ta­len­to. Lo que no me aca­bo de creer es que sea mi ca­so”. Fue­ra del en­torno fa­mi­liar su vi­da se fue com­pli­can­do. Hi­ja de in­mi­gran­tes ita­lia­nos en Es­ta­dos Uni­dos, su look era muy di­fe­ren­te al de sus com­pa­ñe­ras de cla­se. Ya fue­ra en el Con­ven­to del Sa­gra­do Co­ra­zón, una es­cue­la pri­va­da de Man­hat­tan don­de es­tu­dió piano, o en la Es­cue­la de las Ar­tes Tisch. “Mis fac­cio­nes no te­nían na­da que ver con las de las jó­ve­nes rubias de ojos azu­les y ros­tros si­mé­tri­cos que te­nía por com­pa­ñe­ras. So­lo cuan­do cre­cí apren­dí a apre­ciar mis ras­gos, mi he­ren­cia”. Más ade­lan­te tam­bién tu­vo que es­cu­char su­ge­ren­cias in­de­sea­bles, co­mo la de aquel eje­cu­ti­vo dis­co­grá­fi­co que le su­gi­rió que se hi­cie­ra una ri­no­plas­tia an­tes de sa­car al mer­ca­do su pri­mer ál­bum. O que abu­sa­ran de ella. “Em­pe­cé en la mú­si­ca a los 19 años. Los abu­sos eran la nor­ma y no la ex­cep­ción cuan­do pi­sa­bas un es­tu­dio de gra­ba­ción”, di­jo re­cien­te­men­te en una en­tre­vis­ta a The Holly­wood Re­por­ter. Por eso sien­te su pro­pia ca­rre­ra co­mo una vo­ca­ción no so­lo ar­tís­ti­ca, sino tam­bién hu­ma­ni­ta­ria. Una for­ma de dar voz a quie­nes no la tie­nen. “Es muy cons­cien­te de su pa­pel, de la pla­ta­for­ma que tie­ne y de có­mo los jó­ve­nes —las chi­cas en par­ti­cu­lar— se fi­jan en ella. Sa­be el po­der y la in­fluen­cia con la que cuen­ta y quie­re ser ge­ne­ro­sa con ello”, di­ce Ch­ris Mou­kar­bel, au­tor del do­cu­men­tal Ga­ga: Fi­ve Foot Two. “Esa es par­te de mi atrac­ción ha­cia ella, que yo tam­bién soy uno de los ra­ros. Y me atrae la luz que ema­na al­guien co­mo yo que ade­más triun­fa a la ho­ra de ha­cer el bien”. Su ac­ti­vis­mo en el co­lec­ti­vo LGBT o des­de su or­ga­ni­za­ción Born This Way con­tra el abu­so lle­van ya mu­cho ca­mino an­da­do cuan­do ya que­da po­co pa­ra sa­ber si Holly­wood ter­mi­na de en­cum­brar­la. “Es lo que me ha­ce sen­tir que to­do ha me­re­ci­do la pe­na. Los al­tos y los ba­jos. Los erro­res, las caí­das y los triun­fos me han da­do una ca­rre­ra des­de la que ayu­dar a más gen­te en el mun­do”. Qui­zá sean lá­gri­mas de co­co­dri­lo. O dis­cur­sos pa­ra ca­len­tar la ga­la de los Os­car. Pe­ro la me­ca del ci­ne ha en­con­tra­do la es­tre­lla que lle­va­ba tiem­po bus­can­do.

Arri­ba, Lady Ga­ga con Brad­ley Coo­per, en un fo­to­gra­ma de la pe­lí­cu­la Ha na­ci­douna es­tre­lla. Aba­jo, ac­tua­ción en la Su­per Bowl en Hous­ton,Te­xas, en 2017.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.