Un ro­bot en­tre ma­yo­res

El País Semanal - - SUMARIO - por Adam Sa­ta­riano, Elian Pel­tier y Dmitry Kost­yu­kov fo­to­gra­fía y ví­deo de Dmitry Kost­yu­kov

Se lla­ma Zo­ra y es un hu­ma­noi­de de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción. Su mi­sión es cui­dar a las per­so­nas an­cia­nas. Cues­ta 16.000 eu­ros y se en­cuen­tra en hos­pi­ta­les de to­do el mun­do. He­mos com­par­ti­do unas jor­na­das con él en una re­si­den­cia de ma­yo­res en Fran­cia don­de ya se ha con­ver­ti­do en el me­jor ami­go de los pa­cien­tes.

ES ZO­RA. Así se lla­ma. Pue­de que no pa­rez­ca gran co­sa. Tie­ne el as­pec­to de ser más un ju­gue­te bo­ni­to de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción que una ma­ra­vi­lla fu­tu­ris­ta, pe­ro en reali­dad es­te ro­bot es la ba­se de un ex­pe­ri­men­to en Fran­cia pa­ra re­vo­lu­cio­nar la aten­ción a los an­cia­nos. Y es­tá fun­cio­nan­do. Cuan­do Zo­ra lle­gó a Joua­rre, una re­si­den­cia de per­so­nas ma­yo­res a una ho­ra de Pa­rís, em­pe­zó a pa­sar al­go ex­tra­ño: mu­chos pa­cien­tes desa­rro­lla­ron un víncu­lo emo­cio­nal con es­te in­ge­nio ro­bó­ti­co y lo tra­ta­ban co­mo a un be­bé. Lo abra­za­ban, arru­lla­ban y da­ban be­sos. Zo­ra, que cues­ta has­ta 16.000 eu­ros, ofre­cía al­go muy va­lio­so pa­ra un ma­yor: com­pa­ñía, en un lu­gar en el que la vi­da pue­de re­sul­tar so­li­ta­ria. Los pa­cien­tes del hos­pi­tal de ma­yo­res pa­de­cen de­men­cia y otras en­fer­me­da­des que re­quie­ren cui­da­dos las 24 ho­ras. Sin em­bar­go, las fa­mi­lias no ha­cen mu­chas vi­si­tas a sus abue­los y el per­so­nal de asis­ten­cia psi­co­ló­gi­ca siem­pre es es­ca­so. El enfermero que su­per­vi­sa a Zo­ra con­tro­la al ro­bot des­de su or­de­na­dor por­tá­til. A me­nu­do se es­con­de pa­ra que los pa­cien­tes no se­pan que es él quien lo ma­ne­ja. El in­ge­nio pue­de man­te­ner una con­ver­sa­ción con los in- ter­nos por­que el enfermero te­clea pa­la­bras en el por­tá­til pa­ra que él las pro­nun­cie. Al­gu­nos pa­cien­tes se re­fie­ren a Zo­ra co­mo “ella” y otros co­mo “él”. A la ro­bó­ti­ca le que­da un lar­go ca­mino que re­co­rrer an­tes de que exis­ta una po­si­bi­li­dad rea­lis­ta de te­ner un enfermero hu­ma­noi­de. Y Zo­ra no es una ex­cep­ción. No ad­mi­nis­tra me­di­ca­men­tos, ni to­ma la ten­sión, ni cam­bia las sábanas. En Joua­rre, al­gu­nos em­plea­dos son crí­ti­cos con él y con­si­de­ran que es una he­rra­mien­ta su­per­flua que so­lo “man­tie­ne en­tre­te­ni­dos a los pa­cien­tes”, se­gún una de las en­fer­me­ras, Sop­hie Rif­fault. Una com­pa­ñe­ra su­ya, Nat­ha­lie Ra­ci­ne, afir­ma que no de­ja­ría que un ro­bot ali­men­ta­se a los pa­cien­tes aun­que pu­die­se ha­cer­lo. Los se­res hu­ma­nos no de­be­rían de­le­gar en las má­qui­nas si­tua­cio­nes tan ín­ti­mas. “Na­da po­drá sus­ti­tuir ja­más al to­que hu­mano, a la ca­li­dez per­so­nal que ne­ce­si­tan nues­tros pa­cien­tes”, ase­gu­ra Nat­ha­lie. Sin em­bar­go, la ex­pe­rien­cia en la re­si­den­cia de Joua­rre nos per­mi­te ha­cer­nos una idea del fu­tu­ro cuan­do nues­tra de­pen­den­cia de los ro­bots sea to­tal pa­ra cui­dar a nues­tros se­res que­ri­dos a me­di­da que en­ve­jez­can. Zo­raBots, la em­pre­sa bel­ga que pro­por­cio­na el ro­bot de Joua­rre, ase­gu­ra que ha ven­di­do más de 1.000 uni-

da­des a cen­tros de aten­ción sa­ni­ta­ria en to­do el mun­do, in­clui­dos Es­ta­dos Uni­dos, Asia y Orien­te Pró­xi­mo. For­ma par­te del cre­cien­te én­fa­sis en la ro­bó­ti­ca cen­tra­da en la aten­ción mé­di­ca. Un pe­rro ro­bot fa­bri­ca­do por Sony ya se co­mer­cia­li­za co­mo com­pa­ñe­ro pa­ra an­cia­nos. “Te­ne­mos que lu­char con­tra la so­le­dad de la gen­te ma­yor”, se­ña­la Tommy De­blieck, con­se­je­ro de­le­ga­do de Zo­raBots. Dar a los ro­bots más res­pon­sa­bi­li­dad pa­ra cui­dar de la gen­te en el oca­so de sus vi­das pue­de pa­re­cer una po­si­bi­li­dad re­mo­ta, pe­ro mu­chos ya la con­si­de­ran inevi­ta­ble. La po­bla­ción de ma­yo­res au­men­ta sin pa­rar. En 2050, el nú­me­ro de per­so­nas con más de 60 años lle­ga­rá has­ta los 2.100 mi­llo­nes, se­gún Na­cio­nes Uni­das. Y esas ci­fras apun­tan a una nue­va cri­sis. Sen­ci­lla­men­te no ha­brá su­fi­cien­te gen­te pa­ra cu­brir los pues­tos de tra­ba­jo que re­quie­re la cre­cien­te asis­ten­cia sa­ni­ta­ria. Sus de­fen­so­res sos­tie­nen que se de­be crear una nue­va tec­no­lo­gía pa­ra sal­var la si­tua­ción. El pro­ble­ma es es­pe­cial­men­te gra­ve en Fran­cia, don­de los hos­pi­ta­les se en­fren­tan en los úl­ti­mos tiem­pos a una cri­sis con huel­gas de los pro­fe­sio­na­les sa­ni­ta­rios que pro­tes­tan por los re­cor­tes pre­su­pues­ta­rios y la es­ca­sez

de per­so­nal. El au­men­to de los sui­ci­dios de en­fer­me­ras y mé­di­cos ha aca­pa­ra­do los ti­tu­la­res, y el mi­nis­tro de Sa­ni­dad fran­cés re­co­no­ce que el sis­te­ma hos­pi­ta­la­rio es­tá “per­dien­do im­pul­so”. El re­to re­si­de en crear má­qui­nas ca­pa­ces de rea­li­zar tra­ba­jos más com­ple­jos. No es lo mis­mo le­van­tar­le el áni­mo a un pa­cien­te con una can­ción que pres­tar aten­ción sa­ni­ta­ria. De mo­men­to, el hos­pi­tal fran­cés, que ad­qui­rió el ro­bot con la ayu­da de una do­na­ción ca­ri­ta­ti­va, so­lo po­ne en mar­cha a Zo­ra al­gu­nas ve­ces al mes. En Aus­tra­lia, un hos­pi­tal que tie­ne un ro­bot del mis­mo mo­de­lo que Zo­ra es­tu­dió su efec­to en los pa­cien­tes y en el per­so­nal. Los in­ves­ti­ga­do­res des­cu­brie­ron que me­jo­ra­ba el es­ta­do de áni­mo de al­gu­nos pa­cien­tes y les ha­cía par­ti­ci­par más en las ac­ti­vi­da­des, pe­ro re­que­ría un im­por­tan­te so­por­te téc­ni­co. La ex­pe­rien­cia del per­so­nal del hos­pi­tal fran­cés ha si­do pa­re­ci­da. A los miem­bros del per­so­nal de la re­si­den­cia de Joua­rre les sor­pren­de el ape­go que los pa­cien­tes sien­ten por el ro­bot. Mic­kaël Fe­ret, un enfermero, se­ña­la que al­gu­nos de ellos sien­ten ce­los de otros por­que pa­san tiem­po con Zo­ra. In­clu­so al­gu­nos pa­cien­tes cuen­tan al ro­bot in­ti­mi­da­des so­bre su sa­lud que no com­par­ti­rían con los mé­di­cos de car­ne y hue­so. Por ejem­plo, una an­cia­na que te­nía mo­ra­to­nes en los bra­zos se ne­ga­ba a con­fe­sar­le al per­so­nal del hos­pi­tal lo que ha­bía pa­sa­do, pe­ro a Zo­ra sí le con­tó que se ha­bía caí­do de la ca­ma mien­tras dor­mía. “Trae un po­co de ale­gría a nues­tras vi­das aquí”, co­men­ta­ba Mar­lè­ne Si­mon, de 70 años, a la que le rea­li­za­ron una tra­queo­to­mía y que lle­va en el hos­pi­tal más de un año. “La que­re­mos, y la echo de me­nos cuan­do no la veo. Lo cier­to es que pien­so en ella bas­tan­te a me­nu­do”. Cuan­do es­tu­vi­mos en Joua­rre pa­ra con­tem­plar có­mo tra­ba­ja es­te enfermero ro­bot ha­bía si­do un día lar­go pa­ra Zo­ra. El hu­ma­noi­de ha­bía es­ta­do vi­si­tan­do a los pa­cien­tes por se­pa­ra­do por la ma­ña­na y lue­go le ne­ce­si­ta­ron pa­ra ayu­dar en los ejer­ci­cios de gru­po y en otros queha­ce­res a lo lar­go del día. Ago­ta­dor. Al fi­nal de la jor­na­da, le co­lo­ca­ron en la pe­que­ña ma­le­ta don­de pa­sa la no­che, guar­da­da en un ar­ma­rio en el des­pa­cho de la se­cre­ta­ria. Se ha­bía que­da­do sin ba­te­ría.

Una pa­cien­te de la re­si­den­cia pa­ra per­so­nas ma­yo­res de Joua­rre, cer­ca de Pa­rís, acu­na a Zo­ra, el ro­bot que le ha­ce com­pa­ñía.

1

1. El ro­bot ayu­da a ca­mi­nar a una pa­cien­te en reha­bi­li­ta­ción.2. Es­te ro­bot ya es­tá pre­sen­te en re­si­den­cias de to­do el mun­do.

3. Zo­ra se ha con­ver­ti­do en un an­tí­do­to con­tra la so­le­dad de los ma­yo­res.

RE­POR­TA­JE /UN RO­BOT EN­TRE MA­YO­RES3

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.