¡No me lla­mes co­mo me lla­ma­ba!

Re­fe­rir­se a una per­so­na trans­gé­ne­ro con el nom­bre con el que fue bau­ti­za­da es co­me­ter dead­na­ming. Twit­ter ya lo con­si­de­ra una prác­ti­ca de odio y lo cas­ti­ga.

El País Semanal - - DOCUMENTOS - BE­GO­ÑA GÓ­MEZ UR­ZAIZ

LA EN­TRE­VIS­TA ha­bía su­pe­ra­do to­do ti­po de obs­tácu­los. El res­pe­ta­do pe­rio­dis­ta de Al Ja­zee­ra Pe­ter Gres­te, que su­frió más de un año de cár­cel en Egip­to acu­sa­do de te­rro­ris­mo, iba a char­lar con Chel­sea Man­ning en la Syd­ney Ope­ra Hou­se el pa­sa­do sep­tiem­bre. Fi­nal­men­te, Aus­tra­lia no con­ce­dió el vi­sa­do a la ac­ti­vis­ta y res­pon­sa­ble de la ma­yor fil­tra­ción de da­tos de la his­to­ria mi­li­tar y el diá­lo­go tu­vo que ha­cer­se por vi­deo­con­fe­ren­cia. La co­sa no em­pe­zó bien. An­tes de ha­cer la pri­me­ra pre­gun­ta, Gres­te se re­fi­rió a Chel­sea co­mo Brad­ley, usan­do un nom­bre que no la re­pre­sen­ta des­de ha­ce más de cin­co años. Ella le in­te­rrum­pió, ten­sa: “Por fa­vor, no me ha­gas dead­na­ming”. Con ese neo­lo­gis­mo, que no tie­ne tra­duc­ción por aho­ra en es­pa­ñol, la co­mu­ni­dad trans se re­fie­re a la prác­ti­ca de lla­mar a al­guien por su dead­na­me o “nom­bre muer­to”, ya sea con in­ten­ción de ofen­der o por des­cui­do. Ca­da vez que al­guien le pre­gun­ta a una per­so­na trans có­mo se lla­ma­ba an­tes (o, mu­cho peor, có­mo se lla­ma “de ver­dad”) sin ve­nir a cuen­to, o cuan­do se iden­ti­fi­ca una fo­to de su eta­pa an­te­rior a la tran­si­ción con el nom­bre que te­nía en­ton­ces, se es­tá co­me­tien­do dead­na­ming. Por ejem­plo, si un me­dio pu­bli­ca una fo­to de Caitlyn Jen­ner cuan­do era un me­da­llis­ta olím­pi­co y le co­lo­ca en el pie de fo­to “Bru­ce Jen­ner”, eso tam­bién se con­si­de­ra in­sul­tar por nom­bre muer­to. Twit­ter ya lo ha prohi­bi­do. Des­de fi­na­les de no­viem­bre, cuan­do la red so­cial de­li­mi­tó las prác­ti­cas que cons­ti­tu­yen “con­duc­ta de odio” en la red so­cial, cual­quie­ra que se re­fie­ra a una per­so­na trans con el nom­bre que es­ta ya no re­co­no­ce es sus­cep­ti­ble de que le cie­rren la cuen­ta, por un tiem­po o pa­ra siem­pre. Le ocu­rrió, por ejem­plo, a la fe­mi­nis­ta ca­na­dien­se Me­gan Murphy, que es­cri­bió que “los hom­bres no son mu­je­res” e in­cu­rrió por tan­to en mis­gen­de­ring, el her­mano del dead­na­ming. Aun­que la me­di­da arras­tró cier­ta po­lé­mi­ca por­que hay quien cree que vul­ne­ra la li­ber­tad de ex­pre­sión, des­de mu­chos co­lec­ti­vos LGTBQ se le­yó co­mo un gui­ño de una em­pre­sa que no siem­pre ha mos­tra­do mu­cha sen­si­bi­li­dad en torno a es­te te­ma. En el pa­sa­do, mu­chos usua­rios trans han vis­to có­mo a ellos se los cas­ti­ga­ba du­ran­te ho­ras o días por reac­cio­nar con­tra otros tui­te­ros que los lla­ma­ban “tra­ve­lo” o co­sas si­mi­la­res, mien­tras que es­tos se­guían con su cuen­ta in­tac­ta. Fue­ra de Twit­ter, don­de es más com­pli­ca­do “sus­pen­der” a al­guien, las per­so­nas trans­gé­ne­ro tie­nen que ne­go­ciar a dia­rio con la cues­tión. “A mí me ca­brea eso de ‘nom­bre muer­to’. No na­ce­mos de nue­vo cuan­do ha­ce­mos la tran­si­ción, sim­ple­men­te evo­lu­cio­na­mos. Pre­fe­ri­ría al­go co­mo ‘nom­bre pa­sa­do”, di­ce Mar Llop, fo­tó­gra­fa y ac­ti­vis­ta que ini­ció su trán­si­to de gé­ne­ro pa­sa­dos los 40. Ella se re­fie­re a su nom­bre ac­tual, que es fo­né­ti­ca­men­te muy pa­re­ci­do al que le die­ron sus pa­dres al na­cer, co­mo su “nom­bre sen­ti­do”, igual que mu­chas ve­ces se ha­bla del “gé­ne­ro sen­ti­do” en opo­si­ción al gé­ne­ro le­gal. Al con­tra­rio que otras per­so­nas trans­gé­ne­ro, a las que oír el que fue su nom­bre les des­en­ca­de­na un trau­ma, Mar di­ce que a ella sim­ple­men­te no la iden­ti­fi­ca y dis­tin­gue en­tre quien lo pue­da usar “con ma­la hos­tia” o por error. “Hom­bre, si me lo di­ce mi co­le­ga Ra­món, al que co­noz­co des­de los 14 años, ya veo que no lo ha­ce con ma­la in­ten­ción… Por suer­te, él mis­mo se co­rri­ge”.

La ac­ti­vis­ta trans y ex­mi­li­tar es­ta­dou­ni­den­se Chel­sea Man­ning, en una fo­to­gra­fía to­ma­da enBer­lín en ma­yo de 2018.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.