El rit­mo de la na­tu­ra­le­za

El País Semanal - - SUMARIO - por Ma­rio Cea

Las en­se­ñan­zas de una gi­ne­ta a su cría. El ras­tro del vue­lo de una go­lon­dri­na. Una sa­la­man­que­sa an­te el uni­ver­so. La fau­na pro­por­cio­na mo­men­tos tan úni­cos co­mo efímeros. Per­tre­cha­do con su cá­ma­ra y gran­des do­sis de pa­cien­cia, el sal­man­tino Ma­rio Cea (1970) ima­gi­na ins­tan­tes que per­si­gue con su ob­je­ti­vo y al­go de luz. Sin ma­ni­pu­la­ción pos­te­rior, el fo­tó­gra­fo con­si­gue cap­tar la vi­da a una ve­lo­ci­dad sal­va­je.

SON MU­CHAS las ho­ras in­ver­ti­das pa­ra con­se­guir fo­to­gra­fiar mo­men­tos fu­ga­ces, in­clu­so en oca­sio­nes prác­ti­ca­men­te in­vi­si­bles pa­ra el ojo hu­mano, co­mo los que ofre­ce la fau­na sal­va­je. Mis imá­ge­nes, por nor­ma ge­ne­ral, na­cen en mi ca­be­za, las ima­gino, in­clu­so pue­do lle­gar a ver­las ter­mi­na­das en mi men­te. El re­to es­tá en con­se­guir cap­tar­las con la úni­ca ayu­da de mi cá­ma­ra y al­go de luz, sin nin­gún ti­po de ma­ni­pu­la­ción pos­te­rior. Una vez que ten­go cla­ra la ins­tan­tá­nea, co­mien­za el pro­ce­so de crea­ción me­dian­te téc­ni­cas fo­to­grá­fi­cas, que em­pie­za por lo­ca­li­zar al mo­de­lo pro­ta­go­nis­ta. Nor­mal­men­te es­te pri­mer pa­so es el que más tiem­po lle­va, ya que los ani­ma­les sal­va­jes van y vie­nen cuan­do quie­ren y es muy com­pli­ca­do pre­ver sus com­por­ta­mien­tos. Tam­bién tra­to de en­con­trar una ubi­ca­ción ade­cua­da pa­ra rea­li­zar mi tra­ba­jo y es­pe­ro el mo­men­to opor­tuno pa­ra ini­ciar los pre­pa­ra­ti­vos. Tan so­lo la ex­pe­rien­cia ad­qui­ri­da du­ran­te mu­chos años pue­de apor­tar los co­no­ci­mien­tos que per­mi­tan al­can­zar el éxi­to en unas se­sio­nes que, aun así, en mu­chas oca­sio­nes re­sul­ta­rán in­fruc­tuo­sas. Cuan­do me ha­llo en el lu­gar ade­cua­do y he da­do con un ani­mal co­la­bo­ra­dor, lle­ga el mo­men­to de po­ner en prác­ti­ca la par­te téc­ni­ca. Ten­go que re­co­no­cer que soy bas­tan­te ob­se­si­vo y crí­ti­co con el aca­ba­do de mis imá­ge­nes y que no me im­por­ta re­pe­tir cuan­tas ve­ces sean ne­ce­sa­rias has­ta lo­grar un re­sul­ta­do que me sa­tis­fa­ga. Me gus­ta plas­mar ese mo­men­to efímero, ese ins­tan­te fugaz, esa es­ce­na in­vi­si­ble, y po­der mos­trar al es­pec­ta­dor una ima­gen úni­ca que na­ció den­tro de mí.

123

4

1.2. Un mur­cié­la­go co­mún sa­le de su es­con­di­te en una ca­sa aban­do­na­da a tra­vés de una ven­ta­na ro­ta. Es­ta sa­la­man­que­sa co­mún se aso­ma por3.4. la ven­ta­na de la ca­sa don­de ha­bi­ta.El mar­tín pes­ca­dor sur­ca ríos y arro­yos a to­da ve­lo­ci­dad. Una gar­du­ña en bus­ca de al­gu­na pre­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.