Au­drey Azou­lay

El País Semanal - - SUMARIO - por Bor­ja Her­mo­so fo­to­gra­fía de Lea Cres­pi

La ex­mi­nis­tra de Cul­tu­ra de Fran­cia ha cum­pli­do un año al fren­te de la Unes­co. El re­cien­te ‘por­ta­zo’ de Es­ta­dos Uni­dos e Is­rael a la ins­ti­tu­ción que ve­la por la cul­tu­ra, la edu­ca­ción y la cien­cia en el seno de Na­cio­nes Uni­das fue un du­ro re­vés. Pe­ro la al­fa­be­ti­za­ción fe­me­ni­na en el ám­bi­to glo­bal, la pro­tec­ción del pa­tri­mo­nio ar­tís­ti­co, la bioé­ti­ca y la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial no pue­den es­pe­rar.

RE­TRA­TAR A Au­drey Azou­lay (Pa­rís, 1972) co­mo una mu­jer irre­me­dia­ble­men­te gua­pa, ele­gan­te y re­fi­na­da, ade­más de cau­ti­va­do­ra en el tú a tú, su­pon­dría, con to­da pro­ba­bi­li­dad, in­cu­rrir en el es­tig­ma ma­chis­ta que es­ta fran­ce­sa hi­ja de ju­díos ma­rro­quíes (su pa­dre, el ban­que­ro An­dré Azou­lay, fue con­se­je­ro del rey Has­san II) quie­re com­ba­tir des­de su pues­to de di­rec­to­ra ge­ne­ral de la Unes­co. Así que no lo ha­re­mos. Azou­lay cum­plió en no­viem­bre un año al fren­te del or­ga­nis­mo de Na­cio­nes Uni­das que ve­la por la edu­ca­ción, la cul­tu­ra y la cien­cia. Ob­je­ti­vos prio­ri­ta­rios: po­ner en pie ini­cia­ti­vas edu­ca­ti­vas de nue­vo cu­ño pa­ra al­fa­be­ti­zar a ni­ñas y mu­je­res; uti­li­zar la di­plo­ma­cia cul­tu­ral y la de­fen­sa del pa­tri­mo­nio co­mo ar­ma de paz; y sen­tar las ba­ses de un ar­se­nal éti­co pa­ra con­tro­lar los po­si­bles ex­ce­sos de la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial y los avan­ces cien­tí­fi­cos. Ex­mi­nis­tra de Cul­tu­ra en el Go­bierno del pre­si­den­te Fra­nçois Ho­llan­de, su pe­di­grí no ad­mi­te du­das: es di­plo­ma­da por la muy pres­ti­gio­sa y muy eli­tis­ta Es­cue­la Na­cio­nal de la Ad­mi­nis­tra­ción fran­ce­sa (ENA), por el Ins­ti­tu­to de Es­tu­dios Po­lí­ti­cos de Pa­rís y por la Uni­ver­si­dad de Lan­cas­ter en Reino Uni­do (Ad­mi­nis­tra­ción de Em­pre­sas). Na­da más sen­tar­se en su des­pa­cho de la se­de de la Unes­co en Pa­rís, en no­viem­bre de 2017, Es­ta­dos Uni­dos e Is­rael anun­cia­ron que se iban de la ins­ti­tu­ción “por de­ma­sia­do po­li­ti­za­da y an­ti­is­rae­lí”. Azou­lay ini­cia ma­ña­na una vi­si­ta a Es­pa­ña, en­tre otras co­sas pa­ra dar car­ta de na­tu­ra­le­za a la de­cla­ra­ción del ya­ci­mien­to cor­do­bés de Me­di­na Azahara co­mo pa­tri­mo­nio de la hu­ma­ni­dad. De mi­nis­tra de Cul­tu­ra de Fran­cia a di­rec­to­ra ge­ne­ral de la Unes­co… ¿Son pla­ne­tas dis­tin­tos o no tan­to? En­tre los dos pues­tos hay más con­ti­nui­dad de lo que pu­die­ra pa­re­cer, por­que la Unes­co es una ca­sa don­de se res­pi­ra cier­ta con­cep­ción de la cul­tu­ra muy li­ga­da a la edu­ca­ción, y mi con­cep­to del Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra era pre­ci­sa­men­te ese. Ade­más, sien­do mi­nis­tra ya tu­ve que tra­ba­jar muy in­ten­sa­men­te en co­la­bo­ra­ción con la Unes­co, so­bre to­do en lo re­la­ti­vo a la di­ver­si­dad cul­tu­ral. Co­mo má­xi­ma res­pon­sa­ble de es­te or­ga­nis­mo, ¿apli­ca us­ted el prin­ci­pio de ex­cep­ción cul­tu­ral de la mis­ma for­ma en que lo ha­cía co­mo mi­nis­tra de Fran­cia? De­pen­de de qué se con­si­de­re co­mo ex­cep­ción cul­tu­ral. Pe­ro si ha­bla­mos de la idea de de­fen­der que la cul­tu­ra no es una mer­can­cía, des­de lue­go que sí. La es­pe­ci­fi­ci­dad cul­tu­ral más allá de lo co­mer­cial. Eso lo pro­mo­ve­mos a tra­vés de nues­tros tex­tos le­ga­les, nues­tras con­ven­cio­nes… Aho­ra mis­mo, por ejem­plo, es­ta­mos cen­tra­dos en el te­ma de la re­mu­ne­ra­ción de los au­to­res en el ám­bi­to di­gi­tal, un de­ba­te que tie­ne lu­gar ac­tual­men­te en el Par­la­men­to Eu­ro­peo y que es un asun­to muy, muy di­fí­cil. Pe­ro esa de­fen­sa apa­sio­na­da de lo cul­tu­ral no pa­re­ce com­par­ti­da por otros so­cios eu­ro­peos… La cul­tu­ra sue­le que­dar muy bien pa­ra la fo­to, pe­ro a la ho­ra de re­par­tir pre­su­pues­tos sue­le ser el pa­ti­to feo. To­tal­men­te de acuer­do. Uno de nues­tros ob­je­ti­vos es pre­ci­sa­men­te de­mos­trar to­do lo que pue­de apor­tar la cul­tu­ra en los desafíos po­lí­ti­cos a los que nos en­fren­ta­mos hoy, en la re­con­ci­lia­ción des­pués de con­flic­tos, por ejem­plo, o en la re­cu­pe­ra­ción del pa­tri­mo­nio, o en el em­pleo ju­ve­nil a tra­vés de las in­dus­trias cul­tu­ra­les. Es­tá cla­ro que es­tos te­mas no pue­den ser al­go mar­gi­nal. To­do es po­lí­ti­ca, la cul­tu­ra y la edu­ca­ción tam­bién. Ima­gino que hay im­por­tan­tes pre­sio­nes y lu­chas en el seno de la Unes­co. Las lu­chas po­lí­ti­cas han ad­qui­ri­do de­ma­sia­do pro­ta­go­nis­mo. A ve­ces en­ra­re­cen el de­ba­te. Mi mi­sión es es­ta­ble­cer coa­li­cio­nes, lle­gar a los con­sen­sos ne­ce­sa­rios pa­ra po­ner en mar­cha los pro­yec­tos. No siem­pre es fá­cil. Por ejem­plo, en Mo­sul, en Irak, pu­si­mos en mar­cha una ini­cia­ti­va pa­ra la que ca­si no te­nía­mos di­ne­ro, y tu­vi­mos que ex­pli­car in­ten­si­va­men­te por qué me­re­cía la pe­na tra­ba­jar so­bre la edu­ca­ción y la cul­tu­ra en ese lu­gar y en ese mo­men­to con­cre­to. Lo­gra­mos que un nú­me­ro su­fi­cien­te de Es­ta­dos nos apo­ya­ra, lo­gra­mos re­unir más de 100 mi­llo­nes de eu­ros, y la Unión Eu­ro­pea da­rá otros 20 pa­ra ac­tua­cio­nes en Mo­sul y Ba­so­ra. Se pue­den con­se­guir gran­des co­sas. Su de­sig­na­ción co­mo di­rec­to­ra ge­ne­ral no fue sen­ci­lla. Ha­bía has­ta cin­co can­di­da­tu­ras de paí­ses ára­bes. Con­si­de­ra­ban que ya ha­bía lle­ga­do la ho­ra de que uno de

“En edu­ca­ción hay una gran in­fra­in­ver­sión glo­bal­men­te. Fal­tan 40.000 mi­llo­nes de dó­la­res [unos 35.200 mi­llo­nes de eu­ros] por año en el mun­do”

los su­yos di­ri­gie­ra la Unes­co. ¿Có­mo es hoy la re­la­ción con ellos? El pe­rio­do elec­to­ral fue bas­tan­te ten­so, pe­ro las re­la­cio­nes son hoy ex­ce­len­tes. Pa­ra pro­yec­tos co­mo el de Mo­sul tu­vi­mos to­do el apo­yo de los paí­ses ára­bes. Pe­ro ¿us­ted qué opi­na? ¿No ha lle­ga­do el mo­men­to de una di­rec­ción ára­be o afri­ca­na en la Unes­co? ¿O la­ti­noa­me­ri­ca­na? ¿El tiem­po, qui­zá, de desoc­ci­den­ta­li­zar la ins­ti­tu­ción? La cues­tión ya se plan­teó, en efec­to, en las pa­sa­das elec­cio­nes. Pe­ro ha­bía cin­co can­di­da­tu­ras ára­bes. ¿Cuál te­nía que ser? El pro­ble­ma pa­ra el mun­do ára­be, en es­ta oca­sión, es que es­ta­ba muy di­vi­di­do. No hay re­glas al res­pec­to, nin­gún país, ára­be o no, tie­ne prio­ri­dad pa­ra di­ri­gir la Unes­co. Lo im­por­tan­te es te­ner bue­nas ideas y bue­nos pro­yec­tos, esa es la úni­ca re­gla. Sí, pe­ro ¿se creen de ver­dad la Unes­co sus Es­ta­dos miem­bros? En la ac­ción prác­ti­ca y no en lo sim­bó­li­co, quie­ro de­cir… Hay de to­do, ca­da país es di­fe­ren­te. Hay pro­ble­mas, cla­ro. Por ejem­plo, no­so­tros cree­mos que glo­bal­men­te hay una in­fra­in­ver­sión en el te­ma edu­ca­ti­vo que re­sul­ta sor­pren­den­te. Es­ti­ma­mos que fal­tan 40.000 mi­llo­nes de dó­la­res [unos 35.200 mi­llo­nes de eu­ros] por año en el mun­do. Y otra co­sa: apar­te de lo que ca­da Es­ta­do quie­ra in­ver­tir por su cuen­ta en po­lí­ti­cas edu­ca­ti­vas y cul­tu­ra­les, es­tá el pro­ble­ma de lo que ca­da uno es­tá dis­pues­to a ha­cer en ese cam­po de ma­ne­ra coor­di­na­da en el seno de la Unes­co. Hay paí­ses dis­pues­tos a ha­cer mu­cho por su pro­pia edu­ca­ción y su cul­tu­ra, pe­ro no de for­ma coor­di­na­da. Ese es un com­ba­te de to­dos los días. ¿Un com­ba­te si­mi­lar al que tie­ne que li­brar la Unión Eu­ro­pea con sus paí­ses miem­bros, qui­zá? Pe­ro ahí los pro­ble­mas vie­nen de que, se­gún al­gu­nos, la Unión Eu­ro­pea su­po­ne una pér­di­da de so­be­ra­nía na­cio­nal. Y eso no se da en el ca­so del tra­ba­jo con la Unes­co… ¿Có­mo se lle­va la ins­ti­tu­ción con paí­ses de cor­te po­pu­lis­ta o ul­tra­na­cio­na­lis­ta co­mo la Ita­lia de Sal­vi­ni, la Hun­gría de Or­bán, la Ru­sia de Pu­tin… y aho­ra el Bra­sil de Bol­so­na­ro, po­co có­mo­dos con el mul­ti­la­te­ra­lis­mo? Con esos paí­ses te­ne­mos, por aho­ra, ex­ce­len­tes re­la­cio­nes. Ya ve­re­mos. No­so­tros tra­ba­ja­mos con to­do ti­po de re­gí­me­nes po­lí­ti­cos, no so­lo con de­mo­cra­cias. Se tra­ta de lle­var­les ha­cia al­go, ha­cia una agen­da co­mún, ha­cia in­tere­ses ge­ne­ra­les. La Unes­co es lo su­fi­cien­te­men­te fuer­te co­mo pa­ra no de­for­mar­se por el he­cho de tra­ba­jar con re­gí­me­nes de ese ti­po. Co­mo Co­rea del Nor­te, por ejem­plo. Es­toy par­ti­cu­lar­men­te con­ten­ta de lo que he­mos con­se­gui­do ha­cer. Lle­vá­ba­mos, cla­ro, mu­chos años tra­ba­jan­do con Co­rea del Sur, que ya jus­to des­pués de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial ela­bo­ró to­dos sus ma­nua­les es­co­la­res en co­la­bo­ra­ción con la Unes­co. Y hoy Co­rea del Sur fi­nan­cia, por ejem­plo, im­por­tan­tes pro­yec­tos de la Unes­co en Áfri­ca y en el su­r­es­te asiá­ti­co. Y Co­rea del Nor­te em­pe­zó a tra­ba­jar con la Unes­co en los años se­ten­ta, tí­mi­da­men­te, con una co­la­bo­ra­ción li­mi­ta­da pe­ro es­ta­ble­cién­do­se un diá­lo­go, es de­cir, una con­fian­za. Y aho­ra he­mos apro­ve­cha­do eso pa­ra lo­grar que por pri­me­ra vez las dos Co­reas ha­gan al­go jun­tas en el mar­co de Na­cio­nes Uni­das: una can­di­da­tu­ra con­jun­ta pa­ra que la lu­cha tra­di­cio­nal co­rea­na sea de­cla­ra­da pa­tri­mo­nio in­ma­te­rial de la hu­ma­ni­dad. Bueno, es­tá cla­ro que la lu­cha co­rea­na no es la co­sa más im­por­tan­te del mun­do, pe­ro… ¡De­pen­de de pa­ra quién!

Por al­go se em­pie­za, el va­lor sim­bó­li­co tam­bién cuen­ta, ¿no? El va­lor sim­bó­li­co de al­go así es muy al­to. Es un men­sa­je cla­ro pa­ra am­bos la­dos de esa fron­te­ra. No es al­go mar­gi­nal. Por eso fue tam­bién im­por­tan­tí­si­mo lo que hi­cie­ron jun­tas las dos Co­reas en el ám­bi­to de­por­ti­vo. ¿Ca­be ser op­ti­mis­tas en cuan­to a otras co­la­bo­ra­cio­nes en­tre las dos Co­reas? Lo desea­mos. Lo que nos in­tere­sa es tra­ba­jar en ba­ses só­li­das y du­ra­de­ras pa­ra la paz. No nos ocu­pa­mos de la cues­tión nu­clear, ni de cues­tio­nes po­lí­ti­cas in­ter­nas, pe­ro sí tra­ba­ja­mos en te­mas de edu­ca­ción o de de­fen­sa del pa­tri­mo­nio en Co­rea del Nor­te. Y eso es be­ne­fi­cio­so pa­ra to­dos. Es­ta­dos Uni­dos e Is­rael se aca­ban de mar­char de la Unes­co. Con la sa­li­da de Es­ta­dos Uni­dos, ¿la ins­ti­tu­ción vi­ve o so­lo so­bre­vi­ve? La his­to­ria ha de­mos­tra­do que la ins­ti­tu­ción pue­de vi­vir sin al­gu­nos de sus Es­ta­dos miem­bros, y eso in­clu­ye a Es­ta­dos Uni­dos, por­que no es la pri­me­ra vez que sa­le. En 1984 [en la era Rea­gan] ya se mar­cha­ron, y es­tu­vie­ron fue­ra 18 años. No es una bue­na no­ti­cia, es­tá cla­ro, es una pér­di­da. Pe­ro hay que se­guir avan­zan­do. De to­das for­mas es­ta­ban en una si­tua­ción de sa­li­da des­de ha­ce tiem­po. Des­de 2011 ya no apor­ta­ban fi­nan­cia­ción a la Unes­co. Es­ta­ban en la ca­sa, pe­ro sin ac­ti­vi­dad. No vo­ta­ban en la Con­fe­ren­cia Ge­ne­ral. Es­te es tan so­lo un pa­so más, y yo lo sien­to. Creo que tie­nen mu­cho que ga­nar es­tan­do con no­so­tros y mu­cho que per­der es­tan­do fue­ra. No pa­re­ce que a un man­da­ta­rio co­mo Do­nald Trump lo que más le in­tere­se sea el mo­de­lo de la Unes­co: mul­ti­la­te­ra­lis­mo, tra­ba­jo en equi­po, di­plo­ma­cia, so­li­da­ri­dad… Las ra­zo­nes de su par­ti­da no se en­tien­den bien. Han di­cho que se van por­que la Unes­co es­tá de­ma­sia­do po­li­ti­za­da y asu­me de­ci­sio­nes que van con­tra los in­tere­ses de Is­rael. Es lo mis­mo que di­je­ron cuan­do se mar­cha­ron en 1984, he­mos en­con­tra­do do­cu­men­tos muy in­tere­san­tes que lo de­mues­tran. Ase­gu­ran que se han ido por de­ci­sio­nes adop­ta­das so­bre Je­ru­sa­lén y Orien­te Pró­xi­mo, pe­ro re­sul­ta que en los úl­ti­mos tiem­pos ha­bía­mos lo­gra­do acuer­dos so­bre esas cues­tio­nes ¡con el apo­yo de EE UU! Y jus­to cuan­do se al­can­za un con­sen­so, se van. Y aho­ra ese con­sen­so se­rá, cla­ro, mu­cho más di­fí­cil de ob­te­ner. ¿Cuá­les cree que han si­do las ver­da­de­ras ra­zo­nes de ese por­ta­zo? To­dos sa­be­mos que hay un mo­vi­mien­to po­lí­ti­co que es­tá pro­pi­cian­do la re­ti­ra­da de Es­ta­dos Uni­dos de or­ga­nis­mos mul­ti­la­te­ra­les de coo­pe­ra­ción. Ya lo vi­mos en el acuer­do so­bre el ca­len­ta­mien­to glo­bal. La po­lí­ti­ca ac­tual de Was­hing­ton no es fa­vo­ra­ble a las ins­ti­tu­cio­nes mul­ti­la­te­ra­les. Lo pa­ra­dó­ji­co es que ha­ce po­co, en nues­tro Con­se­jo Eje­cu­ti­vo, el re­pre­sen­tan­te de Es­ta­dos Uni­dos se fe­li­ci­ta­ba del tra­ba­jo rea­li­za­do en la coo­pe­ra­ción cien­tí­fi­ca, la pre­ven­ción de los ex­tre­mis­mos, la edu­ca­ción de las mu­je­res… Es de­cir, que hay mu­chos asun­tos de la agen­da con los que es­tán to­tal­men­te de acuer­do, pe­ro lue­go hay un cla­ro fac­tor po­lí­ti­co, que es el que mar­ca su sa­li­da. ¿Cree que el Go­bierno de Trump es un pa­rén­te­sis en el cur­so ló­gi­co de la his­to­ria po­lí­ti­ca de EE UU o es la con­se­cuen­cia de esa his­to­ria po­lí­ti­ca? No sé si es un pa­rén­te­sis, pe­ro des­de lue­go no es un fe­nó­meno ais­la­do. Hay un gran mo­vi­mien­to que no es fa­vo­ra­ble a la ac­ción mul­ti­la­te­ral. Hay una ten­den­cia po­lí­ti­ca a la que te­ne­mos que res­pon­der. Y no creo que ha­ya que tra­tar­la co­mo un pa­rén­te­sis que se aca­ba­rá por sí mis­ma tal y co­mo em­pe­zó. Ha­rá fal­ta tra­ba­jar. ¿Y el Bre­xit? ¿Es­tá afec­tan­do ya a la re­la­ción de Reino Uni­do con la ins­ti­tu­ción que di­ri­ge? Du­ran­te to­do

“La sa­li­da de EE UU es una ma­la no­ti­cia. To­dos sa­be­mos que hay un mo­vi­mien­to po­lí­ti­co que pro­pi­cia su re­ti­ra­da de los or­ga­nis­mos mul­ti­la­te­ra­les de coo­pe­ra­ción”

el año que ha ter­mi­na­do, Reino Uni­do ha si­do un buen so­cio, in­clu­so cuan­do ya ha­bía de­ci­di­do mar­char­se de la Unión Eu­ro­pea. In­cre­men­tó su apo­yo fi­nan­cie­ro a la Unes­co en lo re­la­ti­vo a las cam­pa­ñas pa­ra la edu­ca­ción de las ni­ñas, que es una prio­ri­dad ab­so­lu­ta. Has­ta hoy, no he sen­ti­do un efec­to Bre­xit en la re­la­ción en­tre Reino Uni­do y la Unes­co. Hay 132 mi­llo­nes de ni­ñas en el mun­do que no es­tán es­co­la­ri­za­das. Son ci­fras de la Unes­co. Son te­rri­bles. Y hay 750 mi­llo­nes de per­so­nas adul­tas que no sa­ben ni leer ni es­cri­bir, y dos ter­cios de ellas son mu­je­res. Ur­ge ac­tuar. Aca­bo de vol­ver de Cam­bo­ya y allí es­ta­mos tra­ba­jan­do en fá­bri­cas con pro­gra­mas de edu­ca­ción de mu­je­res que nun­ca han ido a la es­cue­la. En mu­chos paí­ses, mi­les y mi­les de ado­les­cen­tes aban­do­nan el co­le­gio por di­ver­sas cau­sas: bo­das in­fan­ti­les, em­ba­ra­zos, pro­ble­mas eco­nó­mi­cos… Los 15 y 16 años es una edad crí­ti­ca en mu­chos paí­ses. Tam­bién hay un gra­ve pro­ble­ma de fal­ta de pa­ri­dad en pre­sen­cia fe­me­ni­na en los es­tu­dios cien­tí­fi­cos. ¿Hay que ser fe­mi­nis­ta pa­ra ocu­par hoy la di­rec­ción ge­ne­ral de la Unes­co? Sí, y da igual que sea una mu­jer o un hom­bre quien es­té al fren­te. Esas de­sigual­da­des son un gra­ve hán­di­cap pa­ra el mun­do. Si se quie­ren tra­tar de ver­dad las cues­tio­nes de la paz, del desa­rro­llo y del co­no­ci­mien­to, si eso no pa­sa por una ma­yor in­clu­sión de la mu­jer, no se lo­gra­rá na­da. Hay co­sas que hay que co­rre­gir ya. To­da­vía hay li­bros es­co­la­res don­de los es­te­reo­ti­pos so­bre las pro­fe­sio­nes del hom­bre y de la mu­jer son for­tí­si­mos. Hay le­gis­la­cio­nes que no es­tán adap­ta­das a la igual­dad hom­bre-mu­jer. Hay que de­rri­bar to­do eso. ¿Qué opi­na de mo­vi­mien­tos co­mo #MeToo? Ha­ce po­co, en es­tas pá­gi­nas, la ac­triz Ju­liet­te Bi­no­che de­cía que le ha lle­ga­do “el mo­men­to de re­no­var­se”. ¿Qué opi­na? Yo creo que no se le pue­de pe­dir a la ola fe­mi­nis­ta ser de en­tra­da una ola ra­zo­na­da y tran­qui­la, por­que es­tá res­pon­dien­do a de­sigual­da­des y si­tua­cio­nes in­jus­tas que vie­nen de si­glos atrás, y se­gu­ro que no es per­fec­ta, pe­ro pa­ra mí no es un mo­vi­mien­to que ha­ya que fre­nar, al con­tra­rio, hay que im­pul­sar­lo. Lo im­por­tan­te es el lar­go pla­zo, hay que cam­biar las es­truc­tu­ras. No se tra­ta so­lo de co­rre­gir in­jus­ti­cias in­di­vi­dua­les, sino las in­fra­es­truc­tu­ras de la so­cie­dad. Tie­ne que ha­ber mu­je­res al fren­te de com­pa­ñías, una em­pre­sa no es la mis­ma cuan­do hay mu­je­res to­man­do de­ci­sio­nes. Y lo úni­co que va a trans­for­mar to­do eso es la edu­ca­ción. ¿Ha te­ni­do que su­frir us­ted en su tra­yec­to­ria pro­fe­sio­nal si­tua­cio­nes de ma­chis­mo? Por su­pues­to. Y lo peor de to­do es la au­to­cen­su­ra, que tie­ne que ver con la vi­da pro­fe­sio­nal de las mu­je­res, la con­ci­lia­ción, la cul­pa­bi­li­za­ción… Una vez pro­mo­cio­né a una mu­jer de mi equi­po y vino y me di­jo: “¡Gra­cias, te pro­me­to que no ten­dré hi­jos!”. Es in­creí­ble. Te­ner que ele­gir en­tre la ca­rre­ra pro­fe­sio­nal y la vi­da fa­mi­liar es te­rri­ble pa­ra una mu­jer. En mar­zo se ce­le­bra­rá en Pa­rís, aus­pi­cia­da por la Unes­co, una con­fe­ren­cia in­ter­na­cio­nal so­bre in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial. ¿Pue­de ade­lan­tar al­go? Los pro­pios pro­fe­sio­na­les que es­tán tra­ba­jan­do en in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial se ha­cen pre­gun­tas sin pa­rar, y no quie­ren que se les de­je so­los en ese de­ba­te. Hay que man­te­ner un diá­lo­go in­ter­na­cio­nal acer­ca de qué prin­ci­pios co­mu­nes te­ne­mos que mar­car­nos en el te­ma de la éti­ca cien­tí­fi­ca, y con­cre­ta­men­te con el ge­no­ma, prin­ci­pios que de­fien­dan los va­lo­res del hu­ma­nis­mo. No se pue­de per­der tiem­po en eso. Va­mos a ha­blar con cien­tí­fi­cos, con edu­ca­do­res, con po­lí­ti­cos… Que­re­mos crear un mar­co nor­ma­ti­vo en el que se com­pro­me­tan los Es­ta­dos miem­bros. Y a par­tir de ahí in­ten­tar que los asu­man en sus pro­pias le­yes. ¿Có­mo es la re­la­ción de la Unes­co con Chi­na en lo re­la­ti­vo no so­lo a los ex­pe­ri­men­tos so­bre el ADN de be­bés, sino tam­bién a la cen­su­ra cul­tu­ral y pe­rio­dís­ti­ca? Las re­la­cio­nes son ex­ce­len­tes. Du­ran­te mi vi­si­ta a Pe­kín en ju­lio, el pre­si­den­te Xi Jin­ping me re­ci­bió pa­ra sub­ra­yar la vo­lun­tad de po­ner en mar­cha una co­la­bo­ra­ción es­tra­té­gi­ca. Chi­na es tam­bién su sec­tor pri­va­do, que se ha com­pro­me­ti­do con la Unes­co a tra­vés de con­tri­bu­cio­nes vo­lun­ta­rias en la pre­ser­va­ción del pa­tri­mo­nio en Áfri­ca y en la edu­ca­ción de ni­ñas y de mu­je­res. Di­cho es­to, en Na­cio­nes Uni­das ri­ge un prin­ci­pio que es el de la igual­dad de tra­ta­mien­to de to­dos los Es­ta­dos miem­bros. Y en ese sen­ti­do ac­túa la Unes­co en sus ám­bi­tos de com­pe­ten­cia, en es­pe­cial en el de la li­ber­tad de ex­pre­sión y en el de la li­ber­tad de pren­sa. La se­gu­ri­dad de to­dos los pe­rio­dis­tas, no so­lo los chi­nos, es un asun­to ca­pi­tal pa­ra no­so­tros, y no po­de­mos to­le­rar ame­na­zas so­bre ellos. Por otra par­te, cuan­do re­cien­te­men­te un cien­tí­fi­co chino anun­ció que ha­bía he­cho na­cer a los pri­me­ros be­bés ge­né­ti­ca­men­te mo­di­fi­ca­dos, vol­vi­mos a sub­ra­yar la ne­ce­si­dad ab­so­lu­ta de te­ner en cuen­ta los prin­ci­pios éti­cos in­ter­na­cio­nal­men­te re­co­no­ci­dos que de­fien­den el va­lor de los de­re­chos hu­ma­nos y de la dig­ni­dad hu­ma­na co­mo re­qui­si­to pre­vio in­dis­pen­sa­ble a to­da in­ves­ti­ga­ción o in­ter­ven­ción mé­di­ca so­bre se­res hu­ma­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.