Mar­ti­na Klein, Eva Gon­zá­lez y Ja­vier Rey, uni­dos por la nue­va cam­pa­ña de Cor­te­fiel, nos cuen­tan por qué atra­vie­san un mo­men­to vi­tal tan fe­liz.

Bri­llan con luz pro­pia en sus res­pec­ti­vos cam­pos crea­ti­vos. Aho­ra Ja­vier Rey, Eva Gon­zá­lez y Mar­ti­na Klein se unen pa­ra ser ima­gen de la cam­pa­ña de Cor­te­fiel Al­go que com­par­tir, con la que la fir­ma pre­sen­ta su co­lec­ción pri­ma­ve­ra/ve­rano. Tan ver­sá­til, nat

El País - Shopping & Style - - News - por RO­SA AL­VA­RES fo­tos NOAH PHARRELL es­ti­lis­mo BLAN­CA PUEBLA

Apri­me­ra vis­ta, po­dría­mos pen­sar que ca­da uno de ellos es un mun­do apar­te. Sin em­bar­go, Eva Gon­zá­lez, Ja­vier Rey y Mar­ti­na Klein tie­nen mu­cho en co­mún. En pri­mer lu­gar, su pro­fe­sio­na­li­dad, ca­paz de con­ver­tir una pro­duc­ción de fo­tos en al­go pa­re­ci­do a una reunión de ami­gos. Dis­ci­pli­na­dos, sim­pá­ti­cos, sin un pun­to de di­vis­mo… Aquí to­do su­ma, na­da res­ta. No es ex­tra­ño que la fir­ma Cor­te­fiel ha­ya de­ci­di­do que sean pro­ta­go­nis­tas de su cam­pa­ña Al­go que com­par­tir pa­ra mos­trar su co­lec­ción pri­ma­ve­ra/ve­rano. Y lo ha­cen a tra­vés de un fas­hion film di­ri­gi­do por Ki­ke Maí­llo, con el su­ge­ren­te tí­tu­lo de Por si aca­so. Por­que quién no ha lle­na­do la ma­le­ta de ro­pa por si llue­ve, por si ha­ce ca­lor, por si sa­li­mos de no­che, por si va­mos a la pla­ya… “Me sien­to có­mo­da con las pren­das de Cor­te­fiel: son versátiles, se adap­tan a to­das las ho­ras del día, son fá­ci­les de lle­var en mu­chas si­tua­cio­nes. Ade­más, se tra­ta de una fir­ma con una fi­lo­so­fía fa­mi­liar, de to­da la vi­da, pe­ro res­pe­tan­do las ten­den­cias, y en eso se pa­re­ce mu­cho a mí”, con­fie­sa la mo­de­lo Mar­ti­na Klein (Bue­nos Ai­res, 1976). Coin­ci­de con ella el ac­tor Ja­vier Rey (Noia, Co­ru­ña, 1980) que re­co­no­ce sen­tir­se bien en las co­lec­cio­nes de es­ta mar­ca es­pa­ño­la: “Me gus­ta su con­fec­ción, sus tex­tu­ras. Sien­to que su ro­pa me que­da bien; por eso, re­cu­rro a ellos pa­ra ves­tir en al­guno de los even­tos que ten­go”. “Creo que la mo­da tie­ne que es­tar a nues­tro ser­vi­cio, no al con­tra­rio”, pun­tua­li­za la pre­sen­ta­do­ra Eva Gon­zá­lez (Mai­re­na de Al­cor, Se­vi­lla, 1980). “Cla­ro que me gus­ta la Al­ta Cos­tu­ra, pe­ro a dia­rio ne­ce­si­to al­go be­llo, có­mo­do y tam­bién que re­sul­te fun­cio­nal. Y Cor­te­fiel aú­na es­tos con­cep­tos”.

UN MO­MEN­TO PER­FEC­TO

El éxi­to pro­fe­sio­nal es otra de las co­sas que com­par­ten los pro­ta­go­nis­tas de nues­tra por­ta­da. Por­que los tres es­tán vi­vien­do un mo­men­to en­vi­dia­ble: Eva co­mo pre­sen­ta­do­ra del ta­lent show Mas­ter­chef; Ja­vier dan­do vi­da a Si­to Mi­ñan­co en la se­rie Fa­ri­ña y a Ma­teo en

Vel­vet Co­lec­ción, ade­más de te­ner a pun­to el es­treno de dos pe­lí­cu­las, Sin fin (que le ha va­li­do un pre­mio en el úl­ti­mo Fes­ti­val de Ci­ne Má­la­ga) y Qué te jue­gas; mien­tras que Mar­ti­na, sin aban­do­nar el mun­do de la mo­da, triun­fa en el ám­bi­to de la de­co­ra­ción con su em­pre­sa Lo de Ma­nue­la.

Sin em­bar­go, la fa­ma no se les ha subido en ab­so­lu­to a la ca­be­za. “Es­te buen mo­men­to pro­fe­sio­nal lo es­toy vi­vien­do con ab­so­lu­ta na­tu­ra­li­dad, mi vi­da no ha da­do un vuel­co”, con­fie­sa Ja­vier. “El tra­ba­jo lo si­go ha­cien­do des­de los mis­mos lu­ga­res y las mis­mas ob­se­sio­nes, aun­que sí es ver­dad que, co­mo ac­tor, ten­go la gran for­tu­na de que me ofre­cen per­so­na­jes de muy dis­tin­tos re­gis­tros, y eso me fas­ci­na por­que no co­rro el ries­go de abu­rrir­me. En cuan­to a la fa­ma que pue­da

“Vi­vo es­te mo­men­to con na­tu­ra­li­dad, mi vi­da no ha da­do un vuel­co. Ten­go la gran for­tu­na de que me ofre­cen per­so­na­jes de muy dis­tin­tos re­gis­tros, y no co­rro ries­go de abu­rrir­me ”, di­ce Ja­vier Rey

te­ner en es­te mo­men­to, en­tien­do que es con­se­cuen­cia de ha­ber ele­gi­do es­ta pro­fe­sión, así que tra­to de ser con­se­cuen­te. In­ten­to que no me per­tur­be más de lo que pue­de ha­cer­lo”.

Pa­ra Mar­ti­na, ca­da día hay me­nos dis­tan­cia en­tre el per­so­na­je pú­bli­co que es y su yo más ín­ti­mo: “Las dos Mar­ti­nas son bas­tan­te equi­li­bra­das, con­vi­ven bas­tan­te bien, no ne­ce­si­to re­fu­giar­me en mi per­so­na pa­ra sal­var­me de lo que el per­so­na­je ha­ya aca­rrea­do. No hay que ha­cer gran­des dra­mas, ni dar­se mu­cha im­por­tan­cia. Y nues­tra vi­da en co­mún [se re­fie­re a su pa­re­ja, el te­nis­ta Àlex Co­rret­ja] es bas­tan­te nor­mal, mos­tra­mos has­ta el pun­to que po­de­mos, y se nos res­pe­ta mu­cho. Yo creo que, de al­gún mo­do, re­cu­pe­ras aque­llo que tú mis­mo en­vías”.

Esa del­ga­da lí­nea que se­pa­ra tra­ba­jo y vi­da pri­va­da, a ve­ces, es com­pli­ca­da de man­te­ner. Sin em­bar­go, Eva Gon­zá­lez es ca­paz de en­con­trar la par­te más po­si­ti­va: “Creo que las per­so­nas pú­bli­cas te­ne­mos no el de­re­cho, sino la obli­ga­ción de dar ti­ro­nes de ore­ja. Si pon­go en mis re­des unas ga­fas de sol, y la gen­te se fi­ja en ellas, tam­bién lo ha­ce si subo al­go reivin­di­ca­ti­vo. Hay que uti­li­zar nues­tra re­per­cu­sión me­diá­ti­ca pa­ra vi­sua­li­zar si­tua­cio­nes in­jus­tas, que nos re­cuer­de que hay otro mun­do que no tie­ne na­da que ver con el bol­so que lle­vas, con los za­pa­tos que te has com­pra­do”. Por esa ra­zón, aun­que ella no le da de­ma­sia­da pu­bli­ci­dad, es­tá im­pli­ca­da en Yo Ni­ño, la aso­cia­ción que mon­tó el to­re­ro Ca­ye­tano Ri­ve­ra Or­do­ñez, su ma­ri­do, pa­ra ayu­dar a los más pe­que­ños, y tam­bién co­la­bo­ra co­mo ami­ga y em­ba­ja­do­ra en UNI­CEF, “que ha­ce una la­bor ma­ra­vi­llo­sa con la in­fan­cia”.

“Creo que la mo­da tie­ne que es­tar a nues­tro ser­vi­cio, no al con­tra­rio. Por su­pues­to que me gus­ta la Al­ta Cos­tu­ra, pe­ro en el día a día ne­ce­si­to al­go be­llo y tam­bién fun­cio­nal”, ma­ni­fies­ta Eva Gon­zá­lez

“Las dos Mar­ti­nas con­vi­ven bas­tan­te bien: no ne­ce­si­to re­fu­giar­me en mi per­so­na pa­ra sal­var­me de mi per­so­na­je. Ade­más, no hay que dar­se mu­cha im­por­tan­cia”, ase­gu­ra Mar­ti­na Klein

Si han lle­ga­do don­de es­tán, es por­que los tres, des­de muy jó­ve­nes, se lo han ga­na­do a pul­so. El mo­men­to dul­ce de Ja­vier Rey pa­sa por te­ner en su cu­rrí­cu­lum tra­ba­jos co­mo His­pa­nia, Isa­bel, Vel­vet o La chi­ca de

ayer, en­tre otros. “In­ten­to que lo que guíe mi ca­rre­ra sean los bue­nos pa­pe­les: un per­so­na­je que sea un re­to pa­ra mí, que me pon­ga en­tre la es­pa­da y la pa­red, que no sea un te­rreno ya co­no­ci­do. Por­que, de no ser así, se co­rre el ries­go de pi­sar lu­ga­res co­mu­nes. Co­mo ac­tor, no se me con­tra­ta por una be­lle­za o una feal­dad. Pue­do ha­cer de galán o de mi­se­ra­ble. Yo en­gor­do, adel­ga­zo, me de­jo gre­ñas o lle­vo ci­ca­tri­ces en la ca­ra en fun­ción del per­so­na­je. De he­cho, me gus­ta mu­cho eso. Cuan­do sal­go del pla­tó in­ten­to cui­dar­me, pe­ro más por una cues­tión de edu­ca­ción: mi vi­da sin deporte no tie­ne sen­ti­do. Y, cuan­do sea vie­ji­to, es­pe­ro te­ner tran­qui­li­dad y la ca­pa­ci­dad de ele­gir bien. Por­que es­toy se­gu­ro de que es­ta pro­fe­sión es una ca­rre­ra de fon­do”.

MA­DRES FE­LI­CES

Eva Gon­zá­lez, que lle­va ya 20 años en el mun­do de la mo­da y la te­le­vi­sión, tie­ne aho­ra un nue­vo e ilu­sio­nan­te re­to vi­tal: su de­but co­mo ma­dre pri­me­ri­za. “To­da­vía no me ha da­do mu­cho tiem­po a des­cu­brir có­mo la ma­ter­ni­dad cam­bia la for­ma de ver la vi­da por­que ha­ce tan so­lo unas se­ma­nas que na­ció mi hi­jo. Aún me es­toy adap­tan­do a la si­tua­ción. ¡Di­ga­mos que el be­bé y yo nos es­ta­mos co­no­cien­do, co­mo cuan­do em­pie­zas a sa­lir con un chi­co! En se­rio, es una ma­ra­vi­lla, te en­ter­ne­ce, te da mo­men­tos úni­cos, sa­ca al­go de ti que tú no co­no­cías. Es­toy co­no­cién­do­lo a él, pe­ro tam­bién nue­vas fa­ce­tas de mí mis­ma. Y eso es fan­tás­ti­co”.

Mar­ti­na Klein coin­ci­de con ella en que la ma­ter­ni­dad pue­de ser una de las ex­pe­rien­cias más fas­ci­nan­tes. Ella tu­vo a su se­gun­da hi­ja [que ya ha cum­pli­do un año] 12 años des­pués de es­tre­nar­se con su pri­mer hi­jo. “Hu­bo un mo­men­to en el que tu­ve la sen­sa­ción de que no iba a vol­ver a ser ma­má. Me en­tró un po­co de pe­na, por­que la an­te­rior ma­ter­ni­dad se me ha­bía que­da­do muy atrás. Re­es­truc­tu­rar una fa­mi­lia no re­sul­ta una ta­rea fá­cil: cuan­do los dos miem­bros de una pa­re­ja apor­tan ni­ños –co­mo es nues­tro ca­so– ha­ce fal­ta bue­na vo­lun­tad por par­te de to­dos pa­ra en­ca­jar el puzz­le. Y la lleg­da de nues­tra hi­ja es una ce­le­bra­ción y un au­tén­ti­co re­ga­lo al es­fuer­zo de esa fa­mi­lia rehe­cha. Sin­ce­ra­men­te creo que so­mos un gran equi­po, y lo es­toy dis­fru­tan­do mu­chí­si­mo. Un año des­pués de que na­cie­ra la ni­ña pue­do de­cir que la ex­pe­rien­cia es un gra­do, que te da una par­si­mo­nia y una tran­qui­li­dad… ¿Qué se le cae la ga­lle­ta al sue­lo? Pues tam­po­co pa­sa na­da. An­tes su­fría; sin em­bar­go, aho­ra me di­vier­to mu­cho más, por­que nues­tra per­so­na­ji­lla es real­men­te muy gra­cio­sa”.

Nues­tro ac­tor de por­ta­da, ele­gan­tí­si­mo con ca­mi­sa, cha­le­co y va­que­ros, de Cor­te­fiel. La ame­ri­ca­na es de Bru­ne­llo Cu­ci­ne­lli.

Arri­ba, Eva, be­llí­si­ma, con ves­ti­do, de Cor­te­fiel; pan­ta­lo­nes, de Max Ma­ra, y jo­yas, de Suá­rez.Shop­ping&Sty­le re­co­mien­da más­ca­ra de pes­ta­ñas Mon­sieur Big Wa­ter­proof, de Lan­cô­me: For­mu­la­da en ne­gro pro­fun­do e in­ten­si­fi­ca­dacon pig­men­tos que re­fle­jan la luz. Con efec­to XXL y lar­ga du­ra­ción. Pa­le­ta Sum­mer Bron­ze& Glow, de Lan­cô­me: bron­cea­dor ilu­mi­na­dor ul­tra ra­dian­te en un úni­co mo­vi­mien­to de bro­cha. Su fór­mu­la se fun­de al ins­tan­te con la piel. Dis­po­ni­ble en dos to­nos. Di­ver­ti­dos, Ja­vier vis­te cha­que­ta, ca­mi­sa y pan­ta­lón, de Cor­te­fiel. Los za­pa­tos son de Geox. Y Mar­ti­na pan­ta­lón y jer­sey, de Cor­te­fiel; za­pa­tos, de Max Ma­ra, gar­gan­ti­lla, de Suá­rez. y

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.