LA ZO­NA FAN­TAS­MA

No ca­be sino pre­gun­tar­se por qué la Sex­ta, Po­de­mos, Es­que­rra, PDeCAT y otros me­dios y par­ti­dos desean fer­vien­te­men­te que Vox crez­ca sin pa­rar.

El País Semanal - - SUMARIO - Por Ja­vier Ma­rías

ES IM­PO­SI­BLE que los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, sus ter­tu­lia­nos y ar­ti­cu­lis­tas des­co­noz­can el vie­jo ada­gio de Wil­de se­gún el cual “só­lo hay una co­sa peor que dar que ha­blar, y es no dar que ha­blar”. De es­ta má­xi­ma se han he­cho va­rian­tes sin fin, y una de ellas lle­ga a afir­mar —acer­ta­da­men­te en nues­tro tiem­po— que re­sul­ta más be­ne­fi­cio­so que de uno se ha­ble mal, si se ha­bla mu­cho. Es­to se vio con Ber­lus­co­ni y se ve aho­ra con Trump. Su éxi­to con­sis­tió, en gran me­di­da, en que lo­gra­ron que la pren­sa gi­ra­ra en torno a ellos, que les die­ra per­ma­nen­te co­ber­tu­ra pa­ra ala­bar­los y so­bre to­do pa­ra de­nos­tar­los. Am­bos mon­ta­ron es­pec­tácu­lo y ar­ma­ron es­cán­da­los, y los pe­rió­di­cos, las te­le­vi­sio­nes, las ra­dios y las re­des so­cia­les, in­clui­dos los se­rios (bueno, si es que una red so­cial pue­de ser se­ria), se ocu­pa­ron has­ta la sa­cie­dad de sus sa­li­das de pa­ta de ban­co y de sus bu­fo­na­das. Es­to es, les con­ce­die­ron más im­por­tan­cia de la que te­nían, y al dár­se­la no só­lo los hi­cie­ron po­pu­la­res y fa­ci­li­ta­ron que los co­no­cie­ran quie­nes ape­nas los co­no­cían, sino que los con­vir­tie­ron en efec­ti­va­men­te im­por­tan­tes. La épo­ca de Ber­lus­co­ni pa­re­ce que ya pa­só (nun­ca se sa­be), pe­ro aho­ra la ope­ra­ción se re­pi­te con su em­peo­ra­do ému­lo Sal­vi­ni: a ca­da ma­ja­de­ría, chu­le­ría o vi­le­za su­ya se le pres­ta enor­me aten­ción, aun­que sea pa­ra exe­crar­las, y así se las mag­ni­fi­ca. La era de Trump no ha pa­sa­do, por des­gra­cia, y se si­guen re­gis­tran­do con pun­tua­li­dad ca­da gro­se­ría, ca­da des­pro­pó­si­to, ca­da san­dez que suel­ta, y así se lo agran­da has­ta el in­fi­ni­to. Lle­ga­dos a don­de han lle­ga­do tan­to Trump co­mo Sal­vi­ni (el má­xi­mo po­der en sus res­pec­ti­vos paí­ses), aho­ra ya es inevi­ta­ble: de­ma­sia­do tar­de pa­ra ha­cer­les el va­cío, que ha­bría si­do lo in­te­li­gen­te y acon­se­ja­ble al prin­ci­pio. Cuan­do quien man­da di­ce atro­ci­da­des, és­tas no se pue­den de­jar pa­sar, por­que a la ca­pa­ci­dad que te­ne­mos to­dos de de­cir­las, se aña­de la de lle­var­las a ca­bo. Si ma­ña­na afir­ma Trump que a los mu­sul­ma­nes es­ta­dou­ni­den­ses hay que me­ter­los en cam­pos de con­cen­tra­ción, o que hay que pri­var del vo­to a las mu­je­res, no hay más re­me­dio que sa­lir­le al pa­so y tra­tar de im­pe­dir que lo cum­pla. Pe­ro a esas mis­mas pro­pues­tas, ex­pre­sa­das ha­ce dos años y me­dio, con­ve­nía no ha­cer­les ca­so, no ai­rear­las, no am­pli­fi­car­las me­dian­te la con­de­na so­lem­ne. En el mun­do li­te­ra­rio es bien sa­bi­do: si un suplemento cul­tu­ral lo de­tes­ta a uno, no se de­di­ca­rá a po­ner­lo ver­de (aun­que tam­bién, oca­sio­nal­men­te), sino a si­len­ciar sus obras y sus lo­gros, a fin­gir que no exis­te. Co­mo es im­po­si­ble que es­ta re­gla bá­si­ca se ig­no­re, hay que pre­gun­tar­se por qué mo­ti­vo los me­dios y los par­ti­dos en teo­ría más con­tra­rios a Vox lle­van me­ses dán­do­le pu­bli­ci­dad y ha­cién­do­le gra­tis las cam­pa­ñas. Vea­mos: ese par­ti­do exis­te ha­ce años y ca­re­cía de tras­cen­den­cia. Un día “lle­nó” con diez mil per­so­nas (bien po­cas) una pla­za o un re­cin­to ma­dri­le­ños. Eso se­guía sin te­ner im­por­tan­cia, pe­ro la Sex­ta —más co­no­ci­da co­mo Te­lePo­de­mos, ra­ro es el mo­men­to en que no hay al­gún di­ri­gen­te su­yo en pan­ta­lla— abrió sus in­for­ma­ti­vos con la no­ti­cia, le re­ga­ló lar­gos mi­nu­tos y echó a ro­dar la bo­la de nie­ve. En se­gui­da se le unie­ron otras ca­de­nas y dia­rios, de ma­ne­ra que, aun­que fue­ra “ne­ga­ti­va­men­te” y pa­ra cri­ti­car­lo, ob­se­quia­ron a Vox con una pro­pa­gan­da in­men­sa, in­for­ma­ron de su exis­ten­cia a un mon­tón de gen­te que la des­co­no­cía, otor­ga­ron a un par­ti­do mar­gi­nal el atrac­ti­vo de lo “per­ni­cio­so”. Y así con­ti­núan des­de en­ton­ces. Se es­pe­ra­ba que en las elec­cio­nes an­da­lu­zas Vox con­si­guie­ra un es­ca­ño y le ca­ye­ron do­ce. In­me­dia­ta­men­te Po­de­mos (en apa­rien­cia la for­ma­ción más opues­ta) agi­gan­tó el aún pe­que­ño fe­nó­meno, lla­man­do a las ba­rri­ca­das con­tra el fas­cis­mo y el fran­quis­mo que nos ame­na­zan. Lo imi­ta­ron otros, en­tre ellos el aton­ta­dí­si­mo PSOE. Los in­de­pen­den­tis­tas ca­ta­la­nes se fro­ta­ron las ma­nos y lan­za­ron vi­vas a Vox, por­que eso les per­mi­tía ha­cer un pe­lín más ver­da­de­ra su des­co­mu­nal men­ti­ra del úl­ti­mo lus­tro, a sa­ber: “Vean, vean, Es­pa­ña en­te­ra si­gue sien­do fran­quis­ta”. Los co­lum­nis­tas más sim­ples se lan­za­ron en trom­ba a ata­car a Vox, y a pe­dir­nos cuen­tas a los que ni lo ha­bía­mos men­cio­na­do. No sé otros, pe­ro yo me ha­bía abs­te­ni­do adre­de, pa­ra no au­men­tar la bo­la de nie­ve crea­da por la Sex­ta, que ya no sé si es só­lo idio­ta o ma­lin­ten­cio­na­da. ¿Ha­ce fal­ta ma­ni­fes­tar el re­cha­zo a un par­ti­do nos­tál­gi­co del fran­quis­mo, na­cio­na­lis­ta, xe­nó­fo­bo, mi­só­gino, cen­tra­lis­ta y po­co leal a la Cons­ti­tu­ción, amén de his­té­ri­co? Ça va sans di­re, en cier­ta gen­te se da por su­pues­to. Si Vox es­tu­vie­ra en el po­der, co­mo lo es­tán sus equi­va­len­tes Trump, Sal­vi­ni, Ma­du­ro, Or­bán, Bol­so­na­ro, Or­te­ga, Du­ter­te y To­rra, ha­bría que de­nun­ciar­lo sin des­can­so. Pe­ro no es el ca­so, to­da­vía. Un 10% de apo­yos en An­da­lu­cía si­gue sien­do al­go re­si­dual, preo­cu­pan­te pe­ro des­de­ña­ble. Aho­ra bien, cuan­to más sue­nen las alar­mas exa­ge­ra­das, cuan­to más se vea ese 10% co­mo un ca­ta­clis­mo, más pro­ba­bi­li­da­des de que un día aca­be sién­do­lo. Y co­mo es im­po­si­ble —re­pi­to— que se des­co­noz­can el ada­gio de Wil­de y sus va­rian­tes, no ca­be sino pre­gun­tar­se por qué la Sex­ta, Po­de­mos, Es­que­rra, PDeCAT y otros me­dios y par­ti­dos desean fer­vien­te­men­te que Vox crez­ca sin pa­rar, mien­tras fin­gen ho­rro­ri­zar­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.